La número 8

11904724_882542168501510_8407513747170111069_n

Aquella nochevieja. La recuerdo como si todavía tuviera los 19 años de entonces. La diversión consistía en ir de garaje a cochera y alguna otra casa que acabaría hecha una pocilga.  Mamen se lío con Juli y luego con Luisma. Al día siguiente me dijo que le gustaban los dos y yo le insinúe si no había posibilidad de mantener el idilio…Nos reímos con un 2000 recién estrenado y que venía con cariz enigmático.

Lucia, por contraposición, seguía dando largas a Luis, quizás por la costumbre que entonces algunas chicas tenían de alargar lo inevitable. En realidad, le encantaba jactarse en sus propios encantos y que el chico se esgrimiera el cerebro planeando la conquista. Aquel día tampoco el vodka pudo catapultarla al asiento trasero de la furgoneta, pero hubo algunos besos de cigarro en mitad  del patio y  la noche, mientras los demás observábamos el idilio desde un rincón más confortable.

Pilar, por su parte, nos invitó a la reserva de vino de su padre, guardada con esmero  en el mueble bar, aunque no lo bastante  bien escondida. Era una botella enorme con un grifito plateado muy molón del que dimos buena cuenta todos los que nos reuníamos en torno al árbol navideño, entre charlas, saludos y encuentros. Eran aquellos unos tiempos fáciles en los que teníamos horizontes y donde el grupo siempre permanecía abierto, esperando historias y vidas que sumar.

En cuanto a mí, me pasé toda la noche mirando a Rafa con el rabillo del ojo . Tenía el pelo largo y una de esas diademas que entonces se llevaban. De copa en copa bailamos acercando nuestra complicidad al calor de la música. Logró conquistarme del todo cuando sacó su guitarra y nos deleitó con aquel famoso tema de Los Piratas. Tenía una voz infalible pues quebraba con dulzura en medio de aquellas paredes de hormigón..

Un poco después de las 12, del confeti, el algarabío y las uvas, él y yo aprovechamos para despistarnos y fuimos a la casola de la abuela de Marcos. Nos dejó las llaves y creímos ser los reyes del mundo. Hicimos el amor y follamos en un colchón viejo, mitad y mitad, rodeados de polvo y enseres, bajo un techo cubierto de grietas. Había fotos en blanco y negro de una familia que ya no existía y que nos pareció que observaba nuestro arrebato con mala cara. Rafa me contó del tabú que se escondía en el seno de aquella gente. Debería haber sentido canguelo, pero en aquel  momento, solo noté abrigo en los brazos del chico.

Al volver a la fiesta con los demás, nuestra sonrisa y placidez desató las bromas.

Todavía quedaba alcohol y leña en la chimenea, para inventar historias de terror de esas que tanto nos gustaban. Recuerdo cuando Jose, el más ingenioso para el género, nos hizo callar a los 8 que quedábamos…

“¿Os habéis dado cuenta, vosotros, si…si, vosotros,  que tanto bromeáis sobre la veracidad de mis historias, del número de ganchos que hay en el techo? Tiene explicación:  es porque cada uno de los que estamos aquí tendremos una muerte prematura”

Miramos hacia arriba y contamos con lentitud y torpeza, como cuando eramos niños. Eran los que habían, 8,  los mismos que estábamos. Un escalofrío nos recorrió el cuerpo con la inocencia residual de aquellos 19 años.

Hoy, casi dos décadas más tarde,  la observo detenidamente tras el cristal,  mi corazón está henchido de rabia. No me acostumbro a  tener de nuevo ese escalofrío rondandome las venas, susurrando que soy la ultima con vida de aquella broma sellada en la lumbre.

Ahora solo me queda lo más difícil: batallar el cuento maldito. Así que, cada noche, antes de que el sol haga su entrada, sigo el mismo ritual:  enciendo el fuego mientras juro  que este hechizo no me llevará a sus aposentos, que no soy  yo la número 8 y que un día burlaré al miedo con la serenidad de mis arrugas.

12193276_920113384744388_6230820034600002926_n

 

Anuncios

30 comentarios en “La número 8

    1. Cierto es, Gloria.
      Una vida se compone tambien de todas esas personas que van pasando a lo largo de nuestros años y nos van llenando de historias y recuerdos.

      Gracias.

      Un abrazo.

      1. Está claro…algunas dejan mucho, Gloria…bueno y malo, pero en fin, mejor pensarlo así y seguir adelante pensando que es parte de la vida.

        Abrazos.

      1. Si, la verdad es que hay personajes donde dar rienda suelta a la imaginación, lo que no hay es tiempo y dedicación para escribirla..ajajaj.

        Besos

      2. Donde quieras! O mejor sin papeles. Será nuestro pequeño secreto. De aquí a la publicación… de verdad que me estás animando!

      3. Vale, no se lo diremos a nadie. Y tampoco que te haré una entrevista en el blog cuando lo tengas listo para darle vidilla. Es la intención, animarte! 🙂

    1. Siiiiiii? jajaja…bueno, es un género del que he leído mucho, más en la juventud que ahora. Pero me lo plantearé, miedo me da sacar “el lado oscuro”…ajajaj.

      Besos guapa.

  1. Hala Mukali, que bien escrito está y la transición en el tiempo lograda del todo. El final, amargo y revelador al mismo tiempo. Me ha encantado. Hale un repasito y otro más listo para la imprenta. Un besazo.

    1. Te confieso que me sorprende que haya gustado tanto. Eso que dicen de que al escritor no le gustan los mismos relatos que a sus lectores o al cantante con sus letras, debe ser cierto.
      La parte final, creo que es la que ha tenido más “gancho”, no? jijijiij.

      Si algun día me animo a escribir en papel, de seguro empezaré con un libro de relatos cortos. Me llama la atención ese formato, pero todavía no tengo la idea genialistica que me haga empezar, ni el tiempo suficiente.

      Besazo para tí.

  2. Me ha encantado la historia, por partes pensaba que era tu particular ‘Cómo conocí a vuestro padre’ xD A mi una vez me predijeron que moriría a los 23 durante un viaje a egipto. Me secuestrarían y matarían para vender mis órganos en el mercado negro. Ja, ni modo. Aunque desde luego, ese año me hubiera preocupado irme de viaje al sur xD

    1. Gracias Holden, tu opinión siempre le alegra a una. No he visto esa peli, el relato si que son ciertos flashback relacionados con mis vivencias a los que le ha aplicado un poco de imaginación.

      Y has ido a Egipto despues? No habrás sido capaz? jajaja

      Besos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s