De un día sin imagenes: con frío, hojaldrinas, calcetines y luces.

14681856_1148564991899225_7552444961926412096_n

¿Que haces ahí con el frío que está cayendo?- le dije, sorprendido de encontrarla sentada a la intemperie, en la escalera trasera del almacén.

  • Respirar-, contestó, con ese ojo al descubierto, tan inquisidor y provocador como de costumbre.
  •  Vamos dentro mujer, ¡ que te vas a helar!, – luego fijé mis pupilas en aquellos zuecos para estudiarla…¡son maravillosos! pero ¿como puedes vivir sin calcetines? ¡en estas fechas!.
  • Te confesaré que el poco frío que sentía, al verte, se me ha ido. ¿Eres mago?
  • Jajajaj…bueno, no exactamente- dije haciéndome el tímido,… soy de profesión cansino, estoy seguro que si entras: te alegrarás, la calefacción es buena consejera.
  • ¿En serio? Me temo que te equivocas. Ahí dentro solo me esperan montañas de ropa por colocar y villancicos a mansalva…Si acaso mi jefe contando billetes azucarados  con ojillos dulces de hohoho,  al compás del buen gastar navideño.  ¿De verdad crees que es eso lo que necesito?
  • ¡Claaaaaaaaaaro que no!… me hubieras dicho directamente que quieres hacer pellas. Que andas cansada, deseas hacer un kit kat….O besarme.
  • Vaya ¡ por fin lo adivinaste! ¿sabes?, probablemente con una hojaldrina se me pase algo de esta loca fiebre navideña que tan mal llevo.
  • ¿¿Una hojaldrina?? tienes suerte, en casa tengo una caja entera, ¡te invito!… con un chupito, desatarisas . Y unos calcetines para esos tus preciosos y helados pies.
  • ¿¿Siiiii???? Biennnn – dijo contundente, luego se giró y volvió a mirarme detenidamente, como si se le hubiera encendido una bombilla. ¡¡¡Hasta podemos justificar la fuga con empacho!!!  Ahora que ponerme tus calcetines ¡hasta ahí podíamos llegar, majo!.
  • Pues a mi me resulta disparatado y sugerente.- le confesé, señalando lo que había adornando la barandilla.  Es más te tomaré una foto desnuda con estas luces de navidad  encendidas y enredadas por tu cuerpo y con mis calcetines más molones ¡por supuesto!.

Ella se rió largo rato. Mis ocurrencias no eran muy normales… está claro que no me dejó. Aún y todo brillaba con luz propia. Entendí que tenerla a mi lado iba a ser algo tan complicado como desenredar las luces del árbol… pero mágico como esos cuentos navideños que guardaba el abuelo en el cajón.

Me dijo que las mejores instantáneas eran aquellas que nunca se sucedían, olvidadas tras la luz del momento. Me aseguró convencida que  eran las que mejor se adscribían a la memoria , como el sabor de una hojaldrina; y con el tiempo, he entendido cuanta razón llevaba. Observando los instantes detenidos como fogonazos,  no veo otra cosa que tertulias caprichosas y turbias, en manos de la memoria y el olvido. Vagan de un lado a otro de mi ser, frágiles y subjetivas, sin saber bien que decirme.

En cambio, ella y ese pasar invisible, luminoso, fugaz,  por un recodo de mi vida, ¡siguen tan vivos y fehacientes… a pesar de todo!.Aunque no exista una prueba capaz de enmarañar o demostrarme -siquiera- que aquello nuestro existió y fue algo real.

 

 

 

Anuncios

8 comentarios en “De un día sin imagenes: con frío, hojaldrinas, calcetines y luces.

    1. Gracias Lidia.
      A veces me gusta dejar algunos flancos sueltos para que quien me lee invente lo que más le apetezca. En mi imaginación, decirte que yo así lo vi, comieron esas hojaldrinas y no solo eso, además se lo pasaron en grande.

      Feliz Navidad, Lidia.

      Un beso

  1. Y así empiezan las grandes historias, ¿verdad? ¿comerían perdices? Es más, ¿lles gustarían las perdices? Porque lo que es a mí, me espantan. Tienen un sabor con el que no comulgo en absoluto 😀 Como sea, es una bonita entrada para leer un 24-D.

    Felices fiestas, Mukali ^^

    1. Jajajaja…a mi tampoco me gusta esa expresión Holden, no todas las historias acaban en esa frase y no por ello han de ser peores.
      Y tampoco me agrada ese sabor, no creas, ni en paté,…que tanto gusta.

      Me alegra saber que te gustó la entrada para este día, pero sobretodo el hecho de que dediques un trozo de tu tiempo en un día tan así. Espero que estés disfrutando de las fiestas.

      Beso y abrazo enormísimos.

  2. Los mejores recuerdos son de los destellos fugaces de felicidad que a lo mejor ni fueron, o no fueron tal, pero que la imaginación disfraza de realidad para endulzar la rutina. Estupendo retrato Mukali. Un beso.

  3. Hay imágenes que perduran en nuestro recuerdo, siempre. Sean reales o no. Incluso te confieso que a mi me gusta perderme en el laberinto de la imaginación. Nos quedamos con el momento, porque la vida se compone de momentos. Que sean reales o fruto de nuestra imaginación, es otra historia 😉 un abrazo y disfruta mucho de estos días.

    1. En eso de la imaginación compartimos gusto, Carlos. ¿Que mejor que idear la realidad como nos gustaría?…es lo bueno de escribir y dar forma a las palabras.
      Y claro que hay que quedarse con momentos vividos, todos ellos nos pertenecen y nos hacen ser, en cierta parte, quienes somos.

      Gracias, igualmente para ti.

      Besos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s