¡Como crecen!

 

IMG_4120

Recuerdo que movían la boca como ahora lo hace mi sobrina. Parecían pequeños leoncitos de la Golden Mayer. Hace tan poco de aquellos días que casi puedo cerrar los ojos y visualizarlos, durmiéndose sobre mi regazo o meciéndose  en las hamacas mientras yo los observo y giro para que el sol de invierno abrigue sus cuerpecitos. Tan pequeños. ¡Tan dependientes de vida!.

 

“Algo hemos logrado”- pensaba esta mañana “y a la vez, otra etapa se abre ante sus ojos”. Me han dado un beso generoso: ¡iba con abrazo!. Se movían tímidos y asustados mirando al gentío que se agolpaba en torno al aula, haciendo fotos y secando lágrimas.

Los he conducido hasta la fila….¡Oh Dios, me han parecido tan indefensos como cuando eran bebes!, me he agachado para tenerlos a mi altura y hemos recordado lo hablado durante la semana. Sí, lo sé, soy una cansina…¡¿que le hago?!… Ellos me miraban con esos ojos de inquieta inocencia, atentos al instante como si intuyesen que las palabras de mamá eran fundamentales para sobrevivir.

Y todo eso corre  tan fugaz y pendenciero….Milésimas de segundo en los que la fila avanza y los sueltas mientras ellos van dirigiéndose hacia el aula para encontrarse con su “seño”.

“La seño es como la mami en el cole. Cualquier cosa, se la contáis a ella”- les iba aconsejando antes de llegar al centro…

Ahora que ya no los veía y se perdían entre la masa de niños, recordaba mis propios discursos, argumentos y definiciones sobre la escuela y toda la letra pequeña que me dejé sin contar. Una no puede revelar nunca la vida a los demás: obstáculos  y fascinaciones ¡¡¡sí!!! pero cada cual debe encontrar su oportunidad para descubrirla.

Mientras me alejaba de la puerta iba siendo aún más consciente de esta realidad, de que tener hijos es ir soltando, poquito a poco, pasito a paso hasta hacerlos totalmente autónomos e independientes de tus bases, dejando que ellos busquen otras más personales y eficientes que les sirvan para sentirse individuos realizados . Y eso tan simple es un milagro, una alegría y una nostalgia; por cuanto empeño pones en el trayecto y cuantas etapas de quebraderos y sueños dejas atrás, haciendo de tí mismo un ser diferente: más curtido, generoso y flexible con la vida .

Ay! la vida!, hoy me topé con ella de golpe… sin frenos.

No podía marcharme sin asomar mi careto por ese  cristal, como la típica madre boba  que busca embelesada una última imagen de sus hijos. Y  la tuve, ¡como no! …allí estaban los dos:  a duo, estrechados de la mano buscando la seguridad del vínculo. Expectantes ante el nuevo acontecimiento por llegar.

Luego la seño -amablemente- les indicó cuales eran sus sillas, se sentaron y sonrieron.

Yo también lo hice.

Era tiempo de volver a casa  con los ojos encharcados y el corazón henchido de orgullo. Preveía tiempos y realidades distintos y  una mamá siempre al frente y al fuerte, facilitando lo bueno y alejando lo malo que viniese.

¡¡Como crecen y que rápido va este barco!!.

DSC_2222

***********************                                                            ***************************

 

Anuncios

20 comentarios en “¡Como crecen!

  1. Y tanto que pasa deprisa… Cuando te quieras dar cuenta los tienes en el instituto, jejeje. Por cierto, qué bien que vayan juntos. En Madrid separan a los gemelos / mellizos en aulas distintas, según dicen para que se abran a otros compañeros. Verás qué bonita es esta etapa que comienzas. Besitos Stunner.

    1. Hombre, todavía nos quedan algunas tablas de multiplicar y verbos hasta llegar a los cosenos, tangentes y el cogito ergo sum…jajajaja.

      Aquí en Andalucía lo preguntan personalmente y me parece una opción acertada…los padres suelen estar al tanto de lo que puede ser mejor para sus hijos. Si uno colapsa al otro, si hay competencia…pues igual viene bien una separación; pero si no, no veo razón de ser a romper – por protocolo- un vinculo tan especial como es el de los gemelos.
      En mi caso, no creo que ninguno tenga problemas de timidez …no se callan ni debajo del agua…jajajaja.

      Eso espero.

      Besos, Óscar.

    1. Me gusta que hayas señalado justo esa frase.
      Tambien para mí es especial y conforme la escribía lo pensaba.
      Queremos contar nuestras recetas para vivir y está bien…pero lo realmente positivo es que cada uno explore y tenga libertad para saltarse los pasos y hacer “la suya propia”.

      Abrazo.

  2. Hala que ya me has sacado el agüilla a los ojos, es un instante en que te vuelves a casa con el corazón en un puño, la razón perdida y una pregunta recurrente en la cabeza ¿Estarán bien? ¡Que mañana más larga se te habrá hecho! Un beso.

    1. Ay, no era mi intención, Carlos! Aquella emoción era sobretodo de alegría de verlos de repente tan mayores.
      Pues la verdad es que un poco larga, sí… pensé mucho en ellos, sobretodo porque no nos hicieron periodo de adaptación y no sabía que tal lo iban a encajar.
      Se acostumbran pero pobrecillos, del verano y los sin horarios a la rutina del cole y las normas.

      Besos

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s