LOS INSTANTES EFÍMEROS

Se acaba todo.

Se acaba el silencio.

Se acaba el café.

Se acaba el descanso, la luz tenue, la casa recogida.

Se acaba el dormir escuchando un mar que ronca,

el viento azorado,

tu risa en la espalda del ayer.

Se acaba la lluvia en soledad,

el balcón sublime,

el espacio reducido,

la habitación propia.

Se acaban mis infusiones, el chocolate, las nueces… la tele triste .

Las duchas conmigo,

mi voz gritando en cada rincón…

un espejo acariciando el atlas del cuerpo,

los continentes, las mareas, los océanos,

el armario abrigado a color ,

la sartén de mis caprichos,

la nevera curiosa y vacía…

el pasillo siempre acechando

merodeantes los pasos,

carcajadas, lenguajes…

la complicidad transeúnte,

un hotel que duerme,

un hotel que despierta,

la gente que viene y va,

el pegamento de la ausencia,

la constante del recuerdo…

Se acaba todo.

Hasta nosotros.

Vendrán más cosas, vendrán.

Aunque creamos que éste es

el último atisbo de belleza.

IMG_7503

 

Anuncios

28 comentarios en “LOS INSTANTES EFÍMEROS

      1. Yo creo que sí, al menos fisicamente.
        Mi madre se empeñó en darme muchas zanahorias de pequeña y ahora me encantan. Aún no he tenido problemas de vista.
        😉

      1. Jo! pues me pongo supercontenta de regalar momentos de disfrute. Volver a cogerle ilusión a mi blog me llena y es gracias a vosotros que me seguís y lo hacéis posible.
        A mi tambien me gusta leerte.

      1. Jajajaja…pues ya somos dos. Además es un tocho larguísimo…
        El de la selva está bien, al menos cuando te sientes animal sabes que casas con el entorno…jijii.

    1. Que lindo y bello lo expresas Ñoco!.
      No dejan de sorprenderme tus frases, son pequeñas síntesis de poesía.

      Suelo usarla, a veces de forma inconsciente, pero sí, suena bien.

      Besos.

  1. Todo se acaba para dejar sitio. Para fabricar nuevos recuerdos. Para estar siempre en movimiento, que, en el fondo, es no acabarse.
    Y solo duele cuando se acaba lo que se siente que no puede volver en forma alguna. Que no es el caso de tu poema ni de la poesía que vive en ti. Eso siempre vuelve. Y nos da alas. Y cuando volamos, tampoco podemos acabarnos. Asi que tenemos que darte las gracias por desgranar las palabras para nosotros, por darles el sentido preciso, por moldearlas con la ternura que atesoras, por regalarnos el encanto de tus letras.
    Besos preciosa mukali.

    1. Si constantemente vivieramos sobre lo ya vivido, nada creceríamos. Casi todo está predestinado a acabarse pero las alas nos la da el recordar lo bueno que ya pasó y esperar nuevos instantes que vengan a sorprendernos.
      Me gusta que la poesía me habite, aunque siempre lo ha hecho, alguna vez la he callado y callar tu propia voz o tu propio sentir es tremendamente grave.
      Siempre me lees con ternura y encanto, está en tu mirada, yo solo pongo las letras… así que las gracias son mías.

      Besitos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s