Archivos diarios: julio 12, 2017

Un juego

http-i.huffpost.comgen3315332imagesn-LEYENDO-628x314

Era jueves, mediados de julio y la playa ya empezaba a llenarse. Desde no más de cien metros un hombre con libro en la mano, se acerca a una mujer tumbada con libro sobre la arena.

  • Hola ¿te apetece jugar a un juego? – pregunta él.

Ella levanta la vista por encima de las gafas. Recorre al tipo de pies a cabeza, es alto como él solo y al avanzar por su figura, se topa con el contraluz solar.

  • No me guiñes los ojos que ya se que guapo no soy.

Ella sonríe. No es de las que se animan de buenas a primeras a jugar con desconocidos pero el chiste la saca del ensimismamiento de la lectura.

  • Entonces que…¿te apuntas?
  • Podrías haberme preguntado primero el nombre. Me llamo Rita.
  • Hola Rita.  ¡y yo que te había visto cara de Macarena!
  • Jajajjaaj… llorona soy, pero virgen ya no.- dice atrevida.
  • Lo podía intuir, es solo que me recordabas a alguien.
  • A ver ,de que se trata el juego, si se puede saber…
  • Es muy sencillo, no quiero molestarte mucho. Yo te leo el último párrafo de la pagina 15 del libro que tengo en la mano y tú me lees el último párrafo de la página 15 del tuyo. Fácil ¿no?…
  • Uy! que peligro! jajajaj…, parece simple, pero no lo es.
  • ¿Y porque no?
  • Pues porque tú ya sabes de antemano tu frase. Vas predispuesto en una dirección que -previamente- has elegido. Sino ¿porque escogiste precisamente la pagina 15?.
  • Ahhh, el numero lo elegí  por tí. Eres la niña bonita. Aunque ya sabes, cualquier juego tiene sus riesgos. En todo caso, los de éste me parecen nimios para lo mucho que puede, por el contrario, aportarnos.
  • ¿Siempre te metes así de lleno en los libros de la gente? ¿O es que crees que hay un destino detrás de unas cuantas palabras?
  • Me gusta que me preguntes. No, no creo en el destino, sí en la conjunción de azares.
  • Pero no es un azar que tu me hayas elegido para acercarte. Lo has hecho conscientemente.
  • Te equivocas. Sí que lo es. El azar me colocó a una chica guapísima delante, que curiosamente estaba leyendo el mismo libro que yo hace algunos meses. De otro modo, no me hubiera acercado a tí.
  • ¿Y te interesa saber lo que pone en un libro que ya has leído?
  • No, me interesa saber como el juego casa las palabras de dos libros totalmente distintos, como dos vías de tren  que confluyen y dan lugar a otro recorrido.
  • Eres zalamero, de nombre, ingenioso. Está bien, jugaré a tu juego.  ¡Empieza pues!

Él la mira sonriendo de forma interesante, se atusa el pelo, mantiene el silencio torrido del instante…y se dispone a leer.

Hiciste bien en quererme todos estos años pasados, todos estos años atrás… Seguramente no hayas hecho nunca nada mejor.

Eso es todo, he sido breve. – dice él.

  • Esta bien, me toca- contesta ella.

Jonh vio o supuso lo que me ocurría y por una vez me abrió su corazón, aquel corazón que normalmente tenía envuelto en una coraza. Con los corazones abiertos, el suyo y el mío, nos corrimos al mismo tiempo. Para él, esa primera apertura pudo y debió significar un cambio radical. Pudo haber marcado el inicio de una nueva vida juntos. Pero ¿que sucedió en realidad?

  • Para, no pases de página, Rita- dice él. Solo era el último párrafo.
  • ¿No te parece que se queda a medias en esa escena?
  • ¿Y a tí no te parece que ya casan los dos fragmentos perfectamente? De alguna manera mágica pueden dar lugar a una historia de la que nosotros -y solo nosotros- podemos inventar el final.
  • Jajajaja…que oportunista eres. Es muy fácil que en dos libros se hable de amor, la posibilidad podría estar en un 70 a 30.
  • Naaaa, era una cuestión de azar, y las reglas eran esas. Podría haber salido algo aprovechable o podría haber salido una chufa. Reconocelo: La literatura fue agradecida con nosotros.
  • Y bien  ¿cual es el premio a esta batalla ganada de azares y letras?
  • Por lo pronto, unas cervecitas contigo, vale ya de achicharrarnos en pro de la cultura.
  • Jajajajajaj… ahí sí que me has ganado, campeón.
  • Jajajajaj…. ¡vamos! por cierto…me llamo Óscar.

las-9-mejores-sagas-para-leer-este-verano