Archivo de la etiqueta: distanciamientos

DE SOCIALES A ANTISOCIALES.

DSC02422Aprovecharé esta entrada para reflexionar sobre un problema que considero muy común en muchas parejas que sufren de infertilidad y que yo vivo tratando de esquivarlo como mejor se me ocurre, pero ojo, de fácil no tiene nada. Se trata del aislamiento.

Dicen nos volvemos raros, cancelamos reuniones, esquivamos cumples y bautizos, ponemos mil y una excusas para evitar eventos en los que haya niños correteando alrededor tuyo. Se nos tacha de antisociales u obsesivos, nosotros los que no parábamos de jóvenes de dar guerra aquí y allá… ahora nos escondemos y  huímos de la mole infantilandia, potitos, tetas y conversaciones banales de !!ojo!! la tortura del parto. Creo que no conseguirán asustarme ni restarme un ápice de deseo de ser mamá porque exageren lo que toda la vida lleva sucediéndole a la especie.

Pues ni es todo tan negro, ni es oro todo lo que reluce…. jamás me gustaron los compromisos, así que sigo en mis trece de no ir a cumpleaños de conocidas  ¿no nos vemos en todo el año y ahora me invitas al cumple de tu nene??… ¿para qué? ¿para que te haga un regalito y vea como tu criatura -que veo de año en año- sopla velas? Noooo, lo siento, táchame si quieres de antisocial.

Este mismo argumento es válido y aplicable a bautizos, comuniones y demás rollos, que me vienen demasiado grandes. Esto no es de ahora, es de siempre. Si algo tengo claro es que no quiero entrar en esa espiral social de tu me invitas, yo te invito…..y tan contentos. La gente justa la cuento del 1 al 20 y quizás me sobren números. Con los años quizás me he vuelto elitista o pragmática, depende de como se mire….pero me gusta estar con quienes de verdad estoy cómoda.

Y hoy está muy de moda eso de invitar a todo el mundo, al menos aquí se destila mucho. Vale,  nos conocemos todos, me ves por la calle, te veo, nos saludamos : cuatro nimiedades y santas pascuas. Y luego llega el día D y me haces la llamada para que vaya a la fiesta cuando no te has acordado de mí en todo el año….¿qué clase de moda extraña es esa? Pues lo siento, soy una antisocial porque paso de ese compromiso absurdo.

En los ultimos años ha surgido otro movimiento IN mucho más cool: el de invitar a los cumples solo a las madres y a los niños. Evidentemente yo no entro en los requisitos básicos y directamente ya ni se me llama. Bueno, sí, hubo alguien que se acordó de mí y que se saltó las reglas y me invitó.

El momento fue cumbre, yo y el pelirrojo entrando por la puerta y decenas de miradas observándonos. Hace ya algún tiempo que nos hemos distanciado de ese gran grupo, con las buenas juergas que nos hemos pegado juntos… y parecían estar viendo a dos extraños, parecían pensar… ¿que pintan estos aquí?….Pero yo no me achanté ni mucho ni menos porque previamente me había mentalizado para tan ardua tarea. Aquello parecía una guardería de las grandes, nubes, globos, carros,……uf, uf, uf….y yo me desenvolví como pez en el agua, aguantando la lluvia de chorradas tipo: aprovechad, aprovechad, que luego ya veréis lo que os toca…!!!….jajaj, me río porque quien me lo dijo ya parecía haberse olvidado de que tuvo sus dos hijos a través de FIV…¿pensaría que así me daría buenas vibraciones?. Ay!!. Total que me repegué a un amigo mío  -divorciado y sin hijos- y estuvimos toda la noche hablando de escaladas, rutas y trekking….así fue como aguanté ese precioso día de cumpleaños.

Siempre, siempre hago el esfuerzo de acudir a eventos importantes y que me apetecen con personas que realmente sí son mis amigos. Y me gusta irme con las mamis de vacaciones y empaparme de su mundo maternal y todo lo que ello conlleva: no hacer lo que uno quiere, aguantar las rabietas de niños, sentirte un garbanzo en mitad de una sopa de fideos…. Al igual que me ilusiona estar con amigas/os que aprecio también me cuesta un mundo. Pero eso no se hasta que punto es apreciable desde fuera . Mientras estás allí se lleva bien porque quienes te respetan te intentan ver- aunque no siempre lo consigan- y no te perciben con ojos de “mirala, pobre”…pero es inevitable toparte con ese tu problema si lo tienes delante las 14 horas al día.

Aunque después de esos eventos sociales viene la peor parte, esa que nadie ve. Hay que llegar a casa y encontrártela como siempre: perfecta. Y a tí te gustaría que hubiese ruido, jaleos, juguetes en medio, huellas en los muebles, galletas mordidas…como en esos días de playa ….pero todo sigue plano y ordenado.  Una vida muy, muy cómoda, pero con un hueco que se percibe irrellenable.

Todas estas consecuencias son las que  sin querer te hacen autoprotegerte no abusando de este tipo de salidas, por propia salud mental…..pero resulta que eres joven y no te queda ni un solo amigo sin prole.  Así que te quedas en casa o sales solo, que tampoco está tan mal, a veces me gusta hacerlo tipo aventura y ver con quien me encuentro, como cuando tenía 18… y acabar la noche con risas y con la gente que menos esperabas. Otras veces estoy de un humor de perros y prefiero moverme por terreno conocido que ir mostrando mi pena por ahí.  Esta claro que si salgo lo hago con la mejor de mis sonrisas y los problemas en mi casa. Ah!! y con mis mejores galas…

Que sigan inventando historias con nubes de humo, ya poco me importa porque  no se equivocan en el término, somos eso:

antisociales por obligación pero sociales de espíritu.

Anuncios