Desiertos

0f85e341f725f97dfaca99c8bab13d93

Aquella tarde en que ya creía desierta tu piel de la mía

invadiste mi casa con un anillo entre tus manos

y arena y polvo en los zapatos.

¿De dónde vienes? – te pregunté ignorando el erial

que había caído a plomo sobre nuestra memoria.

No me dejaste seguir,

traías un beso urgente en la recamara de los labios

y un dragón de plata entre los dedos.

Tras pulverizar lo suficientemente mis certezas,

me sentaste en el sofá y me mostraste el anillo.

«Mira la cabeza» – dijiste, …»se abre y contiene un ópalo amarillo «

«si miras largo tiempo sobre el brillo de esta piedra

puedes ver un pequeño desierto en su interior».

Te miré confusa,

tus ojos tenían un brillo estertor

que me recordó a la orilla de otras épocas.

«He sentido un yermo gélido

cabalgando cual invasor por mi cuerpo…

Eso, cada día que has estado lejos de mi «.

….pero tú tienes el temple de un dragón,- añadiste

y se que lo llevas, sin lluvia, con calma, como yo. «

Lograste entonces relajar tus miedos

y las palabras -que llevaban asidas al oxido de los años-

se quedaron bailando entre nosotros

como las dunas con el aire,

despacio, inquietas,

amontonando la perfecta ecuación del equilibrio

escribiendo el imán de las fuerzas naturales.

Túmbate- susurré. abrazaremos desnudos la tarde

envolviendo la pasión en una manta color arena.

Traje vino, también,

era un Cune rosado de 2017

quería hacerme la enigmática contigo

¿Conoces a Ozymandias?- te pregunté

Y la luna se asomaba al mar mirándonos atenta,

mientras yo te leía el poema.

«Que tan poco somos

y que tan grandes podemos llegar a creernos.

Inflados de cosas que nada importan «- dijiste.

Creo que aquel día, por última vez,

vi una flor crecer en las dunas de nuestro desierto.

1375c6bd3802ce77e059384b5d2b67d0

5 comentarios en “Desiertos

  1. traías un beso urgente en la recamara de los labios

    que me recordó a la orilla de otras épocas.

    Túmbate- susurré. abrazaremos desnudos la tarde

    Y con tus tres frases todo queda dicho.

    Me ha encantado tu poema, incluido el vino elegido.

    1. Me gusta que te gusten esas tres frases. Los besos urgentes, los abrazos desnudos, el tumbarse a la orilla de otras épocas… ¿acaso hay cosas materiales que puedan superarlo?. Naaaaa, la felicidad es más simple de lo que imaginamos, pero el ser humano de entrada, aspira al poder, como se cuenta en el poema dentro del poema…jejej.

      Gracias, Guille, me gustó a mí tambien como quedó.
      Por cierto el vino lo tengo en mi nevera (todavía me queda media) y sí, está bueno.

      Besos.

    1. El vino creo que solo era un complemento…jejejej.
      ES un final abierto, Carlos,
      lo escribí intencionadamente pensando en la de historias que se quedan difusas o en stand by.
      En realidad se puede interpretar como que se quedó o como que fue la ultima vez que se vieron.

      Un abrazo.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s