ANATOMÍA DEL VESTIDO

 2245817978392741

En el taller de los vestidos andaluces

Las mujeres cosen despreocupadas,

Cortan hilachos y mantean las telas

Abstraídas en la conversación.

Yo las escucho y en sus palabras

Hay un deje de humor y  picardía que me llama.

Hablan de hombres y los hombres

Suelen salir mal parados.

Pero todas los precisan 

Y al volver al nido

buscan el calor de esa lumbre.

Como si se las hubiese enseñado a necesitar

Y fueran malas costureras en ese arte.

Pespuntean los tejidos que otras mujeres lucirán

Con el encanto obsequiado,

Imaginarán sus conquistas y  amantes,

Cuchicheando pasiones y perfidias

Mientras ellas siguen cosiendo.

Observo como los retales se amontonan

Por toda la habitación…

Dejando los suelos llenos de esa mugre colorida,

Que a mi me gusta mirar.

Y me pregunto porque detengo ahí los ojos,

Como una lechuza.

Me embelesa mirar  lo que ellas ya no miran,

O imagino un vestido hecho con despojos,

estampados sueños y lunares salpicados

Capas, gasas, cremalleras, un volante, cualquier cosa.

Los vestidos, ¡Ay!

¡Esos ajuares que prometen la caricia!.

El mío juro que será otra cosa,

Apenas semejante al verano y la bruma,

Prenderá con la ilusión, desde la espalda,

Y acabará por los pies, con las ganas.

Una piel más allá de la que conocí

Más profunda, menos vacía…

carente de  hilvanes lacios,

Capaz de ser valiente y hacer de la caída un vuelo.

Ahora la muchacha  mide mi cadera  y apunta.

No soy más que otro cuerpo,

Pero lo importante es lo que soy para mí.

En ese sentido avancé ya mucho.

Solo es una tela,

al igual que un exterior.

A veces nos hacemos

regalos al batallar entre la congoja.

Y es bueno.

He aprendido a mirarme desnuda,

Por los espejos,

también aquí, en el taller,…mientras me prueban,

percibo los anhelos queriendose vestir de color

Cada vez más cerca de  la correspondencia adecuada.

Ya empiezo a verme,

transparente, inocua, mansa

Ya empiezo a escuchar el alma sin el alarido gris de la fiera…

Y para cuando acaben, … algo llevaré al salir.

No un vestido cualquiera,

Fíjate bien, no la misma mujer.

Juan I. Salmerón
Foto de J.I. Salmerón del blog PlumayLuz 

 

Anuncios

8 comentarios en “ANATOMÍA DEL VESTIDO

    1. A veces la clave está en buscar momentos que nos van ilusionando
      y van haciendo olvidar lo malo que vivimos. No es lo superficial de esas prendas, ni la seguridad o seducción falsa que nos puedan aportar, sino el hecho de confeccionarlo como un regalo a tu cuerpo, a tí misma.

      Un beso.

    1. No es exactamente de retales, eso imaginaba cuando estuve en la tienda y veía tantas telas por el suelo. Me gustó la sensación de aquel lugar porque yo de pequeña tambien aprendí a coser.
      Esta noche me lo pondré, si no pasa nada.
      Me lo he regalado para mi cumple y le he hecho otro a juego a mis peques, que me darán lija en sonrisas.
      Tengo muchas ganas de estrenarlo con ellos… 🙂

      Besos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s