“El mapa de los afectos” Ana Merino

Nada puede ser más bueno que lo bueno. Ese pensamiento se ha tatuado en mi piel como una certeza mientras cierro este libro que ha dejado sobre mí tantos mapas latentes. A la par que me despido, se – con rotundidad- que volveré para encontrar nuevos recorridos y otros significados, mientras voy sintiendo la pulsión de pensamientos que se me aturullan.

¿Qué es lo bueno?. Lo bueno para tí, lo bueno para mí ¿no tiene porqué ser lo bueno para todos tal vez?. Y la bondad es el motor que toma una voz coral muy especial en manos de esta autora, que por cierto desconocía, y que se me ha aparecido con la llegada de este premio Nadal 2020.

Curiosamente no es una novela convencional al caso, con argumento, resolución y final . Digamos que es una exposición intimista de pequeñas historias que se van entrecruzando en un pequeño pueblo de la América más rural y misteriosa. Vamos viendo como desde ese interior de esa localidad conectada con la naturaleza los personajes avanzan a través de sus interiores, su mundo de secretos y la senda de acontecimientos que los marcan. Y hay una belleza en esa desazón casi poética, por la cotidianidad, por la estructura de lo simple, por esa red que van tejiendo todos los personajes en un mismo marco geográfico.

Y es bonito tambien observar como dentro de la variedad de vidas en torno a un lugar , dentro del dolor o el sufrimiento de algunas de ellas, la bondad se erige como motor, desarrollando resistencias o moviendo líneas de forma positiva. Eso me ha encantado. Que lo bueno sea el lugar preferente entre los lugares.

Y no os creáis que los personajes de este libro vendrán cargados de esa moralidad barata o ese sentimiento happy que hoy está tan extendido. Que todos son un abanico de buenas personas con sentimientos nobles. Nada más lejos de lo expuesto. Entre estas 224 paginas hay un poco de todo, como en el mundo, y también veremos maldad, aislamiento, perfidia, envidia o venganza solo que no son el lugar de residencia donde nos quiere depositar la autora. Y a lo más los usa para hacernos recapacitar y ahondar sobre el origen de las acciones humanas, y de lo cerca que pueden estar esa maldad cuando se da un germen o caldo de cultivo adecuado para que se sucedan.

Ana Merino me ha conquistado con su manera tan sencilla, veraz y lírica de narrarnos trocitos de humanidad. Con ese lenguaje tan cuidado y ritmico que nos regala secuencias como pequeños relatos, simplemente bellisimos.

Con ella he vuelto a confiar en el ser humano, en ese abanico de vidas distintas y en su manera catárquica de conducirlas casi en versos de nuestros días. Supongo que es su forma de que los lectores nos miremos a través de ellos y reflexionemos sobre acontecimientos de actualidad, siendo capaces de detenernos en esos instantes de esta carrera que nos va dejando la sociedad. Una sociedad que va muy deprisa, que a veces no da margen al pensamiento. Pararnos ahí- es como si escuchase la voz de Ana susurrarnoslo de trasfondo. Detenernos en nosotros es necesario y bueno, entender al projimo y ayudarlo, algo transcendente, vital , en esa apuesta sencilla por construir de la forma más positiva lo que por azar nos va tocando.

Leer “el mapa de los afectos” es leernos. A todos un poco porque todos podemos ser buenos y malos, pero al contrario que muchos otros libros que se limitan a indagar sobre la psicología de la maldad y su relación con los seres heridos, esta obra trata de decirnos lo contrario.

Mira oye, no, la bondad es un refugio, aprende a escucharte, aprende a escuchar y ayuda al que tienes en frente. Pero no por imposición, ni habladurías, ni moralidad, sino simplemente porque lo sientes porque así te lo dice tu interior.

Y esa fuerza que se desarrolla en el libro y que la autora sabe conducir con aplomo, lejos de catecismos y doctrinas, es potentísima.

En realidad creo que es una fuerza profunda que no valoramos lo suficiente, una manera de alejarnos de la corriente impuesta de negatividad, de que lo malo llegue a más puertos que lo bueno, desvirtuando el valor de las buenas acciones y sentimientos.

En resumen, no soy muy de aconsejar libros, solo trato de indagar en los lugares y pensamientos a los que me llevan algunos de los mejores que voy leyendo. Y este lo recomendaría totalmente no solo porque probablemente sea el mejor libro que lea este verano o porque cualquier premio Nadal sea sinonimo de buena calidad; sino tambien por el sentimiento esperanzador que te deja el libro como poso y el momento en el que llega. A mi parecer un premio merecidísimo y una incursión muy original de esta autora en el género de la novela.

Si tenéis un ratito de tiempo, escuchar como lo relata ella misma. Merece la pena.

10 comentarios en ““El mapa de los afectos” Ana Merino

  1. Parece ser que las relaciones sociales son todo un rompecabezas, en dónde tenemos que ir descubriendo la pieza adecuada para cada persona o situación i que con los años , como dice la autora, nos descubre como esas piezas van madurando con nosotros i canbiando los puntos de vista…. No he leído el libro, aunque lo conocía por el premio i parece de atractiva lectura, como tu misma nos invitas a hacer.
    Abrazos 😉

    1. Artur, las personas nos rozamos. Lo que me gusta de este libro es que la autora pone a los personajes en una tesitura compleja y ellos a pesar de las dificultades, van eligiendo la bondad, lo positivo, lo que les alegra la vida como forma de encarar los acontecimientos. Tambien hay malentendidos y vemos lo peligroso de no expresar lo que uno guarda dentro, en un lugar aislado donde la soledad se respira y donde se permiten las armas.
      Es de lectura ágil pero muy bien hilado. He leído algunas críticas porque- como apunto-no es una novela al uso y para quien le guste la acción o ese formato tan de moda ahora de dejar el capitulo en tensión para enganchar al lector…. este libro no responde a esas expectativas. Tampoco para el que las vidas personales les aburran.
      ESte libro es para leerlo con calma ya que transcribe muchas realidades sociales de nuestros días, el que busque detenerse e inmiscuirse en muchas miradas para encontrar la belleza de la diversidad, a ese le gustará.

      Besos, Artur.

    1. En este libro la bondad se refleja como lo que nos hace bien. Lo que nos mantiene felices aunque sea desde la sencillez. Y se reflexiona mucho sobre las vidas y conductas humanas y porque las personas no son buenas o malas sin más. Nos enseña a ser empáticos sumergiendonos en las distintas realidades, por otro lado, para eso sirve la literatura para acostumbrarnos a abrir la mirada.

      besos, Oscar.

  2. No lo he leído pero está en mi lista desde que ganó el premio.

    Mi mapa de afectos tiene pocos puntos señalados, ¡¡¡¡¡¡¡ pero que puntos !!!!!!!!

    1. Es una novela que a mi parecer merece el premio, aunque hay alguna gente que no lo cree.
      A mi me ha encantado.

      El mío tambien tiene pocos puntos. ¡Coincidimos!.

      Besos, Guille.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s