Crónica de una ruta de domingo

dsc_1358

Los domingos se han convertido en días llenos de posibilidad. Nada comparable a la manía que anteriormente les tuve, por cierto, bastante injusta. Una va cambiando con el pasar de los años y aprende a valorar con más precisión lo vivido. Y es precisamente que el domingo me gusta para tomarlo como pulmón y encarar la semana con el positivismo que merece.

Esta vez el ultimo día de la semana amaneció algo meón. Cuando me levanté y abrí la ventana, me dí cuenta de que todo estaba empapado. La noche anterior había transcurrido con esa lluvia fina y silenciosa que no ves venir, mientras yo planchaba tan a gusto mi oreja. Sin embargo, miré a mi alrededor y había un sol esplendido ( por aquí se le dice un sol que aporrea jjijiji)  el mismo que se había ocupado de ir abriendo claros y revistiendo de belleza todo el paisaje.

Es lo que más me deleita de cuando llueve, la nitidez que devuelve a los campos, como si le hubieran echado una buena capa de limpiacristales.

Al instante, como cualquier  animalillo silvestre, sentí la necesidad de salir a capturar las vistas in situ, con la perspectiva de la aventurera que siempre me hace. Traté de convencer a mi chico, pero pronto me dí cuenta de que había fuerzas mayores con las que era imposible competir…y no era la pereza, ni los niños…que va!…el asunto era que jugaba el Real Madrid.

Uno a cero perdiendo yo. ¡Válgame con los domingos y el deporte rey!.

Volví a mirar la ventana y pensé que una vocecilla algo hipnotizadora y bruja seguía llamándome más allá del cristal y de mi casa…me iba diciendo algo así como…ven, ven, ven… mójate conmigo en los charcos, ven al borde y camina sobre la línea de tus pasos que yo te mostraré la perspectiva…

En el fondo, se de buena tinta, que esta vocecilla no es nueva para mis oídos. Digamos que los que la escuchamos la describimos como esa droga que nos provoca el ir en busca y captura de alguna ruta que nos calme. Creo que en el fondo, debe tener algo místico… eso o directamente somos locos de remate. Mira que salirse del brasero un domingo con el frío…..

Como soy débil a este tipo de cantos de sirena, inmediatamente comencé a preparar la mochila y a atar los cabos suficientes para que mi ausencia no se notara mucho en las horas en que no estuviera en casa. Mis gemelos se iban a quedar con su padre y yo me iba a largar a algún lugar incierto, a tomarme un tiempo para mí, que veía más que necesario.

Decir que desde que soy madre siento a menudo la contradicción de dos fuerzas opuestas, por un lado, ir sola a rutear es algo de lo más tentador en todos los sentidos, aunque por otra parte, hacerlo con mis hijos es una experiencia que me suma ¡y como!,  descubres en sus cortos pasitos y en sus ávidos ojos, cosas que a menudo te pasan desapercibidas….verlos felices y sorprendidos es lo más.

Estas eran por antonomasia las dos fuerzas que luchaban en mi interior buscando argumentos, aunque pronto me dí cuenta que llevarlos no era una opción barajable . Ya no solo porque me viniera bien ese tiempo para mí, sino porque hacía frío y había barro y ellos aún no estaban preparados para combatir con un terreno en esas condiciones.

Mientras preparaba algunas mandarinas y la cámara reflex, pelirrojo me miraba con cierta sospecha. Su cara se puso aún más “celosía” si cabe, cuando le pedí las llaves del Terrano.

¿Pero no vas a decirme donde vas?.- me preguntó.

Noooooo, ¿tengo que hacerlo? – le contesté siguiendo su formato pregunta, intentando entre risas hacerme la seria.

Cuando ya me iba me acordé de esa película...126 horas y de su prota, lo que le ocurría por no decir a nadie su destino…y claro, sentí algo de resquemor, porque estaba claro que el lugar al que iba tenía cierta dificultad técnica y podía ser peligroso. Total que al final se lo confesé, como niña buena, que -casi siempre- soy.

No me digas!!!, pero a mi me encanta ese lugar!!! ……. me soltó inmediatamente. Lo siento, creo que te gustan más los merengues- le dije….jijijij, a veces tambien me sale la maldad en formato sutil.

En el fondo y a pesar de aquel diálogo algo provocador entre ambos, quedábamos satisfechos con la elección, él iba a tener su momento y yo él mío, lo cual a veces  en pareja también es necesario.  Cuando ya me iba, los dejé a los tres construyendo las bases de un globo con piezas, mientras esperaban que empezase su partido de la semana.

Por el camino se me ocurrió llamar a mi hermana, que se apuntó sin invitación a la excursión. Es lo que tiene ser parientes cercanos….

Íbamos ya en dirección ascendente, surcando hacia arriba la montaña, con el coche pisando charcos y sorteando veredas y me dio por pensar que pasaría si me quedase atascada por ahí.  “Bueno, aquí está mi hermana,…pero, claro…ella no tiene ni idea de conducción..”. Tampoco  yo conocía bien la dirección exacta, hacia años que no subía  a la ruta y  en ninguna ocasión había sido la conductora. Digamos que me iba entrando el cague  pero eran más grandes las ganas de patear el terreno y continué con ese gusanillo dentro.

Justo cuando  íbamos a llegar al lugar donde dejar el coche, me hallo frente a una bifurcación,  convencida que tengo que tomar el carril izquierdo abandono la opinión de mi hermana y  tomo otra dirección… bien, sigo hacia adelante hasta que  me encuentro de bruces con un gran embalse , que  hace de tope y final de la carretera…

Vale, estupendo!!!, tengo  que dar la vuelta………cachisssssssssss en los mengues!, con todo el barro que hay… si yo lo sabía…. dice mi hermana… Claro ahora es muy fácil decirlo…¡calla, pájara!

Una vez entro en razón , me dispongo a dar media vuelta y a volver sobre mis rodadas,  lo que supone meterme en el fango sí o sí. El terreno está húmedo y peligrosito, no me lo puedo creer, ¡¡¡lo ultimo que quería era esto!!!… ¿quien dijo calma?…todavía tienen que venir a rescatarnos en grua. Tres, dos, uno…adrenalina, reductora, ¿como coj*…. se metía la reductora de esto?…. ¿para que le pregunto a mi hermana si no sabe conducir?….Omssssssssssssss….tierra trágame!!!

dsc_1297

Síiiiii, queridos amigos, ahí estaba yo tan flamenca,  una mujer rural sin pajolera idea de  meter la redutora de un todoterreno, haciendo ruedas y tratando de controlar la fuerza de “el bicho”. Porque amigos, una se las tiene que ver en todas las facetas habidas y por haber y porque además un todoterreno no es tan manejable como te lo pintan por la tele, cuando vas por tu carreterita bien asfaltada, tan agustito y cuando llegas y se baja la típica mujerona  tía buena sacando a sus dos- tres churumbeles del cochazo, con ese despliegue de glamour y poderío…y ¡ojo! sin que se le mueva un pelo del flequillo.¡¡¡¡ ilusos!!!

Amantes de la tracción, estaréis conmigo en que un todoterreno hay que saber tratarlo porque cuando se le pone en  serios apuros rezuma agresividad y ruge como un león, y eso a  las féminas (al menos a mí) nos despierta cierto miedito.

En fin, gracias a los dioses de aquella mañana de noviembre, esta mujer que hoy escribe logró sacar al bicho del lodozal y de paso se enteró de como funciona esa palanquita, que no es un adorno, llamada de la reductora. Ea! guapa, ya te puedes considerar una mujer campera…jijiji.

Como iba diciendo (que me desvío de esto tambien jjjjj)…al final logro dar con el lugar que yo buscaba para dejar el coche y nos bajamos. Andamos y andamos durante más o menos una hora, entre charlas, pisadas y silencios, hasta llegar a la cresta de los riscos. La naturaleza es el mejor antídoto contra la desgana, te llena de energía en un pis pas.

De este modo vamos atravesando lugares anegados, otros más secos, sorteando veredas de guijarros  escurridizos y escuchando los sonidos de la montaña. Me detengo a cazar los instantes que mas me atrapan disfrutando de las vistas que me regala una ruta de este calibre.

dsc_1304

dsc_1341

Cuando estás en lo más alto y bordeas la cumbre, cuando eres capaz de verlo todo a ese tamaño tan minúsculo, te das cuenta de lo poco que cuenta tu mundo a esa escala… tu casa, el entorno de tu infancia, el lugar en el que creciste se disipa conforme a la lejanía…y  las sensaciones se aglutinan en tí dando lugar a algún tipo de conmoción.

Entonces, justo entonces, descubres un poco de lo que eres: solo una pequeña partícula de polvo en un universo condenado a ser inabarcable. Es la perspectiva contradictoria de la altura. En lugar de sentirte el rey por estar ahí sobre otras muchas cabezas más bien crees que los reyes caminan ahí abajo, engañados por el trascurrir de la rutina y la polución.

Ya a la vuelta voy pinchando a mi hermana para que me cuente sus amoríos. Hay que volver a pisar terrenos pantanosos, jejejej… ¡Qué tiempos aquellos, madre!…en los que algo empezaba y no querías pronunciar la palabra “novio”, no fueras a verte con el velo puesto o algo de lo especial con un amigo se estropease. Me encanta charlar con ella y recordar viejos tiempos desde otra perspectiva distinta, como la que me llevo a casa en esta mochila, …y de recuerdo una rama de tomillo para aliñar el pollo…Ea!

Me voy diciendo que tengo que salir a por esas experiencias más a menudo, porque son las que me van haciendo crecer en muchos sentidos. La felicidad no es la que nos han vendido, ni la que anuncian por la tele…ni siquiera la que aseguraba conocer fulanito o menganita…la felicidad es un tesoro que ha de ser conquistado, porque yace escondido en nuestro interior…siempre esperando a que la saquemos a pasear un día cualquiera.

 

 

 

 

 

Anuncios

5 comentarios en “Crónica de una ruta de domingo

  1. ‘Lo siento, creo que te gustan más los merengues- le dije’ pedazo insulto, suerte que tu churri no me lee xD

    Estoy seguro de que lo pasastéis bien, y te animo a que salgas solita cuando quieras. Yo lo hago mucho, ¿sabes? Irme a comer solo, al dar un paseo solo… debo admitir que es que me encanta disfrutar de mi propia compañía 😛

  2. Hala que envidia Mukali, que me pasé el Domingo resguardando plantas y colocando el garage para poder meter los coches a resguardo. Que vistas tan impresionantes, me devora la envidia cochina. La palanquita, si no recuerdo mal, pone: 2H-4H-4L que corresponde a tracción simple solo atrás- Doble Larga y Doble Corta o reductora, el Terrano es un coche estupendo, que gira muy poco y hay que tener en cuenta que a veces es mejor salir Marcha Atrás hasta encontrar un espacio más ámplio y favorable. Un beso.

  3. Qué fotos tan bonitas te salieron nena! Bien por tu decisión de hacer cosas que te gustan y te recargan las pilas, bien por reencontrarte contigo misma, bien por esas super conversaciones de hermanas. Un besito

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s