Lenguaje

10609414_688640927891636_2510882366452749144_n

Hubo una época en que Lenguaje fue bello, juguetón y travieso. Fue un tiempo antes del tiempo en que pasó todo. Una desgracia que conmocionó al país de las letras.

Ya casi ni lo recuerdo, pero Lenguaje tenía la capacidad de ser libre, audaz como un pájaro lo vi llegar a los corazones más duros, con la lengua fuera tras haber recorrido distancias imposibles.

Lenguaje acariciaba las silabas como si fueran hijas suyas, porque en verdad lo eran…Unas veces las peinaba y las mimaba con dulzura, para otras dejarlas al son de algún viento que las enmarañase y volase libremente, permitiendo aventurarlas hacia derroteros desconocidos…y haciendo de ellas dueñas de su propia palabra.

He vuelto la vista atrás intentando entender el día en que Lenguaje se quebró.

La palabra, su latido, se volvió silencio y ya no supimos nada de él durante meses. Solo pensamos que había desaparecido cuando sus sílabas se quedaron huérfanas en un baúl, exiliadas y retiradas de la atención que Lenguaje les había prestado hasta entonces.

Nos dijeron que Ira y Rabia habían entrado en su casa. Que sin escrúpulos le habían robado algunos de sus mejores vocablos -unas pertenencias en realidad, intangibles- y le habían amenazado con venderlos en la plaza más concurrida del país de las letras. Pero aquello fueron solo rumores, ficciones que como humo y pólvora corrieron peligrosamente.

Se cree que Lenguaje sintió a Control respirándole al oído, acechando cada paso, vigilando cada frase, expiando cada gesto… le susurraba despacio… “respira, respira”,… mientras lo inflaba de un gas tóxico que lo volvería frágil…como un globo que va ascendiendo hacia el abismo incierto.

Fue en esa contradicción del vuelo y el peligro de sobrepasar la atmósfera y explotar…cuando Lenguaje conoció realmente a Miedo. Allí, en la inconmensurable nada del aire, Lenguaje era presa fácil, mientras que Miedo solo un viejo sabio que engaña poderosamente para filtrarse con sensaciones… desde la nuca hasta el alma.

Desde entonces, una cara incierta recubre a Lenguaje de Subjetivismo. Miedo se hizo con la palabra, también Ira y Rabia y otros cuantos intrusos más que acabaron por poseer a Lenguaje. Este se dividió en trocitos, partes con múltiples significados  que impidieron apreciar la verdadera dimensión de la literatura. Lenguaje se pregunta si es esa la grandiosidad de la palabra,  una riqueza semántica -indescifrable- a la que condicionan un puñado de intrusos.

Ya nada es verdad,  el tiempo borra la realidad de los sucesos, convirtiéndola en polvo de letras.

Y lenguaje seguirá formando parte de una ficción conformada por jeroglíficos mentales y códigos irracionales.

Hoy lo vi vagar por la habitación, como un fantasma más que viaja a la velocidad del vértigo, soplando sílabas arremolinadas.

Cuando él calla, yo le hablo…será que también soy lenguaje,

último

reducto

dignidad.

Quedaran imborrables regueros por el aire.

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Lenguaje

    1. No, no soy yo, mis pies son más bonitos…jajajaj.
      El lenguaje está siempre, nos caracteriza, huir de él es callar nuestra voz…pero luchemos por tratar de utilizarlo sin que nos dañe ni a nosotros ni a los demás. Justo eso es lo más fácil y lo más difícil.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s