Uno de esos días de calendario

A veces pienso que lo que hace especial unos días de otros es la actitud que ponemos en ellos. Corre a cargo nuestra el afrontarlos de una u otra manera e infiere el pensar que sean más o menos señalados, pero realmente todos están ahí para aprovecharlos.

Hoy es uno de esos días de calendario, forjado a mi memoria y sea por tradicción o amor propio me apetece mucho festejarlo de un modo singular.

Me he levantado temprano y tengo guardadas algunas cositas en la nevera. Reviso el pan y corto los embutidos, cojo el paté, el queso con trufa, las patatillas, las aceitunas… A su vez preparo la mochila de baño, las chanclas, el protector solar, el bikini…

Todavía estoy en pijama y eso es raro en mí porque suelo vestirme nada más saltar del colchón. Me apetece mucho cambiar las rutinas diarias hoy, asi que desayuno cómoda en la terraza, un te con miel y dos manzanas con yogur. Me encanta este mar anaranjado de las primeras horas, ya se va notando la llegada del verano, el calorcito por la bruma y ese olor a salitre que se cuela por la nariz.

Me pongo a redactar en el ordenador una nota que colocaré al lado de la hoja de firmas, para sorprender un poco a mis compañeros/as . Me encanta preparar sorpresas, ya disfrutaba de pequeña cuando mamá me mandaba esconder algún regalo (que siempre solían ser bombones) para mi padre. Esa adrenalina que va in crescendo hasta erizar la piel, la reconozco.

He llegado más temprano al cole y he dejado la hoja.

Queridos compañeros,

ya que estamos en la operación ballena y aprovechando que cumplo unas pocas primaveras, os invito a unos cuantos productillos de mi tierra: Pan de Cazorla, aceite de oliva virgen extra de primer día de cosecha, salchichon de carchelejo, aceitunas de conezuelo, paté de ciervo, queso y jamón.

Atentamente, la cumpleañera

No se demoran las felicitaciones con la llegada y las firmas. Voy preparando la mesa, mientras todos miran con gusto la comida. Resolvemos unos informes y finalizamos la sesión de evaluación. El día se pasa extrañamente veloz entre ordenadores, charla y risas. En la clase los recuerdos forman un pequeño bunker de días pasados. En poco menos de dos horas, estamos zampando al rico bocado, reunidos en la sala de profesores todos a una, y saboreando las mieles previas a la llegada de las vacaciones.

Cuando salgo son las 14. Se que el resto de día me pertenece y ese es un buen regalo. Agradezco poder disfrutar de la otra cara de la soledad, poder planificar algo distinto para este 25, me entusiasma .

Llevo pensando en qué haré varios días. Se lo cuento solo a una persona del trabajo, alguien discreto, de confianza. Aunque no es un plan descabellado, me apetece conservarlo para mí y que solo alguien más lo sepa.

Se que es una tontería, pero estas tonterías me encantan.

A la salida, esa persona a la que se lo cuento, me ofrece dos cosas que me van a ser muy útiles. No, no me voy a la mina. Y tampoco voy a escavar un pozo. Ya basta de tanto misterio. En realidad solo quiero atravesar Almería e ir a perderme en una de esas calas solitarias tan bonitas que tiene. Cuanto más sola, mejor. Debo habérseme ido la chabeta, pero quiero pasar el cumple así, en una especie de conexión con la naturaleza, algo vital, algo libre.

Cuando se lo cuento ella sonríe pero no añade evaluación alguna. Lleva una hamaca y una sombrilla en el coche y está encantada con dejármelas. Pienso lo mucho que la voy a echar de menos cuando no esté, toda esa confianza depositada con la que hemos conectado, la forma de compartir recursos de aula, para luego aplicarlos cada una a nuestra forma, respetando nuestra particular visión de la enseñanza.

A ella sobretodo, la recordaré.

Con los años he llegado a comprobar que la mayoría de seres humanos somos de naturaleza abusiva, egoísta y pocas, escasísimas personas son capaces de entender lo no vivido, sin darse a juzgar. Aunque por lo general no creo en los buenos o en los malos corazones del tirón, sino en las personas y maneras de comportarse en determinados momentos… ella se sale un poco de ese argumento. Posee esa bondad que he conocido en tan poca gente, que me hace creer que está hecha de otra pasta.

Nos despedimos, como cada día, no sin antes repetirme que disfrute de la tarde y de estos momentos a solas, que luego siempre se echan en falta. Creo que lleva razón, me encanta la transparencia de sus ojos y su sonrisa, a la que jamás he visto una doble cara. Voy cumpliendo años y por suerte, cada vez aguanto menos las actitudes falsas. Digo por suerte, porque la hipocresía solo puede traer malas praxis. Agradezco quien se acuerda de mí con honestidad, porque si no la sientes que feo es eso de quedar bien por educado que parezca.

Y no voy a detenerme más en algo así en el día de mi cumpleaños. Cuando un pensamiento doliente me asalta, dejo que entre, lo saludo y luego se va sin pedirme permiso. Supongo que se aburre hasta que llega otro. Yo soy así, la centrifugadora mujer. Pero creo que es algo que tiene que ver no solo conmigo sino con el cerebro humano. Si te prohibes no pensar en depende que momentos y cosas, acabas haciéndolos cíclicos. Curiosamente piensas el doble. Porque la mente está buscando respuestas.

Por fin llego hasta el centro de una localidad reconocida, un lugar que no visito desde hace años. Aparco y me sumerjo por entre sus calles sintiendo la particular ideosincrasia.

Esto de ir a la aventura, me tiene loca.

Busco un lugar no muy concurrido y que tenga buena música. Al final elijo una pequeña taberna llamada Mandrágora, que tiene una decoración desaliñada y característica, con posters en las paredes de grupos rock e indie. El baño está decorado con un radiocasete y una tele pequeña de los 80, tebeos del jueves y una especie de lampara vela, que mezclada con la música reaggea del habitáculo me dejan patidifusa. Rodeo el lugar buscando pequeños detallitos, hay carteles muy curiosos por las paredes, cosas escogidas que le dan un carácter tan extraño como peculiar.Salgo del baño pensando en llevarme algo al estómago.

Finalmente pido un arroz con mango, menta y verduras, y una cerveza sin. Todavía me queda que conducir, pero disfruto mientras tanto, del sabor delicioso de mi plato.

A la salida felicito a las dos chicas del local por su extraordinario ambiente y buen gusto a la hora de ambientar un lugar, y por la comida tan rica.

Creo que los lugares diferentes se reconocen al instante porque sus dueños los montan no solo para hacer negocio sino para permitir que nazca una ilusión que llevan consigo, asida a la piel. Quedan tan pocos negocios de este tipo ya, ahora todo es más aséptico y perfecto, todo tiene los colores, olores y sabores ideales o parecidos, buscando no arriesgar a crear otros mundos ni otras ideas más que las que ya son rentables de por sí.

Camino hacia el coche, son las 15:45 y hace calor, mucha calor… pero me espera una calita de esas que te renuevan por dentro. Da gusto pisar una arena tan fina, montar un mini paraíso y estar aquí, disfrutando con tan poca cosa. Algunas soledades son mágicas.

Descubro para mi sorpresa que hay bastante oleaje pero me adentro porque apenas cubre y necesito refrescarme. Que gustazo sentir el impacto del agua en el cuerpo medio desnudo. Siiiiii, me rio yo misma al pensar que parezco un poco como la chica del anuncio del Fa, claro que yo no soy rubia ni tan tetona… y por supuesto no estoy tan cool. Aunque todavía puedo aguantarme….jajajaj.

Esta bien, el baño no esta siendo lo tranquilo que yo pronosticaba, con tal magnitud de olas no hay quien se quede mucho dentro, pero bueno, refresca y gusta recordar lo salvaje del mar. El es libre, y a su vez, el de siempre.

Me acuerdo que tengo un libro muy interesante a la mitad y salgo disparada a sumergirme en ese otro mar que es la literatura. Albert Espinosa me tiene enganchada hasta bien entrada la tarde, momento en el que viene a visitarme un mini escarabajo con ganas de jugar. El muy cuco, no hay quien lo entierre… tiene una capacidad impresionante de salir a flote en un mar de arena. ¡Que mono es!…. Le voy robando horas al día y a este cumple tan curioso que me he autoregalado .

Pasarán muchos años hasta que olvide sensaciones tan únicas como las que a veces aporta la lejanía y el retiro con uno mismo.

Por dios, que bohemia estoy hoy!!! jajajajjaaj.

9 comentarios en “Uno de esos días de calendario

    1. Si, Guille, disfrutona soy un rato…jajaj.
      La verdad es que fue un cumple en solitario distinto, me gustó saborearlo en plan bohemio… a mi ritmo, a mi antojo.

      Besos.

  1. Que buen regalo te has hecho !! …. no tiene desperdicio, simplemente especial .
    Felicidades !!! I no es por mera educación, si no porqué asi me sale. Besos 😉
    Por cierto, acaban de regalarme hace unos dias el libro de Espinosa, a punto de comenzar …

    1. Pues si, nadie mejor que nosotros para satisfacernos…jejejej.

      Se que – en tu caso- no es por mero protocolo, sino porque te apetecía. Como digo en la entrada agradezco mucho los gestos sinceros. Asi que gracias. Y ya me dirás si te gusta el libro o no.

      Besos.

      1. Terminè el libro !….me gustó…hasta que lleguè al final !….no esperaba eso de Henry Troy , creo que Rosana lo hizo mejor….
        Apurando las vacaciones, que vaya muy bien ! ;)*

    1. Jajajajajaj….Carlos, me hiciste reir. La verdad es que tengo el blog un poco pausado y mis post personales tambien. Unas vacaciones super ansiadas, pintar y remover la casa y ahora culpa de la simple vagancia…jajajaj. Para eso está el verano, digo yo.

      Besos y abrazos.

  2. Felicidades, un mes después. Me alegro de que disfrutaras de ese cumpleaños contigo misma. No había la soledad que buscabas porque hay alguien más cerca, con bañador azul claro, pero seguro que no estaba muy concurrida la cosa. Dirás lo que quieras, pero la de Fa tiene edición de vídeo hasta en las pestañas. Tú serás más imperfecta, pero más real y natural. Y es mejor así. Además, tu mirada habla. Disfruta del verano. Besitos, Stunner.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s