Una mañana en el mundo

 

Es todo un órdago eso de ir al cole. Abrir los ojos, bostezar, hacer pipí dentro (ya se sabe que el sueño es muy malo). Hoy toda esa rutina, V. la ha formulado de carrerilla. Se dirige a la habitación de mamá que esta mañana se ha dormido a cabo a cacho.

-V., hijo !!! que hora es? ay, por favor! que me he quedado frita!. ¿como me ha pasado esto ? los cinco minutos más que traicioneros son…

V. observa como mamá se viste aturdida a la velocidad de Flash y le cuenta mientras tanto su sueño. Mamá ya está con el jersey al cuello y los pantalones medio abrochados, una estampa matutina abriendo cajones y buscando vestimenta gemelar…

J. sigue en la cama aprovechando todos los minutos con sus respectivos segundos mientras V. en cambio,  espera como siempre, ansioso ¿que me voy a poner hoy?- es la pregunta del millón. Para él la ropa es como el folio en blanco, otra forma de expresar, de decir este soy en el mundo. Y por mucho que mamá se esfuerza en quitarle su manía presumida, él no puede evitar ir de azul en azul…y así será para siempre-ratifica. Los demás colores no son tan suyos, por no hablar del blanco que es de lo más aburrido.

Pero hoy ha tocado negro. V. se manifiesta….

-Mami, esta sudadera le va a gustar a C. (C. es la niña de sus sueños)…

  • ¿¿Ves como negra también va bien?!.- aprovecha a decir. Me gusta que te animes con otros colores, además es del Capitán América.

-No es eso mama, mira, te explicaré:  es una camiseta negra de ladrón con núcleo azul potente de lentejuelas…¡Eso le encantará a C!. Es un núcleo de brillen…. Se para a pensar mientras junta palabras… un núcleo de brillensidad- aclara al final tocando la estrella del centro de la sudadera.

  • Ummmm…. interesante pero ¿es que a las niñas solo les gusta lo brillante e intenso?

– Sí, como las princesas. – responde convencido.

  • Las princesas serán muy brillantes V., pero tambien se tiran pedos.

Se ríe mostrando todos sus dientecillos y moviendo el cuerpo.

-No, no, no… mami, eso no sale en los cuentos.- dice agitando su dedillo.

  • V. ya te explicaré que hay cosas sutilmente susurradas en los libros…. y el porqué a Blancanieves la metieron en una urna…ahora voy a despertar al Bello Durmiente.

***

J. sonríe con los ojos cerrados parece un flamenquín dandose vueltas y vueltas sobre el suave tacto de la sabana, rehuyendo la mano que quiere capturarlo y vestirlo. Finalmente va despertando, a modo zombie, sin aspavientos y en silencio, no se anima a hablar más que de lo estrictamente necesario. Se mira en el espejo, se lava roboticamente y poco a poco va entrando en la realidad sin más dilación.

El desayuno ambos lo devoran con facilidad y luego llega el turno de los dientes, peinado, perfume, antipiojos…¡las meriendas que no se olviden! ¡el libro de lectura que toca hoy! ¡abrigos!…esto parece una prueba del gran prix,- piensa la madre… menos mal que ya nos la sabemos de carrerilla.

El paseo hacia el cole es más relajado y lo disfrutan compartiendo con ella sus teoremas del mundo. Hoy las impresiones giran en torno a la obediencia. Mamá les recuerda que a la tarde tienen fútbol y han de obedecer a M., su entrenador. Que nada de chácharas ni caprichitos si les quitan o pierden el balón, que la rabia hay que enfocarla en recuperarlo. V. dice………..

  • Síiiiiiiiiii, ya lo sabemos mamá…. pero ¿tu te imaginas el mundo del revés?

-¿El mundo del revés, V? ¿A que te refieres?-

  • Pues el mundo del revés, que las mamas y papas tuvieran que obedecer a los niños.-

– Jajajajajaj,  eso sería un caos ¡no quiero ni pensarlo!…aunque tal vez tuviera su puntito divertido.- añade , sabedora de que al menos, sorpresa no faltaría.

J. interviene para dar su enfoque.

  • No, no, no……el mundo al revés no sería así, V. En el mundo al revés, estaríamos todos patas arriba y cabeza abajo… mareados

-Jajajajaja…eso es tal cual, literal. – añade sonriente su madre.

 

Construyendo disparates a base de fantasía llegan a clase de lo más pizpiretos..

Ella henchida de poder asistir a sus inquietudes mañaneras que le sacan una entrada…. ¡Y sonrisa y cuarta!

Que no se os acabe nunca este brillo tan especial-  susurra silenciosamente, mientras se alejan hacia la puerta donde los espera otra ella que les dará otras tesis del mundo.

Besos y a por el día!.

 

16 comentarios en “Una mañana en el mundo

  1. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Se hace todo eso entre levantarse (que no despertarse) y entrar al curro (o al cole) !!!!!!!!!!

    Mi rutina:
    Levantarme. Mear (dentro). Ponerme lo que encuentro. Ir al curro. Café con leche en el bar del cole. Despertarme. Una vez una alumna me dijo “Profe, hoy te has peinado”.

    Menos mal que esos dos animan la mañana de cualquiera.

    1. Guille, tu rutina es fundamental. Sobretodo lo de dentro.
      Lo bueno de ir sin peinar es que cuando te peinas (quizá un día de fiebre) creas impacto…ejejeje.

      Esos dos te hacen conectar rápido….y a la vez son un chute de ingeniosía (ingenio+fantasía)…

      Besitos

    1. Jajajaja, pues sí…. hay quien se vuelve esclavo de sus hijos, eso no. Pero a veces es ellos son un golpe de frescura que al adulto le falta,… y hay que escucharlos.

      Abrazos, rubia.

  2. Jo, pensaba que el comentario que he puesto en “historia de unas manos” lo ponía en esta entrada.
    Quién sabe: a lo mejor para que el brillo no se apague hay que aprender a mirar las puestas de sol. Pues eso, un beso

    1. Jajajajja….lo he visto ;-), no te preocupes, aqui todo llega al mismo buzón.
      Alvaro, me alegro tanto de verte de nuevo por mi mundo, loco o patidifuso, colores tiene para regalar…
      Asi que hoy te mando un beso color sol atardecer.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s