Archivo de la categoría: mi hada payasa

Estendal con abas

Hace poco fui a uno de esos enormes almacenes chinos y tuve una experiencia conmovedora, que unida a mi archiconocida sensibilidad, generó en mí un estado de shock tal que ya,  ¡no soy la misma!.

Bueno, sabéis de sobra quienes os habéis movido por estos bazares, que se puede encontrar hasta leche de burra y con esta mentalidad (un tanto abierta y un tanto temible) iba yo en busca de un objeto cotidiano que me hacía mucha falta (no seáis mal pensad@s…) y que allí podría encontrar a un precio más o menos elegante.

Ni que decir tiene que yo en los chinos, me pierdo y me encanto. Así que cuando dispongo de algo de tiempo, me gusta entretenerme deleitándome con toda esa ingente cantidad de chorradas cosicosas que se puede encontrar en tan conocido lugar.

Voy a confesaros un secretillo. Es esta una costumbre que adquirí hace ya algunos años cuando me mandaron a trabajar a un pueblecito perdido de la civilización, de los interneses y de todo entretenimiento posible. Allí lo más divertido, como podéis deducir, era ir a los chinos. Y allí, evidentemente, me “envicié”. Quedaron por mi memoria claras reminiscencias de aquellos instantes sumisos y devotos, de aquellos lindos paseos por el bazar oriental…que  aún no lo he superado…y lo que pasa, bucle en conductas…que en eso soy la leche…jajaja.

En fin, no me enrollo ornamentando el post y paso a contaros…

La visita me dio para descubrir el nuevo plato chino (próximamente en restaurantes) con el que quedé algo aturdida y confusa. Os lo presento a continuación :

IMG_9732

Como veis, se llama Estendal com abas y creo que tiene la increíble novedad de ir acompañado de un estupendo curso practico sobre como tender la ropa con la rubia vestida de bávara, para que nos enseñe a  las mujeres, sobretodo a nosotras, como hacer para que las habas con tocinillo no se nos peguen al riñón.

Hay que tender y hay que comer. Eso está claro. Pero no de cualquier forma, señoritas. Prestad atención…

La clave está en el tendedero, de máxima resistencia (se especifica más abajo, por si alguna le diera por tumbarse encima en plan leona)  y una fotografía tamaño A3 de nuestra flamante tiabuenaamiga que nos muestra claramente como se han de tender los trapos vestida con ropilla de estar por casa.

La reflexión es, querid@s amig@s…EN TODOS LOS SITIOS SE CUECEN HABAS…porque ¿quien sabe? nunca se sabe si algún gato pardo desde el tejado pudiera estar observando. Por eso ella, consciente y sabedora, sale a tender la colada con su pelo divino, sus medias de novia de orquesta  y sus tacones de la muerte.  Son requerimientos de los que solo entienden las azoteas y …por supuesto ¡el estendal con abas!

¿Os atrevéis a probarlo?….yo ya tengo el mío.

 

 

 

 

 

Anuncios