Archivo de la categoría: Mis libros

Marzo

16864968_1389953407745086_6932267175615524543_n

Este ha sido un mes de reaprender. O tal vez recordar. De huir de las viejas costumbres y acercar los tiempos, trastocándolos. De sorprender al cuerpo y a la mente doblemente, tal  como apuntó ya algún griego,… de sumar en ese imparable exigir a través de la literatura y el descanso. Han sido liturgias nuevas, renovadoras, intensas…ejercicios de curiosidad y metas, de zapatillas, sudor y finales. De letras entre descansos, de esfuerzos y espasmos, de respiraciones que te dejan sin aliento…

Ahora me pregunto ¿en donde lo dejé la ultima vez que escribí algo por aquí?¿Que historia tenía pendiente?. En este marzo que me arrastró con sus brotes de cambio, cuatro libros han tenido la osadía de escribir sobre mi piel, como ramas de un árbol que consigue abrazarme, desnudando desde la lejanía mi reconocible sensibilidad ¿será que los que escribimos lo seguimos haciendo aún leyendo? ¿será que lo fascinante de sumergirse entre las letras es esa apropiación indebida que tomamos prestada de cada libro?.

Me gustaría olerlos, abanicarme con ese juego rápido de dedos y páginas. ¡Hace tanto que no leo sobre papel!. Es una melancolía que ahora me apremia. ¿A que olerán los archivos minúsculos de esos libros bellos que llegaron justo a la puerta del alma? Esos que no ocupan espacio y sí memoria. Claro que es una memoria borrable, formateable. No como la humana. En mi quedaron las huellas de todos esos párrafos seleccionados por algún tipo de conexión. Quizás ese sea el perfume que desprendan. Y todavía por algún tipo de causa, aromaticen mi ser. Los hago míos, como una propiedad y luego los escondo. Menuda estupidez, digo yo. Quizás sea el secreto sea el precio a pagar por sentirlos tan de cerca.

Y sigo tomando aire, y luego a trote devastador durante otros 30 segundos más. ¿Cuando fue la última vez que el deporte estaba presente a diario en mis días?. Como una droga lo debo sentir que el cansancio ya no me hastía ni me frena. Vienen a mi flashes de aquel profesor de gimnasia para quien solo existía el balonmano, de las series de a dos y de aquel silbato chirriando con eco en el pabellón… también autobuses y ciudades y ese equipo que nos hizo recorrer media provincia sin que las derrotas nos hicieran abandonar. ¡Y como me gustaba ser base! para inventar con el balón, chupar y crear jugadas que nacieran de mi imaginación.

Y mientras corro, todo eso acude a mí, como un tropel de sueños despojados a través del curso de esta carrera. La vida. Todas esas centellas de microsegundos en reproducciones. Miro el reloj de esta cinta andadora que parece no llegar a ninguna parte. Al otro lado de la ventana,  contemplo los pinos y un trozo de cielo con escenario rojizo. Un gato blanco se afila las uñas sobre la madera. Yo y mis piernas sobrepasamos ya el minuto 15 y una extraña fortaleza acude a mi cuerpo, ya no siento la erosión de los primeros minutos, ahora creo que soy capaz de llegar a la luna y hago mía la frase “be strong“.  Me voy conduciendo a través de la costumbre y el aplomo, probando mis propias limitaciones y haciendo de las metas, el testimonio más real de mi cuerpo. Mañana tendré agujetas. Probablemente. Aunque cada día acuden menos y es más reveladora esa palpable sensación de felicidad que  va dejando el ejercicio. Me preocupo más, me cuido más…y eso también me hace sentir diferente. Más fuerte y enérgica, trazo zancadas sobre la tierra que transito. Agarro fuerte los contrapuntos de la existencia, esos lastres que poco a poco van moldeándome. No añoro un cuerpo escultural como esos chicos que prueban a romper el espejo con sus músculos. O eso imagino yo contemplándolos. Son como dioses griegos de una juventud lejana a la mía. Yo ansío otra cosa más sencilla. Llegar a casa, abrazar a los míos. Querer esa mujer diligente que nace  cada jornada en mí. Y luego, si acaso, dejar tiempo para las marionetas con los enanos, darle forma a sus cuentos. Colorear esos primeros atisbos de lenguaje.

Así se mueve marzo. Me suena desconocido y al mismo tiempo tremendamente familiar. Como un silbido de viento afanoso, que no va sino meciendo los pólenes y volando las ultimas hojas. Nieva y otro día hace un sol tremendo. Se descolocan los tiempos para después colocarse.  Así lo siento, genuino y alterado. Hago un descanso en la lectura, noto un calor familiar colandose a través de la ventana. Huele a trocitos de verano, mientras me sumerjo en el afanoso arte de vivir sin esperas ni exigencias…tan solo degustando la piel que endurece, el corazón que late y suda memoria, el pez que atina con la salida de alguna pecera imaginaria.

 

Resultado de imagen de mujer corriendo

 

 

La obsesión de Amberes.

El otro día, cuando se despertaron los peques, aprovechando que los hemos cambiado  de habitación y que en la nueva tenemos toda la colección de libros por edades, pelirrojo me hizo una recomendación muy interesante.

Hablábamos de la serie juvenil de novelas, para cuando los mellis fueran algo más grandes y se iniciaran por si solos en el hábito. Entre ellas salió una de las tres que tiene publicadas Gisbert  para Oxford y que yo no había visto ni leído  “Los caminos del miedo”.

Pelirrojo me explicó que entre los 4 relatos que componían el libro había uno que merecía especialmente la pena y que sorprendía bastante hasta el punto de que él lo había releído un par de veces más fruto del impacto que le había dejado. Se trataba de “La obsesión de Amberes”.

Le prometí que encontraría un ratito y así fue, el fin de semana, le hice espacio  y mientras los peques jugaban tranquilos en la terraza, aprovechando el buen tiempo, me bebí la historia y terminé otras dos más  del libro.

La obra está dividida en cuatro relatos  que ahondan en la influencia devastadora que tiene el miedo sobre los seres humanos, como llega a dirigir sus vidas privándolos a menudo de la capacidad de razón y  la de una lógica del todo necesaria para vivir. Cada historia  está contada con un lenguaje sencillo, cercano, aunque muy cuidado, es por ello  una novela que, aunque está tasada como género juvenil, llega a todos los públicos, perfectamente recomendable para jóvenes pero también con un contenido altamente reflexivo que gustará al adulto.

Mientras leía el relato tuve sensaciones que hacía tiempo no disfrutaba ya que las ultimas y escasas lecturas a las que he podido acercarme con detenimiento, no me han resultado gran cosa. No es que fueran malas, quizás estaban contadas de forma soberbia incluso, lo que pasa es que personalmente me encantan los autores y libros que consiguen -además de contar- hacerme pensar.

En este caso, así me sentía. Conforme avanzaba en las páginas me notaba más y más curiosa, formando parte de ese mundo onírico, fantástico, extraño, que  a la vez me iba enganchando por la facilidad con la que el autor lo hace tan cercano. La historia se centra en un escenario sobre el que ronda la superstición y el misterio, en el que los personajes se van desenvolviendo al son de sus emociones y los acontecimientos.

Los limites que nos imponemos a nosotros mismos, la capacidad de hacer frente a los hechos, los recovecos de la mente, el pasar lento de los años teniendo carta libre para conocer lo que creemos puede cambiarnos la existencia, el pasado y el futuro como regímenes desacertados de vida, todo eso es contado en un relato del todo conmovedor.

Al terminar de leer el cuentito, que por cierto es el más largo de todos y se hace cortísimo, me dí cuenta de que existe algo que desde siempre ha preocupado al alma humana. Y es esa tremenda curiosidad por lo desconocido la cual genera a su vez lazos potentes de los cuales es complicado desprenderse.  En lo que trata de ahondar Gisbert es en todo ese territorio bañado por la incertidumbre y el miedo, pintándonos un lugar sobre el cual los personajes verán más tarde crecer las raíces de la desesperación, un lugar que no deja de ser el interior de los personajes mismos en cuestión, con sus huellas sobre lo vivido latiendo poderosamente y sin permitirles ser del todo dueños de su presente. Es esa emoción circundante del temor la que tan bien vemos como  los va convirtiendo en meras marionetas, alejándolos de su esencia y de lo que son, que a fin de cuentas es  lo que  precisan para vivir felices.

Por tanto, si hay algo que el relato me hizo comprender es que, aunque existan situaciones-obstáculo que no podamos controlar en un momento dado, e incluso no podamos elegir del todo, la felicidad implica  despertar de esa red auto-saboteadora en que a veces puede llegar a transformarse la mente humana, siendo conscientes hasta que punto la incertidumbre no es la mejor compañera ni de lejos, para pasar el resto de nuestros días.

Bueno, vale, también descubrí que pelirrojo tiene muyyyyy buen gusto y que sabe recomendarme lecturas muy buenas.

Thank you, baby.

 

 

 

RESEÑA: EL REGALO- Eloy Moreno

En estos días he terminado “el Regalo” el nuevo libro de Eloy Moreno. No me quería pasar por alto  una pequeña reseña de lo que me ha parecido, dado que lo sigo desde el principio y he leído puntualmente todas sus novelas.

Si tengo que dejar una impresión general es que Eloy nunca me defrauda. Tiene un estilo propio contundente y reflexivo, cerca de la prosa poética por lo que te hace vibrar tocando la piel a través de emociones. Sus metáforas resuenan -literalmente- con el pasar de las lineas y vas descubriendo esos sentimientos con los que todo el mundo se ha sentido identificado alguna vez.

En su nuevo libro, vuelve a incidir en temas que aparecen en sus anteriores novelas pero que no dejan de ser interesantes: la búsqueda de la felicidad, el escape de formas de vida que aparentemente nos proporcionan un confort ficticio, los hilos de una sociedad que nos va  lentamente dirigiendo a cauces de obediencia para luego hacer de nosotros esclavos de  sueños ajenos, la grandeza de las pequeñas cosas, el valor de los que tenemos al lado que se nos difumina entre el polvo de un camino que va empobreciendo nuestras almas. En resumen, la rutina, la dejadez y sus posos.

Me hubiera gustado leer el Regalo más detenida, con paciencia porque es una novela con profundas reflexiones y puntos de vista en los que merece la pena detenerse, pero, lo reconozco, sus libros son libros cafeína (les llamo yo, por su adicción)  no me duran más de tres días. Con este, aún el efecto ha sido mayor, sabe como acabar cada capítulo dejando la semillita para que no pare y quiera seguir leyendo.

En cuanto al argumento, no me gustaría desvelar nada….Creo que, sinceramente, es lo ideal para leer este libro. Solo diré que su protagonista es un hombre casado con una hija y una vida más o menos acomodada, pero con un trabajo que le impide disfrutar de su familia. Un día le roban el coche y descubre algo que le cambiará para siempre.

El libro esta muy bien hilado, narra en primera persona los sucesos de nuestro protagonista y paralelamente utiliza un narrador omnipresente que va contando otros hechos que entremezclan unos con otros consiguiendo una trama de personajes tan excéntrica como vital.

Una de las cosas que más me ha gustado – será porque he leído sus anteriores trabajos- ha sido el guiño con el que ha catapultado personajes de otras novelas a esta. Volver a verlos ha sido lo más. En realidad estaban en mi mente y al volver a encontrarlos ha resultado como ese buen amigo/a al que hace tiempo que no ves y un día sin esperarlo te lo  cruzas por la calle. En la vida real le darías un abrazo, en la novela el abrazo también esta, pero con letras.

Es una novela trabajada y que creo hará pensar a la gente que la lea. La calidad del libro, desde mi punto de vista, es eso que te viene después de terminarlo,  a ráfagas, a la mañana siguiente o incluso meses…esas partes que te despiertan  palabras o sensaciones inolvidables. Y el Regalo, valga la redundancia, es un regalo bonito a los sentidos, una oda a la vida. Es un libro de los que merece la pena leer.

Si por algo valoro a este autor, es porque casualmente,  todas sus novelas han llegado a mí en momentos muy personales de mi vida y me han dejado, no sé, podrían llamarse moralejas…pero tampoco es eso. Debe ser que me han ayudado y …punto. Lo cual no es poco.

Por cierto, hago un llamamiento desde aquí a Eloy Moreno para que se anime a venir a Jaén. Deseando estoy de conocerlo en persona y que me firme su libro. ¡¡¡Fecha yaaa!!!

 

  He abierto un blog paralelo a este, pero muy distinto:  con los dibujos y cosas que voy haciendo. Si, si!!! estoy pintando, en todos los sentidos me está viniendo de maravilla. Los peques ya lo hacen conmigo y les encanta. La verdad es que tenía ganas de exponer mis cosas, así que cuando queráis visitarme la dirección es: 

https://lolartblog.wordpress.com/

LO QUE ENCONTRÉ BAJO EL SOFÁ

Hace meses que no añado ninguna reseña.Me he cruzado con bastantes libros, algunos más simples, otros más conmovedores, pero este me ha parecido lo sufientemente mágico como para incorporarlo al blog.

Conocí a Eloy Moreno a través de su primero y ya consagrado “El bolígrafo de gel verde“, un libro que despertó mi curiosidad por su título y contraportada.

Ya entonces quedé prendada con la prosa del autor, tan intensa como poética, esa forma magistral de describir las emociones, así como la siempre elogiada capacidad de hacernos vivir  historias de personajes como si fueran nuestras.

“Lo que encontré bajo el sofá”, para mí, supera de largo a la anterior. Es una novela de secretos, humana, emotiva, real. Es un espejo de vidas con carencias y emociones que se van dilucidando a través de una trama con capítulos cortos pero intensos dejando al lector atrapado entre sus páginas.

Y es que tiene esa capacidad de no dejar indiferente, de ser un retrato hábil de una sociedad corrupta: con sus  más y sus menos,  sus abismos y sus felicidades, con esas emociones que vienen y aquellas que se van…, caminos abiertos, cerrados, secretos y durezas de tantas historias, como personajes. Así que es difícil que este libro no te haga identificarte con alguna de las muchas existencias a pequeña escala que aparecen en él.

Es una novela que he procurado leer despacio, empapándome de su metáfora infinita, de ese ir y devenir de acontecimientos que rodean la cotidianeidad de cuantos vivimos, y entre todo lo rutinario surge leyenda y la ciudad de Toledo como telón de fondo. El autor ha sabido captar la magia del contexto y transmitarla a sus personajes, salpicándolos de ese aura de misticismo histórico que guarda cualquier ciudad con raigambre.

Creo que es buen libro todo aquel que te consigue trasportar al lugar donde se desarrolla, y este lo logra con hábil supremacía. Después de leerlo y de haber estado ya previamente en la ciudad, algo me dice que tengo que volver a Toledo. Ya me gustó – y mucho- en su día, pero ahora que se de sus secretos confieso que iré. Quiero caminar por sus calles, sentir la leyenda de sus rincones…. porque ahora son más míos y  están en mi memoria de forma distinta.

Aparte de la ambientación, que para mí es uno de los puntos fuertes del libro, otro aspecto a destacar es la puesta en escena que el autor hace con temas de actualidad… como el builling, las infidelidades, la indignación social, el alzheimer, la clase política o la incertidumbre juvenil ante un futuro nada claro.

No voy a desvelar mucho más de la trama porque la trama en sí no es lo destacable, sí una prosa tan delicada como mordaz, que pone a prueba la resistencia del paso del tiempo en el amor y la inexorable reflexión de vivir la vida conformándose o seguir el rumbo que  marca el deseo, con el cambio que eso puede suponer en una vida….porque somos humanos y deseamos y porque el amor, como todo, puede tener su fin cuando la rutina se instala.

Esta trascendente verdad viaja al mismo son que una sociedad hastiada por la mentira que cada día encuentra menos representación en la vida política.

Y todas estas situaciones encuentran su hueco bajo un sofá.Situaciones que en realidad podrían ser las nuestras, las de nuestro alrededor,  porque el autor solo las ha puesto ahí, al descubierto, entrelazándolas con la soberbia  de quien sabe cuidar cada detalle con el tiento justo.

De los personajes habría que decir que conectan bastante bien con la realidad a pesar de que se profundiza poco en ellos, tan solo Alicia, la protagonista cuenta en primera persona los hechos y podemos de alguna forma conocerla mejor. No me ha caído mal, al margen de sus actitudes, creo que es un personaje bien cuidado y bastante real.

En resumen, se trata de una novela que sorprende, para leerla sin saber mucho, yo ya quizás os he contado demasiado,  os la he elogiado demás…pero a decir verdad, no he podido contenerme porque es un libro que -muy seguro- volveré a leer.

Del autor, Eloy Moreno – a pesar de las expectativas que yo ya tenía- el libro no me ha defraudo lo más mínimo . Además su trabajo diario promocionándose en redes y con la gente me parece admirable. Ya creo que lo dije en la reseña anterior de “El bolígrafo de gel verde”, la gente que sale de la nada a través del esfuerzo y la constancia me profesa especial interés. Porque (como ya nos deja entrever el autor por alguna pagina) el sacrificio del trabajo no esta lo suficientemente valorado en nuestros días.

Creo que Eloy llegará lejos porque sabe venderse y lo más importante tiene una forma de contar la realidad única.

Y ahora os dejo con uno de sus fragmentos, la mejor forma de conocerlo:

“Tacto e hilo se separan y, de pronto, un globo comienza a caer hacia el cielo. Es una caída lenta pero a la vez irremediable. Irremediable no porque sea imposible atraparlo, irremediable porque nosotros, los adultos, ni siquiera lo intentamos; sólo los niños lo hacen.
Ellos, a pesar de acurrucar sus dedos y no sentir ya la cuerda que sujetaba su ilusión, continúan manteniendo la esperanza. Corren, saltan, lloran, gritan…señalando ese punto que va desapareciendo entre un azul que lo ocupa todo.
Adulto y niño observan la misma escena, pero con miradas distintas: ellos piensan que el viento lo traera de vuelta, que algún pájaro lo atrapará con su pico o que, quizás, con suerte, otro niño sacará su mano por la ventanilla de un avión y lo volverá a coger. Nosotros no, nosotros sabemos que se ha ido, como lo hacen los recuerdos entre la vida, como lo hace la inocencia entre los años, como lo hacen las lágrimas entre las decisiones”

LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS- Paolo Giordano.

DATOS DEL LIBRO

  • LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS
  • Autor: Paolo  Giordano.
  • Nº de páginas: 288 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editoral: SALAMANDRA

SINOPSIS:

Existen entre los números primos algunos aún más especiales. Son aquellos que los matemáticos llaman primos gemelos, pues entre ellos se interpone siempre un número par. Así, números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43, permanecen próximos, pero sin llegar a tocarse nunca. Esta verdad matemática es la hermosa metáfora que el autor ha escogido para narrar la conmovedora historia de Alice y Mattia, dos seres cuyas vidas han quedado condicionadas por las consecuencias irreversibles de sendos episodios ocurridos en su niñez. Desde la adolescencia hasta bien entrada la edad adulta, y pese a la fuerte atracción que indudablemente los une, la vida erigirá entre ellos barreras invisibles que pondrán a prueba la solidez de su relación. La sutileza de los rasgos psicológicos de los personajes, así como la hondura y complejidad de una historia que suscita en los lectores las reacciones más variadas, resaltan la admirable madurez literaria de este joven autor a la hora de asomarse, nada más y nada menos, a la esencia de la soledad.

MI VISIÓN DEL LIBRO.

Hoy Día del Libro, me parece una festividad perfecta para hablaros -por encimilla-  lo que me ha parecido este último libro que ha caído en mis manos. Oí hablar muy bien de él en la blogosfera a Trax y (creo que también)  Eva, y cuando lo ví en la biblio y leí la sinopsis, me intrigó la metáfora central que usa el autor para contar esta historia por resultarme- cuanto menos- curiosa.

El libro engancha bastante desde la primera página, tiene un ritmo rápido y los acontecimientos se van sucediendo de forma tan perspicaz que necesitas seguir leyendo a toda costa.

En los primeros capítulos, el autor engarza la vida de los dos personajes protagonistas Alice  y Mattia desde los inicios, en el seno de sus respectivas familias. En esos momentos no se conocen pero sus infancias viajarán al mismo ritmo viéndose ambas  marcadas por dos acontecimientos que les cambiarán en los años posteriores, dos momentos claves que forjarán sus caracteres futuros y sus rarezas.

Por un lado Alice,  es obligada por su padre una mañana de neblina a esquiar en contra de su voluntad. Su incontinencia urinaria le llevará a separarse del grupo de esquiadores y a sufrir un accidente que le hará lesionarse una de las piernas y a quedarse coja para siempre.

Por otro lado Mattia,( el otro número primo de la novela de esos que nos explica el autor que van en pares como el 11 y el 13) es gemelo superdotado de Michela, una niña que en contraposición a su hermano, sufre de retraso mental. Mattia se avergüenza de su hermana de camino a una fiesta de cumpleaños porque piensa que sus amigos se mofarán de él, y la deja en un parque, en el que ya nunca más la volverán a ver. Mattia tiene que vivir con esta lápida ante la cual reaccionará haciéndose cortes en las manos y perdiendo toda la comunicación con el mundo real. Además se sumergirá en el lenguaje abstracto  de las matemáticas con tal ímpetu que no verá otra realidad que ésta.

El autor consigue hacerte pasar al fascinante mundo de los sentimientos de ambos, creándote una imagen calcada de cómo sienten estos niños y cómo crecen con el desasosiego y la incapacidad comunicativa a través de los años.

Ya entrados en la adolescencia, Alice se fijará en Mattia, se conocerán y aquí comenzará la extraña relación entre ambos. Sus vidas siempre estarán tratando de acercarse,tocarse,  rozarse …sin llegar por completo a hacerlo y divergiendo cada vez más con el paso de los años. El autor nos acerca con absoluta soltura a los problemas psicológicos de la juventud: la ansiada popularidad, el peso de las amistades, el acoso escolar o buylling, las preferencias sexuales…  y más tarde, al complicado mundo adulto: la separación, la infertilidad, la infelicidad….. y lo hace sin titubear, con anécdotas que impresionan en las que Alice y Mattia serán como los interpretes fracasados de una melodía que siempre sonará desafinada.

El paso de los años no cambiará  lo más mínimo su situación, la rigidez de los personajes, la nula evolución nos acerca a lo humano, a personas que jamas de los jamases aprenden, ni evolucionan a pesar de los muchos obstáculos que les presenta la vida.  Pasan sus vidas añorándose,  extrañándose,  queriéndose como si hubieran sido una pareja normal…..solo que ellos siempre serán entre sí intocables, como esos números primos cercanos.

En general, me han encantado y me dio lástima terminarlo. No me esperaba un final así- lo aviso-, pero por otra parte es predecible si lo observas desde la lógica poco constructivista de estos dos individuos. Hay momentos que me han echado sal en la mollera y creo haberles gritado desde mi cama que espabilasen, que no se puede ver la vida con esa sordidez, con esa torpe valentía.

Sin embargo, me atrevo a pensar que existen personas así, que no arriesgan y que ven pasar el amor de su vida ante sus ojos una y otra vez, sin hacer NADA. Por ello, catalogo este libro de muy humano, te hará sentir sensaciones intensas con las que te identificarás en alguna línea o párrafo, y te mostrará  una soledad -que oso a dilucidar- muchos habremos percibido en algún momento de nuestra existencia.

Feliz Día del Libro!!

PERDONA SI TE LLAMO AMOR – Federico Moccia

  • Libro: Perdona si te llamo amor
  • Escrito por: Federico Moccia
  • Nº de páginas: 688
  • Continuidad: 1er libro de 2
  • Editorial: Planeta

Niki es una joven madura y responsable que cursa su último año de secundaria. Alessandro es un exitoso publicista de 37 años a quien acaba de dejar su novia de toda la vida. A pesar de los 20 años de diferencia que hay entre ambos y del abismo generacional que los separa, Niki y Alessandro se enamorarán locamente y vivirán una apasionada historia de amor en contra de todas las convenciones y prejuicios sociales y con las calles de Roma como telón de fondo.

Como últimamente tengo el romántico subido (y no sé porqué), accedí a traerme este libro de la biblio ya que dos cosas me llamaron la atención :

– Una historia de amor poco convencional y los prejuicios sociales que  ésta conlleva.

– El escenario de Roma, una ciudad que a la que me encantaría viajar, pero como por el momento me parece imposible, me gustó la idea de hacerlo a través de este libro.

La novela describe dos mundos: el adolescente y el adulto, lo que nos permite echar la vista atrás  a nuestro pasado y revivir esos años de juventud inexorable que todos hemos tenido: las tonterías que pensamos con esas edades, el concepto de amistad, la popularidad tan codiciada,  la inocencia y el  desconocimiento de muchas cosas que después con el paso de los años nos parecerán nimiedades . Ese viaje merece la pena porque pone al descubierto las lagunas de experiencia  que se tienen en estos años y que a su vez pueden resultar motivadoras y frescas, porque están exentas de muchos convencionalismos sociales que vamos adquiriendo conforme envejecemos y van volviendo nuestra vida aburrida y monótona.

El mundo adolescente del libro  está representado por un grupo de amigas llamadas las olas, inseparables y curiosas jovencitas dispuestas a todo para encontrar al amor de sus vidas, cada una en su papel y de forma muy distinta. Una de las integrantes del grupo es Niki, una joven de 17 años, para nada madura (como se afirma en la reseña del libro), más bien diría yo que es alocada, fresca y dinámica. Una mañana se cruza en su vida un publicista, Alex de 37, al que acaba de dejar su novia de toda la vida. Se conocen de una forma inverosímil y poco creíble, he de decir, que a estas alturas me planteé dejar el libro por que la chica me caía fatal, su forma de hacer las cosas en un principio era poco creíble, infantil, digamos que me “hacía chichones la niñata”. Sin embargo, le dí una oportunidad y la cosa mejora pronto hasta el punto que te metes en la historia y Niki comienza a comportarse  mucho mejor.

Lo que más me ha llamado la atención del libro es que desde el mismo momento en que se conocen,  el escritor nos da la posibilidad de  percibir una misma realidad bajo  una doble mirada: la adolescente y la adulta.

La historia de amor entre Niki y Alex se va hilvanando con el paso de las páginas, los protagonistas empiezan a compartir sus mundos y a descubrir el amor teniendo en cuenta  que hay millones de cosas que los separan y solo una muy poderosa que los une. No resulta una historia de amor pesada, insulsa ni melodramática; tiene mucha frescura y engancha un fino hilo de diversión y locura.

El personaje de Niki cobra fuerza y madurez, el de Alex coge frescura e ilusión,  ambos se van transformando abandonando o resignando parte de sus mundos en pos de construir uno nuevo. Sin embargo hay muchas dudas y prejuicios sociales que harán tambalear su cuestionada relación. Mientras tanto, los amigos de Niki y los de Alex, los padres de Niki y otros misteriosos personajes se irán entremezclando en la historia para contribuir con nuevas anécdotas y sorpresas.

Lo de conocer Roma, pasear por sus calles y conocer sus encantos, me he quedado  un poco con las ganas. Sin más remedio tendré que viajar para verla con mis propios ojos o bien elegir otro libro.  Este escritor es  parco en descripciones de lugares; mas bien se centra en los personajes y  en sus sensaciones, dejando que seamos nosotros mismos los que los analicemos a través de sus innumerables diálogos cargados siempre de emotividad y simpatía. También nos invita a reflexionar a través de las citas que pone en boca de los personajes, pero para mi gusto abusa demasiado de este recurso.

En resumen, una novela más con una bonita y entretenida historia de amor. Podría recomendar este libro a un público joven, pero probablemente me equivocaría pues también nos muestra los entresijos de un mundo adulto y complejo que quiere por un momento volver a revivir esos años de juventud a toda costa.

Existe una película que dirigió el propio Federico Moccia y que por supuesto ví hace unos días para compararla con el libro. Es bastante fiel a la novela, sin embargo hay personajes que ni aparecen y como siempre hay muchas cosas que ni se cuentan, ni aparecen en el film. Eso sí, el actor Raoul Bova que representa al personaje de Alex, es una buena razón para ver la película.

MI ULTIMO LIBRO: El bolígrafo de gel verde

boli portada nuevaEste es el título de la última novela que ha pasado por mis manos. Últimamente he encontrado en la lectura una segunda casa, capaz de evadirme un poco de la espera y del miedo, haciéndome sentir otras vidas, otros lugares a los que viajar y otras personas a las qué entender. ¿Realmente tiene ese poder la lectura? Debo sincerarme, hasta ahora me era desconocido.

Dos tardes me han bastado para leerme esta obra que un día una persona anónima creo en su casa, si queréis saber algo más de este nuevo talento, Eloy Moreno, podéis pinchar aquí.

Como podéis ver, ya en el título permite entrever la originalidad del libro, te deja con ganas de saber más sobre ese bolígrafo de gel verde tan poco común . Me ha encantado su forma de redactar, casi poética, sus comparaciones y metáforas, ese ir y venir de sucesos relatados siempre desde la voz de la emoción y el sentimiento. Es un libro que te hace reflexionar sobre tantas y tantas cosas: el peso de la rutina, el tocar fondo en un problema, la sociedad caótica a la que estamos encadenados buscando un ideal de vida impuesto, el deterioro del amor por la falta de dedicación… Todos esos trasfondos se van sucediendo en una vorágine de acontecimientos que te mantienen en vilo en todo momento.

Considero que cada novela tiene su público y El bolígrafo de gel verde  estaría enfocado a  aquellas personas que una vez tocaron fondo en su vida, o qué lo están haciendo, personas estresadas por el trabajo y  los problemas. Como este malestar es bastante común en la sociedad occidental a la que pertenecemos, pues no estaría de más que cualquiera de nosotros dedicase un poco de tiempo a esta historia. Este libro las hará reflexionar sobre el corazón, los sentimientos, la Naturaleza, los amigos, la inseguridad, el engaño…en definitiva, la vida misma en estado puro.

Hay frases y párrafos digamos tristes, caóticos…palabras desgarradoras, pero después de leerla al completo una sensación se adueña de tí: la de VALORAR LA VIDA, sentir su complicidad, respirarla, aprovechar cada segundo. Las últimas líneas son precisas y tienen un mensaje que descubriréis si algun@ os animáis a leerla.

A mí me ha gustado mucho y sobretodo me ha sorprendido que personas como Eloy, es decir  un escritor no consolidado, haya conseguido hacerse un hueco en la literatura a través de su esfuerzo y su lucha personal. Esos talentos que nacen de la nada, me merecen una especial atención. Quizás porque a mí nunca me regalaron nada de lo que logré, quizá porque me hace creer que todos y cada uno de nosotros tenemos algo que contar en esta sociedad perdida.

Mister Grey y sus sombras

50 sombras de grey -kit erotico -www_sjarre_com_ar-No quería pasar de largo sin hacer una breve reseña de lo que para mí ha supuesto esta trilogía tan discutida por unos y tan adorada por otros. Yo no me posiciono en ninguna parte de la balanza porque realmente me ha hecho pasar muy buenos ratos por un lado y por otro, me ha decepcionado en momentos claves.

Accedí a este libro por curiosidad y porque una buena amiga  me  recomendó leerlo y me informó un poco de la trama  y de la adicción que creaba leerlo.  Llegue a la Biblioteca y me apunté en una lista (sí, como oís, una lista de espera) lo cual despertó aún más mis ganas de saber si aquello era digno de tal expectación. Después de nada menos que dos meses y medio, la bibliotecaria me llamó y me dijo que ya era mi turno; así que con una sonrisa de oreja a oreja, allí fui yo en busca del libro como si de un tesoro enigmático se tratara. De eso hace hoy un mes. Nunca me he leído 2000 páginas en menos de un mes, bueno quizás en algún examen de oposición, pero por puro entretenimiento….jamás!!.

La historia en sí tiene unos ligeros tintes a la de Crepúsculo, aunque yo siempre prefiero obviarlo porque esta película y estos libros me resultan vomitivos…por no hablar de los actores. Aún así, te engancha a través de un mundo totalmente desconocido (al menos para mí), como es el sadomasoquismo. Al ser contado en primera persona,  una joven universitaria de 21 años, resulta muy fácil ponerse en su piel y sentir sus miedos e inquietudes ante un personaje como Christian Grey: empresario multimillonario, autoritario, controlador y obseso del sexo en su vertiente más dura.

Durante el primer  y segundo libro, la autora nos va adentrando en los personajes y como estos se van encontrando el uno al otro, y me encanta ver como dos protagonistas tan distintos acaban enamorándose a pesar de proceder de dos mundos tan diferentes. El personaje de Grey se va desenmascarando poco a poco, sus comportamientos irracionales y sus miedos se van visionando a través de los dos primeros libros, y el lector presencia lo que hay detrás de la vida de este misterioso individuo. Las escenas de sexo inundan las paginas de la trilogía, para mi gusto, en exceso, pues se podría haber contado en menos palabras y desde la mitad del segundo libro en adelante, resultan repetitivas y monótonas. También poco reales, fantasiosas e idílicas.

El tercer libro “50 sombras liberadas” merece una crítica más mordaz porque hasta la mitad de éste no pasa absolutamente nada y lo que viene después podría calificarse de predecible, infantil y al más puro estilo película americana. Todo ideal de la muerte, !!!hasta se queda embarazada sin querer!!!…..que lejano todo de la vida real, llena de obstáculos y trabas que parecen ajenas al argumento de este libro. Los dos últimos capítulos nos relatan la forma de ver la vida de Grey, lo cual resulta un soplo de aire fresco bien recibido, pero no quita que pienses que todo lo anterior de este último libro es puro relleno.

Resumiendo, se podía haber contado esta historia en un solo libro o dos como mucho, no redundando en la pedantería y mejorando un poco ese final tan ideal. Sería más creíble y cercano para la gente que lo leyese. Aún así  entiendo que esta trilogía haya apasionado a muchas mujeres y   las haya invitado a soñar con un ideal de hombre que sinceramente no existe, pero que ha logrado desatar sus fantasías más ocultas y prohibidas.

A mí también me ha provocado estos sentimientos, aunque poco a poco su papel se ha ido diluyendo en esencia  debido al exceso de romanticismo,  reconozco que me ha fascinado la historia de su pasado y  he estado enganchada en todo momento a sus páginas.

Por todo ello, recomiendo leerlo, porque para mí un buen libro es el que te hace sentir y participar de algo que te es ajeno, llegando a sentirte parte de la historia. Habrán más libros y nuevas historias, pero sin duda alguna ésta no te dejará indiferente para bien o para mal.

Ahora me pregunto quien encarnará a Christian Grey en la gran pantalla, para mí solo cuatro encajan en como yo he imaginado este personaje….!!Qué buenos están, por Dios!!:

Feliz jueves de……¿macizos?

Ian Somehalder (Crónicas Vampíricas)

Ian-Smoulder-halder-ian-somerhalder-32812636-500-700

Matt Bommer (Ladrón de guante blanco)

1piqnup8uk6sf3m8x04f817f5e75f28_matt-bomer_m

Alexander Skatgard (True Blood)

Alexander_Skarsgard_06

Josh Holloway ( Perdidos)

josh-holloway-2