Final de curso y nuevas perspectivas.

IMG_6834

La luz entraba por la ventana de la cocina dibujando un triángulo de sol en la pared naranja. Desayunaba tranquilamente, sin reloj, dejando -todavía- mandar a otro más sabio, el cuerpo, que había espabilado con la costumbre del horario laboral y la alarma.

Aquella mañana no sonó la aniquiladora, como de costumbre. Habían comenzado sus recién estrenadas vacaciones…tenía mil cosas por hacer, proyectos y momentos por delante que le arrancaban una sonrisa..pero no la detuvo  el reflexionar un poco más sobre los ultimos acontecimientos.

Recordó la semana anterior, la despedida y el cierre de otra etapa. El silencio atípico correteando por entre los pasillos del cole, el sonido – algo más anterior- de las mochilas traqueteando sobre las baldosas, el teatro de las maestras y el de los niños,  las comidas y risas con los compañeros,   los abrazos de última hora y la hora de las últimas lágrimas.

Todo se había quedado recogido en otra carpeta más que tenía por título una ciudad, calurosa hasta el hastío, cuna de grafiteros celebres, abierta a sus llanos de olivares  y sus gentes viviendo deprisa, resistidas aún a la costumbre del trato cercano y el curioseo, más propia de pueblo que de urbe.

 

Se había habituado a ir dejando sensaciones y huellas por cuantos lugares transitaba e igualmente se había hecho a que la situación no acarrease tristeza alguna en su interior, sino más bien una dádiva que cosechar como parte del recorrido.

Había aprendido con mucho esfuerzo a aceptar opiniones negativas como parte del plan y de cuanto había vivido, puesto que no sería lógico contentar a todos, ni llegar de la misma forma y tampoco le compensaba hacer crítica de eso, sino más bien asimilarla y seguir hacia adelante.. quedandose con  quienes sí habían demostrado estar ahí y considerándola importante.

Es cierto, le estaba gustando eso de aventurarse, andar de aquí para allá con la maleta siempre a medias, conocer y empaparse de variados acentos, hacerse a una amplia gama de contextos y familias, ciudades y reveses con los que bailar. No sabía bien qué aliciente podía tener tal fluctuación para ella, cuando lo lógico es que cualquiera -en su situación- ansiase la estabilidad y la comodidad que aporta el estar fija en un punto .

Ella misma sabía que tal comodidad tampoco era sinónimo de felicidad. Al fin y al cabo su casa siempre estaría donde estuviera ella, con sus niños, con su chico, o a solas impregnándole su particular esencia…el resto era un añadido que no podía tener un punto concreto en el mapa.

Y realmente le gustaba que no lo tuviese y que lo imprevisible y lo nuevo la siguiese por donde fuera.

Eran todas ellas una montaña de sensaciones que había ido adquiriendo en los últimos años, que dejaban entrever una mujer distinta, lo que nos cambia cada paso o cuanto hay tras ese umbral de comodidad que a veces nos da pavor cruzar.

En otro tiempo hubiera preferido cerrarse en banda, quedarse en lo archiconocido…pero ya sabía de antemano que – aún así- el destino del maestro era indefinido. Que mejor que abrirse a la posiblidad de un azar más amplio en el mapa, con el que poder enriquecerse y tomar como experiencia para años venideros. Que mejor que probarse a sí misma en diferentes situaciones, enseñarle a sus hijos diferentes hogares y ver otros lugares que los ya conocidos.

Sabía que no mucha gente entendería su postura, que habría quien pusiera a parir su decisión transeunte como madre…¿había desarrollado una habilidad especial para este tipo de juicios? ¿que importaba todo eso si su intuición y su espíritu creían ir en la dirección correcta?.

Estaba segura de que había algo que no había perdido en todos sus pocos o muchos años, que era el gusto por viajar y ese espíritu aventurero. Sabía que solo iba a tener una vida para aprovecharla: ver otras cosas, conocer otros mundos y tratar con otras gentes… y sabía que ser ella en verdad era la única forma posible de sentirse plena…

y NO, no se iba a limitar por mucho que la comodidad y la costumbre fueran disyuntivas tentadoras. Y  menos, por el hecho de que otras/os, que pensasen totalmente diferente, creyesen que hay una sola manera acertada de ser madre o mujer- a menudo acorde con la que ellas practican.

 

FELICES VACACIONES A TODAS/OS!!!!!

 

 

 

 

Anuncios

9 comentarios en “Final de curso y nuevas perspectivas.

  1. Pues claro, tu casa siempre estará donde estés tú, a mí me parece enriquecedora esa vida un poco nómada. Qué niños más bonitos tienes, disfrútalos mucho. Un beso.

    1. Lo es, Eva, de eso no me cabe la menor duda.
      A que si? Yo no lo quiero decir muy alto, pues soy si madre y no cuento, pero a mí me parecen dos preciosidades. Ni en mis sueños los hubiera imaginado así!.

      Un besote.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s