Archivo de la categoría: Mi día a día

Necesitamos vuestros versos Textos solidarios

Originally posted on El Destrio: Necesitamos vuestros versos Acabamos de empezar una nueva iniciativa en la que solicitamos poesías para seleccionar la que sirva de guión en el vídeo promocional del libro (aqui teneis todos los detalles) y solo unas horas más tarde ya hemos recibido algunas poesías que podéis leer en esta página. Iremos publicando…

a través de Necesitamos vuestros versos – Textos solidarios. — Mis historias y otros devaneos

La vida tal como un paseo.

 

Cuando desperté las luces de las farolas aún seguían encendidas. La ventana abierta dejaba pasar un viento más fresco y las cortinas se movían cadenciosas alrededor del alfeizar. Me lavé y me vestí…y luego hice lo mismo con mis hijos. Desayunamos juntos compartiendo cereales y algunos bostezos. Era temprano pero se hacía tarde. No  era la prisa, ni la haragana con que cada día se acude  a los colegios… había tiempo de sobra y había decidido regalárselo a mis criaturas. Al salir ,uno de ellos, se fijó en  el cielo y me lo  hizo constar señalando con su dedo. Tantos días bajo  un sol justiciero de septiembre no cuadraban, tampoco para él que era aún muy niño y ya empezaba a hilar sus primeros atisbos con el entorno.

Bajo aquella niebla densa fuimos bajando poco a poco de la montaña, acumulando los  primeros ruidos de la mañana y esquivando la prisa contagiosa de la gente. Sus pasos y el calor de sus manos entre las mías eran una sabiduría extraña con la que comenzaba a conectar. Eran un lazo que me hacía sentir aquella energía  intuyendo cuan necesaria es la virtud de la lentitud sobre los obstáculos y cuan impávida hemos de mantener la ilusión sin decaer, permitiendo que calles y esquinas cobren otra luz.

El paseo me iba aligerando algunas heridas. Contábamos la distancia que había entre sumideros o nos maravillábamos con el tamaño de una grúa mientras observábamos como algunas mujeres pintaban la fachada de su casa. Los veía respirar aquella vida tan común y meridiana y me deleitaba el que, como yo, pusieran atención a detalles tan mínimos.

Aquellas sonrisas, llenas de candor y credulidad,  coloreaban un futuro que ya no me daba miedo. Ya no sentía el  quemar de los acontecimientos ni el peso de una culpa que había dejado de traspasarme las entrañas. Iba alejando de mí fantasmas que yo misma había alimentado y vejaciones que  había sentido tan reales…sencillamente pensé que empezaba a exigir lo necesario para mí.

No tenía razón de ser haberme olvidado de mi valía como mujer, pero aquel hecho me había otorgado algunas verdades fundamentales…no siempre se está preparada para todo lo que  llega y no es del todo malo que las estructuras emocionales se tambaleen si con ello llegamos a una parte de nosotros que desconocíamos, estaba gritando y merecía ser atendida.

Ahora me veía más preparada para andar con lo puesto… quererme y querer a los míos con todas las consecuencias, sabiéndome responsable y  afortunada por darme cuenta a tiempo. Reivindicar mis derechos y dignidad se había convertido en lo primero, por otro lado corregir lo olvidado: mi concepto de mujer más allá de un cuerpo y un sexo y por ultimo sentirme afortunada por tener a mi lado personas que habían curtido siempre la parte amable de mi misma. Era voluble y humana y tenía sólidos principios con los que expresarme y opinar, alegrándome de haber vencido un tiempo que fue obtuso y sumiso.

Con toda una vida  por delante la estaba volviendo a coger bien fuerte, con la ilusión que merecía, sabiendo que iba en la dirección acertada. Avanzaba ladera abajo de la mano de ellos, sin defensas, sin prisas, sin frenos en lo que a fluir respecta. Nada había lo suficientemente mezquino o deplorable como para detenerme y tampoco era una mujer negada en vida. Tenía capacidades bondadosas, creativas y únicas que merecía sacar al mundo y que estaba dispuesta a ofrecerles a ellos con toda la generosidad y el amor que solo una madre puede dar.

Iba a ser un reto y una oportunidad inigualable, cargada de sueños y momentos que aprovechar…

la vida tal como un paseo.

10391408_933596866655641_6702558809406751481_n-1

 

 

 

 

Días que pintar

A lomos de un caballo balancín

en el trayecto hacia nosesabedonde

iba galopando entre los días del  porvenir.

Me dejaba llevar por el viento agradable de los sueños,

esa frescura azotando este rostro incierto

ese minuto de sinergía entre su lomo y mi cuerpo.

Topamos no tarde con los primeros reveses

una montaña de bloques amuralló nuestro camino,

acampamos en Imaginación durante unos días

buscando encontrar soluciones de trayecto

que  nos hicieran trazar nuevas rutas.

Sin los libros que llevábamos a cuestas

-en alguna cabecera entre su hocico y mi pupila-

no hubiéramos podido continuar,

pero aún encontramos más letras perdidas,

diseminadas como semillas por  las colinas,

vestigios de nuestra seria sed por saber.

Nos esperaban abiertos,

aún con olor a sabia fresca del  paraíso

como si desearan ser  recitados por la garganta del viajero,

como si quisieran ser los ojos de la trampa del mañana.

Y en ese recorrido tan largo,

tan extenso en paisajes y estados del alma,

nos dio hambre a mi y  al caballo…

amasamos pasteles con arcilla y los pintamos

para que quedara constancia de nuestra glotonería.

Alargamos la magia como un chicle afrutado,

mojamos nuestros labios con algodones de limón

y nos dibujamos sonrisas cuando la tormenta más rugía.

Allá en la cumbre del sol anaranjado,

sonó la música de un xilófono

tintineaba la canción de nuestras vidas,

un cinema paradiso en el que los vientos de escenas bellas

fueron sesgados por los límites de la inconsciencia

y allá en el mismo ojo del firmamento,

en esa cúpula oscura y transparente

aquel cine se proyectó para nosotros…

inmenso acompañamiento entre un billón de estrellas.

 

Íbamos a concluir el viaje anestesiados por la emoción,

366 días de aventura,

altura,

bajura,

premura,

locura…

Cuando pudimos echar la vista atrás,

nuestros pies toparon con  puzzles cúbicos

esa posibilidad de crear infinitos resultados

con las caras de las piezas…

Nos abrazamos en equilibrio

barajamos recuerdos y decisiones,

estrechamos una armadura de carne y hueso animal,

tan cerca, ¡tan una!

-caballo y mujer-

que al fin pudimos verlo:

 

Somos hoy remedos inconclusos del ayer,

trozos de mirada,

gajos de latir,

días en bocetos que seguir pintando.

 

DSC_0950
“Juguetes” by Mukali.

TAREA DEL DÍA: AGRADECER. ¿Fácil, no?

Nunca me despido con un “Hasta mañana” porque hoy, el mañana no existe.

Pero si de verdad existiera,

estaría bien decirle a tu padre que lo quieres,

a tu vecina que le favorece ese color de pelo, 

a la profesora de tus hijos que gracias por su esfuerzo,

“buenos días” al del puesto del pan,

a esa amiga agradecerle cuanto te ayudó,

a tu hermana que la echas muchísimo de menos, 

a tu pareja que te gusta compartir tu vida con ella,

a la persona que te cuida lo mucho que hace por tí,

a tus hijos las sonrisas desde el minuto cero de la mañana,

a tu prima sus historias en la España profunda, 

a tu ex por entender que el odio no sirve,

a tu cuñada que  sus cafes son adictivos, 

a tu vecino que gracias por ese genial ruido mañanero que es “partir almendras”,

a tu compi que la vida vale muchisimo la pena,

a esa funcionaria agobiada que agradeces su paciencia y atención…

Si el mañana, finalmente, existe,

intentaremos decir algo bonito a las personas que queremos o que nos rodean…

¿no creéis?.

Buenos días, mañaneros.

EL RECORRIDO INERME DE LAS PALABRAS

Hace mucho que no paso por aquí y es porque realmente no encuentro ni inspiración, ni tiempo, ni ganas. Me gustaría deciros otra cosa, pero no, es eso. Escribo muy de cuando en cuando pero las entradas acaban finalmente en en un gran absorbe-lo-todo llamado borrador. Nada de lo que expreso acaba convenciendome, seguro que habéis tenido esa sensación alguna vez, es como si el silencio tuviera un peso tan denso como el aceite y de repente se convirtiera en una capa intraspasable.  Si la cosa no cambia acabaré dejando este blog que significó una parte de mi, pero que ahora no parece entusiasmarme.

Estoy atravesando una etapa en la que las palabras me entran más que me salen, es decir: leo más que escribo, a pesar de los niños, los libros se cuelan entre mis horas y me gusta salpicarme el corazón con esa amalgama de vidas diferentes, idiosincrasias e historias que junto a la mía -por un momento breve- conforman un maremagnum sorprendente. Tal vez sea una forma de evadirme de todo, de estar como colgada en alguna nube, de inhalar el pegamento de las letras, pero por ahora me hace sentirme bien. Y es que las palabras tienen el poder de abrazarnos o herirnos.

El otro día estuve reflexionando sobre esto a raíz del documental que la hija de Kurt Cobain ha dirigido sobre su padre. Siempre he sido una gran admiradora de la banda, creo tener hasta algún vinilo de coleccionista, pero desconocía por completo esta parte del carácter del que fue icono del grunge.  El documental en cuestión,  se adentraba precisamente en esa parte psicológica de Kurt, de su sentir personal, con vídeos inéditos y un montaje para mí, muy bien currado. Lo que más me sorprendió del vídeo fue que el líder era un talento ultrasensible que no soportaba en absoluto las habladurías, ni las voces que en numerosos medios de la época se alzaban contra su persona.

Esto me hizo cavilar sobre la necesidad y la trascendencia del lenguaje  y también sobre la forma que tiene la humanidad de gestionar las críticas. Esta claro que no todas las personas somos iguales, las hay más y menos sensibles y en ese punto de muy variable graduación radica la diferencia. La vida nos hace más o menos fuertes, nos obliga a huir de toda sensibilidad porque lo vulnerable está mal publicitado. Tarde o temprano en un momento u otro de nuestra vida, tenemos que “echarnos la manta a la cabeza” como dicen por aquí, aprender a frivolizar, haciendo más duro el corazón o  utilizar lo negativo como feed back que retroalimente mejor futuras emociones.

Os confesaré que desde siempre me he visto como una persona ultra sensible, lo sabe quien mejor me conoce y decirme otra cosa sería mentirme. No me refiero a fragil de llorona, al contrario me cuestan oro las lágrimas pero ya sabéis que eso no es más que un mero acompañamiento del interior.  Esta actitud me ha hecho pasarlas canutas a veces sin razón, pero también me ha dejado ver la vida desde un ángulo particular, diferente. Es como que los sentimientos y las vivencias se experimentan al límite, se explora la creatividad, se busca la perfección. Como decía una frase por ahí: “al menos cuando se sufre no crecen las florecillas del hastío porque la vida es interesante, una incesante búsqueda”.

No quiero decir que sufrir este bien, pero a lo mejor vivir exige pasar por esa amplia gama de sentimientos, que por supuesto nos definen y que a veces nos autonegamos. Los sensibles, lo que hacemos, es recorrerlos aturulladamente sin darnos cuenta que a lo mejor esa sensibilidad (bien enfocada) nos puede llegar a ser util como instrumento de vida. Es como un “toma, acéptate y sácale el mejor jugo a lo que hay”.

Y cuando descubres eso, la vida es creativa, te pertenece y exploras bajo tu personalísima mirada la cara de un mundo que simplemente es eso: tu mundo.

Disfruto cuando mis amigas/familiares/ conocidos me solicitan: quiero que me escribas esto, que me dibujes esto, que me ayudes a idear esto… y  creo que en parte es por que soy vulnerable que veo las cosas bajo unas gafas distintas. Tal vez haya un poco de talento al fondo de la capa gelatinosa de un alma blanda.  He llegado a la conclusión de que soy lo mejor de entre mis derrotas, con hiper-sensibilidad como tara o como virtud, soy lo que soy.

Lo que vengo a decir es que ahora mismo no encuentro que escribir me apetezca o se encuentre entre mis metas, por supuesto que sigue siendo una de las cosas que más me gustan y es por eso que voy a darme la oportunidad de aquí a fin de año de reavivar de algún modo el blog. ¡Algo se me ocurrirá!

Las palabras seguirán importandome, dice una poeta que “pesan más que el mundo”, aunque yo creo que no más que los hechos que corroboran o desmienten los surcos que dejaron las palabras ¿no creéis?.

**¿Que sentiría Kurt si esta foto se hiciera realidad? Me parece una imagen preciosa, trasmite amor, mucho amor…del bueno.

34-11

DSC_2221

Mis nanos cumplen pronto un año y a menos de medio mes de su primer y tan esperado cumpleaños quiero hacer balance de todo este tiempo en el que no hemos aparecido por aquí.

Resulta que a mami (la menda)  la mandaron a la conchinchina, tuvo que reorganizar todo su mundo en una maleta, separarse de mellis para trabajar y bueno…. aquí comenzó un periplo de viajes, preparativos, papeles, nuevos compañeros, anecdotas miles… aparte de la inestabilidad que supone el estar de aquí para allá, sin aposento fijo. Si extrapolais todo esto a una casa con gemelos, el resultado puede ser cualquier cosa menos aburrido.

Han sido momentos de cambio para todos. Dificiles, pero tambien enriquecedores. Mis niños creciendo sin esperar a nadie…mamá balanceandose entre la tristeza inconmensurable de estar tan lejos y la inmensa alegría de cada reencuentro, entre la soledad más fría y el descanso y desconexión tan extraño en una maternidad doble. Mientras, toda una señora familia  al timón y rescate para que esto -que parece tan resumido y sencillo- funcione.

Han sido meses de trabajo en los que he aprendido mucho, incluso interiormente.Cuando estas tiempo a solas las semanas se alargan como un chicle y uno aprende a dialogar consigo misma,  a valorar mejor y a abrirse más a los demás y al mundo. Despues de todo la vida es sencilla si la sabemos contemplar y son esas experiencias  cambiantes las que nos curten realmente como personas.

Ha habido temporadas en las que mellis y pelirrojo han podido unirse a mis viajes y ha resultado toda una aventura adaptativa. No ha sido sencillo llevar la casa a cuestas, el maletero hasta los topes, el carro siempre en el coche -porque no cabía en ascensor -y en general, pocas ayudas…pero recompensaba hasta el infinito el tenerlos cerca.  Ahora, visto en perspectiva, creo que ha merecido la pena el esfuerzo y hemos aprendido a sobrevivir con menos recursos. Nos hemos vuelto más todoterrenos, curtiendonos por necesidad en los vaivenes de la vida.

Lo que más les ha gustado a mellis de esta temporadita fuera de casa ha sido el colecho, porque ha sido una experiencia que nos ha sorprendido a todos y eso de dormirnos oliendonos, nos ha resultado delicioso. Hay que ver lo animales que somos en el fondo, y del fondo sale esa naturaleza tan espontanea.

Cada día estan más y más guapos y bueno…aunque mentiría si dijera que eso no me encanta, me es mucho más atractivo comprobar lo simpaticos y alegres que son, que no paran de reirse con todo el mundo y que enamoran allá donde van.

En este tiempo navegando de aquí para allá, me he encontrado con opiniones variopintas en referencia a  mi papel como madre. Desde si no podía renunciar a mi faceta laboral en pro de la de madre, hasta de como era capaz de soportar la distancia sin llorar en los laureles, hasta si no era capaz de ir y volver todos los días a casa aunque tuviera cuatro horas de viaje. No soy una supermujer, eso está claro, y a pesar de lo vulnerable de mi carácter -y hasta de mi signo zodiacal-, me he dado cuenta de qué soy más fuerte de lo que creía y de que voy atravesando una etapa de mi vida en la que me va dando igual lo que diga el resto. Será que ser madre te endurece -aún más- el caparazón.

Procuro no seguir muchos canones, ni modas, ni estereotipos  y solo hacer caso de mi lógica personal,  y de lo que yo veo que van demandando mis pequeños.

Los niños rozan ahora un etapa  preciosa, todo el día balbuceando y haciendo sus primeros pinitos motores. Ya gatean – y como!!- pero aún no se han soltado andando. Comienzan a entender y una se sorprende de lo listos que pueden ser con tan solo unos meses. Son juguetones, comilones, curiosos y autenticos chupopteros de energía. Es lo unico que tienen en común, por lo demás son como el día y la noche. Uno es un gato, va a su bola completamente, aunque risueño, delicado y mimoso como el solo. Otro un perrillo, aprende rapidisimo cualquier cosa, observador, explorador, cariñoso, brutote y fiel a su mami.

Pasan por un momento en el  que no puedes quitarles el ojo un segundo. Y eso requiere atención continua al cuadrado y ayudas, muchas ayudas. Cada tontería es un peligro y has de prevenir y fabricarles un  entorno seguro que les permita ir adquiriendo confianza y seguridad.

Por otro lado empiezan a entender y eso me encanta…nos pasamos el día parloteando y haciendo ñoñerías. Me alucina verles carcajear tan agusto e iniciar los primeros intercambios cognitivos. Es magnifico encontrarse con dos miradas, dos sonrisas, dos caritas tan diferentes ahí esperando que les digas, que les hagas que les cuentes…

Es cierto, termino muy, muy agotada el día pero tan feliz de verles, crecer, reir y avanzar que me van llenando el corazón de puro amor.

A estas horas no me suelen quedar fuerzas y aprovecho para cerrar los ojos y dormir, pero hoy he necesitado volver porque aquí y dar señales. Retomar este rincón que tenía aparcado y daros las gracias. Se que algunos os habeis acercado a comentarme, simplemente leerme, a darme un toque o a decirme que me echabais de menos de alguna forma. Os agradezco que os hayais acordado de este espacio tan personal y de mí, pero he necesitado un descanso, un silencio y tiempo para enfocarlo al cien por cien en mi vida y en mis tesoros.

A estas alturas me voy dando cuenta de que no es nada fácil criar a dos gemelos, no hay enciclopedia que pueda explicarlo más que la vida real…sin embargo es una experiencia de las que merece muchisimo la pena. En todos estos meses, muchas madres/padres de gemelos inevitablemente se me acercaron al verme, hasta guiris hablandome en ingles y frances, no podían evitar contrastar unas palabras conmigo, o unas sonrisas o un decir “yo tambien pasé por ahí”.

Hemos pasado un año aventurero. Lo sé. Han/hemos conocido mundo…y me gusta. Ya vendrán tiempos más serenos y de mayor estabilidad, ahora toca adaptarse por el bien de mi futuro. Porque cada cambio nos hace crecer o al menos hacia esa dirección procuramos caminar.

Soy consciente de que se van llevando mucha parte de mi tiempo, que no puedo hacer las mismas cosas que antes hacía, que termino agotada, que no puedo disfrutar a uno al cien por cien o mimosearlo porque ahí está el otro y al contrario… que pelirrojo y yo tenemos que ser un equipo organizado o no funciona, tantas  y tantas cosas en las que mi vida giró para no volver a ser igual.

DSC_2236

DSC_0025

DSC_2211

DSC_2213

Ellos llegaron para eclipsarlo todo. Hasta mi casa ya no es la misma. Desorden y caos lleno de colorines. Una pequeña jaula en la piscina, que no me gusta nada, pero la considero necesaria; el salon convertido en kinder garden con un corralito a lo grande, cunas, tacatás, chupetes, pelotas, libros…y un despacho abandonado con las cosas que van quedandose rapidamente pequeñas.

En resumen, he vuelto, he crecido -ya tengo 34 primaveras- y voy cambiando en este camino…e inevitablemente me voy haciendo grande y pequeña a la vez. Me explico: Los años tambien nos enseñan a desaprender… si es que existe el verbo.  Podemos crecer, soplar velas y ser  más sabios…pero esas cifras ascendentes tambien son las escaleras inminentes por las que sin darnos cuenta nos vamos alejando de cosas  importantes. Solo que por obvio, se nos olvida.

No se trata de ser siempre la chica de 12, 18 o 25 sino de no olvidarse de la niña que fuistes en todas esas mujeres, ni de los valores y actitudes que siempre fueron tuyos. Y catapultarlo a tu vida manteniendo siempre la esencia. Esa es la mama que quiero para mis hijos y la suma de mujer que quiero seguir siendo.

A mis 34 tacos recien cumplidos y a los casi 12 meses de mellis,  simplemente pido que la salud nos acompañe otro y otro año más, para seguir disfrutando de lo bueno que nos depare el futuro. Alguna borrachera me gustaría de aquí al 2017 si se puede…jijijiji.

Os confieso que no echo de menos la niña (por ahora) y que me encanta tener a solo habitantes del sexo debil en casa porque eso me asegura que mis cosas de mujer son mis cosas y tienen su parcela intocable,

me encanta que mis pequeños hombrecitos me den un abrazo chillón, o un beso baboso,  o un  solícito y llorón “mamámamama”…. y hasta que me pellizquen la teta porque ya han descubierto que ahí hay  un botoncito diferente y molón.

¡¡¡Serán canallas!!!

Os seguiré contando. Si me dejan…

DSC_0057

DSC_0338

HOY HACE 30.

IMG_4052

Hoy justo hace  30 semanas que me quedé embarazada y ya me van quedando poquitos pasos.  Ya sabeis que las que llevamos años persiguiendo el embarazo nunca acabamos de creernoslo del todo, pero el cuerpo es tan sabio que se encarga de aterrizarnos, ¡y de que manera!! esos dos bebes se están volviendo pequeños vikingos, y por otro lado son tan tiernos que echaré de menos muchisimo estas sensaciones, lo se.

No puedo quejarme de lo que ha sido hasta ahora mi embarazo. Vómitos contados con una mano, nauseas escasas, he hecho mi vida con total normalidad…solo la espalda y la costilla me molestó unas semanas y después mi cuerpo se readaptó. Me considero afortunada o quizás imaginaba más cuesta arriba esto del embarazo gemelar. En cualquier caso no he vivido otra cosa asi que ser dadora de vida de  dos criaturas que me transforman cada día a pasos agigantados, que me enternecen, que me colman a sonrisas, que me aportan ilusión….es un regalo de los grandes que me ha hecho la vida.

Ahora, no os voy a engañar, es cuando empiezo a sentir cansancio de verdad, me falta el aliento y mi forma física es penoso espectáculo,  me despierto mucho durante la noche, he sufrido algun que otro mareo, tengo muchas calores…. Durante el día debo hacer mil pausas pero voy sobre llevandolo con las mil ayudas que me prestan. Por otro lado, mis niños – que es lo más importante- evolucionan estupendamente,su peso es el adecuado ( 1,400 cada uno), ambos engordan con registros muy similares y todos sus organillos parecen estar bien. El privado los ha mirado al detalle y en ese sentido enfoco con tranquilidad esta recta final del embarazo…esperando verles las caritas pronto o acariciarlos más allá de la piel de mi vientre.

La única receta que me ha recomendado es que me cuide muchísimo en estas próximas 3 semanas que son determinantes en la formación pulmonar …un parto prematuro ahora entrañaría peligro. Por eso me he autoregalado mucha dosis de sofá,cama,tranquilidad, piscinita y cosas que me hagan feliz. Paso por vuestros blogs y os voy leyendo como puedo, pero estoy bastante cansada y poco inspirada, por eso no os comento ni todo ni a todos los que me gustaría. Además tengo que hacer peripecias miles para utilizar un ratito el portatil, mejor no explico las posturas porque sería de risa….

Otra cosa que debo empezar a observar y tener en cuenta son las contracciones…me refiero a las de Braxton no las del parto. Estas preparan el utero para el momento y no es raro que se presenten cualquier día. Todos los medicos me hablan de ellas; pero yo aún las desconozco y quisiera seguir así el mayor tiempo posible… me dan cierto yuyu.!!!

IMG_4143

Soy consciente de que me falta el ultimo escalon y que será el más dificil de todos, el que más castigue mi cuerpo en todos los sentidos…pero estoy segura de que merecerá la pena muchisimo.  No os voy a negar que empiezo a estar asustada… ¿será normal o será que soy más cagueta que una mirla?…jajaja o una mezcla de ambas.

Despues pensandolo bien, me sereno porque sé que no hay otra alternativa y  en el fondo voy teniendo ganas de que llegue el día  para empezar a recuperarme, estoy torpe, la barrigota me pesa una barbaridad, no puedo hacer nada y dependo de otros… aunque por otro lado quiero que mis bollitos se terminen de hornear bien aunque yo esté incómoda y mal estas proximas semanas. El médico nos ha dicho que la meta es llegar a las 36 pero que realmente no podemos hacer nada eficaz cien por cien contra la decisión de la naturaleza, solo esperar que ella decida.

A día de hoy los niños siguen colocados de nalgas,  eso no es buena noticia para un parto natural pues el especialista dice que es casi imposible que ambos se giren cabeza abajo, que podría hacerlo uno, pero en cualquier caso lo más probable es que me planifiquen una cesárea dada la situación combinada. Así que en esas estoy, haciendome a la idea porque nunca jamás he pasado por un quirofano y ojalá mi cuerpo lo encaje lo mejor posible. Creo que echaré mucho en falta que mi marido no pueda estar allí en el momento de la operación o simplemente el hecho de practicar el piel con piel nada más nacer mis bebes, o el más que probable hecho de que se los lleven y nisiquiera tocarlos… para eso no se si estoy preparada mentalmente, pero intentaré por todos los posibles ver hasta que punto estas reglas son intraspasables y en que medida se llevan a cabo en mi hospital. Por ahora voy sabiendo que lo hacen así y si no te gusta…como diría el otro….te vas a otro sitio; pero el problema es que en mi ciudad solo existe esta opción y como alternativa un privado con muchos menos recursos….así que no se que es peor, finalmente casi todas las embarazadas decidimos ir al público.

IMG_4505

Voy haciendo los preparativos basicos para ese día, comprando las ultimas cosas necesarias para los niños, lavando su ropita (quiero que huelan bien…manía de mamá novata, jajaja!), ultimando el cuarto, preparando la famosa maleta, comprando camisones algo más bonitos que los del hospital, rellenando el congelador de casa… quiero tenerlo todo  medio previsto, aunque se que nunca se está del todo preparado para este tipo de acontecimientos.

Pelirrojo empieza a estar nervioso, cualquier cosa, cualquier dolor lo asusta mucho, pocas veces lo he visto así,  y no se como va a reaccionar el día del parto, la verdad…los hombres lo viven distinto porque no saben que sentimos y ese desconocimiento, esa ignorancia es demoledora para ellos. Ahora se cuida más, hace más deporte y cuando queda con los amigos aprovecha. Hace bien yo haría lo mismo en su caso, pero ya no puedo acompañarlo ni a juergas ni a ejercicios, ni a conciertos (voy a perderme este viernes el de unos amigos intimos…), me es completamente impossible…ahora, dentro de poco, tenemos fiestas por aqui y no se como voy a hacer para matarle el gusanillo con lo que le gusta a él  la jingla…jajaja. Ya veremos que tal estoy -y si no puedo- pues tendré que quedarme en casita y a ver fuegos artificiales desde mi porche… no vaya a ser que provoquemos que mis niños nazcan el mismo día que yo….

En estos días sigo pintando, así evito darle rienda suelta a la cabeza. Les he diseñado una sabana para la cuna  junto a  mi madre  y dos bodies con sus nombres que aún no están terminados. Si me dan las fuerzas les haré otra… no puedo permanecer largos ratos sentada, los nenes se me pliegan y patean….pero me viene bien mentalmente, así  me voy entreteniendo a trocitos.

IMG_4535

Como tengo mucho tiempo  trato disfrutar todo lo posible estos últimos días, tomo el sol, leo, cocino cosas ricas…a partir de ahora creo que mi vida cambiará en un cien por cien y tendré que dedicar muchas horas a ellos, al menos los primeros meses. Todo el mundo me dice que lo pasaré muy mal, que con dos será un caos, que me costará mucho… yo solo digo que cada cosa a su tiempo, no le resto dificultad pero no puedo ir asustada a una realidad que no es para nada extraterrestre. Así que por ahora solo me quedo con los comentarios que me aportan algo positivo, así de floja estoy…jajaja.

Otra cosa: ya me han traído las cunas y aunque no suelo darle mucha importancia a los objetos, con estos estoy absolutamente apo del verbo llalgada. Perdonadme la expresión, pero no hay otra. El día que llegué a casa despues de las clases con la matrona y me las encontré montadas allí no pude evitar emocionarme.  Recordé el tiempo que llevaba esperando ser madre,  tantas y tantas cosas enquistadas….que no fui capaz de soportarlo. En cuanto pelirrojo se fue me puse a llorar como una moña.  Creo que las mujeres en ese sentido  tambien somos más emotivas o lo llevamos de otra forma o quizás lo expresamos más, no se. El caso es que cada vez que subo arriba y me cruzo con esa habitación tan preciosa, no puedo evitar pararme y algo se me remueve dentro de una forma desconocida. Me digo: es su habitación, la de mis hijos y pronto tendrá vida!!!!!…y eso me para el alma durante segundos.

IMG_4527

 

IMG_4530

Y para despedirme os dejo con dos tentaciones que no pude soportar comprar el otro día: estos bodies tan genialmente geniales… un guiño a mi generación años 90 y un símbolo perfecto para la mítica frase: Grunge is not dead.

IMG_4431

No se si tengo más ganas de verles los bodies puestos o bucear con ellos al estilo Nevermind…jajja.

 

 

CARTAS DESDE EL FONDO DE MI PLACARD (II)

DSC_0306

 

Queridos bichitos!!

Un día os escribí una carta cuando solo erais un proyecto de lo mucho que representais ahora. Entonces estabais vitrificados esperando volver a la casita de la que  nacisteis, entonces os dije lo mucho que podríamos vivir juntos si os quedábais a mi lado. Hoy quiero continuar aquella carta para agradeceros que finalmente, decidisteis crecer en algún recóndito lugar de mí, engrandeciéndome cada segundo con vuestra presencia. Estos tres meses a vuestro lado han sido una noria de sorpresas para una  mama inexperta como yo. Cada día una luz, cada minuto una sensación deslumbrante, cada ápice minúsculo de reloj:  un bulanico, un diente de león con cientos de semillas que se esparcen por el viento sin poder detenerlas.  Así crecéis a la velocidad del aire sembrando vida allá por donde os posais. Ahora mismo podría acunaros entre mis dedos si quisiera….Vais a ser (como dice Isa) dos “mukoalitas” unicos!!!.

He vuelto a retomar aquella carta  para confesaros que mami tiene miedo. No porque tema no ser la madre perfecta que la sociedad espera, eso sabe que está lejos de conseguirlo, como sabe tambien que sabrá serlo con los mejores artilugios que le brinde la experiencia.  Lo que mami teme, lo que no quiere por nada del mundo es que la dejeis AHORA sola. Desearía  que ahí dentro no  os pasase nada… ¿ !Es tan frágil lo bello!? ¿ es tan inaccesible el destino de la naturaleza y sus caprichos?…Todo esto la tiene un poco descolocada.

Algo ha cambiado en su interior. Se desvela cada noche y cada tirón, manchado, dolor extraño en su cuerpo le devuelve a la inseguridad e inquietud de aquella noche. Quiere creer (desde un punto de vista simpático) que la experiencia del otro día, solo fue una trastada de las vuestras, la primera,  una forma de participar en la fiesta que tenían montada papá y mamá. Vosotros tambien queríais estar presentes y aunque fuera de esa forma tan ilicita, os pudieron ver aquella noche, siendo protagonistas sin igual. Lo conseguisteis, acaparásteis la atención, bichuches!!. Pero no volvais a hacerlo, esos sustos no tienen nombre.

Ahora todos dicen que debo cuidarme, pero lo que olvidan es que nunca dejé de hacerlo porque cada segundo os tuve en mi cabeza como a tesoros. Imaginando un futuro juntos plagado de proyectos, vivencias, viajes, sonrisas…. Tal vez esto ya figuraba en los anales de nuestra historia juntos, lo teníamos que vivir para que nuestro lazo se estrechara  más y os pudiera querer aún más si cabe.

No podeis dejar a mami  ahora. Se ha encariñado tanto que esta planeando un futuro mágico con vosotros, lleno de todas esas cosas abstractas que  no caben en un gran armario…esas que no tienen espacio, ni lugar, ni precio.

!Y hablando de armarios!, mami también está construyendo uno para vosotros. Uno enorme, en blancos y verdes, en donde cabrán algunos de los sueños y esperanzas, mantitas y recuerdos,  zapatos y abrigos que gastaremos juntos. En nuestro largo viaje. Que ganas tengo de veros corretear entre mis piernas engalanándome con cada una de vuestras carcajadas y lágrimas de cocodrilo. Esos pucheros y mohines de los que creo sois auténticos especialistas. O los chantajes emocionales en los que yo también caeré como una boba, prendada de vuestra inocencia y teatro.

No os lo puedo negar, mami se está sintiendo frágil desde  “aquello” que pasó. Como una vasija de porcelana de bohemia que nadie quiere tocar. No puede detener las emociones, que se agolpe en un fluir incontenible… y eso le duele porque no quiere haceros participes ni un segundo de la intranquilidad que- a ratos- vive. Vosotros solo mereceis lo mejor,  ella está tratando de permitirse ilusionarse, no puede dejar de ser quien era hace una semana…. se lo repite cada segundo para grabarselo con tinta indeleble en su cabeza.

A pesar del miedo, a pesar de la duda, pronto os volverá  a ver y eso la tranquiliza. El !14 de febrero! como una historia de amor verdadero, el único verdadero, el único que jamás espera, solo da: el de una madre y sus hijos. Y eso que ella nunca creyo en ese día artificial, ni jamás lo celebró, pero este año con vosotros pondrá dos corazones en su calendario. …porque  (según dice) ya la teneis chalada antes de haberos siquiera tocado.

Os contaré otra historia, otra de las muchas señales que a veces no sabes como aparecen  tan oportunista ahí: en el aire, justo antes de que llegue el gran ciclón. Como esa ciclogénesis explosiva de la que ahora hablan tanto.

La tarde del cumple mamá estuvo viendo ropa ancha para ella.( Estais haciendo que su barriga que siempre ha sido plana, crezca de una forma muy graciosa… y grandiosa!.) Entre el maremagnum de prendas que aquella tarde vió, compro dos cosas: una blusa ancha amarilla y una camiseta premamá roja con la inscripción  “Don´t be afraid”. En realidad no fue el mensaje de esta última sino lo bien que se vió y lo sugerente que le pareció el escote tan inusual que estaba milagrosamente adquiriendo. Ella y su sex appeal…pero es que nunca se había visto así!!. Sonrió y compró la prenda. Y luego papá volvió a sonreir al versela puesta por la noche y descubrir (muy tuno él) porque se la había comprado.  Lo que ninguno de los dos sabían es que ese mensaje despues se repetiría en sus cabezas como un mantra sagrado. “No tengas miedo”, “No tengas miedo” “No tengas miedo”….

…Y aún hoy sigo repitiéndomelo. Se que esto pasará y volveré con vosotros intentando no perder el espíritu de ilusión que me caracteriza. Aunque ahora seamos los reinones del sofá no creais que vamos a estar temblando todos los días por algo que aún no ha pasado. Mamá despertará y volveremos a imaginar -con las curvas de nuestras sonrisas-  nuevas historias juntos….desde aquí dentro….desde el fondo de nuestro placard.

DSC_0127

“No siempre podemos elegir la música que la vida nos da…

pero podemos elegir como la bailamos”

FELIZ SEMANA.

DE LOS CONSTITUCIONALISMOS DE LA TRANSFER

El día de la constitución pasará a la historia como el día en que mis dos embrioncillos volvieron conmigo, a su lugar de origen. Por supuesto,  se habían pasado una temporadita fuera bajo el ojo binocular de la ciencia, poniendose a prueba en laboratorio con unos individuos de larga cola y cabeza enorme….y despues para colmo, los metieron en nevera . Esto es como un cuento, si recordais fueron 3 los que superaron la prueba de la conquista….uno con 8 celulas y otro de 6 sin fragmentación, y otro de 6 algo regulero por fragmentado. Al descongelar este último murió, pero los otros dos conservaron sus propiedades.

Debo decir que el día de la Transfer fue toda una aventura, de nuevo hubo un malentendido con la clínica porque dijeron que tendrían en cuenta que veníamos de fuera y nos pondrían para última hora. Pues a las 10 estaban llamando para que a las 11 estuvieramos allí , dandonos 1 hora….y nosotros pensando que nos cogerían para las 13 h estabamos todavía en casa, con la frescura que además nos caracteriza. Pues bien, corre que te corre y pelirrojo repitiendome hasta la saciedad que no nos vamos a enterar en la vida, que nos volverá a pasar….bla, bla, bla… y yo solo le decía: es que tendríamos que habernos ido ayer, para estar con tiempo y relajados……pues no!!! ……y claro, hubo que pisarle al coche y hasta acordarse en mitad del trayecto que a mí -con las prisas- se me había quedado el bolso en casa, con el consiguiente dni y la reserva de hotel, que estaba a mi nombre. En fín, un ejemplo a no seguir…..que relato aquí para que os riáis porque no merece otra cosa. Pero que conste, la clinica nos dijo una cosa y luego hizo otra.

Cuando por fin llegamos despues de recorrer el desierto almeriense a la velocidad del rayo… va y nos dice la recepcionista: “anda, ya estais aqui? que rápido!” , claro, hija, si un poquito más y venimos volando….

Una vez allí respiramos y nos condujeron a la habitación. Me puse todo lo que me indicaron y esperé a que llegara la enfermera.

Una vez en quirofano, el proceso fue rápido, todo lo que sufrí con la complicación de la punción, aquí ni me enteré. Me había bebido una buena cantidad de agua y la canula ni la percibí. Ni enterarme, estaba alucinando. Dios Mío!! que diferencia con las IAs de la Seguridad Social!! aún recuerdo la segunda en la que  la petarda  me clavó la canula en el útero y me insultó cuando estaba retorciendome del dolor….como si yo fuera un animal……..dios, que asco que el dinero lo compre todo, hasta la humanidad o la dignidad que merecemos. Entonces entendí el porqué me había dolido, en la Seguridad Social ni siquiera habían utilizado una ecografía abdominal con monitor para determinar donde estaba el cuello…lo hicieron a ojo….y claro si encima la típa es bruta….pues ahí lo tienes: anti profesionalidad es la palabra.

Y entonces recordé el instante en el que lloraba destrozada física y psiquicamente por aquella medicucha de mierda y mi marido mirandome con lágrimas y diciendome que nos fueramos de allí cuanto antes, que ni reposo ni leches…me dí cuenta lo vulnerables que somos en un momento así y lo necesario que es encontrar personas competentes como las que -justo en ese minuto- tenía allí a mi lado. Me sentí afortunada y sonreí olvidando el episodio. Justo ahí, la doctora, hizo llamar a la embriologa para que trajera a los dos campeones y los colocó en el lugar que consideró oportuno. No noté nada especial, pero cuando dijo que ya estaban no pude evitar llorar como una boba. Fue emocionante pensar que ahora había alguna clase de vida dentro de mí y que aquello podría ser el principio del fin.

Con lágrimas en los ojos me transladaron en la camilla hasta mi habitación y allí seguí las indicaciones de reposo que me indicaron. Despues nos fuimos al hotel y completamos el resto. Fue un día bonito porque aunque no podía salir de la habitación, me sentía diferente, con una calma rara, impropia de mí… seguramente descansando de todo el proceso que conlleva el tratamiento.  Además glotoneé lo que me apeteció, sin excederme…y pelirrojo se encargó de propiciarme los viveres en todo momento.

Y desde entonces hasta el día de hoy. No tengo síntoma ninguno, no se si será bueno o malo, creo que no es relevante. Aún me quedan 8 días: la beta es el 19 y aquí sigo tratando de no hacer muchas cabalas, aunque el tema es un inquilino recurrente, ya lo sabeis. Unos días pienso que sí…….otros que no, en general me inclino por el sí por las expectativas que  nos han dado, por mi edad…nada me dice -por ahora- que no. Empleo mi tiempo en leer, las plantas, cocinar cosas ricas, darme una vueltecilla por el centro comercial… Eso sí, no estoy nada de nerviosa, ya me hice a la idea de que todo lo que podía hacer ya lo hice.

Os seguiré contando…

Carta desde el fondo de mi placard.

1412200924641 (2)

Hola pequeño yo:

Eres el cachito de vida que tanto anhelé.

Te busqué con tal ahinco que casi probé a marearme. En los tramos de esta terrible montaña rusa creí rozarte millones de veces, pero siempre te me escapabas en el bucle infinito de las vueltas. Nunca me dejaste ni una sola señal, ni una pista…….eres un canalla de mucho cuidado. Fijate que  durante algún tiempo hasta dejé de buscarte porque no me gustaba tu juego del escondite. Ahora que te vislumbro tan cerca, que estas tan a mi lado, tu luz arrolladora prueba a cegarme.

Mañana nos encontraremos y ,creeme, tengo miedo. Sí, porque no soy la madre valiente y abnegada que te mereces,  porque no se si sabré estar a la altura de las circunstancias, porque no se si te quedarás conmigo…. porque no se un mundo de tí!… pero tu ya debes saber, y por si no lo sabes yo te lo cuento, que aunque no soy la mujer ejemplo de nada… si algo se es amar….y si vienes a mí  te amaré con locura. Eso lo tengo claro.

La locura (ya que ha salido a relucir) es otro de mis puntos fuertes, cuando nos sintamos allá dentro, compartiremos risas y lagrimas y entenderás un poco más de mi legendaria capacidad de ver tragedia en todo, pero tambien de mi atesorada virtud de ver risas donde nadie las ve.

Tu madre es así: un mar de dudas locas, una caja de risas frágiles. Tendré que madurar, equilibrarme, dedicarte tiempo, dejar mis viajes, puede que hasta aprenda a esconder mis miedos bajo la alfombra para fortalecerte. Se que si vienes me cambiarás radicalmente, pero tambien se que en el momento en el que te vea eso dejará de importarme. Bueno lo de los viajes no, tendremos que viajar. Eso es condición sin ecuánime de este contrato. No pienso ser de las mamis que te meten en la burbuja protectora, quiero que conozcamos mundo. Todo el que yo hasta ahora no he podido y más.

Ya ves que tambien soy una soñadora nata. A tí te soñé millones de veces……Te enseñaré a trazar sueños con la espada de los valientes, esa que yo nunca logré forjar del todo: despertarse y salir con coraje y sin rendirse.

Solo contigo no lo he hecho, he ido hasta el final de los tramos, sin mirar atras, sin mirarme a mí, sin importarme nada más que ese tu sueño ¿sabré valorarte sin perderme? ¿sabré ser dura cuando toque? ¿sabré no olvidarme de mí?.

Puede que esta carta nunca te llegue o que solo te instales unos dias conmigo (como unas pequeñas vacaciones), aún así  (pase lo que pase) espero que alguna vez no muy lejana, vuelvas a mí para quedarte.

Porque se que tarde o temprano abriremos esa caja de risas y nos destornillaremos juntos.

Hasta mañana, trocito de hielo……¿o de cielo?

Vicente Romero Redondo 2