Tarde de playeo

V. está en la playa con su hermano J. El viento de la tarde es cálido y envolvente, se pasea por mi piel con poesía. Este es uno de los momentos de la semana que no quieres que acabe. Segundos en los que la madre Mukali se grita para sus adentros “por favor, Dios de todos los dioses, que no se les fuge nunca la cuerda ni la imaginación”.

V. gasta mucho de lo segundo y eso me gusta. Lleva siempre a cuestas su cuaderno de dibujo con sus paginas llenas de monigotes y proyectos que le ayudan a inventar el mundo. Tikesi, Pacoto, Tuertako….. va bautizando cada uno de sus personajes, disparates picasianos que no tienen ni pies ni cabeza. Y que son una pasada, dicho sea de paso. El loco expresar de V no tiene fin y yo asisto de puntillas, sin dirigir, con la admiración que me profesan sus bocetos.

Pero hoy está en otra labor, no menos creativa en el fondo, sacando su chifle mandón al lado de su gemelo.

…Y aunque mi cuerpo se acomoda entre el regusto de la arena  hay un piloto que me es imposible desconectar:  mi oreja (la oreja materna, siempre al acecho).

Escucho sus voces confundidas entre el rugir de las olas, juegan a pararlas -creo- mientras a mi se me paran un ratito las horas. Dos cabecitas fantaseando a cerca del ciclo natural y como detenerlo: con  una piedra que no es una piedra sino  cohete…nada es lo que es en una mente de 4 años. V.  va retocando las reglas y J. , por ahora, no se opone. ¿Habrá trifulca si alguna de las partes no comparten opiniones?

De cuando en cuando escucho a J. decirle a V, ¿nos alejamos?…y se lian a correr hasta donde comienza la playa y termina la arena…mis ojos de chica yogui los pierde…y es entonces cuando me levanto ¡cachis! y los veo revolotear en el horizonte como dos bichitos inquietos, disfrutones de saberse libres. Tocan el inicio, ya vienen de vuelta, menos mal que la playa luce casi vacía, mi corazón se queja de estos pulsos.

Vuelvo a coger la postura y en menos que canta un infante ya tengo a V.  a mi alrededor pululando como un gallo.

  • Mami, dice – J. y yo hemos ido a conquistar la playa. ( pienso:¡Hay algo más interesante, por favor!)….
  • Ummmmm, muy bien….añado perezosa abriendo una pizquilla los ojos ( pero sin mover un musculo de esta aclamada  posición horizontal). Tengo derecho a dejarme vencer por la pereza (me digo sin decir, cada vez que sale mi yo culposa).
  •  Mami,….
  • dime, hijo…
  • ¿donde están tus tetas grandes?
  • jajajajajaja….no puedo parar de reirme…. por lo de grandes y por lo de donde. Estan tumbadas, a su ser, V.,  alcanzo a decir entre carcajadas.
  • Ahhh, ya se,….Tachinnnn, ¡han desaparecido!
  • Jajajajaja….siiiii, puede ser. Escondidas pero al aire ¿que raro suena eso, no?
  • Yo no lo veo raro, mamá, tus tetas son bonitas pero ahora están durmiendo… 
  • Ahhhh, valeeeee…

Y se va corriendo satisfecho de haberme sacado risas y moral, al más puro estilo V. Dispuesto a soltar otro par de lógicas por ahí, ¿de quien habrá aprendido?…

Lo dicho, con esta entrada creo que acabo de rebajar la equivoca imagen del topless, tranquilito y sin cortes, ¡vaya! sensualidad al traste….jajajaja.

Anuncios

13 comentarios en “Tarde de playeo

    1. que genial porque estas tumbada,¿no?.
      Desde luego estar en posicion horizontal más de 5 minutos con niños a tu alrededor es casi un milagrito.
      Besos, rubia.

  1. No sé si en las pinturas infantiles, cada color representa la graduación de las pares del retrato que más les llaman la atención. Conservamos toda una colección de los dibus de los niños. Un besazo.

    1. En el uso del color hay varias teorias al respecto, aunque normalmente viene determinado por una expresion de sus gustos o una expresión del estado de animo en ese momento. Los niños que escogen muchos colores coinciden ser niños entusiastas y vivaces , motivados y con ganas de aprender. Los que eligen siempre el mismo color pueden estar expresando de manera implicita una falta de confianza en sí mismos. Suelen ser sentimentales los que usan preferiblemente colores frios y oscuros, si los prefieren calidos e intensos denostan caracter extrovertido.
      Y a veces solo pintan segun los que disponen o tienen al lado…jajajaja…pero vamos tambien te diré que el amarillo y el rojo son los que más repongo en los estuches…jejeje.

      ¿Aún los conservas? que guay! yo quisiera guardarselos a los mios. Tu hija debe estar encantada de ver aquellos primeros dibujos suyos.

      Besos, Carlos.

      1. Guárdalos aunque, cuando pase el tiempo, serán motivo de nostalgia. Pero también una fuente de recuerdos. Y no digo más. Un besazo.

    1. Es q V. No conoce de cerca otras! Para él son las más grandes jajaj te diré, y lo bueno q no se nos caigan? O que no nos afecte a la cervical? Alguna ventaja habría de tener…

      Besos 😘

    1. Que guay q te hayas reído, es q es un personaje de lo más genuino, mi V.

      Ya ves, crecen rapidísimo y no nos queda otra que, entre enfados y alegrías, disfrutarlos.

      Besitos Lídia. 😉

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s