La definición.

13043283_1017781301644262_6102964669572419103_n

En la disco ,aquella noche de las ¡dos copas seguidas! y de alasdoceencamita, le confesé que me sentía feliz, así sin más, sin adornos, sin aliños, sin condimentos…

Me dijo que no me creía y yo le insinué que las borrachas nunca mienten. Se rio, me reí…¡reimos un río!.. o una duda…o un mar…vete tu a saber. Su risa y la mía eran líneas paralelas no encontradas por sismografos, como nuestras camisetas rayadas por el uso y la costumbre.

Aún llevaba la copa en la mano, la solté sin romperla -cosa rara- y cuando estuve a escasos dos centimetros de su nariz, añadí mirandolo muy fijamente:

Alguien me susurró que la felicidad no se surte de palabras sino de hechos. Y como no me crees, pienso demostrarte empiricamente lo feliz que me siento.

Él quedó espectante y mas tarde, tranquilamente añadió:

Mientras se es feliz se está muy ocupado y uno no tiene tiempo de demostrar.

  • Ya estamos…le dije. Mira que te gusta sacarle puntilla a todo. Nada más que por eso, te invito a un baile…para que los hechos inunden los pensamientos…y para que le saques puntilla a los zapatos.

Sonaba  una bachata de moda de esas de aquitepilloaquítemato…y él decía que eso no había quien lo barajase.

Después de un rato observando como mi cuerpo se dejaba llevar armonioso por ese regusto que otorga el alcohol

después de estar riéndose de forma nerviosa ante mis constantes invitaciones con la mirada

después de que un tirón mío acabara con su vergüenza… se dejó hacer.

Bailamos lo que para mí fueron segundos y para él una pequeña eternidad.

Yo disfrutaba, él sudaba chorros.

Al terminar le dije que en eso consistía tambien la felicidad:  en escucharse a uno mismo sobretodas las notas, en oir la musica del propio cuerpo y dejarse seducir por su canto, sin que importe  lo estipulado, las miradas o el ruido que haya alrededor.

  • De eso nada. Tu felicidad parte con ventaja, sabes bailar, lo cual no es concluyente para que te crea.

Finalmente me dí cuenta que solo andaba probándome, le divertían mis argumentos, mi acción- reacción, mis tonterías de sabado noche.

Así que acabé cansada diciendo: Vaaa, cree lo que gustes.

Y mientras me daba la vuelta me sujetó, me besó  y noté como bailó en nosotros esa que llaman felicidad.

No, no hubo más palabras para la definición.

Era en sí misma la definición.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

13 comentarios en “La definición.

  1. Es que a nosotros los patosos nos resulta mucho más cercano a la felicidad un beso para la persona perfecta que un baile interminable. El primero no deseamos que acabe nunca. El segundo no deseamos que empiece… 😛 Besitos

    1. Jajajaja… En serio? Mira q le temeis al baile! a veces el cuerpo tiene la capacidad de comunicar más allá y a nosotras nos encantan esos juegos antes del beso.

      1. La verdad es q yo no recuerdo haberme besado con un hombre que no me haya hecho antes reír. Lo considero fundamental y claro q si… Añade magia.

    1. Sobre la felicidad hay escritos tropecientos tratados y frases…que no digo q no sean todas verdad pero la hacemos complicada e inalcanzable nosotros mismos. A veces basta simplemente con atraparla al vuelo.

      Besos

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s