Días que pintar

A lomos de un caballo balancín

en el trayecto hacia nosesabedonde

iba galopando entre los días del  porvenir.

Me dejaba llevar por el viento agradable de los sueños,

esa frescura azotando este rostro incierto

ese minuto de sinergía entre su lomo y mi cuerpo.

Topamos no tarde con los primeros reveses

una montaña de bloques amuralló nuestro camino,

acampamos en Imaginación durante unos días

buscando encontrar soluciones de trayecto

que  nos hicieran trazar nuevas rutas.

Sin los libros que llevábamos a cuestas

-en alguna cabecera entre su hocico y mi pupila-

no hubiéramos podido continuar,

pero aún encontramos más letras perdidas,

diseminadas como semillas por  las colinas,

vestigios de nuestra seria sed por saber.

Nos esperaban abiertos,

aún con olor a sabia fresca del  paraíso

como si desearan ser  recitados por la garganta del viajero,

como si quisieran ser los ojos de la trampa del mañana.

Y en ese recorrido tan largo,

tan extenso en paisajes y estados del alma,

nos dio hambre a mi y  al caballo…

amasamos pasteles con arcilla y los pintamos

para que quedara constancia de nuestra glotonería.

Alargamos la magia como un chicle afrutado,

mojamos nuestros labios con algodones de limón

y nos dibujamos sonrisas cuando la tormenta más rugía.

Allá en la cumbre del sol anaranjado,

sonó la música de un xilófono

tintineaba la canción de nuestras vidas,

un cinema paradiso en el que los vientos de escenas bellas

fueron sesgados por los límites de la inconsciencia

y allá en el mismo ojo del firmamento,

en esa cúpula oscura y transparente

aquel cine se proyectó para nosotros…

inmenso acompañamiento entre un billón de estrellas.

 

Íbamos a concluir el viaje anestesiados por la emoción,

366 días de aventura,

altura,

bajura,

premura,

locura…

Cuando pudimos echar la vista atrás,

nuestros pies toparon con  puzzles cúbicos

esa posibilidad de crear infinitos resultados

con las caras de las piezas…

Nos abrazamos en equilibrio

barajamos recuerdos y decisiones,

estrechamos una armadura de carne y hueso animal,

tan cerca, ¡tan una!

-caballo y mujer-

que al fin pudimos verlo:

 

Somos hoy remedos inconclusos del ayer,

trozos de mirada,

gajos de latir,

días en bocetos que seguir pintando.

 

DSC_0950
“Juguetes” by Mukali.
Anuncios

10 comentarios en “Días que pintar

    1. Me alegra mucho que te gustase.
      ¿no te ha recordado algo?
      Cuando leí tu anuncio (el del caballo) yo ya lo tenía escrito y me dió un poco la risa tras la coincidencia. Recuerdo que pensé: “vale, despues de saber esto,… mi poema no es nada serio…jajajaj”. Pero bueno, ahí queda.

      Besos, Alter.

    1. Muchas gracias, Toro, te lo agradezco.
      Viniendo de tí, un poeta por excelencia,
      me parece un halago.
      Todos esos movimientos y estilos literarios me parecen preciosos y precisos para expresar realidades simples y emociones.

      Un abrazo.

    1. Muchas gracias, Laura, me ha conmovido el comentario.
      Llegar a tu psique me parece una maravilla, me pasa a veces leyendo y siempre es un milagro.
      Gracias de nuevo por tu aporte y si me lo permites me paso a conocerte.

      Un abrazo.

  1. No sé si me gusta más el poema o el dibujo. Está dificil… 🙂
    Por fin he enlazado tu blog, que no me dejaba blogguer… o mi propia ignorancia informática, que también… 🙂
    Un beso.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s