Gentes

laferia

Se había agotado el jamón ibérico, quesos, vino y cordero….también los helados y pasteles típicos que ponían la nota dulce. Los niños jugaban en la fuente, con los juguetitos adquiridos ese día; los adultos hacían cuentas sobre la cuenta.

Estábamos muchos, la cifra a pagar era ilógica…

¿Que pasa si descubres que el camarero se ha equivocado en la suma?  Dos alternativas. O confiesas y te muestras honesto, o te callas y te aprovechas de la coyuntura.

Las opiniones, como era de esperar, estaban servidas.  Por un lado, la mayoría opinó que lo ideal sería decirlo. Otros , en cambio, creyeron que lo conveniente pasaba por no decir ni muuu… y disfrutar de esos euros de más que les había “regalado” el azar.

“No somos iguales”- pensé. No solo eso,  además algunos desechan la posibilidad de mostrarse tal cual son, por inseguridad o para aparentar en sociedad. Me explico. Al principio dos o tres personas salieron rapidamente a cantar su decisión al grupo, parecían tenerlo claro. Muchos se dedicaron a escuchar sin más, para luego unirse a una u otra alternativa. ¿Realmente hacemos uso de nuestras ideas sin miramientos o solo mostramos a conciencia lo que nos conviene, para  beneficio nuestro y de la opinión pública?. En las reuniones sociales se ven mucho este tipo de discordancias, o yo soy rarita y me fijo mucho.

Observé a uno de los que preferían no decirle al camarero. Se había pasado toda la comida molestando al personal. “Traé ese plato si no vas a comer chuletillas, que se enfrían!”- le gritó a su amigo. “¿Estás majareta? ¡que espabilen y el dinero para nosotros!”- confesó al grupo, “Cómprale al nene ya una escopeta en condiciones, que lo vas a atontar”- le inquirió a una madre.

Evidentemente a este hombre, poco le importaba la opinión que tuvieran sus compatriotas de él… le sonaría a chino eso de la empatía. Se puede decir que era un fiel reflejo de sí mismo, carente de tacto, eso sí .

 

¿Es esa la moda que tantos florean hoy día? Ser, de frente, sinceridad sin frenos… ¿O se echa de menos otro tipo de integridad,  que refleje que sabemos ser y comportarnos como parte del entramado social?. En verdad, la realidad de los otros nos compete ( porque estamos hechos en el germen de la sociedad) y saber conjugar nuestras ideas con las de los demás haciendo uso del respeto, es la clave del buen vivir.

Bien, avancemos en la historia. Nadie sabe si la idea de sincerarse ganó porque la cartera está generosa en ferias o porque casi todos querían mostrar su buena voluntad para con el prójimo. El caso es que el camarero estuvo de suerte.

Nuestro amigo, el fiel reflejo de sí mismo, aún siguió haciendo de las suyas. Se dirigió a hurtadillas a la barra  (sin que nadie lo viese) y  ni corto ni perezoso le dijo al del bar que tenía que invitarle a las copas  gratis, por la sinceridad. (Esa que el mismo no había defendido y a la que ahora estaba poniéndole precio).

Hay gente que se pasa tres pueblos,- pensé… como el bebé desvergonzado del cuadro, no maduran nunca.

Hay otros que tratan sus ideas con la misma temeridad que el globo sobrevuela la aldea, nunca se atreve a aterrizar pero van meciéndose a merced de las corrientes de viento que más les convienen.

Por ultimo, están las voces cantantes que normalmente enamoran pero a veces también desafinan ¡y cómo!.

En fin, ¡qué extraña sociedad y cuanto teatro de gentes!. Me olvidé de los que más me suenan, los mirones incurables, esos que de tanto observar aprendimos a entretejer historias con las que encontrar sentido a esta trupe, multicromática y polisemántica, como el entramado de un cuadro…¡como la vida misma!.

 

salvador_dali_-_festival_in_figueras_1921_fr

 

 

 

6 comentarios en “Gentes

  1. Hay gente que puede vivir con ese engaño y su conciencia sigue tranquila y otros que, no. Como yo. Yo si veo que algo está mal lo tengo que decir o reviento, aunque eso suponga un precio más alto para mí.
    Un beso, Mukali!

    1. Hace tiempo aprendí que ir a contraconciencia no es lo ideal para tranquilidad de uno/a. Pero grados de conciencia hay miles y defender eso que tu consideras no te convierte en mejor o peor persona, creo yo.

      Eso sí, lo que me parece miserable es que defiendas una cosa y luego te des la vuelta y defiendas la otra, porque te conviene. Pero vamos, que de todo hay en este mundo…

      Un abrazo, Lidia.

  2. Cuando se equivocan en tu contra corres presto a dar cuenta. ¿Por qué al revés no? Escribí hace tiempo sobre eso. ¿Y luego nos extrañamos/indignamos porque los políticos sean corrputos? Es lo mismo pero a otra escala, que es donde ellos se mueven.

    Besitos Stunner

    1. Hay gente desinteresada y honrada pero por lo común el ser humano es egoísta por naturaleza. Al revés no lo dice, porque no interesa. Salvo cuando se está en sociedad y hay que aparentar de cara a los otros: ¡Que buenos somos todos eh?!. Habría que ver si algunos de los que defendieron decir la verdad, lo hubieran dicho si hubiera sido una comida más a solas… jajajaj.

      Besitos, Oscar.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s