Alas no cadenas.

Amistad-Amor-y-desolación-Pinturas-de-Joseph-Lorusso-1

Había dos parejas sentadas ese día en el café en donde yo estaba pasando la ola de calor como mejor podía. Con mi té helado en mano, me fijé en los que tenía delante porque algo  focalizó mi atención. Se acercó la camarera, era una chica bastante atractiva, hizo como que les tomaba nota y (al parecer) el hombre no paraba de observarla.

  • Basta ya, camarerita. ¿Usted se cree que esas son formas de atender al personal, seduciendo a mi marido?- espetó enfadada la mujer, frunciendo el ceño y con los brazos en jarra.

La camarera la observó estupefacta y sorprendida preguntó …

  • ¿Me puede decir que he hecho exactamente?
  • ¡Usted sabrá!. Por respeto a mí, pídame las bebidas a mí. No se acerque ni mire provocativamente a mi marido ¿me entiende?
  • ¿Por respeto a usted? Me parece que es usted la que no se respeta. Aprenda a quererse, señora.

En ese momento la mujer se levantó enfurecida y la silla calló al suelo, provocando un estrepitoso ruido en todo el local. Agarró a su marido, – como si de un objeto se tratase- y salieron echando chispas para unirse al fuego del ambiente de la tarde.

Todo se quedó en silenció por un tiempo. Hasta a mi paladar le sabía abrasador ese té helado. A veces el hielo, quema – pensé…en cambio, otras veces es el fuego el que es capaz de congelarlo todo.

Cuando ya iba a pedir la cuenta, al levantarme, pasé frente a la otra pareja. Hace tiempo que dejé de creer en esos idílicos cuentos de hadas que nos dijeron serían las relaciones..pero algo de lo que se susurraron a mi paso, me obnubiló.

  • No guardo nada de tí- .
  • Yo tampoco de tí-. Manifestaron.

Imaginé que algo así debía ser la confianza, ser capaz de convertir los recuerdos en alas, no en cadenas.

maxresdefault

 

17 comentarios en “Alas no cadenas.

  1. De la primera me divorcio si alguna vez estuve tan borracho para casarme con un espécimen de esa categoría.

    ¿Se puede querer a alguien y no alentar su vuelo libre?
    Quien pone cadenas no quiere, posee.

    Lorusso es la ostia.

    1. Pues eso pienso yo, Guille. No entiendo amar sin respetar la libertad y el espacio de la otra persona. Lo de esta chica me parece posesión y una falta tremenda de autoestima.
      Solo la gente que tiene miedo obra así, irracionalmente.

      Besos.

    1. Exacto, la gente que te ayuda a crecer sin anularte. Con la que te puedes desnudar (en el sentido más amplio) sin miedos. Esa es la única con la que siempre seremos nosotros mismos.

      Besos, guapa.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s