Distancia de dos

No sabía disimular, ella había desaprendido la obligación de agradar, de cumplir unas expectativas o de ser del modo en que se es correcto o se espera. Sabía que la verdad pesa sin adornos ni entelequias, es un cofre de diario que solo nuestro corazón puede leer.

El, que había notado tal vicisitud con recelo , en lugar de acercarla – y tratar de entender- se esforzaba en disimularla, seguro de que para verla como él deseaba primero tenía que cerrar los ojos. Y las puertas: entre ellas la del presente, pues solo la del futuro podía devolvérsela como él recordaba.

Anuncios

7 comentarios en “Distancia de dos

  1. A veces es duro enfrentarse a la realidad, por temor a perder lo que tienes. Algunos intentan aferrarse al pasado y a desear un futuro cambiante. Eso ocurre, generalmente, cuando lo que tienes es demasiado bueno. Quizá una solución es evolucionar con el otro. Besitos, Stunner

  2. Espero que sólo sea una de esas crisis que de tu balcón llegan los nidos a colgar. Un besazo.
    Creo que la incomunicación no es igual que no tener nada de particular que decir.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s