Dos miradas. Una conversación. Entornos. Arte. Abstracción a través de lo real.

Mi hermana y yo habíamos dedicado toda la mañana de lluvia al museo. Empezamos por la colección de arte que se exponía de forma temporal, la de realismo abstracto, dos pintores de los que no había oído hablar y que acabaron por conquistarme más allá de las salas. Al final resultó que eran muy valorados y no los había apreciado hasta entonces.

Creo que los verdaderos artistas (y hablo desde mi propia experiencia claro está) son aquellos que gozan de la facultad de emocionar,  realidad que no está en manos de todo el mundo, como no está el que nos motiven las mismas cosas …esa chispa captura terriblemente mi atención. Podría dejarlo en una definición breve: aquellos que son capaces de mirar más allá y a través de.

Me explico. Muchas son las personas con dotes artísticas, pero ¿cuantas logran capturar la  imagen inquieta? ¿cuantos hacen que vibre como vibran algunos instantes?, esos que sabemos son tan efímeros como elucuentes…capaces de expresar mundos.

Los buenos cuadros bajo mi punto de vista son los que te dejan imaginar: llevádote  a formular hipotesis sobre su autor o su posible motivación con la escena, los que te hablan de los misterios ocultos tras los elegidos que posan, el paisaje o las cosas.

Es justo lo que iba sintiendo mientras observaba tanta belleza perfectamente estudiada. Sabía que estaba viendo algo que recordaría más tiempo del que duraría el recorrido del museo. Algo especial  e impactante que me haría indagar más allá, como indago con todo lo que me motiva a través del sentimiento.

A la vez que disfrutaba de las imagenes me iba adentrando en una historia. Quizás, seguro, tal vez, solo era mi historia…aunque la estaba leyendo allí con datos corroborables, el subjetivismo siempre está presente en el arte.

Hablaba de la relación entre un padre y un hijo, ambos artistas, ambos pintores… que se habían criado en entornos altamente creativos.

Hablaba de personalidad a la hora de pintar partiendo de bases parecidas,  de la influencia de lo ordinario y  lo cotidiano, que por ser así, muchas veces se escapa; del candor del misterio, del implacable magnetismo de la extrañeza humana llevada a su esencia mínima: la naturaleza. Tierra, sol, mar, costumbre, vecindad…entornos que fueron sentidos y vividos con tanta fuerza que aquello los hizo mágicos tras la mano habil y el pincel.

Y es que hay tantas coincidencias entre ambos como distancias en sus escenas. Acercamientos y lejanías, infancias de creatividad y naturaleza, humanismo animal, miradas ensimismadas y  musas secretas…fueron algunas de las cosas que más me impactaron de la exposición.

Quedé absorta por como se conjugaban las dos visiones: padre e hijo…de como habían investigado con tan diferente resultado, el color y la técnica. Y no solo el color en sí entendido como gamas o preferencias cromáticas,  me refiero al color de los  instantes y las historias…ambos magistrales en su esencia. Una: por reflejar la austeridad del alma a través de las ventanas de lo conocido y otra:  por derramar la extrañeza que – en sí- caracteriza un interior y las puertas de misterio que va abriendo.

No me pude ir sin mi descarada costumbre de tocar algo de lo que me llama. Creo que todos los museos del mundo deberían tener un apartado táctil, al menos para contentar a Mukali…jajajaj.

Me fui tanteando aquella imagen gigante…y era de imaginar el roce del pasto en las vegas de mi infancia, ese tacto que tan bien recuerdo de mi yo- niña y  que mi padre tan estupendamente se ocupó de desvelarme… sus botas, la siega, la tarde en mi espalda correteando las mieses.. ese ambiente que ya me quedó lejos y que los cuadros de Andrew y Jaime Wyeth consiguieron acercarme.

The Islander - Wyeth Jamie

 

Anuncios

17 comentarios en “Dos miradas. Una conversación. Entornos. Arte. Abstracción a través de lo real.

  1. En los museos necesito alguien que me lo explique bien.
    Mirar por mirar sin saber la historia, las circunstancias, los motivos, los códigos… es una tontería.
    Por eso me canso en los museos.

    Besos.

    1. A alguien que me lo explique o que la exposición esté bien reconducida a través del tiempo, tematica, datos necesarios para entender, eso hace mucho.
      Conocer la historia del artista nos adentra aún más, nos hace apreciar mejor su obra.

      Sabes, me parece necesario la organización, pero es cierto que no todas las exposiciones lo logran. A veces los cuadros recopilados en batiburrillo no dicen nada y otra cosa fundamental de cara a la visita: dedicarle un tiempo prudencial al museo, centrandonos en solo una parte. Es complicado abarcarlo todo, mejor ver bien un trozo y otro día, el siguiente…la mirada -pasado un tiempo- se satura.

      Besos.

  2. Qué gran análisis de la exposición. Dan ganas de ir a verla, y eso que yo no sé sacarle el mismo partido que tú… Pero podemos hacer una página en change.org y pedir una parte táctil en los museos para contentarte. Besitos

    1. Muchas gracias, apañao!!!
      Pues Oscar, merece la pena verla, sorprende… te lo digo yo.
      No conocía esa página, desde luego que habría que contemplar la opción de tocar, si no los cuadros originales, una reproducción, relieves, algo… el caso es que haya interacción.

      Besos.


  3. De entrada, ¡que magnífica obra la que nos expones! Menos mal que no hay que elegir, todos son fantásticos.
    Sobre tu reflexión… me parece muy acertada. Creo que es arte todo aquello que te conmueve, lo que hace aflorar sentimientos y emociones que tenías ocultos. El arte está pues en la obra de cualquiera, no hace falta profesionalidad, desde un niño a un anciano, todo son artistas si lo logran. Y da igual el medio creativo que utilicen.

    Un abrazo… y gracias por esperar mi regreso.

    · LMA · & · CR ·

    1. La verdad es que se hace dificil elegir, cuanto más si los ves en directo.

      La emoción no entiende de fama ni de protagonismo, la genera determinadas visiones que -no sabemos porque- nos conmueven.
      Fijate que el cuadro que tengo encima mi cama es totalmente anonimo— desconocido.. y aún asi, despues de muchos años sigue fascinandome.

      Ay! me alegro que hayas vuelto, voy a visitarte ya de ya.

      Besos.

  4. Hehe, genial. Se siente la intención de comprimirlo todo en una caja de cerillas. Muy buen ojo, y una selección de imágenes brutales.

    Esta canción sonaba aleatoriamente mientras leía. Creo que le viene al pelo.

    Un saludo!

    1. Hay imágenes que comprimen mundos. Personalmente tengo unas cuantas y estas se quedarán como parte de esa colección.

      Gracias por leerme, por comentar y por revelarme esa canción que te acompañaba durante la lectura…le dice bastante al post, desde luego.

      * Normalmente tardo menos en contestar, pero he estado unos días fuera y no he podido. Voy a pasarme a conocer tu blog.

      Un abrazo.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s