Archivo de la categoría: Curiosidades

De pijamas selváticos

hmprod

Jamás te enamores de un pijama de color verde. Vuelvo a escribir: jamás te enamores de un pijama de color verde: con tintes selváticos. Insisto: Jamás imagines que con esa dulce prenda  de color verde tu niño (al cuadrado) estará requeteguapo y requetesanto entre estampados de serpientes, tigres, elefantes y Mogli, el niño salvaje,… Nada más parecido a sacar la caja de los truenos. Nada más parecido a hacer una deducción de churro ¿en que estaría yo pensando cuando los compré?

¿Os acordais de esa peli de Batman en la que el traje contiene algún tipo de hechizo que al contacto con la piel, lo vuelve digamos “maligno”?. Algo así debe haber pasado con el pijama. Tan bonito, tan requeteprecioso, tan de camufluje e ideal para las manchas de los hijos sayones…me tenía francamente convencida y ahora ando en la esfera contraria, divagando a cerca de los porqués de esa prenda diabólica y lo que aconteció en los ultimos días.

Resulta que habíamos estado en el zoológico y les había gustado tanto la experiencia de ver en plano real a esos animales salvajes, que en algún momento debí pensar que sería buena idea vestirles con ese pijama. Debio ser eso de que ser maestra me saca sin querer el lado educativo de las experiencias y quiero extrapolarlas a la casa. Ea, pues, no, mejor estate quietecita y sigue vistiendolos con ositos y conejitos pastelosos.

El caso es que durante el primer día el ponerles aquel pijama no revertió consecuencia alguna. Ellos tan bellos, mamá tan enamorada. Todo tan ideal de la selva.

Imagino que la tela,al contacto de la piel, estaría cogiendo el influjo necesario…. que al segundo día no más, la selva, las fieras y el animalismo llegaron en todo su esplendor. Yo acababa de salir de la ducha, con el albornoz echandome mis potingues mientras papá en la cama tumbado consultaba su mobil. De repente escuché un gruñido a mis espaldas, algo así como: Grrrrrrrrrrrrrr, giré la cabeza y allí estaba: el  horror. Mi hijo convertido en tigre. ¡¡¡¡¡Toda la cara rallada con rotulador gordo indeleble!!!!!.

El pequeño tigre de la selva se reía con su chupete y sus rayas negras, mientras a mí me iban poseyendo los Dioses malignos del Amazonas a partes iguales con un espíritu de comicidad espontáneo que poco a poco se iba apoderando de mí. Tragué saliva y me dirigí a la habitación del pánico en la que se había gestado todo el asunto, detrás de mí, papá iba grabando la hazaña.

No sabía lo que me iba a encontrar ni de donde había salido aquel maldito rotulador, ni si las paredes, muebles, suelo…estarían también pintarrajeados… aunque de forma contradictoria, por el pasillo iba luchando contra el poder de la risa, procurando sacar esa faceta de madre, que ante situaciones como la que relato, se queda escondida entre toneladas de polvo.

Encendí el interruptor y allí estaban los dos tigres, caritas ralladas, con el rotulador en mano sacado del fondo del cajón de mis pinturas. Ni siquiera yo sabía que estaba allí.

Debí haberlo imaginado, ¡qué tonta! pijama de camuflaje requería tambien maquillaje a lo Rambo. Y allí estaban saltando en el sofá, luchando uno encima de otro metiendose en la piel del personaje. Se habían dedicado a caracterizarse y lo habían hecho de “beautiful”. ¿Sería la magia negra del pijama la responsable de toda aquella peripecia?

Los miré tapandome la boca e intenté decirles que eso no se hacía, pero la risa floja-flojísima me convertía en mera espectadora cachondeandose del numerito.

Lo dicho: ahí empecé a sospechar de aquella prenda y los episodios extravagantes se fueron sucediendo sin yo poder hacerles frente.

El escenario siempre resultaba el mismo: la mami en el baño  y ellos campando a sus anchas por el piso superior.  Esta vez estaba preparándome para salir, maquillandome en el espejo y escuchandolos de fondo. A no más de 5 zancadas detrás mío los sentía jugar en la cama pero realmente no había prestado atención a su juego. De repente oigo el sonido de una caja y el de un plástico…miro extrañada al espejo como si este pudiera darme las respuestas buscadas, y al no encontrarlas me giro y los diviso allí tranquilos, con la caja de Durex cantando: un sobre de azucar, uno de cola cao, uno de café………………..

Vuelvo a mirar para el espejo y me troncho de risa sin que me escuchen….

Este pijama verde va a terminar por acabar con mi ánimo de madre.

Vislumbrando la cittá eterna. Algunas curiosidades.

Decía Silvio Negro, periodista y cronista de dos de los más importantes periódicos italianos, que “Roma non basta una vita”, argumento que le sirvió para elogiar y dar titulo a su libro, en el que muestra su devoción y admiración hacia la ciudad clásica por antonomasia.

Ahora que voy a tener la oportunidad de viajar a Roma y que me voy ilustrando poco a poco a cerca de la ciudad y su historia, descubro en esa frase, una verdad como un templo, que bien podría ser el Panteón.

Roma de algún modo, ya sea por el peso que ha condicionado toda su historia o porque goce de sus propias reglas para calibrar el tiempo y el espacio, la eficacia y la moral, ya sea porque siempre figura entre los libros que dieron letras a nuestra cultura y nuestra historia, quizá porque además  sea la única ciudad en el mundo capital de dos estados,  por todo eso probablemente se constituya como  punto de origen e inflexión de obligada visita (“todos los caminos conducen a Roma”), en cuanto a lo que supone gran parte de nuestro legado como europeos y habitantes herederos de las distintas civilizaciones.

En estos días en los que navego buscando información y dedico pequeños instantes  a curiosear por el paradigma de la ciudad, por cuanto conforma de toda esa teoría que nos obligaron a empollar para avanzar en los cursos,  en la  que no solo se la ensalzaba como tema de fundamental aprendizaje sino que además se nos trataba de hacer ver cuanto hemos heredado de aquel viejo  modo de vida, lenguaje, cultura, arte…aun con todo eso en el pequeño baúl cultural de mi memoria,  me doy terrible cuenta de lo inabarcable e incontenible que sigue siendo esta ciudad a la hora de conocerla.

Al mismo tiempo, descubro como al volver a tocar todo aquello que ya aprendí, gran parte se perdió en el trayecto  y  al refrescar, otros tantos conocimientos vuelven con la naturalidad del entonces, el de mis pocos años,  traspasando las fronteras imaginarias del olvido y quedándose de nuevo adheridas a mi retentiva más joven.

Roma sigue siendo eterna, también en parte, para mi memoria. Hoy me admira la atención que pongo sobre los datos curiosos que no son precisamente los que entonces aprendí, y sí los que he ido entresacado y voy apuntando por aquí y en mi libreta. Ya voy contando los días que restan a este viaje en el que he depositado tantas ilusiones y expectativas, preparando durante estas semanas algunas cosas en formato pequeño para mi corto equipaje.

Por ahora os dejo con algunas curiosidades que he ido encontrando mientras leía y que me han atrapado totalmente. A ver que os parecen…

creation_of_adam

  • “La creación de Adán”: de todos es conocido este fresco de Miguel Angel que conforma la bóveda central de la Capilla Sixtina. Si bien lo que siempre se nos ha contado es que trata de representar ese episodio bíblico del génesis en el que Dios le da vida al primer hombre , hasta ahí  todo parece normal. Sin embargo, hace no mucho ha surgido la vertiente de ciertos entendidos en la materia que aseguran que detrás de esta famosa obra de Miguel Angel el autor quiso dejar un mensaje oculto al resto de la humanidad. Si nos fijamos detenidamente en la parte izquierda del cuadro, la que representa a Dios con esa mujer que creemos es Eva, y los querubines, todos aparecen envueltos en una especie de toga o capa roja …¿que órgano humano os sugiere todo el conjunto?. Sí, es exactamente lo que estáis pensando con vuestro brillante cerebro. Miguel Angel se sabe era un profundo amante de la biología y parece claro que algo quería decirnos para que ahí, justo detrás de lo evidente, estuviera pintado lo fundamental para la evolución humana: el cerebro. No se sabe bien si ya el artista nos estaba susurrando de algún modo transgresor para la época que Dios y la religión eran algo que estaba en nuestro coco.  O bien, todo lo contrario, que Dios era el cerebro pensante del que dependía el resto de la humanidad. Y vosotros ¿por cual de las dos teorías os decantáis?

autorretratorafael

  • Rafael Sanzio y su final: poco sabía yo de la muerte temprana de este famoso pintor del Renacimiento. Al parecer fueron sus escarceos amorosos los que le llevaron a la tumba, cosa que yo, hoy por hoy, no termino de creerme. ¿No sería más bien que las conciencias de la época querían darle ese sentido peligroso al sexo en exceso y sin compromiso?.. Dicen que pasaba más tiempo retozando con sus amantes que dándole a los pinceles. Se conservan algunos datos que dan fe del carácter enamoradizo del artista, sin embargo no llegó a comprometerse con ninguna dama y pasó toda su vida en la soltería.

 

  • El vino y el plomo, una combinación ¿tan nefasta?. A todos nos ha llegado, a través del cine y los escritos de la época, episodios de la locura que gastaban los grandes emperadores romanos, desde Tiberio hasta Calígula o Nerón. Pero ¿qué hay de cierto en toda aquella crueldad sin límites que parecía derrocharse en las filas del poder y que hay de inventado a través del tiempo, o  por acérrimos enemigos que quisieron arrojar “basura” sobre la reputación de los susodichos, convirtiendo sus figuras y logros en caricaturas ridículas y soeces?. No me extrañaría, desde luego que así fuese, pues esa crueldad sutil  ha pervivido desde que el hombre es hombre. ¿Y porque os cuento todo esto? Me explico. Hace unos días leía absorta como en muchas páginas de internet escudaban científicamente aquellas locuras (que, dicho sea de paso, algunas tambien tenían su parte de aceptación en la época) repudiando el buen nombre del vino. Y lo hacían además en términos científicos, que si un tal vino sapa era cocido en ollas de plomo que desprendía no se que sustancia perjudial para la mente en dosis elevadas. Saturninismo se llama por lo visto al envenenamiento derivado de la ingesta de plomo. Y yo me pregunto ¿solo los emperadores bebían ese vino supuestamente tan transformador? seguramente también lo hacía la clase alta ¿todos estaban locos de remate?…deberían estarlo por esa regla de tres: vino- olla de plomo-locura. En realidad lo que a mi me parece es que hay mucho de sensacionalismo en todas estas historias y que aquellos episodios de la más encarnecida crueldad pueden explicarse y de hecho han venido ha explicarse toda la vida de Dios como el efecto perverso que tiene la corrupción y la ambición en el ser humano. Y es que me creo que el poder lo cambie todo hasta el punto de no distinguir entre héroes y malvados. Como para pensarse ser presi…jejejeje.

cinco-emperadores-buenos-600x350

 

  • La puerta mágica: Muchos son los monumentos y obras de arte de la Roma antigua que guardan cierto misterio, pero probablemente la puerta mágica sea uno de los que más curiosidad desatan. Se trata de un portal con inscripciones y símbolos indescifrables que está en la Piazza Vittorio Emanuele II. Representa una de las cinco puertas (y la única  en pie) que daban a una antigua residencia del siglo XVII, donde vivía el marqués Massimiliano Palombara, un hombre apasionado por la alquimia. Cuenta la historia, que un buen día se cruzó con un alquimista que le contó que estaba buscando unas hierbas para poder terminar de desarrollar una fórmula que le permitiría convertir cualquier tipo de metal en oro. Imaginaos el chollo. Probablemente en ese momento no le prestó demasiada atención porque era uno de tantos que parecían ir tras el mismo objetivo.A la mañana siguiente, el hombre desapareció pero dejó un pequeño legado: unos copos de oro y un papel donde había diferentes inscripciones con formas geométricas donde- supuestamente- se encontraba la fórmula mágica para crear oro. Palombara mandó grabar los símbolos en las cinco puertas, a la espera de que alguna vez alguien se acercara hasta la villa para ayudarlo a descifrar el misterio. Pasaron cuatro siglos y todavía nadie logró encontrar la respuesta, pero la puerta sigue ahí, omnipresente, detenida en el tiempo, luciendo un mensaje críptico que la vuelve incomprensible y como tal, completamente deseable.

    A mi me parece que también me están entrando ganillas algo locas de descifrarla…aunque no se si serán fruto de mi ambición o de la copilla de vino de este mediodía…jejeje

    20140201_121308

 

Y vosotros ¿habéis estado en Roma? ¿Qué cosas recordáis? ¿Conocíais estas curiosidades?