Cara de pan

Portada-Cara-pan_EDIIMA20181025_0799_19

Hace ya muchos años alguien me dijo “cara de pan”. A mi también. Al igual que al personaje de mi libro. Trasteo entre mis sombras, medio desnuda, acariciando arena con la punta de los dedos. El mar está sonando a escasos veinte palmos. Instantes en los que mi mundo, esta pequeña soledad, a veces agradecida, se para. Son las ultimas líneas de una historia que consigue encender  una luz en mi interior. Pienso: la literatura, sacude. Cuando me deja paladeando el que se que será el último párrafo que acerca a alguna esquina, puerta o  anden de algún lugar que  voy a dejar inminentemente. De alguna forma se que el final se prescribe como obligatorio, pero una sonrisa bobalicona  aparece acompañada de inesperadas lagrimas.

Y te quedas ahí perdida, si, si! tú….mi yo!,  un momento  con la vista fijada en el ancho azul. Es magia cuando hacemos de un libro un refugio y un lugar de desarrollo. Tan intimo, tan sagrado que te escondes  en él para conocerte. Muy probablemente todos estemos hechos tambien de lugares oscuros, aristas y márgenes, por lo que  la relación que aborda  el argumento llega a endurecernos y obnuvilarnos de manera inesperada. Y mientras bebemos sus paginas casi sin darnos cuenta, nos asalta la sensación, trasgresora, reflexiva  con que Sara Mesa (una vez más extraordinaria) ha querido hacernos pensar. El montón de convencionalismos, juicios, prejuicios, etiquetas… de los que nos servimos para normalizar el mundo. Para entenderlo y hacerlo nuestro, asequible…aunque eso suponga arrasar con toda la diferencia que encontramos a nuestro paso.

Porque si algo sabe Sara , es presentarnos a personajes incómodos, humanos que nos van a cuestionar nuestro sistema de valores, nuestras certezas, y nos van a revolucionar  por dentro para hacernos observar la realidad desde otro prisma.

Al menos en mi caso, Sara Mesa casi siempre lo consigue. Me encanta su forma de poner patas arriba lo políticamente correcto, lo ideal, lo perfecto cara al mundo… para decirnos otra verdad. Y más tarde desmantelar esa ultima verdad con polvo de otra visión. Un solo mundo no existe, eso está claro.

Lo que más me ha gustado de la novela, es sin duda,  su manera de hacerme ver que somos lugar de contradicciones, territorio de  taras y ternura; o punto de encuentro entre ilusión y desarraigo.

Y entre estas luces y sombras, ella  está ahí cómoda, luminosa como un faro, deslumbrándome la conciencia y obligándome a darle mi propio sentido al oleaje .

Sara, muchas gracias por esta historia tan especial que ha calado tan profundo.

Me dejas la sensación inmensa de poder condensar el libro en una ultima frase, que no aparece en este, pero que  te la pongo yo, de añadido.

Lo que sucede es lo que es, lo que hacemos con lo que sucede: es lo que somos. 

4839_1

7 comentarios en “Cara de pan

  1. Tu última línea es una de esas verdades verdaderas que asume todo el mundo mundial.

    Y eso que hacemos es no solo lo que somos, también la manera en que vivimos.

    No he leído esta última de la Mesa, pero tu entrada es contagiosa.

    Me gusta leerte.

    1. Guille, si exprimes una naranja sale zumo de naranja. Si exprimes un limón, zumo de limón. Las cosas suceden de una determinada forma, pero las personas las percibimos y las vivimos de forma diferente. Digamos que cuando nos aprieta la vida, sale de nosotros diferentes zumos.

      Si te animas y la lees, me comentas tu opinion.

      Me alegra saberlo.

      besitos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s