Tarde en el museo: encuentros, análisis, teoría y bromas.

e89dcb25abcb404256517498af99b6ab

Al entrar en la sala donde se exponía la obra  de Conrad Roset, la descubrí mirando atentamente las pinturas. Bajo el foco, su pelo parecía refulgir un tono o más del suyo natural. Su cara era un espectáculo, permanecía impasible e inmóvil ante uno de los cuadros, intentando ver que se cocía más allá de su mirada y el papel.

Llamé su atención. Me reconoció al instante. Hola, ¿Que te trae por aquí?– me preguntó. “lo mismo que a tí, supongo- . Pura ociosidad.”

Ella volvió a mirar hacia la hilera de pinturas. Parecía que la hubiera despertado de algún pensamiento y ya no pudiera regresar a él.

-¿Que crees que las une? – le pregunté, intentando traerla desde su ensoñación hasta mí.

  • ¿Qué? ¡perdona!– volvió la cara, frunció el ceño y me miró entre abstraída y confusa.
  • Te decía que qué piensas sobre las láminas, si crees que pudieran unirse por un mismo hilo conductor.

Hizo un breve silencio .

  • Es una pregunta interesante, pero compleja-  dijo pensativa. Luego volvió a callarse unos instantes y  añadió – La líbido y el misterio, tal vez.
  • ¿Te fascinan ?
  • Me fascina el magnetismo que tienen ambas, el poder sobre las emociones humanas.
  • ¿Y no podría ser  la sensibilidad y el placer?. ¿Que te hace pensar que hay algo irrevelable en todas esas imágenes?.
  • Su postura, no me refiero al desnudo, sino a su gesto. También el uso que hace el artista de los tonos neutros, como dejando entrever una reserva o extrañeza.
  • Es curioso, tú miras hacia dentro,  yo hacia fuera. Casi puedo imaginar la historia que se cuece alrededor de cada uno de esos instantazos… jejejee.
  • Vemos del color del momento en el que nos encontramos y vemos conforme a lo que somos y esperamos del mundo.
  • Eso es una verdad como una casa… ¿Te puedo decir tres cosas que también son verdad?
  • Siiiiiiiiii, adelante.
  • Uno, me gusta tu complejidad, porque es símbolo de vivencias y mundo interior. Dos, quiero colorearla y enriquecerla del modo más simplón que conozco que es invitándote a comer en la terraza de este museo. Tres, te he tomado una foto robada mientras estabas abstraída en el Conrad. 
  • Jajajajaj …¿y eso?
  • Pues mira, puro placer y sensibilidad hacia la chica ¡que te voy a contar!
  • Me parece bien. Tendrás que enseñármela, uno y borrarla si yo quiero, dos. De lo demás acepto a regañadientes…
  • Sí, sí, claro, mujer….

Se acerca a mí con un atisbo de desconfianza y ternura. Permanece atenta a mis movimientos mientras voy sacando la cámara y llego hasta la toma. Al verse, se le escapa una  risilla encantadora. Es este el momento en que más cerca la tengo, siento calorcito, puedo percibir en su melena ligeras notas de sándalo y almizcle. ¡Oh Dios!, A veces los hombres también nos derretimos.

  • Sabes? Me acordé al verte en esta foto de algo que leí hará un par de años.
  • ¿El qué?– pregunta removiéndose un poco, ahora la veo más ansiosa que nunca…y puedo saber que el  misterio del que hablaba en los cuadros, en verdad la posee de cara a la realidad.
  • Decía que según una teoría todos nacemos con una caja de fósforos dentro, pero que no podemos encenderlos solos… Necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. El oxigeno sería el aliento de la persona que queremos, la vela en cuestión cualquier tipo de música, caricia, palabra, imagen…etc, que engendrara una explosión. Por un momento nos deslumbra una emoción intensa y una tibieza crece dentro nuestro, desvaneciéndose con el tiempo hasta que llega una nueva explosión a revivirla. Cada persona tiene que averiguar que disparará esas explosiones que nutren el alma. Para poder vivir, ese fuego es necesario.
  • Es buena la metáfora, ¿pero que tengo yo que ver en ella?
  • Creo que contigo no me faltaría fuego para arder, sabes de la cantidad de oxigeno necesaria para que las cosas simples lleguen a emocionar.
  • Ahhhhhh, ¡vaya!…muchas gracias.
  • No solo mérito tuyo, ¿eh?…. ¡la chispa está en tu pelo!…jijijiji.
  • Jajaja…vaya, vaya, vaya. Anda, vámonos a comer echando mistos, antes de que me arrepienta, señor graciosillo romántico.

 

lic39fido-by-conrad-roset-at-artevistas-4

 

 

12 comentarios en “Tarde en el museo: encuentros, análisis, teoría y bromas.

  1. Una tarde en el museo o de cómo necesitamos oxigeno para arder (y respirar) o de como vemos del color del momento etc. o de como los hombres también nos derretimos… Además, he conocido a Conrad Roset (soy un ignorante). Un abrazo

  2. Gracias, Álvaro.
    Me gusta ver que partes de mi texto os llegan más, es como leer mi relato desde otro enfoque y siempre es enriquecedor contar con otra visión.
    Es poco conocido, ha trabajado para varias marcas y publicidad, pero tampoco expone asiduamente. No obstante, a mi me gustan bastante sus ilustraciones. Y es que lo importante no es la fama, sino la llama…jejeje.

    Besos.

  3. Me gustan mucho las ilustraciones, a pesar de la aparente simplicidad de trazo, esa breve nota de color dota a cada imagen de una tercera dimensión que abandona el medio para emocionar al espectador, como tu texto, que nos mantiene expectantes y se prolonga más allá de la última frase. Artista. Un besazo.

  4. Muchas gracias, Carlos.
    Ya ves que a veces menos es más. La contención en el color me gusta porque da énfasis y como bien dices, nos traslada.
    El viaje emotivo cuando se da, ya sea a través de textos, o imágenes o música… siempre merecerá la pena.

    Un abrazo, Carlos.

  5. Me encanta la entrada. Las pinturas son fantásticas. Y me ha parecido muy interesante la leyenda (o como quieras decirlo) de la caja de fósforos; no la conocía.
    Un beso, Mukali!

    1. Muchas gracias, Lidia.
      Encantada de que te haya llegado la leyenda, es muy bonita y la verdad tiene gran parte de razón, al menos yo la considero así por mi experiencia.

      Es del libro “Como agua para chocolate” que leí este verano, en el que las artes amatorias se entremezclan en un código de sensualidad con la artes culinarias. Me gustó.

      Besos.

  6. Entiendo que no fue necesario borrar la foto, je je je. Me gusta la manera tan sencilla que tienen los chicos de tus relatos de ligar con la protagonista. Creo que yo compenso este aspecto con todos los ellos, de ahí que se mantenga el equilibrio. Besitos Stunner

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s