La nostalgia, ave de paso

bda579fbc4e7c3ce68f2c74beafbca5b

 

En el tunel de metro que daba a la bocacalle del barrio más alto de la ciudad, se exponían aquel mes pequeñas obras de artistas que tenían como fin darse a conocer. La colección englobaba todo tipo de arte, incluyendo la fotografía y tenía por título “Lo intenso”. Las palabras, colores y materiales empleados (algunas estaban hechas a boli) captó de inmediato mi atención.

En ese momento, pasó un hombre mayor hablando por el mobil de ese modo en que parece que se ha tragado un altavoz…. Dice el cardiólogo que estoy hecho un chaval, que puedo volverme a la mili porque mi corazón va  a las mil maravillas…

Me giré hacia la imagen de la chica de las pecas y sonreí espontaneamente. ¡Que me gustan las buenas noticias! y ¡que importante la salud de ese musculo!. Por cierto ¿Que vería aquella mujer de mirada larguísima?. Mientras se alejaba, observé que al lado del cartelito con el nombre de la obra aparecía una cita de Elvira Lindo y la leí:

El recuerdo todo lo literaturiza, lo sé, la nostalgia embellece lo perdido y crea símbolos donde no los hay, pero ese temor a la cursilería no debiera tampoco convertir en prosaico aquello que fue conmovedor.

Pensé en el revés del corazón (ese que no es el físico), en nuestro continuo papel de narradores y en la nostalgia, como protagonista de aquella frase.

Sucede a menudo, lo que se queda atrás y nos conmueve, lo hacemos poesía. ¿Porque falseamos el pasado?… ¿Es tan traicionera la nostalgia como pintan? ¿se puede elegir la memoria a secas, la verdad sin contaminaciones? y lo que era más importante ¿alguien puede habitar un estado racional todo el tiempo?. A lo mejor momentos nostalgicos o tristes habían posibilitado expresiones magnificas en la cultura: obras, cuadros, libros, canciones, ideas… que de otro modo no se hubieran producido. Probablemente  un sentimiento con tan mala prensa , aparecía para hacernos entender el valor del tiempo o que no somos solo carne de hechos, sino también fruto de intensidades.

Esta claro que no podía detenerme toda la tarde a mirar ese cuadro, como nadie puede embobarse en la nostalgia eternamente porque no es sano,  la vida es un tren que no para y  circula siempre hacia adelante. Pero si de algo estaba segura era de que no había que desprestigiar determinados sentimientos en pro de otros y que todos bien conducidos, tenían su sentido y relevancia.

No voy a cerrarles la puerta y voy a dejarlos que fluyan cuando aparezcan en mi interior…fue lo que me dije reflexivamente. Y entonces observé la foto de la chica que se lanza decidida al agua, imaginando que podrá volar. Así me sentí yo, libre, liviana, ave de paso por instantes.

98ef17e54c5ee3be6e4a8e7829fd7b91

 

13 comentarios en “La nostalgia, ave de paso

  1. Muy buenas tus reflexiones. Quería decir dos cosas. Una, que en este país gritamos mucho, deberíamos moderar el nivel de decibelios que emitimos por la boca. Dos, que el vestido se le debió quedar adherido al cuerpo y necesitaría de ayuda para quitárselo. O de un cúter. Besitos, Stunner

      1. Jajaja, me refería para poder quitárselo en general, en el plan que me dices tú, nada de cúter. Si no hay botones ni cremalleras, las caricias pueden ser buenas aliadas para deshacer ese ungüento. Y bueno, hay momentos en los que hay que mantener la calma, aunque cueste, jejejeje. Besitos, bonita

      2. Yo creo que estando mojado puede que se escurra y salga mejor de lo que imaginas, incluso sin tocar botones o cremalleras…bueno, creo yo, habra que hacer pruebas…jjjj

      3. Jajaja, sí, como un traje de neopreno. Te has quitado uno alguna vez? Es como si te despellejaras, pero sin dolor. Cuesta lo mismo, jejejeje

      4. No, nunca me puse uno ¡me gustaría!…. supongo que será también por la tela que se fija al cuerpo, como los bañadores de natación, alguno tengo y cuesta quitárselo.

  2. La memoria se trasforma, reduce sus contenidos y sólo lo más conveniente guarda. El presente se contempla distorsionado porque el punto de vista apenas ofrece la mitad de la mitad de lo que sucede, el futuro es una incógnita que pasará en su mayor parte sin dejar huella. –
    – ¿Entonces que queda?
    – ¡Quedan los sueños y los besos!
    Un besazo.

      1. Tengo una disculpa. Ya llevo mucho tiempo encima y se aprende que la memoria se pierde, pero los sueños vuelven y los besos se renuevan solos.

      2. La ilusión es el motor y los besos y los sueños, la contienen.

        Lo bueno es que has tomado apuntes sobre el paso del tiempo, aunque el paso del tiempo tambien te afectara a tí. Me gusta escuchar a las personas con esa sabiduría adquirida.

      3. Sabes? Escucho a menudo sobre tener resolución para aprovechar el tiempo. Me suena como esos viajes programados que hacen los japoneses, quince ciudades en siete días. Creo que así la vida no es de provecho.

      4. Crees bien.
        Hay que saber perder el tiempo cuando toca y a veces hacer poco, tambien es un placer bien recibido por el cuerpo. Pero eso nadie lo dice, nadie reconoce perder alguna vez el tiempo entre sus hobbies, … estamos en el mundo de la facilidad y la rapidez… aprende, lee, viaja, compra, sacate titulos…todo ahora y ya, poco tiempo, facilidades, cero esfuerzos…no siempre funciona esa estresante forma de entender los verbos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s