Archivo de la categoría: Viajes

Ronda

700px-Ronda_03

Y a mi quien me manda sentir atracción por los precipicios y las piedras. Embobarme en las alturas mientras suena la melodía de un violín por estas callejuelas empedradas.

-“¡No te asomes, por favor! ” – grita detrás mía, con un alarido voraz que se pierde entre el trajinar de la aglomeración turística.

-“Ni se te ocurra dar un paso más al frente!!!”- vuelve a pronunciar rotundo, en la intentona de que mis pies se anclen al suelo. Lo miro sorprendida. Todos tenemos nuestros limites, el temor siempre humano, que se apodera de uno..

Ese miedo a la altura, que desconozco, creo que se llama vértigo. Como si las baldosas y el suelo se volvieran blandos y uno sintiera que todo tiembla. Es el borde de un abismo que  se  hace mantequilla y penar. Que cantonea las aristas de la mente, hasta hacer escapar  un trozo de la parcela de nuestro zapato y de repente…la angustia del vuelo. Como si fuéramos pájaros aprendiendo a volar…

¡NO lo somos! me repito, todavía siento el suelo firme y cálido bajo mis zapatos, aunque haya sido capaz de hacer una breve introspección hacia la emoción que circunda su cabeza, envolviéndolo en angustia.

“Déjame disfrutar un ratito de este momento”, le digo tranquila. “Hay una reja enorme anclada delante de mí, no me pasará nada. Date un paseo con los niños por los alrededores mientras tomo algunas fotos.”

Me hace caso y le guiño el ojo. Pobre, yo misma se que el miedo no tiene lógica pero toma raíces y forma de manera vertiginosa…!el jodío!

Quedo sola frente a este pueblo construido en vertical. Las casas miran al puente, el puente las mira a ellas. Y yo me hago con todas esas miradas. La estructura es abrumadora y se fija a la retina. Aunque he estado en precipicios mayores, esta mezcolanza de gentes transitando  por tan pintoresco lugar, me va conquistando. Es como si el pueblo aunara rincones recónditos deseosos de ser descubiertos más allá de lo que – a priori- ven mis ojos. Hay música y romanticismo entre las calles, se respira algo, poesía antigua tal vez. Tengo que volver aquí sin tiempo y sentarme en una de las terrazas con vistas para dejarme escribir.  Miro ahora hacia abajo, donde tiene puestos los pies el megalómano de piedra. Veo personas que se adentran por senderos entre la maleza, que acunan el sudor entre la aventura, y las observo preguntándome como será el mirar hacia arriba por esos ojos de senderista. También siento envidia, también deseo probar. Sería volver a lo que ya conozco. Mi corazón está ansioso está mañana.

A todo esto….¿Donde se habrán metido?

Los localizo en la lejanía. Voy tras ellos, ya casi los pillo. Papá y sus cucos. Es tan dulce esta imagen que quiero mantenerme en anonimato el mayor tiempo posible. Así, de espía. ¡Hasta que me descubran!. Me resulta tierna la estampa porque representa la evolución inexorable del tiempo, lo imposible que esto hubiera resultado hace un año, transitar así tan libremente por las calles, sin carros ni carretas, sin tropezones ni traspiés. Sonrío de sabernos en esa libertad que  ya va trayendo otras preocupaciones y ventajas. Me gusta saberles fuertes para resistir los pasos que tiene el descubrir, confiar en sus capacidades como viajeros recién estrenados, motivarlos en el arte del postre con algún huevo sorpresa y si acaso a la vuelta, un helado para refrescarse. Para V. el más grande, que es un ansioso.

Y ahora de nuevo viaje largo,… a la casita del hotel…a descansar.

” Mami, ya no me da tusto el vintilador”…. dice J. , pues a ver si le chivas el truqui a tu padre- le digo muerta de risa.

 

 

 

 

Anuncios

Roma (II): En el corazón de la Roma más católica.

d2160

El segundo día lo habíamos planificado con anterioridad para dedicarlo al Vaticano. Teniamos compradas las entradas por internet para evitarnos colas pero no contábamos con un gran inconveniente: y es que ese día -precisamente- cerraban el metro de 8.30 a 17, noticia que nos comunicó Samantha, la chica del hotel.

Cuando estás en Roma te das cuenta que la ciudad, debido  a tantas de sus escavaciones y ruinas, cuenta con un metro muy básico que no llega a todas partes. Solo tiene dos lineas largas A y B que, si se colapsan, la ciudad sufre un verdadero caos. Aunque dispone de taxi, autobuses y demás, estos transportes no dan para la aglomeración de turismo que en todas las fechas visita la urbe y que, evidentemente, quiere llegar temprano a  los sitios de interés.

 

Nosotros teníamos las entradas para las 9.30, así que tuvimos que levantarnos muy temprano para intentar coger un tren antes que lo cerraran. A las 8 ya estabamos en la estación preparados para sufrir una encarnecida lucha de ciudad por hacernos con un hueco. Después de tres intentos, si, si habéis leído bien, ¡tres! logramos hacernos sitio en el cuarto tren, no por último menos atestado de humanidad en formato sardina. Penamos mucho durante esos momentos en los entresijos del subterraneo (que solo un Holden se atreve a contarte con sinceridad), desconocidos como eramos de esa supervivencia en vivo donde se olvidan las formas y solo prima la táctica  para hacerse con un trocito de gloria. Menos mal que iba allí de paso porque no cambiaría nada la tranquilidad de mi pueblo por aquel tumulto diario, ¡vamos!por muy Roma que fuese.

 

 

Una vez llegados al Vaticano, decidimos comenzar por los Museos, que me parecieron enormes, cuantiosos y lujosísimos. Aunque me habían contado a cerca de los tesoros que la Iglesia allí alberga, nunca jamas hubiera imaginado una colección de tal calibre, que engloba todas las épocas y  maravillas artísticas de sentido religioso o político. Es solo que caminando por aquellos pasillos interminables te das cuenta de la dimensión que debió cobrar la Iglesia y lo poco que concuerda ese amontonar bienes con la doctrina que se predica. Aunque, desde un punto de vista artístico, cabe destacar que se trata de una colección de expresiones  ante la cual cualquier persona se maravillaría y en eso la avaricia, que a priori se tantea, sale beneficiada.

d2038

 

Una de las salas que más me gustó fue la Gallería Chiaramonti, que contiene casi un millar de esculturas de todo tipo y calidad, de dioses, emperadores y retrato-estatuas, entre otros.

Caminando por este pasillo una siente como si miles de miradas de piedra te taladrasen, cada cual más seria y tajante, pues deduzco los dioses no querían ser tallados desde el lado cómico y sí desde el solemne e imperturbable. Má perché?

 

 

 

 

 

d2048El Museo Pio Clementino  también representa una exposición  en la que merece la pena detenerse. Refleja de lleno la esencia más pura de la Roma de la escultura. Esta dispuesto en torno a un patio de planta octogonal a través del cual se van disponiendo hasta 12 habitaciones en las cuales se pueden observar las distintas figuras, todas ellas alucinantes. Una de las más famosas es el  Laocoonte, que a pesar de su antigüedad (data del siglo I D.C) esta conservado en perfectas condiciones, guardando en su expresión y postura una fuerza inimaginable.

La Galería de los Candelabros y la Galería de los Tapices son largas salas dispuestas a modo pasillo por las que se muestra el lujo y la virtuosidad de la Iglesia de otras épocas. Me tocó la fibra una serie de tapices gigantescos que contenían escenas sangrientas de La Matanza de los Inocentes, un pasaje narrado en el Nuevo Testamento en que el rey Herodes manda asesinar a todos los niños menores de 2 años. Observar aquellas figuras, casi a tamaño real, en medio de tal atrocidad , me revolvió por dentro. No me cabe duda que la historia tiene tantos capítulos de luces como de sombras.

Y así entre mapas y cartografías del que fue el Imperio dominante, fuimos llegando al ala de la pintura en donde nos adentramos en la prestigiosa Estacia de Rafael. Sus frescos resultaban ser una maravilla. Tenerlos allí, de repente, me parecía entre raro y mistico. ¿Podía ser que aquella escuela de Atenas fuera la misma que se me enseñó a mi tantas veces en la escuela?

d2112

 

Estabamos casi terminando el recorrido y acercandonos a lo mejor: La Capilla Sixtina. Recuerdo que al entrar me pareció pequeña aunque creo que fue solo una vaga impresion al percibir la aglomeracíon de la sala. Tal era el caso que la estancia estaba vigilada por Carabinieri que a cada poco iban sugiriendo al personal que abandonase, vamos que te van echando directamente mientras entonan la palabra “gentile”, además de que tampoco te dejan echar fotos.

Nosotros no les hicimos caso a ninguna de las dos cosas…sí, sí, somos así de poco gentiles y nos dedicamos a sentarnos un buen rato y disfrutar de aquellas increibles vistas ¡para eso habíamos pagado, oye!. Y es que una comprende tal expectación solo cuando está allí un buen rato anonadada frente  a una obra de tal magnitud, tan perfecta, tan sublime en términos de volúmenes, donde las figuras y encuadres parecen salirse del techo. ¡Creo que ha sido una de las cosas más impresionantes que recuerdo haber visto en mucho tiempo!… eso, o directamente sufrí el Sindrome de Stendhal allí mismo, joder ¡creo que debió ser eso!.

d2119

 

Cuando acabamos me tomé un café reponedor y le dije a pelirrojo cuanto me había emocionado aquella sala…y eso que yo no soy nada religiosa, pero el arte trasciende a toda ideología ¿verdad?.

 

 

d2125

 

Atestados de sensaciones y con las miradas repletas de belleza fuimos abandonando los Museos Capitolinos bajando por su famosa escalera de caracol, para dirigirnos a La Basilica de San Pedro y su imponente columnata. Hicimos la cola correspondiente y,una vez pasados los controles de seguridad, nos adentramos en la Basilica por excelencia; en donde el lujo y el recargamiento del arte canónico cobran su verdadero esplendor. Se respira belleza, dinero y barroquismo en cada rincón, en cada paso, ¡que digo! en cada vistazo.  Es precisamente el Baldaquino de San Pedro, construcción de Bernini, el que resume y concentra todo lo que en esencia representa la Catedral. Esta colosal escultura de dimensiones magníficas se sitúa bajo la Gran Cúpula absorbiendo toda su luz y devolviéndola en forma de brillos a través del bronce. El baldaquino contiene el altar mayor y bajo los cimientos, la cripta en donde está enterrado el apóstol San Pablo.

Como nos había embrujado la cúpula (debió ser eso) allá que fuimos a vislumbrarla de cerca y bendito el momento en que se nos ocurrió la idea. No se cuantos escalones en espiral tuvimos que subir hasta el final, no se cuantos recovecos, cuerdas, paredes a las que me agarré y casi probé a marearme.

Después del esfuerzo, he de reconocer que merece la pena el ascenso por el solo premio de tener Roma ante tus ojos, que es solo un momento fugaz ¡tal vez! pero… ¡tan eterno!, de esos que se cuelan por los ojos para quedarse dormido para siempre entre los recuerdos.

Y bueno, aquí concluye mi recorrido por el Vaticano, a las 15.40 de un viernes de noviembre en el que todavía no habíamos comido más que arte y más arte. Y como de eso, por muy bonito que sea, no se alimenta el cuerpito fuimos buscando donde mangiare y de paso, donde reposar un rato nuestra castigada espalda.

d2220

Despues de esta sesion de spaguetinis,  ya teníamos la noche en lo alto, callendo de plomo. ¡Valgame con los noviembres de Roma!.

 

Fue un regresar que recuerdo de entre los más románticos de mis viajes. Las primeras luces pintaban de amarillo el Tiber, parecía una postal, un lugar de ensueño.

d2232

Atravesamos el Puente de San Angelo y de ahí nos dirigimos  a  Piazza de Navona, una de las más famosas de Roma y yo añadiría …¡y más bonitas!. Además de la imponente Fuente de los cuatro ríos de Bernini, situada justo en el centro, y la Iglesia Santa Inés, resultan curiosos  los grandes escaparates de las tiendas (no poco chulas) que hay en esta plaza.

Lo ultimo que nos quedaba en este ajetreado planing, era el Pantheon de Agripa y aunque ya estábamos fundidos de la cabeza a los pies, no queríamos perdérnoslo. Caminamos un poco más hasta encontrarlo y fuimos seducidos rápidamente por su imagen, imperturbable y majestuosa a pesar del tiempo.

d2265

Realmente es emocionante imaginar que mientras tocas aquellas columnas milenarias, de alguna forma tanteas, con una porción pequeñita de tus manos, siglos y siglos de historia materializados a través de la roca. Nos adentramos en el templo construido como los grandes clásicos con planta redonda y una bóveda de cúpula semicircular taladrada con un  ojo-hueco mas o menos grande en el centro, que permanece abierto y por el que se cuela la luz y el agua.

Continuamos hasta casa haciendo un poco más el ganso con el palito selfie que nos habían vendido a la puerta del Vaticano. Roma, de trasfondo, parecía ser cómplice de nuestras trastadas y del pavo al que por cansancio decidimos sucumbir.

Mientras nos acercábamos a Vía Ratazzi, íbamos saboreando un relax de órdago: una infu calentita del comedor, una ducha reponedora que mejorase la espalda y una cena al más puro estilo “Mukali se queda en la habitación y su amado sale a por la comida” jajajaja…pero ¡que malaje soy!.

Buonanotte, Roma!.

d2289

 

 

 

 

 

 

Roma (I): Primeros contactos con la ciudad.

 

d0003
¡Hasta pronto, España!

Aunque el viaje parecía que iba a comenzar cuando nuestro avión atravesara la bota, lo cierto es que lo había hecho muchas horas antes. Nuestro vuelo salía muy temprano así que cogimos un hotel para el día anterior tenerlo todo preparado. Bajando hacia Málaga nos sorprendió un atardecer español de contrastes totalmente luminosos. Me encanta atrapar estas imagenes de cuadro, sobre la linea de esa carretera que sabes te va a llevar muy, muy lejos…al comienzo de alguno de tus sueños.

 

d1005
¡Buongiorno Italia!

Al día siguiente el vuelo trascurrió con total normalidad. A las 10.30 ya estábamos pisando tierras italianas y cogiendo el primer enlace que nos llevaría hasta nuestro hotel. Hay un tren llamado Leonardo que te conduce desde el aeropuerto de Fiumicino hasta Roma. Cuesta sobre unos 14 euros y es cómodo. Esa era la opción que habíamos barajado cuando de camino nos encontramos con el primer italiano que nos ofrecía otra oferta, llevarnos hasta  la puerta de nuestro hotel por solo dos euros más de lo que costaba el tren y según él aseguró: en solo 40 min. Como parecía a priori un chollo, aceptamos y nos montamos en un pequeño furgón con más turistas como nosotros, que se dirigían a otros hoteles de la ciudad. Lo cierto es que no conocíamos Roma y no fue del todo mala idea, pues en principio no sabes ubicarte y las conexiones te resultan un poco complejas, por lo tanto, en ese sentido  resulta muy  práctico. Por otra parte, este viaje, que para nada duró 40 minutos sino 1 hora y 30 minutos, nos dio para entender el caos automovilístico que se respira en Roma y lo locos que están algunos italianos al volante. Creo que por nada del mundo se me ocurriría coger un coche en esta ciudad. Por poner un ejemplo: se saltan los semáforos que da gusto, inventan carriles de incorporación donde no los hay y no respetan a los peatones que van tranquilamente por  los pasos de cebra…vamos, ¡qué son un peligro pericoloso! eso por no mencionar la hábil capacidad de nuestro conductor de hacer dos o tres cosas a la vez mientras conducía: wassear, escribir en una libreta, hablar con la parienta sin manos libres… ejem, entre otras. Debo decir que pise el pedal de freno imaginario ¡mas de veinte veces!

Una vez que mi corazón probó las dulces mieles de las calzadas romanas, llegamos a Via Ratazzi sanos y salvos….¡menos mal!. Era la calle donde se encontraba el alojamiento que habíamos reservado. No era exactamente un hotel, pero estaba muy bien equipado. Nos recibió Samantha, una italiana muy simpática, que nos puso al día de la ubicación, las conexiones y nos enseñó todo lo necesario de la habitación:  era grande, espaciosa y muy limpia. Según nos dijo, en un italiano que yo todavía dominaba, era la más bonita de las 5 porque era la de la passione. ¡Vaya! eso nos gustó.

 

Después de descansar un ratín y estirar las piernas nos pusimos a estudiar los planos para ver que itinerario nos convenía más. La idea era  coger el Metro  y subir hasta la Piazza del Popolo. De allí iríamos caminando poco a poco pasando por la Piazza di Spagna y uniendo con Fontana di Trevi, callejeando toda la tarde  hasta que llegase el cansancio y de paso acercándonos cada vez más al hotel.

d1015

 

Nada más bajarnos, ya  en  Piazza del Popolo nos cayeron las primeras gotas y aunque auguramos un cielo sospechoso, finalmente el tiempo nos acompañó. Allí nos detuvimos a tomar unas fotos en el famoso Obelisco Flaminio, de origen egipcio y dedicado a Ramses II. Es uno de los más altos y antiguos de la ciudad de Roma. Justo en aquella fuente me atreví a ponerme un sombrero de oso del todo atrevido ¿ a qué me queda bien? ¡era como llevar una losa en la cabeza! jajaja.

 

 

Un poco después de estrenar por Roma mis chorri-ocurrencias, cogimos Vía del Babuino (que es una de las tres arterias que salen de esta plaza) y anduvimos entre escaparates de ropa llenos de maniquíes y precios desorbitados,  hasta Piazza di Spagna. Si algo te das cuenta mientras caminas por esta zona de Roma es del sentido estético que se respira entre los viandantes. Los italianos están acostumbrados a la moda y visten acordes con lo que viven y ven, en general cuidan bastante su aspecto… supongo que también es una ventaja y un aprendizaje con el que crecen y se empapan. Aunque se parecen mucho a los españoles (por lo que a influencia mediterránea se refiere: piel morena, pelo oscuro… ) los italianos, si atiendes, son distintos: tienen una ligera mezcla eslava que les otorga una belleza especial en sus ojos claros y mentón acentuado. Algo que a nosotros nos llama rápidamente la atención. En cambio, si a ellos les preguntas, no tardarán en decirte que gozan de ese arraigo islámico que tienen algunas de las morenas españolas. ¡Cosas de los gustos y la diferencia!.

 

d1052
Algún día entenderé porque este trajecito tan feo cuesta 6000 euros.

Mientras nos íbamos acercando a la escalinata de la Piazza di Spagna le iba contando a pelirrojo si en otra vida podría experimentar eso que hacen algunas famosas como la Pataki, fin de semana de compras en Roma o Londres… guauuuu, ¡que gusto tener esa cartera! esas debían ser las tiendas que visitasen, ni más ni menos… Supongo que tales aberraciones en los precios obedecían a fluctuaciones del lugar en el que se  hallaban, así como lo ostentoso de cada reliquia y cada prenda extrañamente estudiada que lucía en el escaparate como un objeto de proporciones inalcanzables. Claro, eso era lo que iba yo pensando, una turista corriente y moniente que jamás podría permitirse el lujo de comprar en aquellas boutiques.

 

 

Una vez atravesamos la ensoñación versus aberración de la moda, me senté un ratito a descansar mis pensamientos en la escalinata de la plaza. Desde allí se observaba muy bien la fuente de la Barcaccia de Bernini, que recibe el nombre precisamente por su parecido con un barco naufragado. Me pareció curiosa, aunque estaba de obras y eso le quitaba parte de su esencia.

A estas alturas del día, casi empezando la jornada, ya me sentía molida. Recordad que me había levantado a las 5 de la mañana, había tenido un viaje de avión  de por medio y no le había metido nada al cuerpo desde las 6. Era la hora de pensar en comer y reponer energías. Nos sentamos en un restaurante de la zona y nos zampamos una pizza y unos macarrones alla matriciana que estaban de lujo, acompañados de una botellita de vino que nos puso un poco tontorrones. La bebida en Italia es cara, así que sale más a cuenta pedir una botella que una consumición individual. En cuanto al vino, debo decir, que estaba muy bueno… lo suficientemente delicioso como para despertar mi pavo y disimular el cansancio.

 

 

Después de reponer fuerzas seguimos dándole a los pies deleitándonos con ese aire vetusto que se respira en cada una de las calles de esta ciudad. Al tiempo nos iba persiguiendo la primera oleada de adornos navideños sobre las fachadas. En Piazza Colonna hicimos un alto para contemplar la columna de Marco Aurelio,  tallada en forma de espiral de un modo similar a la de Trajano. El cansancio era inevitable y no lo restituía ni el vino pero toda aquella belleza artística nos envolvía en una especie de ensoñación que no nos dejaba rendirnos.

 

 

Nos pedimos un famoso gelatto para continuar en aquella balanza de calorías y placeres…y así, combinando sabores, charla y paseo llegamos hasta el Templo de Adriano en Piazza di Pietra. Aunque solo conserva 11 de las 15 columnas originales, este edificio me impresionó bastante y me senté un buen rato a mirarlo. Las columnas corintias están totalmente agujereadas por el paso del tiempo pero guardan una altura de tal envergadura que te hacen sentir pequeño y distante, mientras la imaginación se despierta tratando de reconstruirlo en los origines, con la solemnidad que todavía hoy , lleno de huecos, desprende.

d1093
Parece que el tiempo le disparó unas cuantas balas ¿no?

 

De aquí nos dirigimos a la famosa Fontana di Trevi. Recuerdo que al llegar me llamó la atención lo pequeño de la plaza para una fuente de dimensiones tan enormes. Allí nos confundimos entre la masa de turistas que morían por tomarse la mejor foto en la fuente más famosa del mundo. Era casi agobiante, cosa que detesto, y yo me preguntaba si aquello era en un noviembre cualquiera ¿que no se habría visto en aquella plaza, un julio o un agosto?. Ah, vale, puede que esos, por romanos los tuvieran más controlados…jajajaj. En fin, olvidad el chiste que es malísimo… Lo dicho, haciendo algunos pinitos y buscando huecos entre la marabunta, conseguimos algunas tomas de premio.

d1119d1105

Era la hora de volver a casa, los pies  no nos regalaban tregua. Aún tocaba perdernos por la enrevesada estructura de callejuelas romanas que probaron la buena orientación de pelirrojo hasta límites inimaginables.

Al fondo, el Coliseo, entre dos luces, nos ofreció el asidero que buscábamos. Tomamos  la boca metro y regresamos a Via Rattazzi. Solo eran las 5 de la tarde de un jueves pero ya era totalmente de noche. Caímos en la cama del  hotel cuan estatuas vivientes y nos regalamos una mega siesta de 3 horas. Luego, nos arreglamos y salimos a cenar por los alrededores. No nos quedaban fuerzas para más y como no teníamos pilas duracell ni Ceregumil en las maletas, decidimos descansar bien y disfrutar de la estancia en el hotel, que también resultaba apetecible. Todavía se vislumbraban dos días más por delante.

¡Ché bella Roma!

Recreaciones

 

 

dsc_1404

 

A veces tiene sentido que los humanos recreemos nuestra historia como una película fidedigna. Ir hacia atrás para entender los crímenes que nos precedieron, las guerras que se libraron o las trincheras que levantaron hombres y mujeres sobre esta Tierra. Quizás forme parte de un plan a largo plazo para asimilar de una vez por todas el oscurantismo del alma humana, la cara pérfida que nos precede en siglos, mientras respiramos recelosos una sociedad que llamamos mejorada. Quien sabe si es el principio de la enmienda o solo un alimentar el morbo, tan común en nuestra especie.

 

dsc_1438

 

 

 Es curioso como mientras asestan la plaza en donde nos hallamos  y los disparos ensordecedores van acoplándose a nuestra piel de un modo inofensivo,  una bandada de palomas revolotea asustadiza, haciendo del cielo un jirón de muerte .

No estaba en el guión. Tampoco las caras de algunos  niños que se olvidaron del espectáculo, de la mentira detrás de la representación, de que todo es un teatro de los que no duelen.

 

dsc_1423

 

Más tarde se levantarán esos que hoy -de una forma imaginaria- cayeron… y no habrá pasado nada. Nada más que la memoria que como una sombra viste la brecha por donde tantas veces erramos.

Desentendidos y ajenos nos alejamos por entre estas calles de piedra, olvidando unos hechos que colocan nuestra brújula moral en constante y frágil desequilibrio. Lo que nos preocupa es que no podemos asegurar que esto que hoy presenciamos no sea también parte de nuestra responsabilidad futura.

dsc_1452

Aquí, en el numero 7 de la calle Melancolía, todavía se atreven a ponernos jamón y cerveza bien fría. Condimentos necesarios para volver a dormir este batiburrillo de sentimientos anacrónicos que nos visitan. Brindamos entre risas pensando que versos escribiría Sabina sobre esos de la SS que justo ahora, almuerzan  a nuestro lado, devorando tapas de morcilla e ibéricos. 

dsc_1460

dsc_1466

 

De regreso a casa, nos besamos por entre las sombras de esas calles estrechas que no conocen al sol. Vamos interceptando campamentos de reliquias y pasados envejecidos que roban nuestra atónita mirada. Ha sido un día increíble que nos acerca un poco más al valor del conocimiento y la compasión, separándonos en lo posible de toda esa crueldad tan palpable en este: nuestro drama sin fecha de caducidad.

 

Vislumbrando la cittá eterna. Algunas curiosidades.

Decía Silvio Negro, periodista y cronista de dos de los más importantes periódicos italianos, que “Roma non basta una vita”, argumento que le sirvió para elogiar y dar titulo a su libro, en el que muestra su devoción y admiración hacia la ciudad clásica por antonomasia.

Ahora que voy a tener la oportunidad de viajar a Roma y que me voy ilustrando poco a poco a cerca de la ciudad y su historia, descubro en esa frase, una verdad como un templo, que bien podría ser el Panteón.

Roma de algún modo, ya sea por el peso que ha condicionado toda su historia o porque goce de sus propias reglas para calibrar el tiempo y el espacio, la eficacia y la moral, ya sea porque siempre figura entre los libros que dieron letras a nuestra cultura y nuestra historia, quizá porque además  sea la única ciudad en el mundo capital de dos estados,  por todo eso probablemente se constituya como  punto de origen e inflexión de obligada visita (“todos los caminos conducen a Roma”), en cuanto a lo que supone gran parte de nuestro legado como europeos y habitantes herederos de las distintas civilizaciones.

En estos días en los que navego buscando información y dedico pequeños instantes  a curiosear por el paradigma de la ciudad, por cuanto conforma de toda esa teoría que nos obligaron a empollar para avanzar en los cursos,  en la  que no solo se la ensalzaba como tema de fundamental aprendizaje sino que además se nos trataba de hacer ver cuanto hemos heredado de aquel viejo  modo de vida, lenguaje, cultura, arte…aun con todo eso en el pequeño baúl cultural de mi memoria,  me doy terrible cuenta de lo inabarcable e incontenible que sigue siendo esta ciudad a la hora de conocerla.

Al mismo tiempo, descubro como al volver a tocar todo aquello que ya aprendí, gran parte se perdió en el trayecto  y  al refrescar, otros tantos conocimientos vuelven con la naturalidad del entonces, el de mis pocos años,  traspasando las fronteras imaginarias del olvido y quedándose de nuevo adheridas a mi retentiva más joven.

Roma sigue siendo eterna, también en parte, para mi memoria. Hoy me admira la atención que pongo sobre los datos curiosos que no son precisamente los que entonces aprendí, y sí los que he ido entresacado y voy apuntando por aquí y en mi libreta. Ya voy contando los días que restan a este viaje en el que he depositado tantas ilusiones y expectativas, preparando durante estas semanas algunas cosas en formato pequeño para mi corto equipaje.

Por ahora os dejo con algunas curiosidades que he ido encontrando mientras leía y que me han atrapado totalmente. A ver que os parecen…

creation_of_adam

  • “La creación de Adán”: de todos es conocido este fresco de Miguel Angel que conforma la bóveda central de la Capilla Sixtina. Si bien lo que siempre se nos ha contado es que trata de representar ese episodio bíblico del génesis en el que Dios le da vida al primer hombre , hasta ahí  todo parece normal. Sin embargo, hace no mucho ha surgido la vertiente de ciertos entendidos en la materia que aseguran que detrás de esta famosa obra de Miguel Angel el autor quiso dejar un mensaje oculto al resto de la humanidad. Si nos fijamos detenidamente en la parte izquierda del cuadro, la que representa a Dios con esa mujer que creemos es Eva, y los querubines, todos aparecen envueltos en una especie de toga o capa roja …¿que órgano humano os sugiere todo el conjunto?. Sí, es exactamente lo que estáis pensando con vuestro brillante cerebro. Miguel Angel se sabe era un profundo amante de la biología y parece claro que algo quería decirnos para que ahí, justo detrás de lo evidente, estuviera pintado lo fundamental para la evolución humana: el cerebro. No se sabe bien si ya el artista nos estaba susurrando de algún modo transgresor para la época que Dios y la religión eran algo que estaba en nuestro coco.  O bien, todo lo contrario, que Dios era el cerebro pensante del que dependía el resto de la humanidad. Y vosotros ¿por cual de las dos teorías os decantáis?

autorretratorafael

  • Rafael Sanzio y su final: poco sabía yo de la muerte temprana de este famoso pintor del Renacimiento. Al parecer fueron sus escarceos amorosos los que le llevaron a la tumba, cosa que yo, hoy por hoy, no termino de creerme. ¿No sería más bien que las conciencias de la época querían darle ese sentido peligroso al sexo en exceso y sin compromiso?.. Dicen que pasaba más tiempo retozando con sus amantes que dándole a los pinceles. Se conservan algunos datos que dan fe del carácter enamoradizo del artista, sin embargo no llegó a comprometerse con ninguna dama y pasó toda su vida en la soltería.

 

  • El vino y el plomo, una combinación ¿tan nefasta?. A todos nos ha llegado, a través del cine y los escritos de la época, episodios de la locura que gastaban los grandes emperadores romanos, desde Tiberio hasta Calígula o Nerón. Pero ¿qué hay de cierto en toda aquella crueldad sin límites que parecía derrocharse en las filas del poder y que hay de inventado a través del tiempo, o  por acérrimos enemigos que quisieron arrojar “basura” sobre la reputación de los susodichos, convirtiendo sus figuras y logros en caricaturas ridículas y soeces?. No me extrañaría, desde luego que así fuese, pues esa crueldad sutil  ha pervivido desde que el hombre es hombre. ¿Y porque os cuento todo esto? Me explico. Hace unos días leía absorta como en muchas páginas de internet escudaban científicamente aquellas locuras (que, dicho sea de paso, algunas tambien tenían su parte de aceptación en la época) repudiando el buen nombre del vino. Y lo hacían además en términos científicos, que si un tal vino sapa era cocido en ollas de plomo que desprendía no se que sustancia perjudial para la mente en dosis elevadas. Saturninismo se llama por lo visto al envenenamiento derivado de la ingesta de plomo. Y yo me pregunto ¿solo los emperadores bebían ese vino supuestamente tan transformador? seguramente también lo hacía la clase alta ¿todos estaban locos de remate?…deberían estarlo por esa regla de tres: vino- olla de plomo-locura. En realidad lo que a mi me parece es que hay mucho de sensacionalismo en todas estas historias y que aquellos episodios de la más encarnecida crueldad pueden explicarse y de hecho han venido ha explicarse toda la vida de Dios como el efecto perverso que tiene la corrupción y la ambición en el ser humano. Y es que me creo que el poder lo cambie todo hasta el punto de no distinguir entre héroes y malvados. Como para pensarse ser presi…jejejeje.

cinco-emperadores-buenos-600x350

 

  • La puerta mágica: Muchos son los monumentos y obras de arte de la Roma antigua que guardan cierto misterio, pero probablemente la puerta mágica sea uno de los que más curiosidad desatan. Se trata de un portal con inscripciones y símbolos indescifrables que está en la Piazza Vittorio Emanuele II. Representa una de las cinco puertas (y la única  en pie) que daban a una antigua residencia del siglo XVII, donde vivía el marqués Massimiliano Palombara, un hombre apasionado por la alquimia. Cuenta la historia, que un buen día se cruzó con un alquimista que le contó que estaba buscando unas hierbas para poder terminar de desarrollar una fórmula que le permitiría convertir cualquier tipo de metal en oro. Imaginaos el chollo. Probablemente en ese momento no le prestó demasiada atención porque era uno de tantos que parecían ir tras el mismo objetivo.A la mañana siguiente, el hombre desapareció pero dejó un pequeño legado: unos copos de oro y un papel donde había diferentes inscripciones con formas geométricas donde- supuestamente- se encontraba la fórmula mágica para crear oro. Palombara mandó grabar los símbolos en las cinco puertas, a la espera de que alguna vez alguien se acercara hasta la villa para ayudarlo a descifrar el misterio. Pasaron cuatro siglos y todavía nadie logró encontrar la respuesta, pero la puerta sigue ahí, omnipresente, detenida en el tiempo, luciendo un mensaje críptico que la vuelve incomprensible y como tal, completamente deseable.

    A mi me parece que también me están entrando ganillas algo locas de descifrarla…aunque no se si serán fruto de mi ambición o de la copilla de vino de este mediodía…jejeje

    20140201_121308

 

Y vosotros ¿habéis estado en Roma? ¿Qué cosas recordáis? ¿Conocíais estas curiosidades?

 

Poesía otoñal.

img_0794

El otoño es una estación que me encanta para salir a hacer rutas y excursiones. Sí, ya se que el verano y la primavera son más calidas y que quizás apetece más al cuerpo por las temperaturas. De acuerdo. Además te puedes bañar, desnudar, .. todo muy bonito y muy hermoso, pero seamos justos,  el otoño goza de otras ventajas que -a mi parecer-  resultan de lo más interesante. Y no, no es coger castañas ni almedras,  cosa que dado mi perfil rumiante, tambien me gusta, mira tú…jejeje.

La razón fundamental es que aún no hace ese frio aterrador del invierno, ni el calor soporífero del verano… y por ende, se puede campar a tus anchas y viajar a todas las horas del día sin que esos pequeños inconvenientes molesten. Por otra parte, está el sindrome brasero, como digo yo, en el que ya, a estas alturas, la gente empieza a incurrir. La humanidad  en masa borreguil  se va resguardando en sus casitas  para ponerse el pijama de pelillo, activando a su vez el modo On- hivernación. Las chimeneas dibujan sobre los cielos su cuadro particular de cafes y tes humeantes, la rutina de camino al colegio, pipipi, papapa, prisas, interiores, estufas, tele, libros……reconozcamoslo:  los humanos en el otoño dejamos de barajar las salidas al aire libre  para pasar a una postura mucho más cómoda y sofisticada que es… sofa+ mantita. Todo tiene su aquel, como todo tiene su provecho.

Y ahí es donde yo me beneficio,¡ mira tú que aprovechada soy!… pero es que todo esto me conduce a pensar con gran estupor y alevosía: ¡Qué maravilla es ir a un lugar natural y no encontrarse ni al Tato!. Un sitio que sabes está petado en las fechas claves de desvarío vacacional y que dos meses despues, milagrosamente, yace desierto. Llamadme asocial, ser solitario…. lo que queráis…. Pero ¡qué placer, leches! Poner la manta y el culete donde te de la gana, caminar sin toparte con domingueros borrachos, ni mesas de picnic, ni radios o sonidos  mobiles que irrumpan estridentes en medio de la naturaleza….

img_0797

Estaréis conmigo en que a estos espacios se acude precisamente para todo lo contrario, huir de la muchedumbre y empaparse de ese silencio tan enriquecedor, que son lugares que cobran más sentido desde la calma y el reencuentro con los sentidos, la esencia mínima de lo que somos y  no para asitir atónitos a ver como un arroyo se convierte en piscina municipal sobre la que se vierten basuras y se bañan perritos.

El otoño escapa de todo ese gentío succionador de lo bello. Es soledad, paleta de colores y lluvia de hojas.  Por todo eso, que para mí es poetico y al mismo tiempo algo frivolo, me encanta y por todo eso (tambien)  he vuelto a un lugar al que ya había ido hace ahora algo más de dos años.

Se trata de un recorrido que engloba varias paradas de interés, entre ellas: el nacimiento de un arroyo especialmente particular,  del que yo guardaba muy buenos recuerdos. Por esas tierras (por vez primera) noté algo así como un pez moverse inquieto dentro de mí. Fue una sensación parecida al fluir del agua de aquel riachuelo, un instante, una burbuja que nacía de la tierra del mismo cuerpo, tal como el agua de aquellas pozas sale del fondo, fenomeno que me dejó entonces helada  confluyendo en mí como dos montañas, formando senderos liquidos de luz, viaje y sonido.

Tengo recuerdos memorables de cada uno de esos lugares naturales que tanto me gustan y  visito, pero pocos comparables a este. Así que volver allí, sobre mis pasos, acompañada esta vez de esos dos pececillos traviesos y de mi conductor favorito, era un viaje que me debía.

img_0799

Al llegar nos sorprendió eso a lo que me he referido en parrafos anteriores, la calma. El sentirnos pequeños en medio de la majestuosidad del lugar. Porque cuando todo está sereno, se siente mejor. Porque merece la pena detenerse a ver como los arboles consiguen mirarse en el espejo del agua y el agua le es fiel devolviendoles una imagen tan cristalina que una no sabe si mirar la superficie o el fondo.

img_0788

Pues no mires, solo siente. Cierra los ojos y atrapa el instante. Y luego…¡ ábrelos! no vaya a ser que un nene se caiga a la chilanca y le de un tangay al pobre de lo fría que está .

Pero para que seais conscientes un poco la magia, hasta para la tarea de ser madre o padre, el campo es como un refugio que te abraza. En cualquier hoja hay un juguete escondido y cualquier piedra representa el mayor de los divertimentos. Hacer crujir las cascaras como una música, contar historias sobre barcos imaginarios que flotan navegando hacia lugares exoticos, escribir y zarandear sobre la tierra lo más sagrado, nuestros nombres, o probar los ardiles de tu madre tirando una zapatilla al agua.

Yavestú. Todo es posible. Hasta formar un calcetín con una bolsa de pan y todos contentos. El bocadillo sabe mejor sentados como jefes indios, compartiendo los buenos alimentos en fiambreras improvisadas y untándose las manos con aceite y choped.

Ahí, justo al lado de nuestras costumbres tan prosaicas, el ejercicio de la naturaleza sigue incansable su curso mientras los arboles con su lluvia cadenciosa, de hojas de cien colores, hacen que los niños miren estasiados.

img_0796

img_0798

Es verdad. Todavía quedan restos de un verano que ya no volverá. Huellas de vestigios de un hombre y su sombra: el grifo de cerveza ya cerrado, el eco del gentío  que como fantasmas irrumpen en nuestra imaginación, la caseta con las sillas apiladas  y llenas de polvo y los carteles que siguen recordando normas de respeto que algunos -todavía- no cumplirán. Contemplamos todo este paisaje, tan ajenos, a distancia de una fecha que nos coloca como favoritos, como si el paisaje nos hubiera tejido un traje a su favor y ya fueramos habitantes suyos más que nuestros.

Nos vamos. Muy a nuestro pesar recogemos la manta y convencemos a los más pequeños e inocentes. La palabra castillo suena genial. Los juguetes desaparecerán y con ellos tambien nuestras voces menudas, escondidas entre la arboleda, donde casi no hacían bulto, ni sombra. Mientras, todavía con ganas de repetir aquella buena tarde de 2014, nos encaminamos hacia otro lugar más concurrido a las faldas de ese ya renombrado castillo.

 

El atardecer se ha estropeado con nublos que parecen sacados de Mordor, pero dos autobuses de turistas nos recuerdan que todavía quedan locos (a parte de nosotros) capaces de desafiar al tiempo con tal de caminar sobre un trocito de piedra e historia. Con los niños ya en los carros, gastamos las ultimas fuerzas del sábado, escuchando el penetrante sonido de la llamada de la iglesia y el leve arrullo de las palomas, sobre el campanal, mientras contemplamos absortos como el pueblo empieza a encender sus farolas a destiempo, convencidos tal vez por la llamada de un cielo apocaliptico.

Ya sí que nos vamos del todo. Esta vez para casa. Sonreímos al comprobar -con los ojos algo vizcos- como las primeras gotas caen sobre la protección que nos ofrece la luneta del coche. Va a caer una buena. Hemos tenido suerte. No nos ha pillado la tormenta.

 

 

 

Final de curso y nuevas perspectivas.

IMG_6834

La luz entraba por la ventana de la cocina dibujando un triángulo de sol en la pared naranja. Desayunaba tranquilamente, sin reloj, dejando -todavía- mandar a otro más sabio, el cuerpo, que había espabilado con la costumbre del horario laboral y la alarma.

Aquella mañana no sonó la aniquiladora, como de costumbre. Habían comenzado sus recién estrenadas vacaciones…tenía mil cosas por hacer, proyectos y momentos por delante que le arrancaban una sonrisa..pero no la detuvo  el reflexionar un poco más sobre los ultimos acontecimientos.

Recordó la semana anterior, la despedida y el cierre de otra etapa. El silencio atípico correteando por entre los pasillos del cole, el sonido – algo más anterior- de las mochilas traqueteando sobre las baldosas, el teatro de las maestras y el de los niños,  las comidas y risas con los compañeros,   los abrazos de última hora y la hora de las últimas lágrimas.

Todo se había quedado recogido en otra carpeta más que tenía por título una ciudad, calurosa hasta el hastío, cuna de grafiteros celebres, abierta a sus llanos de olivares  y sus gentes viviendo deprisa, resistidas aún a la costumbre del trato cercano y el curioseo, más propia de pueblo que de urbe.

 

Se había habituado a ir dejando sensaciones y huellas por cuantos lugares transitaba e igualmente se había hecho a que la situación no acarrease tristeza alguna en su interior, sino más bien una dádiva que cosechar como parte del recorrido.

Había aprendido con mucho esfuerzo a aceptar opiniones negativas como parte del plan y de cuanto había vivido, puesto que no sería lógico contentar a todos, ni llegar de la misma forma y tampoco le compensaba hacer crítica de eso, sino más bien asimilarla y seguir hacia adelante.. quedandose con  quienes sí habían demostrado estar ahí y considerándola importante.

Es cierto, le estaba gustando eso de aventurarse, andar de aquí para allá con la maleta siempre a medias, conocer y empaparse de variados acentos, hacerse a una amplia gama de contextos y familias, ciudades y reveses con los que bailar. No sabía bien qué aliciente podía tener tal fluctuación para ella, cuando lo lógico es que cualquiera -en su situación- ansiase la estabilidad y la comodidad que aporta el estar fija en un punto .

Ella misma sabía que tal comodidad tampoco era sinónimo de felicidad. Al fin y al cabo su casa siempre estaría donde estuviera ella, con sus niños, con su chico, o a solas impregnándole su particular esencia…el resto era un añadido que no podía tener un punto concreto en el mapa.

Y realmente le gustaba que no lo tuviese y que lo imprevisible y lo nuevo la siguiese por donde fuera.

Eran todas ellas una montaña de sensaciones que había ido adquiriendo en los últimos años, que dejaban entrever una mujer distinta, lo que nos cambia cada paso o cuanto hay tras ese umbral de comodidad que a veces nos da pavor cruzar.

En otro tiempo hubiera preferido cerrarse en banda, quedarse en lo archiconocido…pero ya sabía de antemano que – aún así- el destino del maestro era indefinido. Que mejor que abrirse a la posiblidad de un azar más amplio en el mapa, con el que poder enriquecerse y tomar como experiencia para años venideros. Que mejor que probarse a sí misma en diferentes situaciones, enseñarle a sus hijos diferentes hogares y ver otros lugares que los ya conocidos.

Sabía que no mucha gente entendería su postura, que habría quien pusiera a parir su decisión transeunte como madre…¿había desarrollado una habilidad especial para este tipo de juicios? ¿que importaba todo eso si su intuición y su espíritu creían ir en la dirección correcta?.

Estaba segura de que había algo que no había perdido en todos sus pocos o muchos años, que era el gusto por viajar y ese espíritu aventurero. Sabía que solo iba a tener una vida para aprovecharla: ver otras cosas, conocer otros mundos y tratar con otras gentes… y sabía que ser ella en verdad era la única forma posible de sentirse plena…

y NO, no se iba a limitar por mucho que la comodidad y la costumbre fueran disyuntivas tentadoras. Y  menos, por el hecho de que otras/os, que pensasen totalmente diferente, creyesen que hay una sola manera acertada de ser madre o mujer- a menudo acorde con la que ellas practican.

 

FELICES VACACIONES A TODAS/OS!!!!!

 

 

 

 

¿Que hace una chica rural en una ciudad como esta?

MADRID, 21 DE SEPTIEMBRE DE 2013.

YO POR EL MUNDO.

https://i2.wp.com/us.123rf.com/400wm/400/400/massonforstock/massonforstock1109/massonforstock110900781/10744234-chica-solitaria-con-la-maleta-y-un-paraguas-en-el-campo-rural-foto-en-el-estilo-de-la-antigua-imagen.jpg

Aquí se presenta servidora, una chica rural, lo que comunmente se viene diciendo “de pueblo”.

Jamás he salido de los límites de mi provincia sola. Los viajes que he hecho siempre los realicé con mi chico o en su defecto, con amigas. Así que me he ido acomodando a la variable facilona de viajar acompañada de un gps pelirrojo que  me ha hecho relajarme  sabiendo que todo está bajo control, porque una cosa es cierta: Me oriento fatal….pero es que nunca lo he intentado!!!

UNA MAÑANA DE SEPTIEMBRE.

https://www.seguronline.com/userfiles/image/seguros/cama-casa-rural-en-monte.jpg

Una mañana de septiembre llegó, y mi querida Trax me propuso un viaje,  yo pensé ¿porque no? ¿porque no probarme a mí misma?¿Seré capaz? . Y me envalentoné a viajar SOLA a Madrid entusiasmada por conocer a mis compis de blogs y de paso comprobar si soy o no un pato mareado en la urbe.

Me apetecía un finde para mí, me apetecía recargar energías y de paso poner cara y hacer más cercanas a esas personas que tanto me han apoyado y divertido desde que entré en la bloggosfera.

LLEGADA A LOS MADRILES.

https://i2.wp.com/data.whicdn.com/images/13814828/alone-city-girl-lights-Favim.com-126754_original.jpg

A las 12 y 15 ya  estaba  la  pueblerina pisando Atocha, me faltaban las gallinas (como dice Trax)…..cuidadín que voy!!!!!!!!!!!! jajaja.

Nada más salir empecé a coger mis mapas y el gps del mobil (todo a la vez) parecía  Dora la exploradora, me faltaba la linternita en la cabeza. Andé y andé cargada hasta que encontré una marquesina de esas que pone “usted está aquí”…y allí me fui yo directita a mirar, alzo las gafas de sol, miro y remiro……pues ni puñetera idea!!!. Así que decidí seguir mi instinto “el de pueblo”. Ví una glorieta que había visualizado en casa y una vez allí avisté el Museo Reina Sofía……vale!!! mi hotel estaba cerca, voy en la dirección correcta. Intenté seguir el callejero del I phone pero…. lo que son las cosas!!!!, te crees que te vas a equivocar, que será dificilisimo y acerté de pleno. Allí justo en frente estaba ya el letrero de mi calle Avda. de las Delicias. Unos cuantos pasos más y mi hotel.

Ufffff, prueba superada!!!!! No soy una inutil integral. Mi chico al otro lado del movil suspira….jajaj, que poca fe tiene en mí.

CHANCES MUSEISTICOS

o

Antes de la quedada tuve un ratito para ir al museo Reina Sofía a dar una vueltecilla cultural. Nada más llegar me acordé de la última vez que lo visité con el pelirrojo, que no paraba de decirme que aquello no era arte….y es cierto, quizás algunas de aquellas obras las pueda hacer yo con una mano atada al culo y los ojos vendados……. había cada cosa que NO COMMENT….Por suerte, encontre cuadros bonitos, pinturas que me fascinaron, pero me llega mucho más lo real y figurativo que unos cuantos brochazos  sin forma definida.

Una cosa que me resultó curiosisima fue una especie de patio cerrado con chinas en donde había unas jaulas con loros de mentira y unas chavolas mal puestas….todo ello decorado con vegetación de esas que tienen las madres en los balcones, nada nuevo….!!! ¿esto es arte?……me metí en el jardín de chinas intentando encontrar la esencia de la obra, incluso me detuve a ver si es que tenía que esperar que me llegase la inspiración divina……..pero no!!!! a mi que no me vendan la moto!! soy de pueblo pero aquello era un patio corrientito no una obra de arte, y SANSEACABÓ.

Tengo un defectillo y es que allá donde voy siempre me pasa un “algo”. Esta vez no iba a ser menos, encima sola!!!.  De pronto veo un cuadro…. imaginaroslo:  un lienzo grande enorme pintado de color blanco y justo en medio hay un agujerito del que sale una ramita de hiedra variegada….Yo me acerqué abducida por la curiosidad de saber si aquella planta era real o no, entonces la miré muy de cerca, (casí me la como) y como no podía saberlo solo utilizando la vista, no dude en tocar una hojita para comprobar si aquello era o no plastiquillo. De pronto una voz masculina me dictamina contundentemente: Señorita las obras no se tocan!!!!.... y yo ni lo habia visto, estaba allí justo a mí lado el “inspector” canalla, el azafato delator….. y me había pillado con las manos en la masa!!!.  Me excusé diciéndole que solo quería comprobar si era o no real, pero le dio igual.

Pues que le den!!! yo ya saqué mis conclusiones: era una planta real y creo que detras estaría la macetita escondida.

ENCUENTRO CON UNA RUBIA MUY LEGAL.

https://i0.wp.com/q-ec.bstatic.com/images/hotel/max300/136/13635712.jpg

El taxi me dejó en la puerta del hotel de Trax. La idea inicial era alojarnos juntas pero por un error de logística mío al final tuvimos que dormir en distintos hoteles. Me bajé a las 18:40 en el suyo entré en el hall, busqué mi movil cuando veo que me mira una rubia despampanante con gafas de pasta negras. Esta buena la joia!!!…..

Nos quedamos mirandonos y ella me señala con el dedo ¿eres tu? Siiiiiiiiiiiiii!!!! que sorpresa!!! nos fundimos en un gran abrazo y al instante parecía que la conocía de toda la vida. Algo mágico, sorprendente. Subimos a su cuarto, dejó unas cosas y nos dirigimos hacia SOL charlando de nuestras vidas. Me sentí super agusto a su lado, tanto que me fie de ella y desconecté el gps mukali, cuando de pronto…..!!¿nos hemos perdido?!!. Donde estamos?? risas y más risas. Saqué el movil y empezamos a situarnos, vaya dos!!!…

ENCUENTRO CON ALTER, CONSORTE, RAQUEL, VAYA, TELITA Y ABRIL.

Por fin llegamos al Oso y el Madroño y empezamos a hacer llamadas. Entre el gentío fueron apareciendo Vicky de Vaya Telita y despues Raquel una terapeuta temprana, mas tarde llegaron Alter, Consorte y Abril (no puedo enlazarte)  Paula (tambien de Vaya Telita) llegaría a la hora de la cena.

https://i2.wp.com/www.portalviajar.com/europa/espana/madrid/madrid%207%20-%20plaza%20de%20santa%20ana.JPG

Aterrizamos en Plaza Santa Ana despues de un paseo con charla. Nos tomamos unos refrescos y se nos pasó la tarde volada, intentando solucionar el mundo, hablando de politica, de blogs, de trabajo, de gatos!!…

Cuando nos hartamos y el estomago empezó a rugir fuimos buscando algun sitio para comer. Llegó Paula y ya estabamos todas, pero se nos habían marchado ya Raquel y Abril. Que pena no haber cenado todas juntas!!!!

Navegamos en alguna dirección (no me pregunteis cual porque aqui desconecté tambien el gps) y a cosa de las 11 encontramos una terracita con sitio, cosa nada fácil porque estaba todo petado….para que luego digan que hay crisis en España!!.

Allí nos recibio un camarerito de lo más característico, parecía ruso, y hablaba un español con acento extranjero. Era un personaje peculiar, ya lo decía su caballito de mar orejero. Nos sentamos y nos quiso vender el filetón de carne, (pero hombre ¿¿¿!!! para cenar entrecot!!!????) despues unos chipirones……pero nosotras a nuestra aire, no le dimos muchos vuelos…….sobretodo yo…..que fue ver la sepia en la carta y se me encendieron los ojillos. Y todos decían A mi me da igual, a mi me gusta todo, lo que querais……jajaja, y yo con un hambre de espanto. Así que por fin dije : Pues nenas a mi me encanta la sepia!!! la pedimos??!!! ……¿para que diría nada? jajajaj, ya me quedé con la chica de la sepia. Hasta el camarero guason me la soltó delante….que risa, oye!!. Pero que conste que la ración estaba buenísima.

Nos pusimos a hablar y hablar y parecía que nos habían dado cuerda, Alter y su chico nos entretenían con sus historias caseras, vaya pareja más genial!!….Vicky y Paula tambien participaban enseñandonos sus nuevos catalogos, Trax nos relataba sus miedos con las pelis…. entre tanto el camarero ponía antena y orejas y trataba de inmiscuirse en nuestras conversaciones aportando anecdotas del mas allá. Todo un caso. Menos mal que estaba el chico de Alter, sino yo creo que se sienta allí a nuestro lado a ligar y  soltar fanfarroneos.

Y nos dieron las una y pico  y ya empezaba a refrescar. Acompañamos a Trax todos  hacia su hotel y allí la despedimos. Yo me quedé con Paula y Vicky que tenían coche y me acercaron hasta mi hotel. Vaya telita, que chicas tan majas!!!….y me dijeron adios con un: “Aprovecha el hidromasaje!!“.

EL REGRESO

https://i1.wp.com/www.fotosdemadrid.es/blog/ficherosPosts/Monumentos/EstacionDeAtocha/EstacionDeAtocha.jpg

Tocaba vuelta a casa pero aún me quedan dos peripecias de la pueblerina en Madrid.

Quedo con Trax en Atocha para una última despedida y no logramos encontrarnos:

-Pero donde estas?

– Aqui al lado de unos arboles.

– Pero aqui hay arboles y no te veo……ainssss, donde estas!!!

Esto es muy grande…..me pierdo!!

Y al final despues de varias vueltas, no conseguimos encontrarnos, porque la hora se echaba encima. Pero le agradezco el esfuerzo y se que nos volveremos a ver…quizás en Almería? ojalá!………y a ver si se animan los churris!!.

Segunda peripecia: no encuentro mi tren. Me pierdo en las vías y no localizo el lugar, entro, salgo, pregunto, a todo esto silencio el movil porque se que pelirrojo está wasseandome y no quiero ponerlo nervioso y que me ponga a mí. Miro las pantallas y mi tren aún sin localización. Pregunto a una azafata, me dicen que por allí, pero nada!!! enciendo el movil de nuevo y mi chico histerico….. y yo: que lo pierdo, que lo pierdo!!! ……Al final y despues de los mil sudores de la muerte, salio en pantalla y lo localicé.

Ainsssssss, respiro.   No estoy hecha para la la ciudad pero ….!qué bien lo he pasado, leches!.

Gracias a tod@s y cad@ un@ de l@s que me habeis acompañado este finde.

Sois tod@s fantastic@s y me llevo de cada cual un recuerdo fabuloso.

Espero que nos volvamos a ver, camaradas!!!

Flashes de Madrid.

Madrid es de esas ciudades a las que he ido poco y espaciado pero de la que siempre guardo buenas paginas.

Con solo 17 añitos mi tío me acarreó en un viaje de empresa para que conociera la ciudad. Yo era su ojito derecho y además por aquel entonces andaba conquistando a su novieta, así que nos alojó en el Meliá Castilla en una de las mejores habitaciones y con unas vistas impresionantes de la ciudad. Recuerdo flashes, ascensores dorados, pasillos enmoquetados  en rojo con servidores de cubitos de hielo, un aparato que te planchaba la ropa, un buffet alucinante… una gozada para cada uno de los sentidos.

https://i0.wp.com/media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-s/02/5d/24/85/ascensores-de-lujo.jpg

Por el día trabajabamos en IFEMA, yo intentando practicar mi pésimo inglés y facturando productos….por la noche nos moviamos por los mejores sitios de la ciudad. Recuerdo la sala Joe Slava, que por aquel entonces, ya me impactó. Yo era muy pequeña y había visto poco de  ciudad, pero aquel sitio quedó grabado como un flash en mi memoria. Esa disposición en forma de anfiteatro en torno a una gran pantalla central. El gentío, la musica, la sala reservada… Aún si cierro los ojos puedo verla.Sigue  intacta en mi memoria. Me ocurre con los FLASHES,  inmortalizo lugares y momentos y despues vuelvo a ellos repetidamente.

*************************************

Más tarde, con 21 años, volví a subir en viaje de empresa. Esta vez acompañada de la hija del socio de mi tío, una niña un tanto peculiar y muy diferente a mí. La suerte que entre trabajo, pedidos y clientes…no nos quedaba mucho tiempo para la charla, ni ganas de empatizar con aquella chavalilla. Nos alojabamos en un hotel a las afueras de la ciudad y de aquí guardó otro flash que me marcó por contrastante. Andaba la niñatilla explicandome toda la ropa y botitas que se había traído al viaje, parecía una modelo, cuando me asomé a una de las ventanas de la habitación. Justo en frente había una comunidad de chavolas enorme, calculo que unas 100, construídas con restos de plásticos, hierros y residuos inservibles. Observando la  cara sucia de la ciudad quedé contrariada en un limbo durante bastantes minutos. Nunca había visto de cerca tanta pobreza junta.

https://micaminobuscandot.files.wordpress.com/2013/09/afde5-chabolismo.jpg

A  la noche,  dejabamos espacio para salir y desconectar. Recuerdo que siempre cenabamos en un restaurante que por entonces se llamaba Yolimar, en donde había un chino muy amable y nos trataban a cuerpo de rey.   Mas tarde, los más jóvenes ibamos a CAPITAL, ya que la caprichosita quería ir allí  y pudimos bailar en las 7 plantas de la disco.

https://micaminobuscandot.files.wordpress.com/2013/09/e4061-kapital.jpg

*************************************

Pasaron 5 años y con 26 volví a Madrid. Este vez con mi chico. Andabamos escasos de presupuesto y reservamos noche en un hostalito de Atocha. Pensamos que sería coqueto. No voy a decir nombre porque no quiero aguarle el pan a nadie, pero el hostalito era un antro de mala muerte. Mientras subiamos las escaleras nos dimos cuenta.

https://i0.wp.com/fotos.muchoviaje.com/images/BK/max500_736_7369599.jpg

Estaban sucias, viejas, y la madera chirriaba al paso de nuestros pies. Nada más llegar nos recibió una anciana que parecía de anuncio, probablemente en este la hubieran caracterizado peor. Alpargatas con calcetines altos, vestido oscuro del año de matusalen, pelo mofeta mal averiguado, gafas de culo vaso…. y una incultura aplastante. Nos hizo pasar y nos sento al lado de una mesita que hacía las veces de despacho, nos pidió los dni y se puso a apuntar los datos….pero cuando digo apuntar digo APUNTAR! copió todos y cada uno de los datos de nuestros dni, los de delante y los de detras, en una libreta de cuadritos como la que llevabamos al colegio, se lió a hacer el manuscrito…. vamos que daban ganas de poner un porreteo y comprarle una fotocopiadora.

https://i2.wp.com/thumbs.dreamstime.com/x/la-m%C3%A1s-vieja-mujer-de-risa-escribe-en-el-papel-14789175.jpg

El y yo nos mirabamos anonadados. Despues nos mandó a la planta de arriba en donde estaba supuestamente su hijo, que nos indicaría nuestra habitación.

Nos pusimos a llamar repetidamente y allí no abría nadie. Al cabo de 5 minutos cuando ya ibamos a desistir por fín abrió un tipo, que visto su comportamiento y la situación para mí que estaba dandole al bandurrio…..jajaj……..lo que faltaba!!. Aquel hostal era un asco.

https://i0.wp.com/farm4.staticflickr.com/3357/3497805751_fd9948cd70.jpg

Nos hizo pasar por un pasillo que contenía distintas habitaciones…nos indicó la nuestra y nos repuso jabón. Yo no me quería quedar allí ni loca, veía aquel lugar inseguro, raro, viejo…..pero el me animó y nos marchamos de allí rápido para olvidar el percance.

Llegamos al famoso Bernabeu y nos sentamos en un sitio privilegiado ¿porque no nos hemos gastado más en el alojamiento y menos en la entrada?…le decía yo repetidamente. Pero ya no había vuelta atras, estabamos sentenciados a dormir allí. Comenzó a llover y compramos unos chubasqueros. Otro flash que recuerdo de esos que se quedan grabados es la figura de Sergio Ramos. !Qué tipo!, cuando lo observaba correr por la banda creía estar viendo un talento sobrenatural, un deportista con una garra sobrehumana. En la tv todo se apocopa, solo cuando lo observas a pie de campo caes en la cuenta del talento físico de esas figuras.

http://halamadrid123.files.wordpress.com/2013/06/sergio-ramos-getafe.jpg

Terminó el partido y Salimos del campo. Teníamos un hambre voraz. La lluvia seguía cayendo fina pero ya no nos importaba mojarnos. Hacia frío y fuimos en busca de un museo del jamon, no conocíamos otra cosa y allá que nos dejamos caer buscando un poquito de calor. Nos comimos una sopa que nos repuso el alma. Creo que resucitamos. El segundo no lo recuerdo porque todos los méritos se los llevó el primero.

https://i0.wp.com/aevo2.com/blog/wp-content/uploads/2012/10/Sopa-de-Picadillo.jpg

Como dice el refran en barriga llena no hay pena….. y que razón….volvimos camino del antro carcajeandonos de todo. Eso lo recuerdo bien, porque otro de los flashes que guardo es que mientras regresabamos felices y repletos, en el camino nos encontramos con 4 vagabundos durmiendo sobre unos cartones. No lo he olvidado, aquello nos cortó la risa… porque por donde nosotros vivimos esas realidades apenas se veian (ahora más) y porque estabamos especialmente sentimentales…..de estas veces que te pilla con las “defensas bajas”.

Al llegar al hostal y para sorpresa nuestra la calefacción estaba encendida y todo dormía bajo un silencio sepulcral.  Aquel no era el mejor de los hoteles, ni el colchón, ni el mini baño…me quité la ropa mojada y me quedé allí unos segundos frente a la ventana observando como el viento azotaba unos arboles de enfrente. Sonreí. Y me sentí en casa a pesar de todo.

https://i1.wp.com/losrelatosdepatri.megustaescribir.com/files/2011/12/LLUVIA-EN-LA-VENTANA.jpg

Con el tiempo entendí que  lo importante no son los lugares sino las personas y que justo cuando las situaciones se complican surge la magia. Creo que “pasando fatigas” es como mejor me lo he pasado en mi vida.

 

**********************************

Recordando  he caído  en la cuenta de que en 2010 volví a Madrid con él. Ya estabamos casados y el motivo fue distinto. Había que subir a por un coche de empresa, recogerlo y bajarnos.  Vista la experiencia en el antro años atras esta vez no escatimamos en hotel….de todo aprende uno. …jejeje. Nos alojamos en uno de los hoteles con las mejores panoramicas de  Gran Via. Justo al lado del cartel de la Schweppes en la11ª planta. Las vistas eran inmejorables.

DSC_0073

 

 

De nuevo acuden flashes de un amanecer y una ventana con la ciudad frente a nuestros pies.

DSC_0090

Esta vez no hubo tiempo para musical, ni museos….. se me olvidaron los calcetines……valgame dios!! y fuimos al H&M de Gran Via……..a reponer. Nos volvimos locos y en menos de una hora gastamos más de 100 euros. No todo en calcetines, que por cierto salieron buenísimos y aún viven.

Esos son mis flashes de una ciudad a la que volveré.

Y seguiré sorprendiendome de la vida de la capital, de sus gentes, de sus rincones…

 Y seguiré escribiendo parrafos de momentos valiosos en mi memoria.

 

 

Una pregunta ¿qué FLASHES guardais vosotros de vuestros viajes a Madrid?

 

“AGOSTEANDO” EN EL ALTIPLANO.

Ya en una ocasión os expliqué lo penosas que resultan las noticias en vacaciones. Habréis comprobado que en estos tres meses  que dura el verano nos acribillan a playas por castigo. Parece que si no visitas  ese lugar de arena y mar, eres un raro o un ermitaño, o …vete tu a saber…… Tienes que ir!!!…..TOCA. Y no pasa nada si no te enteras hoy porque mañana te lo volverán a repetir hasta que cuele. Son así de graciosos nuestros productores televisivos.

Doy fe que es posible agostear sin playa, aunque no lo creáis, no se acaba el mundo y hay lugares magníficos que esconden secretos…porque solo hace falta tener ganas de pasárselo bien y unos amigos con los que hacerlo.

Este agosto me he negado a ser sardina enlatada en cualquier playa concurrida de la línea mediterránea,…  me he negado a ponerme a leer un libro y que un chiquillo malcriado pase a tu lado corriendo llenándotelo de arena,….  me he negado a soportar  banales preocupaciones de sábado de unos semi adolescentes…  me he negado a escuchar cada dos por tres al tío de los pasteles, o el de las coca-colas, o a la china que promete hacer  masajes de ensueño…..

¿De verdad se puede uno relajar en un ambiente así?…

Huyo…..huyo de las playas multitudinarias de agosto.

Os propongo otra cosa diferente. Un pueblo en la altiplanicie granadina, una casa-cueva con temperatura fresca y constante todo el año,…..tendréis el lujo de pasar algo de repelús en verano!!! colcha incluida para dormir…

…..¿Os gusta? pues a todo ello  le sumamos….. dos mega pantanos habilitados para el baño, con playas artificiales y naturistas (para el que se atreva!),  piragüismo y otros deportes de agua y viento.

Uno de los  embalses recuerda a esos lagos de la Baviera alemana, por la abundante vegetación de pinos en ringlera y bosques tupidos que lindan con la Sierra de Cazorla…

Una vez dentro la experiencia es inimaginable, sin olas a las que atender ni salitre en la piel, los azules del cielo se chocan con los verdes boscosos……no tiene nada que envidiarle a ese lugar tan publicitado en tv….de verdad!

La segunda laguna representa todo lo contrario: una mole de agua mucho mayor, un paisaje salpicado con dunas áridas de tierra y matorral desértico, pareciera que estás en mitad de una de esas pelis western de Corleone….pero con pantano incluido!.

La parte culinaria también merece especial mención por su especialidad en carnes. Podréis degustar la mejor chistorra del mundo (al menos para mí) y acompañarla de una Alambra  Reserva 1925……No es cualquier cosa, aunque tambien os digo que esta cerveza es para tomarla despacio por su contenido en alcohol ligeramente más alto que otras variedades.

….. y una vez estamos ambientados con buena birra, tapitas,…. baños en mares de agua dulce…. aire y naturaleza…

aun nos queda el momento feria de pueblo.

Cuando cae la noche la tradición se engalana con bombillas blancas y puestos de churros humeantes, artesanías variopintas, atracciones infantiles  y algodones dulces……… y tú no quieres caer pero al final siempre hay alguno que te tienta… y acabas mezclando alcohol con churros y algodon rosa……jajaj. Todo un cocktail que espero no sea muy tenido en cuenta por mi estómago.

Una plaza rectangular aúna el bullicio,  con su fuentecita decorada con angelitos y chorros. Van pasando las horas y  van llenándose mesas….con ese gentío tan personificado que todo pueblo tiene. Entre los aldeanos se repiten patrones: el ricachón del lugar con sus aires de aquiestoyyo, la mujer humilde que aprovecha la fecha para sacar a lucir su vestido de cocktail……el carnicero que se disfraza de gafapastas enchaquetado y con pañuelo… el borracho al que habría que patentarle su coreografía ensimismada y solitaria…

….y los amigos que trabajaron o compartieron vivencias…..y se reúnen cada verano desde distintos puntos geográficos para rememorar momentos.

Y para terminar, no podemos olvidarnos de un factor muy importante en cualquier feria de pueblo: la orquesta.

O mejor dicho: la semi-orquesta….Es de penoso repertorio, con popurris imposibles y desafines constantes……..pero tiene un aquel en su propia torpeza. Cualquier grupo de mediana calidad jamás te obligaría a bailar la peor versión del “Chiquitita” de ABBA. Esa canción no está hecha para pasárselo bien, no cuadra, no……no….!!!. Pero y lo que te ríes?…. a esas alturas ya es imposible que te quiten lo bailao porque estás dispuesto a gambetear cualquier media copla con ritmo….

El momento pasodoble pueblerino también es mítico. Al sonido de sus notas tan manidas, los duos (más bien mayores) salen en tromba a la pista a exponer sus dotes bailarinas. Es una competición curiosa que gusta observar porque siempre hay una o dos parejas que se las saben todas y se sienten como los triunfadores de la pista, con sus movimientos pasean orgullo, parecieran hablar con su imponente brío…….“eleeeeeee, aquí estoy yo!!! quitaros de en medio que voy!!!…”.

Nooooo!!  gracias a Dios a esa competición no me uní….jajaja.

Y así se pasan los días y las horas en un pueblecito perdido de Granada,

sin necesidad  de llevar arena pegada en los pies, pero sí muy buenos ratos en el cuerpo.

Hay vida lejos de la costa.

“Agostear” así debería estar promocionado, recomendado y publicitado!!!!

 

Para saber más de la zona….