SIN SALIDA

No creo que mucha gente tenga la particularidad de vivir en una calle sin salida. Es algo extraño y hasta difícil pues se presupone que en la construcción de cualquier via que se precie figura como objetivo el llevarnos a alguna parte.  No tendría ningun sentido estar construyendo vías cortadas que no se interrelacionasen y que a su vez nos volviesen locos convirtiendo el conducir en una tarea imposible.

Las calles sin salida son algo así como  arterias perdidas de la ciudad en donde  la imaginación se acabó o las ganas de seguir inventando.

Mi calle es de esas que  conduce a ninguna parte, llamemosla La Calle del Nunca Jamás. Si llegas hasta aquí ya eres un privilegiado. Habrás tenido que sudar un poquito, cosa que la mayoría de los mortales evitan a toda costa y al estar en altas cumbres tampoco es santo de devoción de paseos y caminatas. Puede ser que vengas en coche, en cualquier caso tampoco tendría ningun sentido rodar hasta aquí si no es para visitarme a mí o a los 4 gatos que moramos en el Nunca Jamás.

De los vecinos, a pesar de pocos, nos toleramos con un respeto incolume. Poco sabemos de la vida del otro, pero las ayudas cuando se precisan nunca jamás faltan. La nota discordante la pondría mi vecino fisgón, un soltero que en cuanto su agudizada antena detecta chapoteo asoma disimuladamente los ojuelos por la terraza. Disimuladamente es un decir, aunque creo que con los años ha depurado su técnica o me es más indiferente o simplemente ya se cansó. En todo caso, tal defectillo no quita que sea un vecino en todo lo restante: excelente.

Por lo demás, este extraño lugar está impregnado de una soledad inusitada. Los sonidos automovilísticos les son ajenos hasta tal punto que uno no acaba de acostumbrarse. Es como vivir en un eterno domingo o en unas vacaciones prolongadísimas.  Los silencios habitan a su antojo creándote la curiosa sensación de que el traqueteo incesante de vehículos y el pulular del estrés diario no fluyen como en cualquier otra parte del mundo.

Si caminamos hasta el final de la vía llega un momento en el que el asfalto se acaba, es como si te dijera susurrando: hasta aquí he leído y ya no puedo contarte más…pero uno tiene la sensata impresión de que te está timando descaradamente porque tus ojos siguen queriendo ver más, un espacio lleno de vegetación, caminos, senderos, un lugar no marcado por el alquitrán de un pavimento abúlico.  En cualquier caso, una valla enorme nos avisa que más allá no debe transitarse, se acaban los pasos y la calzada se corta drasticamente. Así que te sientes un poco intimidado con la idea de querer explorar el otro lado de la valla. Pareciera que más allá no hay civilización, ni tecnologías, que la vida sigue intacta y los sueños solo se moldean con aire, sol y lluvia.

Durante dos años respeté esa valla que conduce al Otro Lado. No sabría muy bien explicar el porqué, una extraña inhibición motivada tal vez por la falta de confianza en lo desconocido. Pudiera parecer una estupidez pero la curiosidad cada día se acrecentaba más y más ¿hacia donde conducía aquel espacio abierto?.

Un día el fisgoneo se alzó por encima de cualquier temor y me atreví a cruzar la línea ilícita. Esto podría ser una metáfora de vida, ya que el indagar nos lleva a veces y  sin querer a lugares insospechados.  Lo cierto es que tuve que hacer algunas maniobras, sortear algunos obstáculos, pero la decisión estaba tomada……no podía volverme para atrás.

Lo que mis ojos vieron aquel día solo puede ser califacado de fascinante. Un lugar donde la paz habita todo el año, donde las estaciones se van posando otorgandole distintos colores y matices, como los nenúfares de Monet. Recuerdo que lo primero que se me vino a la cabeza es la idea absurda de momentos perdidos…¿cómo había estado privandome de aquel paisaje impresionante durante tanto tiempo?  ¿Cómo no había yo -innata exploradora- investigado aquello antes?.

A día de hoy soy adicta a traspasar líneas y ,si me lo permitís, he decidido quitarle el cartel de SIN SALIDA a mi calle. Me niego a que este lugar sea etiquetado de “via cortada” pues doy fe que más allá existen cosas inimaginables. Si pudiera retirar la valla está claro que lo haría, no se pueden coartar los pasos con estructuras estúpidas……

Inamovible sí.

Pero mañana volveré  a esquivarla ,como siempre hago: sacándole la lengua.

Anuncios

24 comentarios en “SIN SALIDA

  1. Que lujazo de sitio donde vives, nena! Para mi, la tranquilidad y el silencio no está pagado! En el sitio donde vivo me gusta el barrio, la cercania, los alrededores,…pero me encargaría de un modo “queparezcaunaccidente” a mi vecina de arriba ( a la cual le cortaría todos los tacones que se pone la buena mujer toooodo el dia y a las ocho de la mañana para pasar el aspirador :/ ) y a mi vecina de al lado, que compartimos pared de habitación y, por tanto, sus fogosidades noctrunas, diurnas,mediodia, siestera….vamos, comparte conmigo y todo el bloque! jajaja se ve que las chonis son muy de aqui estoy yo 😛

    Está genial eso de pasar la valla, hay veces que sin, saberlo, te pierdes cosas cosas maravillosas, mas allá de Orión 😉

    Disfruta de ese sitio que debe ser maravilloso, dale una alegría de vez en cuando al pobre de tu vecino, esos paseos que te das,…ay….creo que voy a empezar a buscar casa nueva!

    Muuuchos besos!!!

    1. Jejeej, vaya con la tacones lejanos y la choni!! tienes orquesta diaria entonces…jajaj, yo tengo suerte con los que me rodean en ese sentido.

      Me declaro enamorada de este lugar, es muy, muy tranquilo y a la vez no está apartado.
      Bahhh, mi vecino ya me tiene muy vista….!! seguro que la alegría se la dan mis amigas cuando vienen…jaajaj.

      Besotes, Luna.

  2. Pues me alegro de que hayas tomado la determinación de ignorar completamente la valla. No pienses en el tiempo perdido. Piensa en todo el tiempo que te queda por delante para disfrutarlo. Un besazo!!!

  3. Pues que no me canso de dicirte que me encanta como escribes!
    Y ahora, también me encanta donde vives! Así que sigue en pie esa propuesta de cambio? justo lo que yo quiero, paz, silencio, sin vecinos (porque al cotilla ese le hubiera puesto ya las pilas, jejej)
    Y una aventura fantástica el pasar la valla, para nosotras no hay obstáculos!
    Muaks

    1. Muchas gracias, eso es porque tu me lees con los ojos de cariño…

      Estoy segura que tú tambien te construirás un rinconcito en el mundo, ese proyecto tuyo tiene muy buena pinta y poco a poco encontrareis como hacerlo, ya lo verás.

      Claro que sí!! fuera vallas!!

      Besos, Trax.

  4. Ainss mi niña, yo también envidio donde habitas 🙂 , mi calle es ruidosa, fea y llena de bajos con fábricas, por no hablar de ciertas caquitas que van dejando los dueños de los tropecientos perros que pasan a lo largo del día…
    Y de los vecinos mejor ni hablo 😦
    Me alegro que ya no haya ningún obstáculo que te impida disfrutar del paisaje 🙂
    Besos gordos.

  5. Yo pintaría la señal… que tal si sólo se lee “SALIDA” y una flecha hacía la inmensidad, hacía los senderos preñados de posibilidades… el suave abismo verde, Nunca Jamás, abierto a los ojos y pisadas de cualquier caminante atónito… El misterio descubierto: la salida estaba al final del asfalto en vez de al final del camino de baldosas amarillas…

    😉

    1. Es una idea que no se me había ocurrido… Mañana acudo con un botecito de spray y ya rememoro mis tiempos hip-hop…jajaj.

      Lo de baldosas amarillas me ha recordado a una canción de Vetusta Morla.

      Un besito, guapa!!

  6. Mi urbanización acaba con una rotonda que sólo sirve para volver a bajar, y es lo mismito que has descrito, un sitio muy tranquilo…
    El cambio de casa y de vida es uno de los logros que mi marido y yo sí hemos conseguido al menos… Y que bien nos ha venido ésto en éstos momentos…

    Porque tu calle no acaba en rotonda, que estaba a pensando que igual eramos vecinas…

    Ánimo y suerte!

    Besoss

    1. A veces un cambio así lo supone todo.
      Me alegro que hayais encontrado ese espacio lleno de paz, seguro os ayudará con todo lo que vivís.

      Mi calle acaba en rotonda……..jajaj no lo mencioné pero allí está junto a la valla.
      Porque se que eres del Norte sino creería que eres mi vecina!!

      Besotes, Lilith.

  7. Yo creo que me agobiaría en una calle sin salida, y tan silenciosa y tranquila (vecino mirón-pedorro incluído) pero tú haces magia, y eres capaz de ver cosas maravillosas en lo más inesperado! Me encantan tus posts, que mezclan la realidad de lo cotidiano con hermosas alegorías y reflexiones sobre la vida.
    Un beso muuuy gordo! 🙂

    1. A mí me encanta el silencio, el aire puro y la naturaleza. No podría vivir sin eso. El vecino mirón no se elige, pero si se puede esquivar…jajaj.

      La magia no la pongo yo, está en cada uno de los días…solo hay que detenerse y recoger eso que nos parece especial.

      Gracias Mª Isabel.

      Un beso fuerte!.

  8. ¡Me encantan los textos a los que se le pueden poner música! 🙂
    Nada más llegar hasta uno de ellos, me gusta bajar hasta la última línea para saber si hay una canción que acompaña a las letras. Siempre la pongo bajito, para escucharla pero que no me impida leer oyendo mi voz interior.

    Cruza esa línea todas las veces que sea necesario. Seguro que a alguien se le ocurrió aquel límite estúpido porque no quería compartir con nadie más aquel rinconcito solitario y tranquilo. No hay mejor prueba que ese cartel de “calle sin salida”. Es para despistar, te lo digo yo 😉

    ¡También decían que se acababa el mundo más allá del mar, donde se pierde el horizonte!

    Un beso 🙂

    1. En este caso la canción le venía como anillo al dedo…

      Cruzar líneas nos hace superar barreras inútiles.

      Como dicen en la peli Blade Runner:

      he visto naves ardiendo más allá de Orión,…he visto rayos brillar más allá de la oscuridad en la puerta de Tannhauser.

      Un besote.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s