Hablando de…

1797547_804957749593286_6172210978662206011_n

La clase había comenzado  con un precipitar de letras populares,”La primavera la sangre altera” o “En abril, aguas mil”. Profundas como ellas solas.

Hablemos de comprensión, de lógica con niños de 5 años, aunque luego seamos nosotros los primeros en incumplirla. Adultos como nosotros solos.

 ¿Que es eso de alterar?– pregunto. ¿la primavera nos transforma? -añado.

Miran, piensan, siempre tienen algo rondando sus pequeños cerebritos…

Cambia los arboles, las flores, la hora, los días… dicen por ahí los más aventajados.

Y yo sigo dándoles ingredientes para pensar…

¿Y nosotros somos arboles, flores, horas y días? ¿formamos parte de ese todo?

Se que estoy pidiéndole peras al olmo y por otro lado se que la vida te da sorpresas.

Y me quedo en esto ultimo para confirmarme a mí misma porque me gusta tanto tirar del hilo.

Sus caras son pura filosofía

Y yo les extiendo las palabras precisas…

¿Creéis que en primavera estamos más…alegres… más  locos…más sensibles…nos enamoramos más fácilmente?… 

Y salen las risas de las niñas…jijijiji. Yo también me río de sus ojos al oír la palabra mágica “enamorarse”. Es como un cuento del que han oído hablar una y mil veces, pero del que siempre tienen ganas de más.

Annia se atreve y añade una emoción: Seño, yo estoy enamorada de Irene. Es mi novia.

Irene y Annia siempre sentadas como dos siamesas. Las eternas amigas. Pero hay una que absorbe a la otra y es la misma que ha pronunciado la frase que desatará la polémica.

  • Dos niñas no pueden ser novias – dice Javier contundente.

Dos niñas claro que no, pero dos mujeres sí ¿verdad Javier?- pregunto, sabiendo que refutará mis argumentos.

  • Tampoco. Ni dos hombres. Solo mujer y hombre.

Vaya! ¿eso quien lo dice?

  • Mi padre.

Y los dejo hablar entre las aguas revueltas. Hay opiniones enfrentadas, debate sostenido, me gusta que tomen sus propios pareceres -mientras parezco desaparecer-. Adoro  que participen con el bagaje que les haya tocado por azar,  ese tú a tú tan heterogéneo que se  alargará toda una vida.

Somos materia compartida y lo van descubriendo. El tiempo llegará a sacudir las certezas, que  estarán siempre moviéndose, como las estaciones, al igual que las ideas… hojas que van muriendo y renaciendo día a día…nada solido que dejar bajo la tierra firme de la contundencia.

  • Si, si que pueden. En la tele salen. Y se dan besos.- dice Andrea añadiendo pruebas.

Y todo es serio…van usando la lógica… van poniéndole palabras al aprendizaje.. van utilizando los sentidos y la razón ante lo que solo creen intuir… Todo tan adulto… que hasta da miedo.

  • Pues mi padre dice que dos hombres si que pueden ser novios, se les llama “quejicas”

¿Como? la risa estaba a punto de tomarme: … la palabra confundida y la inocencia tan bella de la edad. El aire de la infancia moviendo el tenderete prohibido de ropa interior.

No, no, quejicas no son. – les aclaro. Solo son dos hombres que se quieren.

Me parece que ya tendrán tiempo de aprender las palabras extrañas que- como adultos- nos hemos inventado  para clasificar lo diferente.

Y nos quedamos hablando de como es eso de querer a la persona, en amplitud, obviando todo tipo de convencionalismo impuesto. Creo que lo entienden a su modo de entender, se trata de abrir un poco más la mirada, de seguir recorriendo.

Para finalizar les pido un dibujo que  sugiriera los refranes trabajados. Dibujar es otra forma de pensamiento, otra manera de expresar lo abstracto.

Solo ha empezado la mañana, pero me sorprenden dos enamorados felices compartiendo paraguas bajo la lluvia, envueltos en un gran corazón.

Tal vez una buena explicación del amor sea esa, el dibujo de un niño que sigue siendo posible  en la definición de un adulto. Una forma de toparnos con la idea de que, en esencia, lo reconocemos y no pasa el tiempo sobre la consciencia y vitalidad del sentimiento.

11133656_809932109095850_3951553803576713147_n (1)

 

 

 

Anuncios

12 comentarios en “Hablando de…

    1. Muchas gracias, Silvia.
      Las diferencias se perciben desde edades tempranas, pues el entorno inevitablemente modela, como dice la frase “cada uno somos de nuestra madre y nuestro padre”.

      Es bueno que dentro de la diversidad se promueva el respeto a la elección personal de cada uno a la hora de amar..todavía existen tabues y miedos infundados con respecto al tema.

      Un abrazo dominguero.

  1. Los niños son absolutamente maravillosos, como esas flores de la primera imagen de tu entrada, perfectas y vibrantes, estiradas hacia el sol y meciéndose con el aire. Es una pena que los adultos terminemos cortándolas para meterlas en jarrones, pisándolas de forma descuidada, enseñándoles términos, ideas absurdas que no necesitan. Como si nuestra forma de ver el mundo fuera más importante que la suya… Estamos tan equivocados…
    Sobre el amor un adulto tiene una idea de lo que es, una interpretación. Un niño simplemente lo es.
    Muchos besos, preciosa.

    1. Así es, Eme, diste en el clavo… metiendolas en jarrones para que no invadan los campos de la lujuria y el desacato. ¡Que pena que haya gente que todavía no haya descubierto la libertad del termino amor!.

      No es solo la forma de ver el mundo por lo que algunos padres instruyen a sus hijos así, tambien es miedo, inseguridad y retracción a educar en una amplitud que no es más que la realidad que luego descubriran por ellos mismos. Temen que sus hijos -al conocer- sean lo que ellos no quieren que sean.

      Asi es, los niños suelen ser amores…aunque no siempre, hay algunos que son terrores….jajajaja.

      Muchos besos, guapisima.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s