Archivo de la etiqueta: momentos

Las palabras que verdaderamente sangran.

“La voz me sangra”.

Cuando me dijo aquella frase solo llevábamos dos minutos hablando. Pensé que tal confesión solo puede pronunciarla  un tú a tú hecho de confianzas, pero no, eramos solo dos desconocidas en un lugar matemáticamente común.

La piel se me volvió de cartón mientras escuchaba como sus palabras y los sonidos difusos desprendidos al contacto con el aire pueden doler mucho físicamente.

Yo llegué como un número más entre el azar, para ocupar su lugar de sueños. Su segunda habitación de niñez y la cuna de su frustrada vocación.

Le prometí que cuidaría de su rebaño de “ahíncos” mientras ella se asía a la idea de que ya nunca más podría desempeñar la labor para la que había nacido.

Como le dolían las palabras le sugerí que usáramos la pizarra y allí pude descubrir gráficamente el mapa conceptual de su vida.  El día que enfermó su garganta, la hora en que una negligencia médica torció su destino, la testarudez humana empeñada en intentar lo imposible sin valorar la propia limitación,  y finalmente, el dolor de la aceptación alejándose de lo que la perjudicaba pero la hacía tan feliz.

Eramos dos maestras en un taller de auto-aprendizaje. Teníamos decorados de invierno, nubes preciosas rellenas de algodón a las que le colgaban hilos de pescar con sus gotas, numeraciones con canciones remanidas que tantas veces habríamos cantado y libros, infinidad de libros llenos de esa primera aventura del saber.

Le dije que todos hemos nacido para algo, eso lo tengo claro, que cuando se trunca el sueño personal que cada uno de nosotros albergamos (por variables ajenas incontrolables) solo hemos que cambiar la forma de hacerlo posible. Y siempre hay una solución para cada desdicha.

La enseñanza nunca se alejará de tí…¿sabes porque? la llevas contigo, de la mano, de viaje y es el camino que has de seguir recorriendo. Tienes que encontrar la fuerza y la forma de hacerlo posible sin que te duela.

Ella me escuchaba emocionada mientras otra inquietud silenciosa me habitaba a mí, de fondo y de lleno. Como si me hubieran echado un bote de pintura encima de la cabeza.

No diría más eso de que las palabras pueden herir, cortar o llagar de forma metafórica…Eso no es del todo cierto, somos nosotros los que dejamos que -inundándonos- lo hagan.

Las palabras son vías, entes transparentes y milagrosos que nos permiten construir la voz, la luz, el lenguaje, la vida y los sueños. A partir de ahora empezaría a valorarlas de otra forma, a sentirme privilegiada de tener esa capacidad y a hacer de ella mi escuela.

Nos despedimos a través de ese lenguaje no verbal, sin fronteras, sabiendo que nos dejábamos la una a la otra en dos puntos muy distintos pero probablemente cercanos. Estaba segura de que aquella chica, aquella valiente y anónima heroína, me habían regalado el verdadero sentido de la palabra doliente.

Y es que la misma vida y su fluir es otra escuela si nos detenemos a escucharla.

 

Making off

IMG_7438

Estaba colocando nuestra obra de arte en el lugar que nos habían asignado para la exposición cuando me asaltó una idea.

La reflexión iba en torno a cuanta historia hay tras un cuadro. ¿os habéis parado a pensarlo?

Y no me refiero al significado de la obra o lo que esta representa y sugiere, sino más bien a lo que hay detrás de ella y  no se ve: al como se hizo, aunque sea una burda reproducción mía y de mis alumnos, como es este el caso. Hablo del making off que no aparece por ninguna parte, pero que contiene a su vez otras pequeñas mini historias dignas del mejor museo.

Fue entonces cuando recordé cómo María y Carlos ,a urtadillas,  habían pintado otro Picasso en los baldosines del baño, mientras yo y el resto de la clase permanecíamos ajenos a tremendo espectáculo. Las limpiadoras se asombraron mucho de la capacidad de estos niños, que hasta me lo declararon abiertamente…les dolió mucho tener que limpiar aquel maremoto de color refinado y que conste, lo habían hecho porque se jugaban el puesto en la empresa, sino  lo hubieran dejado adornando un baño frio y desolador.

Saboreé absorta la palabra ilusión y su dulzor en unos ojos jóvenes, cuando aún no se han enfrentado a algo que les supone un reto fascinante.  ” Yo quiero pintar la paloma, pero me tienes que ayudar un poquito, seño” . Aprender, descubrir y  compartir. En medio de todo ello saberse capaz de materializar algo que  aparece en nuestra mente como inmenso. De eso va toda una vida.

Descubrí nuevamente como estamos hechos para las mezclas, desde pequeños, lo exigimos… disfrutamos al máximo viendo como se colorea el agua con un pincel o como la pintura se transforma en un color “mágico”. La curiosidad aviva nuestra gama cromática, somos un arco iris inmenso de sensaciones, emociones y pruebas.

No tenemos recetas para evitar no salirnos alguna vez de las líneas “Me he metido en el ojito, seño!”… “que daño” – le digo….Y sin embargo, cada uno, enmienda sus errores como imagina, como urden sus tretas e ingenio, pues para eso tambien se requiere arte.

No somos más que la felicidad de los momentos, instantes pasajeros que van perfilándonos a su antojo mientras nos hacemos pintores de brocha en mano, que acabamos pensando que ese cuadro lo hemos inventado nosotros.

Nooooooo, ese cuadro ya estaba pintado…pero ¡qué más da!.

Solo nos estamos divirtiendo, reinventando una idea, tratando de entender a un genio llamado Picasso, o metiéndonos – por unos momentos- en el cuerpecito de esa niña y la paloma.

Y se nos queda un semblante serio, de cuadro. Tal vez imitamos al personaje de la obra y su tristeza encubierta, porque hemos llegado al punto en el que el arte nos coje y nos mueve, que lo sentimos y ya es nuestro. Como esa paloma que necesita tanta niña o esa niña que necesita tanta ternura.

Hecho una ultima ojeada a nuestra “obra”. Sonrío de la forma en que las sonrisas ni se perciben,  es decir, desde el interior.

“Esta es la verdadera historia de un cuadro” – me digo. La esencial y vital a mis ojos, a mi alma, a mi recuerdo. La que cuenta para mí.

Seguro que cada uno de mis niños os la contarían de otra manera, porque al final todo es como el arte: trocitos de mirada y pedacitos de latir.

 

 

 

Abrazos de avión.

IMG_7427

Instantes que vuelan alto,

quereres con reloj,

llevan regalos en la maleta,

y el dictamen del tiempo por defecto,

Esperan las horas para fundirse

 mientras penan la cuenta atrás.

Conducía.

Lloraba el cielo. Lloraba yo.

Conté nosecuantos aviones.

Antes había contado besos.

Todos me recordaban a vosotros.

A mis ganas de alcanzaros el sol con una moneda,

al sol recortando lluvia sobre el horizonte

al horizonte dibujando  quimeras sobre el asfalto.

Y me saben ya a recuerdos

aquellos abrazos de avión,

¡malditas las horas

que el viento zamarrea tenaz!

¡maldita la piel que acoge el abrazo sin soltarlo!

¡maldita esta cabeza y su ruido,

los harapos de mi escritura, 

las raíces del insomnio y el dolor!.

Soy un viaje valiente,

Soy un destino furtivo,

Soy fuerte

-me/ os digo-

mientras un abrazo de avión nos asalta

que ajenos a la distancia

nos volvemos música en la estampa.

Besos blancos

DSC_0955

Dos cepillos pequeñitos,

se unen en una mini bañera

¿que puede salir de tan calamitosa proeza?

Agua, pasta de cocodrilo, espuma de fresa…

Frota, frota…batiremos burbujas con sorpresas.

Tus labios apuestan con los míos

la risa que pone dos bocas a prueba…

¡y la entereza!…

 

Puestos a improvisar, ….

No se estar seria,

asi que…

vamos a paladear este flúor

hasta que la higiene nos detenga.

 

Surcaremos la cueva de tu blanco nácar

y con perclorato pintaremos la sangre de mis encías.

¡Te quiero!, – digo a bicho de  lengua nívea

¡Te adoro! – grita diversión en ojos de plátano.

 

No te escapes de este segundo,

¡abrigame con la manta del abrazo

y dame un beso con pasta de eternidad!.

 

Nos enfangaremos de la forma más dulce.

Iremos hasta el último reducto del amor.

Seremos los fantoches del espejo.

 

¡¡Deja la escobilla!!

¡¡deja la papelera…!!

contigo y conmigo

¡¡Ya no hay manera!!

DSC02284

Días que pintar

A lomos de un caballo balancín

en el trayecto hacia nosesabedonde

iba galopando entre los días del  porvenir.

Me dejaba llevar por el viento agradable de los sueños,

esa frescura azotando este rostro incierto

ese minuto de sinergía entre su lomo y mi cuerpo.

Topamos no tarde con los primeros reveses

una montaña de bloques amuralló nuestro camino,

acampamos en Imaginación durante unos días

buscando encontrar soluciones de trayecto

que  nos hicieran trazar nuevas rutas.

Sin los libros que llevábamos a cuestas

-en alguna cabecera entre su hocico y mi pupila-

no hubiéramos podido continuar,

pero aún encontramos más letras perdidas,

diseminadas como semillas por  las colinas,

vestigios de nuestra seria sed por saber.

Nos esperaban abiertos,

aún con olor a sabia fresca del  paraíso

como si desearan ser  recitados por la garganta del viajero,

como si quisieran ser los ojos de la trampa del mañana.

Y en ese recorrido tan largo,

tan extenso en paisajes y estados del alma,

nos dio hambre a mi y  al caballo…

amasamos pasteles con arcilla y los pintamos

para que quedara constancia de nuestra glotonería.

Alargamos la magia como un chicle afrutado,

mojamos nuestros labios con algodones de limón

y nos dibujamos sonrisas cuando la tormenta más rugía.

Allá en la cumbre del sol anaranjado,

sonó la música de un xilófono

tintineaba la canción de nuestras vidas,

un cinema paradiso en el que los vientos de escenas bellas

fueron sesgados por los límites de la inconsciencia

y allá en el mismo ojo del firmamento,

en esa cúpula oscura y transparente

aquel cine se proyectó para nosotros…

inmenso acompañamiento entre un billón de estrellas.

 

Íbamos a concluir el viaje anestesiados por la emoción,

366 días de aventura,

altura,

bajura,

premura,

locura…

Cuando pudimos echar la vista atrás,

nuestros pies toparon con  puzzles cúbicos

esa posibilidad de crear infinitos resultados

con las caras de las piezas…

Nos abrazamos en equilibrio

barajamos recuerdos y decisiones,

estrechamos una armadura de carne y hueso animal,

tan cerca, ¡tan una!

-caballo y mujer-

que al fin pudimos verlo:

 

Somos hoy remedos inconclusos del ayer,

trozos de mirada,

gajos de latir,

días en bocetos que seguir pintando.

 

DSC_0950
“Juguetes” by Mukali.

REFLEXIONES DE J. (II): ¿AHÍ ESTÁS TÚ?

quien soy

No creais que desaparecí que sigo por aquí bebiendo bibes a mansalva, engordando como una bolilla y dando guerra a mis papas.

El título de este post viene a cuento de un juego que mi mami y yo practicamos en los ratitos juntos. A mí me encanta y me río a carcajadas porque pone esa mueca y esa voz de payasa que tanto me gusta.  La cosa va de miradas, primero  se  hace la despistada, luego me mira de reojo (para comprobar si yo sigo atento), luego vuelve a desviar la vistapara finalmente volver a mirarme de repente al tiempo que grita muy sorprendida: !!!!!¿Ahi estás tú?¡¡¡¡¡¡…. ¿como si no me hubiera visto?….. y yo pues me asusto y me parto el culete a la vez, mientras ella me come a besitos.

Mi mami es un muy cariñosa pero un poco torpe. En cinco meses que llevamos juntos aún no le ha quedado claro que a mi no me gusta dormir en bracitos, ni que me acurruquen, ni que me mezan… porque yo soy un bebe fuertote, vital…y sensiblilerías las justas. Es por eso que  cuando me coge  para dormirme lloro como un descosío. Detecto que se acerca la  hora de cerrar los ojuelos y eso no me mola nada de nada.

No entiendo para que sirve dormir.

Debería estar prohibido…me cuesta coger el sueño, a veces oigo a mamá decir “un día tendré que echar una solicitud”.  Las peripecias son miles y a veces me divierto esgrimiendo su ingenio, aunque otras me saca de quicio la verdad.Primero me pone el gatito en lo alto la cabeza, luego venga a colocarme el chupe, que si me da palmaditas en el culete, que si me pone bocabajo, que si mueve la cuna….etc,etc,etc.

“Cada día es un cuento”- la oigo decir. Pues sí, yo soy así. Que aburrido sería ser  cuadriculado.

Con el paso del tiempo me va gustando más comer. Ya  he probado muchas frutas y me estoy haciendo un maestro de la cuchara. He notado que se creen que el personal es tonto. A veces ponen la mesa y sacan cosas ricas, miles de olorcillos llegan hasta mi nariz…¿y quieren que permanezca impasible?. Yo aviso: quiero mi biberón…o sucedaneo… dejad lo que esteis comiendo, banda de frikies!!! …y lloro. Soy más listo que el hambre…

Ya rondo los 7 kg y pico y mi mami dice que soy “jamoncillos”… ¿a quién habrá salido este nene con esas piernotas?- pregunta algunas veces… haciendose la loca….¿pues a quien va a salir?- ¡¡¡¡¡a tí!!!!!! juas,juas,juas… (espero que esto no lo lea mi madre).

Me encanta pasear y conocer mundo. Pero lo diferente tambien me asusta. Mi hermano para eso tiene otro talante.

Hace poco me llevaron a ver a unos tales Reyes Magos,  supuestos hombres de Oriente que venían con regalos. Yo me desesperé. Primero nos hicieron esperar una hora, luego un discursito para los flamencos que habían tenido el honor de nacer el mismo año que yo, y luego una foto recuerdo todos juntos…

A la altura de los flashes ya no pude más…¿Ahí estas tu?….Siiiiiiiiiiiiii, efectivamente allí estaba yo sobresaliendo entre montones de bebes llorando como el que más.

¿Queda claro que no me gusta el protagonismo?

No tienen piedad, mis papis no tienen piedad.Ni que fueramos a salir en una revista.

Aparte…y esto ya queda entre vosotros mis lectores y yo….Esos Reyes Magos que yo ví, son muy raros. El que me cogió a mí tenía la cara pintada de negro y un par de tetis que me sirvieron para acurrucarme y quedarme dormido en el momento. Creia que los hombres no tenían almohadas de esas, pero vamos, voy aprendiendo y sorprendiendome cada día más. A lo lejos pude ver a mi hermano V. con la cara desencajada y cogido por el barba blanca. Yo por eso cerré los ojos y dije: ¿Ahí estas tu?…yo no estoy!!!!!.

DSC_1513

 

A ver, listillos y listillas….¿¿¿¿donde estoy yo????

 

15 cosas del 14

Comienza un nuevo año que tiene de especial un numero que me gusta y fundamentalmente que a partir de ahora se inicia una nueva etapa para mí. Nuevos retos, nuevos proyectos, unidos a mi responsabilidad y papel de madre.  El 14 quedó atrás con multitud de momentos que jamás se me olvidarán.

Como el día que me dijeron que eran dos. Un 2 de Enero, valga la redundancia. Ese día empezó a cambiar mi vida a lo grande.

la foto

Las fiestas que me dejó el año. Soy alegre y me encanta compartir con mis amigos buenos ratos. Desde las risas hasta conversaciones serias e intimas. Este año hubo de todo: cachimbas, cordero al fuego, picnics, cancioncillas improvisadas, piscina…No me puedo quejar. EStoy rodeada de muy buena gente y lo sabemos pasar de vicio.

IMG_2105

El sueño y sus variantes. Las megasiestas en el sofa, versión invierno o versión verano. Tambien los insomnios, los sueños extraños y los amaneceres que ví.

IMG_4884 Los últimos meses con mi abuela. Yo no sabía que su reloj se pararía a solo unas horas de estar con ella y a solo tres meses de conocer a sus bisnietos…pero descubrir su ilusión al saberme por fin embarazada y poder ver a los dos cucos en 4 d, la hicieron muy feliz. Con ese poco me quedo y con todo lo mucho que me dejó.

IMG_2190– Azañas con pelirrojo: El día que  descuartizamos nuestra señora plancha. La mañana que cazamos al famoso ratón del garaje  ¡¡¡por fin!!!!…la semana de murcielagos en casa: primero  uno en la entrada, luego otro en el porche, luego dos más en la piscina… La noche que vimos farolillos voladores por el cielo, que casualmente coincidió con nuestro aniversario. La razón era una boda que se celebraba ese mismo día, pero unos cuantos años después. Al día siguiente nos enteramos que uno de los farolillos había provocado un incendio y el responsable había sido multado. Nos reímos mucho porque habíamos bromeado con esa posibilidad.

– Sensaciones: la más dominante fue la de sentirme completamente dependiente, debil, cansada, inútil…  aunque no faltó la ayuda,cariño y sensibilidad de aquellos que estuvieron a mi lado.

DSC_0239

-Ilusiones: La vida nueva que entró en mi casa,  los cacharros sin estrenar,  los preparativos para la inminente llegada, la incertidumbre de la espera.

DSC_0244

Tiempo libre: volver a pintar, en este caso el mural de la habitacion de los peques,  algunas camisetas para ellos, sabanas para las cunas…Todo por mis dos cucos.Algunas pelis que me impactaron como “El lobo de Wall Street” o “Ninfomaniac”, series entre ellas Breaking Bad, alguna novela como “Los enamoramientos” de Javier Marias, algun libro de relatos cortos como “las lunas de jupiter” y algo de poesía que me gustó como “Eróticos desvaríos”. Por último este rinconcito para escribir y leer, un espacio que sigue vivo para mí y mis tonterías…que no es poco¡¡¡¡

DSC_0189

– Los bañitos en mi piscina…desnuda o semi ,muy especiales remojando bartola, volviendo a un estado de ligereza añorado….porque señoras y señores, llega un punto en el que toda embarazada  se siente gorda y fea.

la foto (2)

Las noches de verano viendo estrellas en la tumbona blandita, la única que ya me abrazaba de forma amable, imaginando historias, disfrutando sensaciones, contando lunas.

DSC_0181

El unico día de playa del año, allá por abril. Espero que este año haya más.

IMG_3314

 

– Parto: El día que mis hijos nacieron, uno de los más felices de mi vida. Eso sí, entré en silla de ruedas y salí en silla de ruedas . Aún así: insuperable.

DSC_0299

– Crianza: los primeros meses al lado de mi par de gemelos me han dejado sobretodo una idea: cuando amas hasta el infinito nada te parece demasiado, el tiempo vuela y aunque el cansancio aparezca la sonrisa nunca se va.  Por otro lado, nada es como imaginas pero mis niños -por ahora- superan las espectativas. Son bebes intuitivos, comen y duermen genial, nos reímos mucho, por días los noto ganar medidas en mis brazos, aprenden tan rapido…y yo…me siento feliz y un poco triste a la vez…esa eterna contradicción que tanto me persigue.

DSC_1403

– Paseos, naturaleza, fotografía: tres referentes que no faltan nunca en mi curriculum.

DSC_0048

– Verbos: sentir, crear, llorar, reir, soñar, escribir, leer, ver, abrazar, besar(todo a lo grande). Porque no entiendo mi mundo de otra forma. Porque quiero que siempre aparezcan en mi vida.

IMG_4276

El 14 se acabó pero quedará como referencia para mí. De esos calendarios que nunca olvidas.

Os deseo para el 15 lo mismo que para mí: que la vida cumpla vuestros sueños y que nunca os falte ni salud ni amor para disfrutarlos.

Y vosotros, contadme…. ¿qué de bueno os dejó el 14?

 

 

 

 

LAS MALETAS ROJAS.

Cuando los vió aparecer con las maletas rojas entre las manos y aquella expresión de desolación en sus caras lo entendió todo. Ella los observaba sentada en las frías escaleras de aquella -tan familiar- primera planta, la piel erizada, el corazón encabritado. Pensaba como la vida nos pasa sin avisar, traicionera, ruín… como  la estación fin se halla en cualquier lugar ajeno a nuestro permiso.

Recordó los viajes que le había relatado al detalle, Rusia, Francia, Alemania, Noruega, Dinamarca…tantos y tantos lugares de la historica Europa, como piezas de un puzzle que estaba intentando completar. Ya me quedan solo los balcanes- decía. Otra Navidad más avivando el círculo: librando tertulias politicas, históricas y debates futbolísticos. Todos lo escuchabamos atentos. Porque ES de esas personas con lenguaje, con recorrido. Y él lo sabía.

Las maletas rojas. Las mismas que la agencia le había regalado premiando su fidelidad aventurera y que se había llevado a tantas habitaciones de hotel con los suyos. Las mismas que había elegido para  aquella habitación de hospital tratando de impregnar sus pertenencias con los inolvidables recorridos de sus recuerdos. Sentada en la escalera pensó que a lo mejor él habría elegido aquellas maletas como  pequeño talismán. Pero eso tan solo eran conjeturas suyas, la operación no se presentaba complicada a priori, cuando todo comenzó a fallar. Una pieza tras otra.

A veces las cosas se tuercen y no podemos hacer nada. Es así, pero cuesta tanto aceptar.

58 años de experiencias es muy poco tiempo para quien quiere vivir. “Disfrutaré de la jubilación el proximo año”- nos decía- tan ajeno a todo, con la ilusión de un niño en sus recien estrenadas vacaciones.

Pero la vida no son talismanes, ni ecuaciones, ni matematicas… sin permiso nos da y nos quita todo lo que queremos en segundos. Ella lo sabía. Y ahora observaba acongojada a su familia cercana, a los portadores de aquellas maletas, tocados por la incertidumbre y la sorpresa. Rodeados por aquella nube tóxica de calamidades.

Tienes que exprimir cada segundo, ¿me oyes?- se repetía como un mantra sagrado. Tienes que dejar de preocuparte por gilipolleces.

A medida que la tarde coloreaba de negro a la noche, nos sumíamos en la incertidumbre del no saber,  ibamos dejando caer el insoportable precipicio de las horas, esperando ese debate entre la vida y la muerte que solo el mismo y su fortaleza podrían librar.

Mientras,  las maletas- y tantos de nosotros alrededor -seguiamos esperando. Una noticia nueva, un atisbo mínimo de esperanza, siquiera su resorte a la sátira que como médico le estaba trazando la vida.

Desde aquí, te esperamos P., si nos oyes, vuelve.

Esta Nochebuena no será lo mismo sin tí.

… Y VINIERON AL MUNDO.

la foto (9)

Un miércoles cualquiera llega. Y con este: la hora y el momento. Todo sucede casi sin esperarlo, casi sin sufrimiento, mejor de lo que nunca hubimos imaginado, casi como en un sueño. El resto del mundo, los libros, los dires y diretes aseguraban que aquello sería duro, doloroso, terrible…pero lo cierto es que -casi- ni nos enteramos.

Nos levantamos un 6 de agosto para hacer visita rutinaria a monitores, pensando que aún nos quedaría mucho para llegar a meta o que nos volverían a mandar para casa pero ¡¡¡estabamos tan cerca!!!. Teníamos  doplexx ese día y allí nos atendió un ginecologo super majo que ya nos anticipó que uno de vosotros no seguiría creciendo y que era una tontería seguir prolongando lo que ya estaba a termino. Lo vimos bien, habiamos llegado valientemente a la semana 37 pero aún faltaba determinar lo que nos dijeran en monitores para decidir finalmente que día me lo provocarían. Lo que no imaginabamos es que llegaríamos a consulta  y despues de hacerme un tacto vieran que ya había dilatado casi 5 cm… estaba poninendome de parto ¡¡¡y sin enterarme!!!. Entonces llegaron las prisas y el ingreso fue espontáneo. Me llevaron directamente a paritorio pero las salas de dilatación estaban a tope, había en ese momento 17 mujeres dando a luz y entre ellas dos de parto múltiple como yo. Así que me subieron a planta para esperar un hueco. Pudo pasar algo asi como una hora y media en la que yo notaba contracciones cada vez más seguidas pero sin dolor…si aquello era dilatar, yo desde luego lo esperaba de otra forma.

Por fin vinieron y me transladaron  a partos. Mi cuñada, enfermera, iba acompañandome en todo momento.

Recuerdo los pasillos atascados de batas blancas, medicos, enfermeras, matronas…cuando la ví aparecer entre la mulitud, aquella cara me era conocida, era la rubia…una tipa  que me había hecho una Insemincación en la SS en Reproducción Asistida, con la que tuve una experiencia horrorosa, de las peores cosas que recuerdo de mi etapa de infertilidad. Estaba allí, trabajando aquella puñetera tarde. Me puse blanca al verla y mi cuñada lo notó, ya se lo expliqué y juntas estuvimos hablando un ratito de la necesidad de relajarse ante tal presencia, que me despertaba terribles recuerdos.

Nos colocaron en sala de dilatación cuando llegó( precisamente ella) para hacerme el tacto y ver lo que había dilatado, quería mirar para otro lado, no recordar lo vivido, que nada ni nadie estropease mi momento, asi que respiré y me dejé hacer… cuando  concluyó dijo: 7 cm!! ¿no te duele?.- me preguntó. Me molesta un poco, pero nada insoportable.- le respondí.

 No sé si me reconoció, me dió la sensación de que sí, aunque no podría asegurarlo teniendo en cuenta que vería a cientos de mujeres a lo largo del año. Le recordé que quería ponerme la epidural y me dijo que iba a avisar al anestesista. Las contracciones seguían y seguían y mi cuñada alucinando conmigo porque seguían sin dolerme.  Accedí a la anestesia aconsejada por la ginecologa de monitores que me dijo: “No te lo pienses y aunque dilates fácil, póntela. Que yo ya soy vieja y se como van estos partos gemelares y al final te meten mucha mano. Lo agradecerás, ya verás.”.  Despues me dijo que se pasaría a verme al día siguiente con mis dos niños para ver como había ido todo, detalle que me gustó bastante porque al final lo cumplió.

En breve, vino la anestesista, me puso la famosa inyección y empecé a sentirme drogada de cintura hacia abajo…un gustirrinín muy bueno, hubo un momento en que hasta me dió sueño. Mi cuñada, el peli y todos los que pasaban por allí estaban perplejos…charlabamos tan contentos viendo en el movil la colección de vestidos de novia para mi cuñada que se casa el año próximo. Se  pasó la tarde volando, a los demas se les hacían las horas enormes y a mí se me escurrieron entre los dedos. Se que cuando lo cuento, es difícil de creer, pero fue así.

Solo recuerdo tener mucha, mucha, mucha sed y no poder beber, me iban dando unos palillos refrescantes con sabor a limón muy ricos. En breve llegaron a ponerme oxitocina y romperme la bolsa. Pero ya, a estas alturas, la flamante epidural me hacía no sentir nada.

El resto lo recuerdo  a ráfagas como uno de los capítulos más emocionantes de mi vida. Todos hablando por el movil, yo temblando al ver que se acercaba el momento,  mi familia al otro lado en sala de espera muertos de nervios, los ginecologos acudiendo en masa a mi sala y llevandome hasta quirófano rapidamente porque el primer bebe estaba ya casi fuera,  la cara de decepción de mi marido cuando no lo dejaron entrar, mi cuñada diciendome que no pasaría nada que ella estaría y  no se despegaría de mi lado.  

El caso es que -a pesar de ser parto natural- me colocaron en quirofano por amplitud y disponiblidad de recursos. Ese día pude contar unas 16 personas alrededor, asistiendo mi parto. Y él no pudo estar.

Llegados hasta aquí, el resto sucedió rápido, no lo habría imaginado así ni en mis mejores sueños. Victor nació a las 22:15 del 6 de agosto tras cuatro o cinco pujas y cuando me lo pusieron en mi vientre aún caliente, blanco y ensangrentado se paró el mundo para mí. Fue el momento más especial de mi vida. Diez minutos despues apareció Julio entre llantos  despues de utilizar una ventosa que consiguió bajarlo…pobrecillo mío!…….y de nuevo aquel minuto me hizo sentir la mujer más feliz de la Tierra. Lloraba a su par, al ver que por fin tenía entre mis brazos lo que tanto me había costado.

Se los llevaron a examinar al pediatra que determinaría si iban a necesitar incubadora o no y posteriormente al papá y toda la familia. Mis zipi y zape estaban fenomenales: el rubio-pelirrojo pesó 2300 y el moreno 2450,. Todos tuvieron palabras amables conmigo, me felicitaban por haberlo hecho tan bien, las chicas bromeaban diciendo lo a gusto que me había quedado sin tremendo barrigón, que los críos eran dos bombones, que iban a cosermelo para ponermelo bonito…jajaj, si, por favor!- les dije.

… No puedo recordar nada feo de aquel día, hasta la rubia lo hizo bien conmigo a pesar de los pesares……pero yo me desquité al más puro estilo “sinquererperoahítelodejo” … Resulta que cuando salió una placenta, (no se como) tiraron y tiraron y salieron las dos a la vez escupidas directamente hacia ella a velocidad de “jummmmmm” poniendola perdida de sangre…hasta tuvo que ir a cambiarse.  Mi cuñada y yo despues reíamos recordando tremenda casualidad.

Todos se despidieron y no tardaron en llevarme a la sala de recuperación en donde estaban mis dos kekos  al lado de toda mi familia. ¡¡¡Eran guapísimos!!!!…Fue un momento que jamás olvidaré, un instante que se quedó grabado -para siempre- en mi retina.

Julio estaba llorando y al colocármelo entre los brazos dejo de hacerlo, Victor miraba el mundo con ganas de aprender. Aquel día supe que había merecido la pena todo. Y que todo lo malo, se olvida. 

Despues llegarían el postparto, los puntos y la terrible anemia que me tiene bastante flojilla en estos días, pero cuando los miro a la cara- esas caritas de ángeles- se me enciende la sonrisa. Estamos conociendonos y saboreándonos…¡¡por fin!!.

la foto (6)

 

*** Seguiré contando. Os voy leyendo aunque en silencio.

Un beso enorme a tod@s..

Volveré pronto.

 

la foto (8) la foto (10)

 

A MI MANERA…

24+5 semanas
24+5 semanas

Llevo unos días que me siento realmente bien, debe ser que mi cuerpo se ha adaptado a esta mochila cada vez más inflada a la vez que -todo sea dicho-  atrapamiradas. Por donde voy triunfo, como la cerveza…jajajaj.Lo cierto es que se van los ojuelos de la gente en busca de las redondeces e incluso hasta las manos pero yo entiendo que mola tocarla… jajajaj, asi que yo me dejo.

Desde que he cumplido las 24 semanas (que se suponen marcan el inicio del tercer trimestre) no he hecho otra cosa que mejorar. En todos los aspectos. La espalda se me ha adaptado, ahora ando inclinada hacia atrás y con los pies de pato…un show ¡vamos! pero por lo menos no me duele… y la costillita de los c*****………… dejó de punzarme y puedo estar sentada y  hasta comer…antes os puedo asegurar que no había manera.

El caso es que esta mejoría, lejos de alegrarme al principio, no dejó de causarme cierta inquietud más tarde. De la noche a la mañana el dolor de costilla se esfumó y dejé de sentirme a un nene patear. Así, tal cual. Me notaba  la mitad de la barriga moverse y la otra, no. Al principio no le dí mucha importancia, pero paso un día y otro y mi error fue contarselo a pelirrojo, que se a su vez se hizo con esta idea y tuvo un sueño…….que posteriormente ni corto ni perezoso…me confesó ¿y para qué?. No le conteis nunca sueños malos a una embarazada, por favor!!!. El caso es que me emparanoié en esta idea y mi niño del lado derecho sin dar señales el muy travieso. En el fondo de mí algo me decía que todo iba bien, que la propia naturaleza me avisaría de otra cosa… que mis dos niños estarían ahí tan sanotes pero igual habían rotado de posición y de ahí la explicación a la mejoría…..pero ¿y si no? la intranquilidad no dejaba de visitarme…El caso es que habíamos vivido en los ultimos días tantas emociones familiares concentradas que temí que este cambio fuera signo de algo malo. Así que me dispuse a llamar al privado que casualmente tenía un congreso y no podía darme cita hasta una semana despues. Decidí irme a urgencias a que me hicieran una ecografía, quedarme tranquila y comprobar que todo estaba correcto. Me trataron muy bien y me entendieron perfectamente, al fin y al cabo llevo no una sino dos criaturas, soy primeriza y el miedo siempre acecha de una u otra forma a las que nos costó tanto embarazarnos. Allí estaban los dos nenes tan campantes, el de la costilla había rotado completamente y se hallaba en una posición totalmente diferente, estupenda para dejar a mama respirar un poco. No descarto que vuelva a darme la brasa más adelante porque según el medico aún tienen mucho espacio…….¿mucho espacio?….. ay dios!!! no quiero ni imaginar lo que les queda por crecer y  las dimensiones que va a adquirir mi bartola!!!.

Asi que, desde mi experiencia os diré que no os creais las teorías que dicen que el segundo trimestre es el mejor porque para mí estuvo lleno de achaques, ni las que aseguran que el primero es horroroso y vomitivo porque en lo que a mí respecta ha sido por ahora, el mejor. Y lo que llevo de tercero pues mucho menos catastrofico y duro de lo que lo pintan…..aunque se que me queda mucho, pero mucho por delante pero lo enfoco con ganas.

Deciros que todo el mundo me dice que tendré un verano horrible, que no llegaré al final, que la calor será insoportable, que me hincharé, que apañaré una bartola enorme, que no podré respirar… ¿porque a la gente le gusta tanto pronosticar? les voy a colocar el gorro de Rappel. Pues yo creo que pasaré un verano estupendo. Broncearé mi piel y utilizaré la piscina para refrescarme y moverme mejor. Ayer me pegué el primer baño de esta temporada y el agua está de vicio. Me siento una pluma acuatica y voy a empezar con algunos ejercicios de natación que me estoy descargando de internet. Además mis niños nacerán en verano, una época para mí maravillosa…se librarán de los frios de los primeros meses, podremos pasear y sus cumpleaños futuros los celebraremos en la terraza, al aire libre, como siempre me ha gustado.

IMG_3861

He empezado con el sindrome ese nido que dicen, moviendo armarios, ropa y preparando la casa para cuando lleguen. En los últimos días he arreglado el jardín con mi madre, ella plantaba y yo dirigía…jajaj, pero lo hemos pasado realmente bien untandonos de tierra, humus y raíces. He dejado las macetas justas y necesarias, las más supervivientes porque se que pasarán a un segundo plano de mi tiempo durante una época y pelirrojo no es muy jardinero que digamos, más bien todo lo contrario, así que no voy a echarle ese cargo.

Tambien me he dado permiso para gastar en mis niños ¿creo que ya lo merecen, no? y  le he comprado algunas cositas preciosas, las más basicas y las que creo que la gente no me regalará…y esto ha abierto la veda para que la familia me empiece a comprar tambien, así que el armario gemelar se está llenando. Es una tentación la ropa de bebe y hay cosas tan, tan monas que es dificil resistirse.

IMG_3867

Por ahora he pensado vestirlos diferentes, no termina de gustarme la idea de iguales porque al fin y al cabo quiero que cada uno tenga su identidad desde bien pequeñitos, no dejan de ser dos personas diferentes seguro que con inquietudes distintas aunque tengan un lazo de unión más fuerte que otros hermanos. Se que mucha gente caerá en la tentación de comprarme  similares porque es más sencillo y conmovedor verlos así tan parejitos… pero ya dependerá de mí colocarselo el mismo día…jejeje.

Las camisas y patucos blancos son mios...mi madre ha sabido conservarlos así de bien. Qué mami más estupenda tengo!!
Las camisas y patucos blancos son mios…mi madre ha sabido conservarlos así de bien. Qué mami más estupenda tengo!!

El carro gemelar ya está elegido, será en paralelo y no en tandem porque me gusta que ambos vean lo mismo y yo visualizarlos por igual. Será un buggaboo azul clarito con lineas marineras, ya que se pliega facilmente, se convierte en uno  y es la opción que hemos considerado más acorde en peso, repuestos, movilidad etc.

 

 

Me faltan todavía muchas cosas porque solo he comprado lo fundamental y porque se que mucha gente me visitará con regalos. Yo hice muchos, muchísimos porque mi marido tiene un gran número de digamos “conocidos” y es muy cumplido  en ese tipo de compromisos. La verdad es que me costó bastante tragar con esta parte durante mi epoca sin hijos, no lo pasé nada bien ideando regalos para gente que ni les tengo apenas cariño, ¡que ni veo! cuando yo no me podía quedar embarazada… era lo último de lo ultimo que me apetecía,…y me llevó algunas discusiones de pareja. Por suerte fuí convenciendolo y nos fuimos despegando un poco de esa forma unánime de organizarlo todo con respecto a los hijos. Yo pretendo siempre hacer las cosas a mi manera y eso lo sé desde hace mucho, pero en pueblos como este algunas personas pronto se apuntan a modas y necesidades tontas que se crean ellos mismos y para con los demás. Como si les faltara iniciativa que esperan que los otros hagan algo para repetirlo todos como clones…..lo mismo  es que disfrutan así, yo eso no lo critico, pero que no me obliguen a mí a caminar por su misma línea si yo pienso diferente.

A las visitas siempre les he tenido mucho pánico, os confieso que quizás más que el parto. Se que las primeras semanas la gente se agolpará en mi casa en masa y entre lo poco que me gustan las llegadas masivas de “desconocidos” y la adaptación tan grande que suponen esos días, no se, no se….puede que esto me desquicie. Además no me gusta nada que me digan como tengo que hacer las cosas y se que muchas voces femeninas querran darme clases, porque como ya han sido madres ya es como si tuvieran el título de pediatría…jajajaj igualito, igualito. Yo soy la última de la trupe y me tocará pagar el pato, aguantar el consagrado “hazme caso que te lo digo de buena tinta”,  pero espero que me resbale lo justo para no decaer.

Respecto a las visitas, no es que sea persona solitaria, pero me gusta estar en confianza,creo que como a cualquiera …y más aún si me tengo que sacar una o dos tetas dado el momento….jajaj. No se como voy a hacer esto!!, tengo tantas dudas!!! y sobretodo quiero atender a mis chiquitinis como merecen en esos primeros días de su vida, pecar de novatosa…aprender de mi propia experiencia y equivocarme con mis propios errores. Así que espero no perder los papeles y tener la paciencia justa y necesaria con el mundo mundial. Para ello tambien me estoy mentalizando.

Leo mucho sobre  lactancia gemelar que me encantaría practicar el máximo tiempo posible porque es un vínculo a mi parecer precioso, natural y muy humano; ya veremos si el cuerpo me responde y voy aprendiendo a dar pecho y biberones a pares. Tambien mucha gente pronostica que no podré hacerlo, que no tendré suficiente, que tendré que dejarlo… pero esto lejos de desmotivarme lo que me provoca es justo el efecto contrario. Estoy descubriendo que en esto de la crianza hay que escurrir muchas frases de sabedores y sabedoras, que se creen genios de la materia y utilizar lo mejor desde siempre: el propio instinto.

Lo que voy a vivir dentro de poco no deja de ser un reto, un gran reto para mí…mi intención no es ser la mamá perfecta, cosa que no lograré, sino justo la que mis niños necesitan para ser felices. De cara al exterior no me interesa demostrar nada, sí con mis hijos. Esas son mis espectativas y me las repito cada día para que no se me olviden, soy una persona bastante perfeccionista y se que puedo equivocarme y sufrir facilmente dada mi tremenda exigencia para conmigo misma. Aún así me considero en el fondo positiva y alegre, cada día me sorprendo a mi misma, el embarazo te hace cambiar muchos básicos de tu caracter, cosas que siempre creiste o que te definieron durante décadas… Me alegro mucho de haber tenido la oportunidad de vivir esta experiencia tan marcada, tan cambiante; pero tambien se que la felicidad está dentro de nosotros y de nosotros mismos depende sacarla, de nadie más, de nada de lo que nos suceda alrededor. Creo que personas que no tienen o no pueden tener hijos tambien pueden llegar a ser muy, muy felices si encuentran la manera de serlo. El secreto no esta lejos solo hay que invertir las desgracias (que todos tenemos) y vivir la vida en esa NUESTRA MANERA.

IMG_3847

Detras de cada película, de cada escena, estamos nosotros mismos, ni más ni menos. No hay ningún personaje tan importante.

¿Porque no ser lo que somos? Atrevernos a confiar en nuestra forma de hacer las cosas.

Os dejo el trailer de esta peli que ví anoche y que realmente me emocionó en varias secuencias, a la par me hizo reflexionar sobre la peculiariedad de cada forma de vida, la sociedad, la crianza o valores como la valentía y la fuerza interior. Tiene una fotografía estupenda y lo mejor: la visión peculiar de una niña con mucha imaginación. Es conmovedora y a la vez muy poética, así que puede provocar que te guste mucho o que la detestes, yo aviso…jajajaj. No deja de ser cine independiente de USA,  con sus silencios, sus reflexiones y sus dialogos tremendamente fulminantes…a mi me encantó.

 

 

Feliz semana!!

y ya sabeis,….

no dejeis nunca de hacer las cosas a vuestra manera.

Es -sin duda- la mejor!!!

Que buen rollismo veraniego me da esta canción!!! ….

¿bailais esta salsa conmigo?