Archivo de la etiqueta: sorpresa

DE LAS HORA HORAS, TUS PASOS Y LOS MÍOS

A veces recordaba aquella vez, cuando estábamos en la Universidad, y tuvimos un… pequeño fallo. Un mes y unos días antes habíamos tenido un “problemilla de seguridad”, y no le habíamos dado importancia, pero casi cuarenta días después me dijiste que no te había bajado el periodo, y las dudas nos asaltaron.

Me recuerdo a mí deambulando por la facultad, con dificultad para pensar con claridad, sin apenas saber que decirte. –Me da mucha vergüenza ir a la farmacia a por una prueba- me decías, y yo tampoco estaba dispuesto a ir. Éramos tan jóvenes, apenas veinte años, y ante aquella tesitura todo parecía ponérsenos cuesta arriba. Situaciones de fácil resolución parecían infranqueables, estábamos paralizados por el terror. Ahora me río, pero durante aquellos días, aquellas horas, ninguna sonrisa asomaba por nuestras caras.

Y un buen día, ni una semana después, todo terminó. Me llamaste tan feliz diciendo que todo había quedado en un susto y que tu ciclo volvía a ser el correcto. Sentí como si saliera de una cárcel norcoreana. ¡Qué alivio!

Nunca pensé que iba a recordar aquel episodio con el deseo de que la historia hubiera cambiado, y el final hubiera sido otro. Pero es así. Como te dije al principio, a veces, recordándolo todo, pensaba en la posibilidad de que nuestras vidas hubieran cambiado radicalmente en aquella época, hace ya casi quince años. -¿Qué hubiera ido mal? ¿qué no hubiera tenido solución?- pensaba. –Sí, hubiera tenido que dejar los estudios y ponerme a trabajar. En cierto modo mi juventud habría terminado entonces, y hubiera tenido que centrarme en mi nueva familia. Se habrían acabado las salidas nocturnas, las fiestas de fines de semana enteros, las escapadas a la playa cuando nos venía en ganas y porque sí… Pero todo esto que estoy viviendo ahora, todo lo que estamos viviendo ahora no lo habríamos vivido jamás, y no habríamos sufrido ni un ápice de lo que sufrimos hoy en día- me imaginaba. –Además, para estos días podríamos vivir una segunda juventud, tal y como la llama la gente-.

“¿Qué hubiera ido mal? ¿qué no hubiera tenido solución?”

“¿Qué hubiera ido mal? ¿qué no hubiera tenido solución?”

Muy sencillo: TODO.

Hoy lo veo más claro que nunca. Soy quien soy porque he vivido la vida que he vivido… junto a ti. No soy el hombre que fue padre a los veinte años, igual que no soy el hombre que inventó los post-its. Me encanta ser quién soy y me enorgullezco de haber llegado a mi edad habiendo vivido lo que he vivido. Podría haber tomado otras decisiones, podría haberte convencido para vivir otras experiencias, podrían haber venido las cosas de otra manera, podrían haber sucedido hechos y acontecimientos impensables, podría, podría… podría ser un extraterrestre infiltrado entre vosotros.

El caso es que una persona se hace día a día, se colma de experiencias y conforme a ellas va tomando decisiones. Yo quise ser padre después de cumplir los treinta por lo que había vivido hasta entonces, y quise que tú fueras la madre por lo que había vivido junto a ti. Y fue entonces cuando quise, y no antes. Antes, aun siendo yo mismo, no tenía ese anhelo, y aun así mi vida era feliz. Siempre he sido muy feliz a tu lado.

Del mismo modo, todo esto es aplicable al futuro. Tenemos sueños, expectativas, y lo mejor es que tú y yo las compartimos al cien por cien, que no es poco. Vayamos a conquistar esos sueños, porque es lo que queremos, es lo que ansiamos. Y lo que vivamos juntos a partir de ahora, todo eso que nos queda por vivir, nos seguirá enriqueciendo y hará que tomemos nuevas decisiones, que intentemos cumplir nuevos sueños… siempre juntos, como hasta ahora.

Felicidades amor mío. Tú sabes por qué.

pd: sÍ, tu password no es tan dificil como tú crees.

MI NUEVO YO

Hoy me topé con esta canción de Alicia Keys, una cantante  que últimamente escucho bastante. Descubrí su talento de la forma más inusual y soñada: viajando rumbo New York!!!. Ponían en la cabina el  “Empire State of  my mind”, maravillosa mezcla de rhyth & blues y rap cuya letra describe  la vida de una de las ciudades más fascinantes del mundo. Es un videoclip que aconsejo a todo aquel enamorado de esta ciudad, o al que la haya visitado, porque Nueva York tiene algo especial que nunca jamás te deja indiferente.

Sin embargo, la canción que os he puesto pertenece al nuevo disco que Alicia sacó en 2012 The girl is on fire y se titula Brand new me que viene a traducirse como Mi nuevo yo.

Esta canción me ha hecho recordar como uno se siente en este mundo de la infertilidad, como este problema va cambiándote conforme pasan los años, modelando un nuevo yo, una nueva forma de ser que tú  a veces no elijes. Vas viendo como el tiempo pasa y tus amigos, conocidos, familiares tienen sus hijos y forman sus familias, y te vas escudando en una soledad que actúa de barrera protectora contra tu dolor. Supongo que es un mecanismo de defensa que veces funciona y que otras veces no, porque la vida, los bebes, los embarazos y los nuevos positivos forman parte de la propia naturaleza y aunque quieras huir y esconderte, siempre estarán ahí esperándote.

También en este camino descubres alguna persona que nunca pretenderá hacerte el problema más llevadero, sino todo lo contrario. Persona que utilizará sus comentarios más sutiles para hundirte un poquito más, solo porque es feliz viendo la desgracia en los ojos de los demás. Supongo que ésto la hace sentirse más fuerte, empequeñeciendo sus problemas conforme los tuyos se acrecientan. Hay que tener muy poca autoestima y mucha envidia para vivir de esta manera tan vil. En el vídeo hay una frase que dice:

“Te veías sorprendido, tus palabras ya no me queman…”. Así es.

Al principio sus comentarios nos sorprendían, nos dolían y mucho, nos ibamos a casa con la cabeza agachada intentando comprender porqué …… Hoy estas palabras suyas nos la repanpinflan. Sigue subiéndose a ese torbellino de adrenalina que parece darle el pronunciar las pálabras mágicas, no sé porque,  ya que nunca encontró una respuesta emocional por nuestra parte que le hiciera saber que aquello nos importara. Con el tiempo he aprendido a borrar la expresividad de mi cara ante todo lo malo que dice. Quizás algún día se canse, me he llegado a sentir como una marioneta de budú. No se lo deseo a nadie.

Siempre he pensado que yo no soy nadie para dar lecciones de ética a los demás y que cada cual cosecha lo que siembra, pues lo único que ha sembrado en todo este tiempo es distanciamiento y rencor. No sé cuanto aguantará esta cuerda, pero a decir verdad me da igual, si nuestra amistad se tiene que perder es porque realmente no merece la pena en mi vida. A día de hoy nada me hace pensar que una persona así convenga tenerla a tu lado.

Mi yo ha encontrado otra forma de libertad, más cerca de los que de verdad me quisieron siempre. Más cerca de los que no desearon mi fracaso con puño y fuego. Me encanta la parte donde dice: Tuve que recoger mi corazón, Dios sabe que algo tenía que cambiar.

Y cambió. Con el año nuevo, me propuse a mí misma, vivir mi vida olvidándome del daño que me ha hecho, porque después de todo es un beneficio que me hago a mí misma, a mi tranquilidad. No quiero pensar más en el pasado, por suerte y para desgracia suya me propuse apostar por mi yo valiente y mirar hacia delante. !!Cuanto se aprende de las batallas que nos libra la vida!!.

En la canción hay un antes y un después, con el cual también me identifico. Un antes en los primeros años del problema, en donde te sumerjes en excusas, mentiras, en donde todo te hace más frágil y susceptible;  y un después, en donde sacas la fuerza y el valor, y  aparece tu otro yo ( el cual no sabías ni que existía)  para enfrentarse al mundo con libertad. Es un otro yo que viene de vuelta de todo, al que jamás podrás sorprender.

Y aparecen frases como: “He estado por debajo tuyo demasiado tiempo”, “Si fuiste un amigo querrías conocerme de nuevo”, “Si valiste la pena, estarías feliz de verme sonreír , “No estoy esperando una disculpa”,…”Ahora mi corazón está abierto, por fin puedo respirar”.

En definitiva, una maravilla de canción que me ha hecho reflexionar sobre lo que llevo vivido y encarar el futuro aferrándome a mi otro yo: con valentía, coraje y liberándome de todas aquellas cosas y personas que no me ayudan a avanzar.

Hoy libré otra batalla más para estar al lado de mi pequeña lentejita, al lado de mi música y de mi pelirrojo. En la mejor de las compañías, sin duda.