Titania

ba7188e14e8eba5033a8b756ad49f891

Más allá de la orilla de un mar, sobre una montaña roja y detrás del enorme bosque, existe un pueblecito llamado Titania.

En Titania la gente es fuerte como un roble, son capaces de andar mil leguas sin cansarse y levantar toneladas de peso sin el más mínimo esfuerzo. Aunque lo más increíble de este remoto lugar es que sus habitantes carecen de problemas.

¿Y como es eso de vivir sin disgustos? Grandes o pequeños, nos rodean ¿Nadie llora alguna vez? ¿Ni se enfada  o pierde la calma?.

Pues no. Diremos que no se conoce caso alguno.

Los titanes tienen  un secreto muy bien guardado para que cada problema se esfume rápido, como la nubecita negra que atraviesa el cielo y se va sin dejar lluvia.

En cada casa hay una serie de sillas mágicas pertenecientes a sus inquilinos y  talladas por las manos del enigmático Brujo Iroko, que habita en  las profundidades de una cueva, sobre las faldas de la montaña roja. Cuando un habitante tiene un disgusto ,o una duda catastrófica, se sienta en su silla y ¡¡zas!! todo se soluciona al instante.

Cuentan las lenguas que Iroko jamás ha visto la luz del sol ni se ha relacionado con nadie. Los titanes le llevan toneladas de madera de mukali procedentes del bosque, para que fabrique sillas  capaces de hacer volar las preocupaciones.

Entre sus manos Iroko talla, pule y pinta la madera con mimo hasta convertirla en autenticas obras de arte.

Aprovecha la  noche silenciosa para recoger los maderos que los titanes han dejado en su puerta durante el día,  volviendo a su labor con precisión matemática . Nadie sabe como estas sillas tienen esa clase de encantamiento del cual los titanes ya no pueden prescindir.

A pesar de eso, Titania guarda un halo gris. Sus habitantes se han olvidado de sonreir, como no existen problemas tampoco hay sorpresas y la vida es predecible y calma. No existen miedos o victorias, tampoco sobresalto alguno. Las sillas se encargan de disipar todas las emociones que suponen cualquier disgusto.

Un día, Noah, la niña de la casita azul de Titania,  se da cuenta de algo. Mientras juega,  su silla cae por accidente a la lumbre y una de sus patas, se quema. Mamá esta haciendo recados y Noah, aún sola, ya sabe de la importancia de ese objeto. Intenta buscar agua y apagar el fuego, pero aunque lo logra, el asiento queda cojo.

Noah, piensa: si me siento, se resolverá esta angustia….

Pero la silla es incapaz de mantenerse en pie y Noah, poco a poco, va poniendose más y más nerviosa. De repente dos gotas saladas salen de sus ojos.

-¿que es esto? ¿que me pasa? mama…..¡ tengo agua de mar en los ojos!

Asustada Noah corre hacia el bosque. Es de noche y a esas horas, el brujo Iroko ha salido a recoger la madera para las sillas, cuando escucha los gritos de la niña.

Iroko , que es huraño y asocial, pretende huir de toda presencia siempre..auque esta vez vuelve la vista y ve que tiene a la niña delante de sus ojos. Llorando como una magdalena.

  • Guaaaaaaaaaaaaaaaa, guaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ¿que es esto?, no puedo parar estas gotas que salen de mis ojos.!!!!
  • Son lágrimas– dice el brujo, un poco sorprendido ante los llantos y el desconocimiento de Noah.

Noah deja de gimotear y  va corriendo a abrazar a Iroko.

  • ¡Gracias! ¡que bien! tu sabes de esto que esta poniéndo empapada mi cara ,  ¿no me pasará nada?. ¿no soy de otro planeta, verdad?

Iroko la mira atentamente, ahora parece más calmada, casi sonríe. Es la primera vez que abraza a alguien. Él también se siente extraño en su propio cuerpo. Ya no percibe esa sensación de aletargamiento de los días de trabajo y soledad, siempre iguales. Ahora es feliz de poder ver simplemente el paso de una pena a una sonrisa. Sin necesidad de poderes mágicos que hagan disipar lo que no nos gusta.

Pues quizás las lágrimas tengan un sentido– piensa el brujo.

Ese día Noah vuelve a casa e Iroko a su cueva, preocupado con todo lo ocurrido. La vida está a punto de cambiar en Titania. Las sillas pierden -de repente- su magia anti problemas, los habitantes ya no son lo terriblemente fuertes que antes, e Iroko vuelve a ver a los demás bajo el influjo del sol.

Algo vuelve a brillar de manera sorprendente, ante la atónita mirada de Titania. Todos se sienten felices, a pesar de tener que lidiar con las pequeñas preocupaciones diarias.

Y os preguntaréis ¿que fue de Iroko y de sus sillas?

Como buen brujo artista, de alma inconformista,  no dejó de fabricarlas. Eso sí, montó una tiendecita en el centro de la ciudad, con grandes ventanales por los que entraba la luz y curiosidad y por los que salía el trabajo y esfuerzo.

Simplemente se ocupó de que variará la magia. Ahora sus preciadas sillas eran capaces de contar grandes cuentos y hacerlos volar.

¿De donde creéis sino que ha salido esta  historia?

10 comentarios en “Titania

    1. Gracias Carlos. Pues eso quisiera, por eso cree nueva categoría. Este cuento era una forma de probar mi capacidad para escribir cuentos infantiles. Las ilustraciones espero que me las haga mi hijo V. Que es un artista para eso. Jejej

      Besos enormes

    1. Al igual que una que una silla, a veces nos rompemos y luego nos reparamos, sin ese proceso, no hay experiencia posterior ni aprendizaje. Y la felicidad claro está, también es el valor y apreciación de esas vivencias.

      Besos Rubia.

  1. Si es que la madera de mukali hace maravillas… Jajajaja.

    Pues a mí sí me gustaría que existiesen sillas de esas. Tal vez no para todas la penas pero sí para los problemas gordos. Sería maravilloso poder sacudirse las angustias de una forma tan fácil. Besotes!!!

    1. Mukali es una madera blandita, me gustan sus vetas y su claridad.
      Hombre la silla de Iroko es un buen invento, muchas veces nos gustaría que existiese algo mágico que nos aliviase de repente, como en este cuento. Fíjate quizás un libro, sea un buen refugio en ese sentido.

      Besitos Alter!

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s