Archivo de la etiqueta: desconexión

34-11

DSC_2221

Mis nanos cumplen pronto un año y a menos de medio mes de su primer y tan esperado cumpleaños quiero hacer balance de todo este tiempo en el que no hemos aparecido por aquí.

Resulta que a mami (la menda)  la mandaron a la conchinchina, tuvo que reorganizar todo su mundo en una maleta, separarse de mellis para trabajar y bueno…. aquí comenzó un periplo de viajes, preparativos, papeles, nuevos compañeros, anecdotas miles… aparte de la inestabilidad que supone el estar de aquí para allá, sin aposento fijo. Si extrapolais todo esto a una casa con gemelos, el resultado puede ser cualquier cosa menos aburrido.

Han sido momentos de cambio para todos. Dificiles, pero tambien enriquecedores. Mis niños creciendo sin esperar a nadie…mamá balanceandose entre la tristeza inconmensurable de estar tan lejos y la inmensa alegría de cada reencuentro, entre la soledad más fría y el descanso y desconexión tan extraño en una maternidad doble. Mientras, toda una señora familia  al timón y rescate para que esto -que parece tan resumido y sencillo- funcione.

Han sido meses de trabajo en los que he aprendido mucho, incluso interiormente.Cuando estas tiempo a solas las semanas se alargan como un chicle y uno aprende a dialogar consigo misma,  a valorar mejor y a abrirse más a los demás y al mundo. Despues de todo la vida es sencilla si la sabemos contemplar y son esas experiencias  cambiantes las que nos curten realmente como personas.

Ha habido temporadas en las que mellis y pelirrojo han podido unirse a mis viajes y ha resultado toda una aventura adaptativa. No ha sido sencillo llevar la casa a cuestas, el maletero hasta los topes, el carro siempre en el coche -porque no cabía en ascensor -y en general, pocas ayudas…pero recompensaba hasta el infinito el tenerlos cerca.  Ahora, visto en perspectiva, creo que ha merecido la pena el esfuerzo y hemos aprendido a sobrevivir con menos recursos. Nos hemos vuelto más todoterrenos, curtiendonos por necesidad en los vaivenes de la vida.

Lo que más les ha gustado a mellis de esta temporadita fuera de casa ha sido el colecho, porque ha sido una experiencia que nos ha sorprendido a todos y eso de dormirnos oliendonos, nos ha resultado delicioso. Hay que ver lo animales que somos en el fondo, y del fondo sale esa naturaleza tan espontanea.

Cada día estan más y más guapos y bueno…aunque mentiría si dijera que eso no me encanta, me es mucho más atractivo comprobar lo simpaticos y alegres que son, que no paran de reirse con todo el mundo y que enamoran allá donde van.

En este tiempo navegando de aquí para allá, me he encontrado con opiniones variopintas en referencia a  mi papel como madre. Desde si no podía renunciar a mi faceta laboral en pro de la de madre, hasta de como era capaz de soportar la distancia sin llorar en los laureles, hasta si no era capaz de ir y volver todos los días a casa aunque tuviera cuatro horas de viaje. No soy una supermujer, eso está claro, y a pesar de lo vulnerable de mi carácter -y hasta de mi signo zodiacal-, me he dado cuenta de qué soy más fuerte de lo que creía y de que voy atravesando una etapa de mi vida en la que me va dando igual lo que diga el resto. Será que ser madre te endurece -aún más- el caparazón.

Procuro no seguir muchos canones, ni modas, ni estereotipos  y solo hacer caso de mi lógica personal,  y de lo que yo veo que van demandando mis pequeños.

Los niños rozan ahora un etapa  preciosa, todo el día balbuceando y haciendo sus primeros pinitos motores. Ya gatean – y como!!- pero aún no se han soltado andando. Comienzan a entender y una se sorprende de lo listos que pueden ser con tan solo unos meses. Son juguetones, comilones, curiosos y autenticos chupopteros de energía. Es lo unico que tienen en común, por lo demás son como el día y la noche. Uno es un gato, va a su bola completamente, aunque risueño, delicado y mimoso como el solo. Otro un perrillo, aprende rapidisimo cualquier cosa, observador, explorador, cariñoso, brutote y fiel a su mami.

Pasan por un momento en el  que no puedes quitarles el ojo un segundo. Y eso requiere atención continua al cuadrado y ayudas, muchas ayudas. Cada tontería es un peligro y has de prevenir y fabricarles un  entorno seguro que les permita ir adquiriendo confianza y seguridad.

Por otro lado empiezan a entender y eso me encanta…nos pasamos el día parloteando y haciendo ñoñerías. Me alucina verles carcajear tan agusto e iniciar los primeros intercambios cognitivos. Es magnifico encontrarse con dos miradas, dos sonrisas, dos caritas tan diferentes ahí esperando que les digas, que les hagas que les cuentes…

Es cierto, termino muy, muy agotada el día pero tan feliz de verles, crecer, reir y avanzar que me van llenando el corazón de puro amor.

A estas horas no me suelen quedar fuerzas y aprovecho para cerrar los ojos y dormir, pero hoy he necesitado volver porque aquí y dar señales. Retomar este rincón que tenía aparcado y daros las gracias. Se que algunos os habeis acercado a comentarme, simplemente leerme, a darme un toque o a decirme que me echabais de menos de alguna forma. Os agradezco que os hayais acordado de este espacio tan personal y de mí, pero he necesitado un descanso, un silencio y tiempo para enfocarlo al cien por cien en mi vida y en mis tesoros.

A estas alturas me voy dando cuenta de que no es nada fácil criar a dos gemelos, no hay enciclopedia que pueda explicarlo más que la vida real…sin embargo es una experiencia de las que merece muchisimo la pena. En todos estos meses, muchas madres/padres de gemelos inevitablemente se me acercaron al verme, hasta guiris hablandome en ingles y frances, no podían evitar contrastar unas palabras conmigo, o unas sonrisas o un decir “yo tambien pasé por ahí”.

Hemos pasado un año aventurero. Lo sé. Han/hemos conocido mundo…y me gusta. Ya vendrán tiempos más serenos y de mayor estabilidad, ahora toca adaptarse por el bien de mi futuro. Porque cada cambio nos hace crecer o al menos hacia esa dirección procuramos caminar.

Soy consciente de que se van llevando mucha parte de mi tiempo, que no puedo hacer las mismas cosas que antes hacía, que termino agotada, que no puedo disfrutar a uno al cien por cien o mimosearlo porque ahí está el otro y al contrario… que pelirrojo y yo tenemos que ser un equipo organizado o no funciona, tantas  y tantas cosas en las que mi vida giró para no volver a ser igual.

DSC_2236

DSC_0025

DSC_2211

DSC_2213

Ellos llegaron para eclipsarlo todo. Hasta mi casa ya no es la misma. Desorden y caos lleno de colorines. Una pequeña jaula en la piscina, que no me gusta nada, pero la considero necesaria; el salon convertido en kinder garden con un corralito a lo grande, cunas, tacatás, chupetes, pelotas, libros…y un despacho abandonado con las cosas que van quedandose rapidamente pequeñas.

En resumen, he vuelto, he crecido -ya tengo 34 primaveras- y voy cambiando en este camino…e inevitablemente me voy haciendo grande y pequeña a la vez. Me explico: Los años tambien nos enseñan a desaprender… si es que existe el verbo.  Podemos crecer, soplar velas y ser  más sabios…pero esas cifras ascendentes tambien son las escaleras inminentes por las que sin darnos cuenta nos vamos alejando de cosas  importantes. Solo que por obvio, se nos olvida.

No se trata de ser siempre la chica de 12, 18 o 25 sino de no olvidarse de la niña que fuistes en todas esas mujeres, ni de los valores y actitudes que siempre fueron tuyos. Y catapultarlo a tu vida manteniendo siempre la esencia. Esa es la mama que quiero para mis hijos y la suma de mujer que quiero seguir siendo.

A mis 34 tacos recien cumplidos y a los casi 12 meses de mellis,  simplemente pido que la salud nos acompañe otro y otro año más, para seguir disfrutando de lo bueno que nos depare el futuro. Alguna borrachera me gustaría de aquí al 2017 si se puede…jijijiji.

Os confieso que no echo de menos la niña (por ahora) y que me encanta tener a solo habitantes del sexo debil en casa porque eso me asegura que mis cosas de mujer son mis cosas y tienen su parcela intocable,

me encanta que mis pequeños hombrecitos me den un abrazo chillón, o un beso baboso,  o un  solícito y llorón “mamámamama”…. y hasta que me pellizquen la teta porque ya han descubierto que ahí hay  un botoncito diferente y molón.

¡¡¡Serán canallas!!!

Os seguiré contando. Si me dejan…

DSC_0057

DSC_0338

Anuncios

PILAS CARGADAS

Buenas!!!…..siento no haber dado señales de vida durante todo este tiempo, pero despues del negativo anterior y posteriormente  que los médicos me cancelaran la siguiente inseminación por quistes residuales, necesitaba tomarme un  merecido descanso en todos los sentidos. No quería tener contacto con nada que me recordara los tratamientos y la busqueda del bebé. Y cuando hablo de descanso no me refiero solo a un descanso psicológico, sino tambien físico: mis ovarios no podían más!!! Estaban llenitos de quistes!!!…

Pero la verdad es que me lo tomé bastante bien. Nunca creí que me sentaría tan bien dejar el tratamiento. Además coincidió con las Navidades y poder estar tranquila sin tener que pincharme, ir a control ecográfico cada 3 días y verle la geta a los de Reproduccion Asistida…ufff, fue un gran alivio!!!. Y encima poder tomar una cervecita o un cubata en Navidad o Nochevieja, fue casi un regalo…..GRACIAS OVARIOS…por concederme este kit-kat navideño.

Sin embargo, todo lo bueno se acaba, y como dice el refrán más repetido estos días: “Año nuevo, vida nueva”…Hay que volver a la carga. Tengo cita el 10 de Enero. Por si acaso, vaya a ser que se me olvide, los de Reproducción me han mandado una carta para recordármelo…..!qué ilusos! !Cómo se me va a olvidar eso!, al menos podían haber puesto “Feliz Navidad”…….Nada, ni eso.

He llegado a desconectar tanto estas Navidades que cuando recibí la carta, recuerdo que pensé: “yo estaba haciendome un tratamiento”…..casi, casi se me había olvidado. Sin embargo, a medida que pasan los días, es como si mi cuerpo se pusiera otra vez en “ON”, una especie de alerta que me dice: “No te descuides, que ya mismito te toca”. Ojalá estuviera más relajada, pero el dolor de la última vez vuelve a mi memoria como una nube de polvo que me impide ver con claridad que me tocará (y qué medico/a me tocará) esta vez. Por desgracia, esta es la Seguridad Social que tenemos en España, y encima no te quejes que es gratis. El trato deja mucho que desear, porque al ser funcionarios saben que te pueden tratar como una mierda que nadie los va a largar de ahí.

Me estoy hartando de ésto demasiado rápido. Ahora comprendo un artículo que leí que exponía los altos índices de abandono de los tratamientos de fertilidad por parte de muchisimas parejas. No recuerdo cifras, pero si recuerdo que eran índices altísimos. Solo el que vive esto, sabe de lo que  hablo. No se si merece la pena poner tanta carne en el asador, por ahora algo me hace seguir hacia delante, no se qué exactamente, será mi deseo ferviente de ser mamá para continuar con las leyes naturales como ha sido siempre??…¿De verdad es tan fuerte este instinto o la sociedad se encarga de despertárnoslo de una forma vital?.

Hoy es día de Reyes, que maravilloso día para recibir un regalo. Todos sabéis que regalo quiero yo. !!!Es que no necesito nada más!!!. No me hace ilusión otra cosa. Sin embargo debo ser realista y esperar sentada con devoción y paciencia. Estoy en los días premenstruales, así que, ya sé qué regalo recibiré en breve. ¿Debo tener esperanza?….No sé, no sé, las estadisticas abruman. Además estos días son especialmente propicios para que la gente exponga a sus hijos en las redes sociales (que gran invento ese de las redes, ya dedicaré alguna entrada). Mirale aquí que carita cuando abrió los juguetes…mira esta que postal navideña de estudio le hemos hecho….y todo ello colgado a través de facebook, wassap y twitter….para que se enteren hasta en los confines. Mira, yo no soy celosa, ni envidiosa, nunca lo he sido…pero que amigos que saben de tu problema te coloquen estas fotos a traves de redes…eso no tiene precio!!!. En días como estos me gustaría meterme debajo de la tierra  pero lo único que me queda es hacer como si nada, limpiarme los zapatos y seguir comiendo roscón!!.

Feliz día de Reyes, que este 2013 nos regale la oportunidad de realizar nuestros sueños.