La poetisa en ciernes

joseph-lorusso3

Íbamos caminando por las faldas de la Alambra y ese paseo, de los Tristes, creo que le llaman. Pero nosotras no íbamos así…¡qué va!. Confesión tras confesión, charla a charla calculo que llevábamos unas cinco cervezas de más… y digo este numerito aproximándome al pie de la rima. Más tarde entenderéis porque.

Al borde del río Darro, donde se colocan los artistas, divisé a un hombre con un cartel colgado “Se recitan poesías por 1 euro”, rezaba el cartón de su pechera. Mira, Lauri- musité, señalando el descubrimiento que me había atrapado.

Mi compañera me miró con ojillos etílicos y luego fue corriendo hacia el tipo, tal como es ella, pero a lo bestia. Cosas del alcohol- me dije- ¿¡ninguna lengua puede detener!? y entonces pegué un mordisco imaginario a la mía por haber puesto el pastel al burro.

  • ¿Dices poesías por 1 euro?- ¡pero eso es muy fácil!- añadió una Lauri que había perdido gran parte de su poca vergüenza.
  • ¿Ah si?, dime alguna entonces…. – retó el desconocido, arqueando la ceja derecha. Yo observaba rezagada, intentando desvincularme del ajo, recitándole al asfalto: ¡hazme invisible! mientras en mis haberes buscaba una poesía acorde.
  • Pues te la voy a decir……ummmmm…ummmmmm.. estaaaaaaa……a ver…. (Más tarde me confesó que se le habían ocurrido unas cuantas: la de las pupilas, la del barco y la de quien lo probó lo sabe. “un mejunje sin hilo”)
  • Jajajaj…creo que ya estás comprobando que de fácil nanai.
  • ¿Como que no? …a ver si te sabes esta: con los dedos de las manos y los dedos de los pies, con la polla y los huevos todos suman 23.  Lauri se rió como lo hacen los vencidos por la bebida, con ese punto extraño entre el ingenio y la derrota. ” Lo siento, es que me la se desde que tenía 12 años y ha aparecido así, del tirón” justificó risueña.

El tipo la miró atónito, luego añadió:

  • Me parece que la poesía no está al alcance de los borrachos.
  • ¿Ah no?  ¿y entonces que hacía Bukowski?- preguntó algo ofendida.
  • Si me dices alguna de ese borrachuzo, te doy el euro, poetisa loca.
  • ¡Está bien, está bien!, ¡ahora mismito que te la digo! faltaría más…. Lauri cogió su mobil y con ojillos intelectuales buscó el poema.  Luego recitó con voz alta y clara a todos los que por allí caminaban…

¿Ves este poema?
lo he escrito
sin beber.
no me hace falta beber
para escribir.
puedo escribir sin
beber.
eso dice mi mujer.
yo digo que es posible.
no estoy bebiendo
y escribo.
¿ves este poema?
lo
he escrito sin beber.
¿a quién le hace falta un trago ahora?

es probable que al lector.

 Al terminar el tipo cogió un boli de su bolsillo, escribió algo en su cartón y se lo colgó a Lauri.

  • Vale, me ha gustado la aportación, aquí tienes el euro-concluyó  guiñándole el ojo. Por hoy me has quitado el puesto.

Nos despedimos y Lauri, todavía algo tocada, fue paseando el resto de la tarde un cartel que ahora decía…

 Se recitan poesías por 1 euro.

(Soy una poetisa con chuleta y tonillo algo desvergonzado)

joseph-lorusso-logi-cult-9

 

 

Anuncios

16 comentarios en “La poetisa en ciernes

    1. Ni uno, claro! Jajaj En fin, creo que todos hemos tenido una amiga bregosa alguna vez que tan pronto nos hace reír que nos saca los colores. En realidad ella dice que iba para humanista pero los dioses debieron hacer huelga ese día y la dejaron en el bar… jajaj.

      Ciao, Lidia.

    1. Jajajaj debo decir que desde siempre me han gustado los escritores/as aficionados al drinking… algo me dice que el cerebro de estos genios gobernaba más clarividente entre los grados.

      Un abrazo, Johan

    1. Bueno, Junior, tampoco seas así de tajante contigo… a proposito de ser escritor decía el mismo Bukowski en un poema: si no te sale de ardiendo de dentro, a pesar de todo, no lo hagas.

      Y es que hay muchas formas de escribir, todas aceptables, por cierto…aunque muy probablemente las mejores historias surjan de la inspiración con situaciones que vivimos y nos chocan por dentro.

      Un abrazo, Junior.

  1. Es que a veces se confabulan las cosas para que brote imparable la felicidad. Y hay que aprovecharlas.
    Cuando estamos borrachos
    acudimos del Retiro al Lago
    para echar pan a los patos.
    Vale. Sí, tienes razón Mukali
    Las hay mejores.
    Poesías? No. Curdas.
    Un beso.

    1. La verdad es que sí, Carlos. Hay que aprovechar la vida cuando viene rodada.

      Me parece curiosa esa forma de dar rienda suelta a las borracheras, no todo ha de ocurrir en el bar, doy fe. La verdad es que el entorno es precioso y yo iría fijate hasta sin estar borracha.

      Un abrazo, Carlos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s