LABIOS

31_Chloe_Grace_Moretz

Aquella mañana al levantarse Patricia se miró al espejo y vió algo raro en su cara. Tenía los labios inflamados de una forma en que nunca solía verlos.  Rozó las comisuras prestando atención, intentando dilucidar el origen de aquella desfiguración.

¿Sería un herpes? ¿Un grano?¿Una picadura?…Nada parecía encajar en la causa de aquella  extravagante turgencia.

Era como si al dormir hubieran aprovechado para colocarle unos labios que no eran los suyos y ciertamente, ¡le quedaban horribles!. Hizo un puñado de muecas en el espejo y comenzó a desesperarse al comprobar lo extraterrestre de su boca.

Precisamente hoy se celebraba la boda de su sobrina y no podía faltar. Se había comprado un vestido carísimo para lucirse y en dos horas tenía cita con la esteticista para que la maquillase. Bueno, al menos podría explicarle el asunto e intentar (con la experiencia y los potigues) disimular el abultamiento. Sin embargo, al llegar al salón sucedió algo insolito, y es que la chica que solía arreglarle la cara no era capaz de ver lo que Patricia le señalaba.

  • Son mis labios. ¡Fijate bien! Estan raros, entumecidos, algo les pasa. – decía la afectada.
  • Yo te veo como siempre, Patricia. De verdad. No te preocupes que estas preciosa.

Y  miraba y requetemiraba al ver la preocupación de su clienta.

 

Llegó la hora de la fiesta y Patricia seguía nerviosa. A su entender, el maquillaje no había mejorado la situación por más que se había dejado la piel la esteticista, sus labios seguían sin encajarle y los miraba con cierto espanto.

Caminó hacia la fiesta buscandose en los espejos que encontraba por las aceras y coches. No veía en aquella boca, otra cosa que la imagen de un adefesio, que la iba saludando e incordiando en cada esquina. 

Pensó que explicación podría darle a la gente cuando llegase y la viesen. Pero la gente, no sabía si por prudencia o despiste ¡no dijo nada!. En realidad, nadie vio señal alguna de anormalidad en su rostro.

Se sentía angustiada y para colmo ¡había que salir en las dichosas fotos familiares que prolongarían hasta la eternidad la angustia de aquel extraño rostro!. ¡Aunque nadie lo viese! ¿qué importaba si ella misma lo estaba reconociendo?. Sonreía a los flashes con tal desgana  que al hacerlo sentía como aquellos labios le latían más y más fuerte y se volvían más y más ardorosos.

Pidió un cigarrillo para escapar de aquella muchedumbre protocolaria. Hacia años que no fumaba pero pensó que le vendría bien. Nada más cruzar la puerta de salida, se dio de bruces con él, que caminaba casualmente en alguna dirección.

  • Hola ¿Qué ha pasado en tu boca, Patricia?- le dijo rápidamente, mirándola con cierta tristeza y preocupación.
  • ¡No lo se!¿ eres capaz de verlo?.¡dime que sí! ¡Dime que no estoy loca!- soltó ella con desesperación.
  • Claro que lo veo. Perfectamente. Además, creo que soy capaz  hasta de intuir el porque te ha sucedido eso.
  • ¡No me digas!.  Confiésamelo, por favor. ¡No sabes lo preocupada que estoy!.

Él guardó silencio y la miró . Luego se acercó a sus labios y los besó profundamente saboreándolos con la pasión que solo otorga el anhelo.

De repente ella lo paró en seco.

  • Ehhhhh ¿Qué haces?¡No me has dado una explicación plausible!. ¿Crees que puedes engañarme así y besarme despues tanto tiempo como si tal cosa?

 

  • ¿Acaso no lo estabas deseando?. No obstante te diré lo que  ha pasado: Tus labios se han obstruido de tantos besos como me has negado. Se te han quedado todos guardados ahí dentro y es natural que ahora clamen por donde siempre los enseñaste a salir. 

Ella sonrió y luego soltó una carcajada espontánea. De improviso, la mueca de su sonrisa pintó la simetría de siempre. La de los besos imparables, la de esa clase de energía que emiten unos labios que buscan a otros hasta  el anochecer.

20051206162338-beso.1

 

 

 

Anuncios

20 comentarios en “LABIOS

    1. Desde luego que si. Encima de que es gratis, quema calorías y otorga felicidad…. no hay que escatimar en eso.

      Otro beso for you!
      (Si pasa, una se aficiona!)

  1. Ohhhhh, pero qué bonito, madre mía voy a mirarme al.espejo, aunque lo de mis labios no es solo por falta de besos por lo que están así, es un un gran flemon que me ha desfigurado la boca un poco, ajammm, mejor dicho un bastante jajaja. Besos a tu alma.

    1. Este relato surgió de algo parecido que le ocurrió a una amiga mía, una especie de alergia o algo que la desfiguró y yo le di otro sentido diferente, irreal por supuesto y metiéndola en una historia de amor. Jijiji estoy segura que si lo leyese le encantaría…

      Besos y que se te cure ese flemon para que tus labios vuelvan a ser los de siempre.

  2. Oooh q bueno, me encantó! Ya se q hacer cuando desee un beso..jiji
    Me encanta tu espacio, tus preciosos niños y la family q formáis tan way 😀
    Besos

    1. Me alegro mucho de que te gustase la historia. Luego me cuentas si te funciono o no el truqui. Jjjjj 😅

      Gracias por pasarte y dejar tu opinión. Gusta saber que hay gente nueva que comienza a leerte.

      Besos 😘

    1. Holden, jajajaja…. ¿no sabías que no todo el mundo desarrolla el herpes o se contagia?. Yo no sé lo que eso y he besado alguna boca que lo tenía.

      Es una ocurrencia de las mías, osease, casi imposible…¡pero mola!.

      ¡Que alegría volver a verte por aquí!. Se que te tengo abandonado, el tiempo no me da para todo lo que quisiera…voy a visitarte.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s