Archivo de la etiqueta: trekking

RUTA DEL RÍO BOROSA

Hacía tiempo que tenía ganas de hacer esta ruta ya que es una de las más famosas del Parque Natural de la Sierra de Cazorla y uno de los escenarios fluviales más espectaculares del sur de España. Por uno u otro motivo siempre se iba posponiendo, hasta que por fin nos pusimos de acuerdo.

Hace dos años, entre los amigos creamos un club de senderismo y a través de facebook nos vamos citando para organizar quedadas. Esta domingo tocaba: RUTA DEL RÍO BOROSA….por fin!!!.

DSC_0130

El recorrido en sí es lineal (ida y vuelta por el mismo sitio) siguiendo el curso de uno de los principales afluentes del Río Guadalquivir: el Borosa. Se compone de nada más y nada menos que 24 km….sí, sí, como habéis oído!! motivo por el cual a mi siempre me ha dado muchísimo respeto enfrentarme a esta ruta.  Mi forma física no era la mejor pero no me faltaban ganas y motivación, aún así siempre te queda la duda de sí serás capaz de resistir tantos kilómetros en el cuerpo. No es una ruta difícil pero sí de resistencia pura y dura. Si estás dispuesto a hacerla tendrás que reservar al menos 8 horas para ello pero merecerá la pena dedicar un día a uno de los paisajes más alucinantes de toda la sierra sur de Andalucía.

DSC_0179

En realidad yo dispuse de una compañía privilegiada: mis cuatro “sherpas” que se encargaron de hacerme el trayecto mucho más ameno. No se animó ninguna de sus chicas, pero yo no me iba a rajar por este motivo, es más me sentí muy bien en compañía masculina…..hablamos, bromeamos, reímos, …en ningún momento me hicieron sentir fuera de lugar con sus conversaciones ni nada parecido.  Gracias chicos!!! Me sentí totalmente arropada con vosotros.

Los 7 primeros kilómetros trascurrimos en llano. Se parte de una piscifactoría en donde -si te fijas- se pueden observar truchas saltando. Luego atravesamos un total de 3 puentes hasta llegar a la Cerrada de Elías, un tramo en donde el sendero se estrecha y discurre a través de puentes de madera asidos a la roca. Una maravilla, vaya.

DSC_0169

Poco después  llegamos hasta la Central Eléctrica, un ejemplo de energía renovable provocada por la increíble fuerza del agua. En este lugar, hicimos la primera parada, bebimos de una fuente y comimos algo de fruta para reponer.

DSC_0212

A partir de este momento la cosa se complica. Así que si te quieres dar la vuelta e irte a tu casita estás a tiempo, pero también te perderás lo mejó de lo mejó.  El sendero antes llano se transforma en una sinuosa senda con bastante más pendiente junto a un cauce mucho más encajonado, rocoso y abrupto. El paisaje se llena de saltos, pozas y desniveles geográficos conforme subes; así que es bueno ir parando para tomar fotos a la par que disfrutar del  paisaje y respirar.

DSC_0241

Me llamó especialmente la atención por su gran belleza la Cascada de los Órganos, un paraje espectacular en donde el río te envuelve y el sonido y la fuerza del agua te hacen sentirte minúsculo. Si te adentras un poco hacia la cascada el agua pulveriza todo tu cuerpo y te sientes como en una mística consonancia con tu entorno.

DSC_0260

Los últimos kilómetros  en sentido  ida tienen un desnivel enorme hasta alcanzar un túnel sobre la roca de la montaña. Esos metros llenos de piedras resbaladizas te parecen infranqueables, las fuerzas comienzan a esfumarse y la consonancia piernas-corazón cada vez es más lenta. Finalmente, con un poco de esfuerzo y no mucha técnica  se logra y te hallas frente a una cueva oscura en la que necesitarás de una linterna para recorrerla.

DSC_0281

Al final del tunel oscuro que perfora la montaña nos espera otro mundo. Es como un antes y un después  El terreno antes escarpado y rocoso se transforma en una llanura o  altiplanicie a 1300 m sobre el nivel del mar.

Recorremos unos kilómetros más y nos encontramos con  dos concentraciones acuíferas: el Embalse de Aguas Negras y finalmente la Laguna de Valdeozores, ambas reserva natural de multitud de especies autóctonas de la zona.DSC_0324

Una vez llegados hasta aquí (11km) decidimos que era el momento de parar para descansar y comernos el bocadillo.Eso es lo mejor de las excursiones, cuando paras a comer te zampas hasta las piedras y todo tiene un sabor mucho más exquisito.

DSC_0361

En medio de nuestra  merienda nos sorprendió una zorra que debía de tener hambre y se acercó guiada por su olfato. Fue una maravilla tener a ese animalejo tan cerca y uno de mis “sherpas” se propuso ir acercándola cada vez más hasta nosotros engatusándola con rodajas de chorizo. Quería tocarla, pero la muy zorra  no se dejó (jejej). La tuvimos muy cerca de los ojos y con eso nos bastó para  reírnos de sus peripecias. Observamos que una vez lleno su estómago seguía volviendo a por comida, se la llevaba, la escondía y luego volvía a por más….!Qué manera de llenar la despensa a costa del turismo!.

DSC_0349

Con los estómagos repletos (los nuestros y el de la zorra)  y con los pies ya un poco más relajados nos dispusimos a volver por el mismo lugar que habíamos venido. Bajando paramos más detenidamente en la Cascada de los Órganos  nos quitamos las botas y metimos los pies en remojo. El agua congelada unida a la calentura de los pies provocaban una dolorosa simbiosis difícil de soportar al principio, pero muy medicinal después   Allí observé a una familia de rusos que estaban bañándose,  recuerdo que pensé que debían estar hechos de otra pasta para poder soportar ese frío.

DSC_0279

Cuando decidimos volver a la faena los rusos ya se habían ido, nos calzamos y  emprendimos de nuevo el regreso.

Unos metros más abajo nos hallamos en medio del pastel: una de las rusas (vestida aún con el bañador y zuecos cangrejeros) había caído y estaba desmayada en el suelo. Pero ¿a quien se le ocurre bajar en pendiente con ese equipamiento?…Deduzco que la mujer estaba fresquita con esa ropa y  no se vistió después del baño. Se decidió a bajar sobre un terreno escarpado lleno de cantos rodados y completamente desprovista de todo lo fundamental…Sus familiares estaban intentando cogerla para llevarla a un terreno más llano, sus hijos al verla en ese estado lloraban de miedo….vamos un cuadro. Mis compañeros con más fuerza se prestaron a socorrer a la mujer que encima estaba bien entradita en carnes. Tenía el tobillo destrozado y las rodillas en carne viva, …..claro si iba casi en pelotas!!. Al final lograron ponerla a  la sombra y le inmovilizaron el pie. Lo peor de todo es que el accidente sucedió en el peor punto de la ruta: el acceso en coche es imposible y la cobertura del móvil es nula.Por eso uno de los rusos tuvo que bajar buscando ayuda, así que nosotros ya no pudimos hacer más.  Nos despedimos con mal sabor de boca y continuamos el regreso.  Dos horas después por fin vimos a los servicios sanitarios subir y mucho más tarde a los bomberos. La noticia salió hasta en los periódicos porque por lo visto no pudieron rescatarla hasta la madrugada.

Con esta historia en forma de moraleja me parece que voy a concluir por hoy. Esta visto que en la montaña uno no se puede descuidar lo más mínimo, hay que ir bien equipado (botiquín de primeros auxilios incluído), no tontear y aún así pasan accidentes.

De regalo os dejó algunas fotos más que tomamos en las 9 horas que estuvimos andando. No me importaría repetir, eso sí!!! más adelante ….que todavía me duran las agujetas…jajaj.

DSC_0178

DSC_0121

DSC_0181

DSC_0146

DSC_0147

DSC_0188

DSC_0228

DSC_0314

DSC_0321

DSC_0371

DSC_0365

DSC_0450

DSC_0390

¡Oh Guadalquivir!
Te vi en Cazorla nacer
hoy, en Sanlúcar morir.Un borbollón de agua clara,
debajo de un pino verde,
eras tú: ¡Qué bien sonabas!Como yo, cerca del mar,
Río de barro salobre,

¿Sueñas con tu manantial?
Antonio Machado

DSC_0306

FELIZ JUEVES!!

PONIÉNDONOS EN FORMA.


DSC_0022
Aprovechando que ya mismo llega el veranito y que el sol se ha dignado ha salir del escondite, sigo con mi plan para ponerme en forma. Estos meses de tratamientos me han dejado de regalo algún kilito de más, que no estoy dispuesta a quedarme porque no es mío….jejej y una forma pésima, producto de ese reposo que no terminó de funcionar. Como no me gustan los gimnasios, ni tampoco me quiero gastar el dinero en sudar la gota gorda a golpe de música, maquinas extrañas o entrenadores exigentes, he vuelto -otro domingo más- a mi deporte favorito: RUTEAR. Esta vez por los alrededores de la zona,  puesto que ya no disponemos DSC_0062de vacaciones, pero aprovecharemos los fines de semana, que tenemos asegurada la comida en casa de  mi madre (qué socorridas son las madres para esos planes de  domingo!!).

 

Hoy tocaba agua, que bastante escasez hubo en la anterior ruta, así que nos fuimos para el río a DSC_0115descubrir los efectos de la lluvia -incansable ella, pero prodigiosa también-. El caudal bajaba transparente, claro, limpio…te veías reflejado con nitidez y casi daban ganas de meter las manos, pero el frío de la mañana echaba un poco para atrás. El sol aún sigue cohibido y el calor aún no se ha terminado de instalar.

Cruzamos una, otra, y otra….no sé cuantas veces más…el sendero iba zigzagueando entre un arroyo y un bosque de pinos a través de los cuales se colaban tímidamente pequeños rayos de sol longitudinales, que apuntaban místicos como luces láser desde el cielo.

DSC_0119La humedad también estaba muy presente en el ambiente, las margaritas, el musgo  y la hierba rezumaban brillantez, también personas anónimas que nos cruzamos en el sendero se palpaban emocionadas de  disfrutar por fin de un día de bici, senderismo o escalada en plena naturaleza.

El objetivo era llegar hasta una pequeña cascada y volver cruzando el arroyo. Nos sorprendió la cantidad de agua que bajaba, hicimos peripecias cruzando pasarelas de rocas escurridizas y troncos de madera, no sé como ninguno resbalamos ni metimos los pies….Aunque nos reímos bastante viéndonos hacer esos equilibrios extraños propios de malabaristas pésimos.

En total fueron solo 7 kilómetros muy amenos, en donde vimos ardillas y escuchamos pajarracos, y sobretodo DSC_0081descubrimos lo importante que es el agua para la vida. Un bien que solo se añora cuando se carece de él- como pasa con todo.

Al final, vuelta para casa y degustación de pollo asado al estilo “my mother”, para reponer fuerzas. De esto no tengo fotos, pero doy fe que estaba buenísimo.

No sé yo si esta operación bikini va a surtir efecto con ese plato como  culmen final de etapa, pero por lo menos disfrutaré mientras -intento-  ponerme en forma a mi ritmo.

Un besote y feliz domingo!!!