Letras como pájaros libres.

 

Sobra decir por lo que escribo, pero escribo sobretodo para escucharme, para sentirme a mí misma.

Sobra decir que mi voz no es una respuesta aislada, ni un grito… sino la afirmación al yo.

Sobra decir que cada historia que imagino, no es una realidad tangible o identificable, pero sí hay trozos de mí en cada una de ellas.

Sobra decir que mi palabra es la terapia, el sentido más íntimo de mi escritura, el bálsamo contra el silencio derrotado.

Sobra decir que ni soy normal, ni quiero serlo…básicamente porque lo normal -para mí- no existe. Estoy hecha de diferencia, como tantos otros.

Sobra decir que no soy ejemplo a imitar…,  me hago de contradicciones y erratas, la lógica no llega a explicarme con toda su inercia…y me parece justo, también tengo sinrazones, sentimientos y partes irracionales que no caben en un compendio .

Sobra decir que el hecho mismo de que sea vulnerable no significa que vaya a dolerme lo mismo toda una vida. También los vulnerables aprenden, evolucionan y superan. Vulnerable no es ser negativo, es ser sensible…y la sensibilidad -a veces también- denosta belleza en sus partes más ínfimas.

Sobra decir que leo lo que me apetece  y cuando me apetece, como todos, siempre que lo escrito sea público…a terrenos privados mejor no acudo porque ya acepto que no puedo estar en la cabeza de otro. Y mira que me gustaría, porque curiosa soy un rato larrrrrrgo.

Sobra decir que me quedarán mil cosas por explicar, cosas que ni los libros, ni el tiempo, ni yo misma lograremos definir …le llamaré ” la tierra infertil”.

Sobra decir que a veces la vida me duele… todo está bien hasta que sucede…un mar brota, un segundo salta la chispa y sucede. Ya no logro estar aquí, ya me he ido a otra parte.

Sobra decir que dentro de 10 años nada de esto me importará. Se habrá ido el dolor y gran parte de los recuerdos, porque nada es eterno y eso lo sé bien.

Sobra decir que vivo hacia delante…pero cuando miro hacia atrás, trato de pensar que hay personas, situaciones y hechos que simplemente me superaron. No pasa nada, soy humana, derrotable… lo se y lo acepto. Y en base a ello vuelvo a levantarme y reconstruirme…una vez y las que hagan falta.

Sobra decir que no voy a obligarme a nada que suponga otro lastre más en mi avance. Los “debería de” me resultan fruto de infelicidad constante… por tanto, simplemente…seré, viviré, amaré y sentiré…escuchandome. Como mejor crea, en vistas de que soy una mujer libre.

Sobra decir que ya no aspiro a que mi perfeccionismo me llevé ciega, seguiré sin lograr tantas y tantas cosas…equivocándome y dudando de tantas y tantas certezas,… porque dudar es de sabios y no conseguirlo todo, un hecho. Ya no tengo descripciones para mí, he ido buscándome por los rincones, sufriendo por lo que perdía, era y dejaba de ser…

Sobra decir que ya no me torturo por esas pérdidas, porque entiendo que constantemente cambiamos conforme la vida nos toca. Cambiar es bueno, el cambio es crecimiento interior. Y ya no es la razón la que me lo dice, sino el instinto.

Sobra decir que iba a cerrar este armario, la historia jamás contada de una mujer infertil,  pero no lo haré. Y no es cabezonería, no…  me alivia seguir escribiendo porque en mí ya no veo ni la vergüenza, ni el secreto, ni el descaro…solo la dignidad de unas letras, el testimonio y descanso de poder verlas ahí, como lo que son: pájaros libres surcando un cielo.

 

 

 

 

 

Anuncios

10 comentarios en “Letras como pájaros libres.

    1. No lo sé, Toro. Siempre he sido inteligente emocionalmente, pero también te diré que hay situaciones que nos superan .
      Que me levantaré, si. Una y mil veces .
      Si eso es fortaleza de espíritu, la tengo.

      Gracias por el consejo. Lo procuro a cada instante.

      Un abrazo enorme.

    1. Efectivamente, dar explicaciones sobra… Escribir es un ejercicio libre y las explicaciones cada uno las tomará como quiera ver o como sepa ver. ¿Qué sentido tiene que todo caiga en un saco roto?

      A veces también escribimos para escucharnos a nosotros mismos, sin otro ánimo que reafirmar nuestras ideas y principios.

      Abrazos.

  1. Tus letras son una puerta a quien tú eres. Una puerta que algunos afortunados cruzamos para empaparnos de ti, para que nos llenen tus certezas y nos sacudan tus dudas.
    Sobra decir que eres extraordinaria, porque es evidente a quien te lee, porque tú lo sabes, porque lo has sido siempre.
    Y sobra decir que este título, ” la historia jamás contada de una mujer infertil” nunca habló de ti.
    Un abrazo enormísimo.

    1. Hay tantas cosas que no hablan de nosotros! Por eso es un error terrible juzgar a la ligera. Nunca sabemos lo que nos esperará tras la próxima esquina.

      Gracias por cruzar esa puerta y por abrirme la tuya, con esa amabilidad y dulzura que desprendes.Tu sí que eres una persona extraordinaria y me alegro muchísimo que el azar nos haya cruzado.

      Otro abrazo gigantesco.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s