LA PAPILLA VIAJERA.

Erase que se eran unos polvitos mágicos con aroma a  fresa.  Estaban guardados donde siempre, en aquel cuarto frío de rayos, lejos de la mirada de los incontables pacientes que pasaban por la sala cada mañana.

El hospital desierto. Los hombres y mujeres de bata blanca pululaban por los acristalados pasillos con expresión de indiferencia. Ella sentada escuchaba con atención el rugido de su estómago vacío sumergida en la duda del momento. Él  miraba el movil mientras comentaba la inusual comodidad de aquellos asientos. De una puerta salió un hombrecito de unos 60, pelo canoso y calvo…espetó unas instrucciones a la chica y volvió a entrar. Ella se quedó ensimismada en la contagiosa energía de aquel hombre, eran las 8 de la mañana y parecía vestir un ánimo poco común en aquel lugar.  Le tranquilizó su brío y su buen humor.

De nuevo la puerta se abrió y el hombre de blanco la invitó a pasar. La sala era grande y desacogedora, llena de baldosas ocres y aparatos radiográficos. Había un pequeño baño a la izquierda que era donde se hallaban los famosos polvitos fresados. Esos en los que me detendré  más abajo. Pero eso ella aún no lo sabía.

El hombre de bata blanca le entregó uno de esos vestidos camiseros azul  pálido atados a la espalda y le instó a cambiarse en un vestidor que había justo a la entrada.  Mientras se desvestía calló en la cuenta de que nunca antes se había visto con semejante atuendo y no le gustó nada la imagen que le devolvió el espejo de la sala. Era un trámite más pero cuanto antes saliera de allí mejor.

Cuando ya estuvo preparada, el hombre canoso le explicó las instrucciones de la prueba….con una rapidez insólita, pero sin dejar de poner los acentos sobre las íes. Se sentó  en  la cama de aluminio anodizado para evitar que se le viera la ropa interior, al tiempo escuchaba la voz chirriante y estrepitosa del hombrecillo. Fue el momento en el que los polvitos rosas  hicieron su aparición, su memorable puesta en escena. El verbalizaba  desde el baño el proceso del mejunje, no se callaba ni debajo del agua……parecía que le habían dado cuerda. “No está malo, realmente no sabe a nada”- aseguró ante la atónita mirada de la chica. Ella recelosa le preguntó: “en serio?”………”Claro, ¿no me crees? además está fresquito, te sentará bien!”. Esas palabras quedarían en su memoría días despues, como eco encabritado, pero en aquel momento la convencieron. Se bebió aquella papilla de un trago,  así eran las instrucciones. Tenía una textura densa y es cierto que no sabía a nada de lo que hubiera probado antes, pero su espesor era bastante desagradable.

Aquí comenzaría el viaje de aquel fluido denso y rosado por el cuerpo de la chica. El hombrecillo de blanco ponía en marcha la máquina desde una sala acristalada,….”Parece estar a gusto con su trabajo, algo nada común”,  intuía ella desde la camilla ,trazando su propia radiografía al tiempo que él se las trazaba a ella. “Ahora observarás tu estómago en la pantalla, lo ves?”……Ella sonrió y dijo: “que pequeño es!!, pedazo de costillas tengo!!”.

La prueba duró alrededor de tres horas en sesiones de una media hora de margen entre cada una.  Se vestía y se desvestía en cada pase a  camilla. Empezó a habituarse a verse con ese azul pálido hospital “Pues no me queda tan mal”-pensó y se tomó una instantánea que envió como guiño al chico de la sala, que inmediatamente le respondió un “!qué rapitusa!.

Una vez terminado todo,  hombre y mujer  se despidieron cordialmente. El fluido rosa seguía habitándola, pero ella aún no era consciente del impacto de aquellos polvitos mágicos y fluorescentes. Saludó a su chico y ambos salieron disparados a desayunar.

A partir de aquí la papilla viajera podríamos catalogarla como la papilla puñetera……y aún así nos quedaríamos cortos. Su estomago se cerró por vacaciones, tenía la  horrorosa sensación continuada de haber ingerido una vaca rellena de pajarillos…Sabéis cual es esa impresión? la de estar preñada!!! ostras!!!! ……..¿podía eso ser posible?…….claro!!! estaba viviéndolo en sus carnes: asco, desgana, nauseas, hinchazón, dolor de ovarios y hasta dolor de riñones……un cuadro de claro síndrome gestacional……..pero sin estarlo!!. Así durante tres días y aún lo sufre a ráfagas.

Suerte que ella gasta una hermana que vale millones…..y unos amig@s capaces de mimarla a la máxima potencia….

Cuidad de vuestros estómagos si son de roble,

y si no pues que remedio, ….siempre nos quedará quejarnos.

 

Feliz lunes!!

Anuncios

18 comentarios en “LA PAPILLA VIAJERA.

  1. Te leo y creo estar leyendo a alguno de los escritores que son habituales en mis libros, me encanta tu manera de describirlo todo!

    Ese estómago se ha cabreado con los polvitos rosas de lo lindo y tú has pagado el pato, mecagoentó! Cuídate y en breve estarás como una rosa!

    Bssss

    1. Ooooohh,….ya quisiera yo ser escritora famosa!!

      Mi estómago se cabrea con poca cosa, es muy picajoso él,…

      ….pero en esta ocasión se ha pasaooo!!!

      Besitos, Cloe.

  2. Vaya tela con los polvitos de las narices!!
    Espero que ya te vayas encontrando mejor y sobre todo, que no te los tengas que volver a tomar!!
    Si te sirve de consuelo, que se que no, ayer y hoy estoy igual pero sin haberme tomado el potingue ese.
    Besos!!

    1. Estoy mejor, poco a poco……ah!! y el desayuno normalizado me ha sentado fenomenal…jajaj.

      Recupérate tú también, vaya piltrafillas estamos hechas!!! jajaj.

      Besos, Trax.

  3. Mi chico pasó por esa experiencia… y sigue pasando cada año. Espero que estés bien… y que no tengas que vivirlo de nuevo… 😉

    Como siempre, me quedo con ganas de seguir leyendo… para cuando un relato largo? Jajaja…

    😉

    1. Uff, pues que mal!!!, ojalá no le den tantos efectos secundarios. Yo no espero repetir de lo malo na !!!

      Si? yo creía que mis relatos de por sí ya eran extensos y cansinos…jajaj.

      Tengo en mente alguna idea en capítulos, pero totalmente inventada…ya veremos si la llevo a término.

      Un beso, nube!.

      1. Me alegra que haya gente que me anime a escribir… Y si, quiero que me des tu sincera opinión. Se aprende mucho escuchando.

        Un beso, nube.

  4. Vaya con la papilla, vaya paseito que se ha pegado a tu costa! menos mal que luego los mimitos compensan un poquito….. Besos!!! 🙂

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s