LA TRISTEZA, UN ESTADO MÁS.

Natalie Portman en Closer.

Hay pocas cosas con más valor que la sonrisa de una persona triste.

Por eso ayer cuando abandonaba su tienda me sentí tremendamente feliz. No percibí un agradecimiento mayor habiendo dado tan poco, mi presencia, mi oído, mis palabras  una hora, no mas.

Vivimos en un mundo equivocado, creemos que aquellos que perdieron la sonrisa y se afiliaron a las lágrimas por mil y una circunstancias, no tienen nada que aportarnos. Cuando en realidad es todo lo contrario. Tenemos mucho que aprendernos y enseñarnos. Somos individuos que estamos hechos de todo aquello que compartimos con otras personas. Y de eso nos impregnamos en un camino lleno de obstáculos que marcarán nuestros pasos y aprendizajes.

Reivindicamos la alegría, el amor, el éxito, el poder, el perdón, la amistad, el placer …… mientras la tristeza, se nos cruza a todos en alguna parte y la eludimos. Como si no existiera. Parece que nos de miedo reconocer un estado totalmente natural y humano desde los tiempos de los tiempos. Nos dan pánico las personas que se olvidaron de quererse cayendo en el bucle del sufrimiento continuo, cuando todos sabemos que cualquiera de nosotros podemos andar un día más perdidos de la cuenta. Nos da miedo escuchar algo que parece nos fuera a contagiar por sistema. Vivimos inmersos en nuestros problemas y no queremos saber nada de los problemas de los demás.

La tristeza es la dama negra de los cuentos de tantas y tantas gentes. Algunos la esconden en el desván, creyendo que ahí la tendrán controlada; otros la toman por aliada de vida y se olvidan que su peligro radica en su adicción; otros tantos dicen no conocerla o no invitarla a casa pasando de puntillas por su diálogo barato y engañoso.

Lo cierto es que todos, absolutamente todos  la conocemos porque es un estado bastante natural. Sentirse triste o aflijido en un momento dado es totalmente real y a veces hasta necesario. Lo antinatural sería ocultarlo tras una sonrisa falsa creyendo que así no aparecerá o  afincarnos a ese sentimiento por sistema, sin sacar nada claro, sumiendonos en un estado perpetuo de pena que nos impidiese ver las bondades de nuestra vida.

Cuando eso ocurre, es difícil y hasta muy grave, porque se hace un mundo salir de ese atolladero. Lo peor sin duda, es la incomprensión de otras personas que consideran que su tristeza una vez hecha enfermedad, es una elección….que solo quieren llamar la atención, que son unos cobardes, que son unos negativos, que no valoran….bla, bla, bla.

Es un problema de salud, pero no siempre se reconoce. No siempre se muestra, se esconde.  No siempre se ayuda, se huye. Y es tan grave esta enfermedad que quienes la padecen nunca serán los mismos. Se sale, se supera, pero se cambia hasta límites inimaginables. Nunca será como un brazo, una pierna o una operación de cataratas; sabemos que algo queda en el corazón de estas personas que durante un tiempo, quisieron tan poco a la vida.

Nunca puedes imaginar que en un sitio tan lleno de ilusiones como una tienda de bebes puede bailar la tristeza de forma tan desconsiderada. Y te hallas en un doble contrapunto, yo aquí y tú allí, yo con la alegría que supone ver cositas para las dos personas que vendrán nuevas a mi mundo, tú con 52 años y con la amargura de que eres incapaz de atender un negocio que te ha dado 15 años de ilusiones. Por x factores que nos toca vivir, porque nos pilla bajos de defensas, porque nos encuentra cansados y sin salud, porque se nos va un pilar importante….Nadie sufre gratuitamente. Nadie se hace amigo/a de la tristeza así como así.

Desde siempre en mi blog he tenido espacio para las emociones, para hablar, decir como me siento, entender esa parte tan profunda de mí….porque me gusta indagar en eso que todos ocultan siendo de lo mejor que nos define…. y porque yo soy así. E igual que hablo en mi blog, me desinhibo afectivamente en mi vida personal. No suelo tapar ninguna parte de mí y quienes me conocen saben que soy transparente, que se me nota todo: la broma, la preocupación, la risa, la picardía… digamos que tengo poco arte para ser actriz.

Si ayer esa mujer se me echó a llorar sin poder evitarlo cuando veíamos la colección de tuc tuc,… es porque realmente no podía más, es porque de algun modo me estaba necesitando. Lo siento, pero yo no puedo dar la espalda, decirle un par de frases y escurrirme huyendo. Yo no soy así. Tampoco me considero mejor ni la reina de las causas perdidas. Solo soy alguien que dada aquella situación tenía mucho que aportar. Estuvimos hablando durante un largo rato, se sentía cómoda y yo le dije todo lo que yo pensaba. Creo que le sirvió, creo que la calmé. Luego estuvimos mirando ropita para mis dos pitufos, me rebuscó en el almacen lo más bonito que encontró (creo que se sentía agradecida conmigo)  y tuvo la cortesía de guardarme todo lo que ví sin comprarlo, entendió de mi miedo a que algo malo de aquí a agosto sucediese y me quedase con ese recuerdo en mi casa.

Nos despedimos y como os he dicho hacía tiempo que no veía una sonrisa tan leal y tan necesitada. Lejos de contagiarme  del mal por conocer de los problemas de otra persona, me sentí enormemente feliz por haberla ayudado. La vida es más sencilla si nos echamos un cable, no hay mejor regalo que una conversación inesperada, un compartir pareceres de vida…aunque algunas batallas habremos de librarlas solos, se agradece quienes en medio de la oscuridad aparecen como un haz de luz.

 

Natalie Portman

 

Anuncios

20 comentarios en “LA TRISTEZA, UN ESTADO MÁS.

  1. La tristeza es muy cruel, porque llega sin que te des cuenta y se apodera de tu ser. Y cuando quieres reaccionar te tiene tan consumida que no puedes salir sola de allí. Es muy poderosa, es, por tanto, muy temible.

    Creo que, como tu, esa mujer tuvo que llegar a un limite tal que se vió en un buen ambiente y se vió con fuerzas para derrumbarse, porque ahi estabas tu, porque sabía que podía caer porque tu le darias la mano para levantarse.

    De un extraño, de un desconocido, a veces sólo se necesita un abrazo, un tu puedes, un ánimo,…..

    Es necesario sentirse triste, y decirlo tal cual. Hay que decirlo y sentirlo, no pasa nada. Y solo así, tras un día triste, viene un dia feliz.

    Tuvo que ser un dia duro para ti, pero a la par precioso para ella, porque le ayudaste a poder caer para poder volver a levantarse.

    Un fuerte abrazo!

    1. Lunita, es muy poderosa sí, por eso no hay que darle cabida más tiempo del necesario. Ayuda? No. Pero si me siento triste, yo -personalmente- no puedo ocultarlo.

      Derrumbarse y tener alguien con quien hablarlo es reconfortante.

      A veces un extraño es mejor que todos los más intimos de tu entorno conocido juntos.

      En las personas hay luces y sombras, igual que en los días, no hay luz eterna ni oscuridad perpetua.

      No fue duro, fueron los mejores minutos gastados de mi día. Se aprende (o llena mucho) hablar con personas a corazón abierto.

      Besos.

  2. No puedo estar más de acuerdo. Vaya empeño hay por tapar la tristeza y las penas, parece que no se nos permite no ser tremendamente felices. Y esa censura no sólo criminaliza esos sentimientos, sino que dificulta enormemente a la persona que se ve sumida en la tristeza buscar ayuda. Yo lo repito hasta la saciedad en mis clases de preparación al parto. Hasta un 80% de las mujeres sienten tristeza a los 10-15 días del parto, algunas de ellas terminan en depresión postparto. Igual que se busca apoyo si se infectan los puntos de una cesárea, se debe buscar en estas situaciones. Se subestima el bienestar emocional y es tan importante como el físico.
    Me alegro mucho de que esa mujer encontrara en ti el apoyo que necesitaba 🙂

    1. La inteligencia emocional pasa por reconocer los estados de animo, aceptarlos y saber superarlos. No es bueno ocultar las emociones negativas si se sienten, solo generan más angustia.

      Es cierto, las mujeres en el embarazo pasamos por multiples estados de ánimo: tristeza, miedo, alegría, ilusión… Pero es una etapa que nos la pintan idilica, por eso muchas no comprenden lo que les pasa o les avergüenza no sentirse tremendamente felices con tan bonito milagro.
      Se pide poca ayuda en este sentido y muchas lo cuentan una vez lo han pasado.

      Es tan importante o más, el bienestar físico lo vamos perdiendo con los años, las emociones siempre están ahí.

      Un abrazo.

  3. En mi trabajo la gente suele sentirse a gusto para explicarme cosas de su vida personal, muy a menudo situaciones pesarosas por las que están pasando, y a mí no me cuesta parar unos minutos la consulta y escucharles como necesitan. Es más, considero como tú que se puede aprender mucho.
    Un besote guapetona.

    1. Recuerdo que mi padre en su anterior trabajo al que se dedicó muchos años, decía como tú: que todas las marujas le cascaban sus problemas…y que si el hablará….jajaj.

      Escuchando se aprende mucho.

      Besos, Mo.

  4. Sí que es verdad que muchas veces nos esforzamos por ocultar la tristeza, parapetándonos detrás de una sonrisa fingida, una risa vacía o un comentario insulso, pero inevitablemente un día se acaba por explotar.
    Y en los momentos de tristeza, cuánto se agradece una mano tendida y un oído atento, y no una retahíla de reproches en plan “tú no tienes motivos para estar triste, te quejas de vicio, con todo lo que tienes, bla, bla, bla”, reproches que sólo consiguen crearte mala conciencia y entristecerte aún más.
    Me alegro muchísimo de que esa mujer se encontrase contigo, y no con algún mendrugo insensible de los que acaban por hundirte en la miseria.
    Un beso enorme!!! 🙂

    Y no se te ocurra pensar que va a pasar algo malo de aquí a agosto!! Lo único “malo” es que finalmente salgan niñas 😀

    No he visto la peli de Closer porque algunos me hablaron muy mal de ella, ¿me la recomiendas? ¡Qué mono es Clive Owen! 😉

    1. ¿¿Cuantas peliculas y escenas reales en las que decimos: no, no me pasa nada!!…y no es así??.
      Si nos sentimos mal hay que verbalizarlo, antes de explotar. El acumule no es rentable.

      Cuando no me podía quedar embarazada, en todos estos años, mucha gente me soltaba esa retahila (como tú dices) y era peor que un jarro de agua fría. Cuando estas realmente triste no te gusta que te digan que no tienes motivos para estarlo, no es una elección el sentirte así. Basta con decir, te entiendo ¿vamos a tomarnos un cafe/ helado y nos olvidamos un rato?.

      Tal vez con otra persona no se hubiera abierto o tal vez sí, de todas formas, me alegré mucho por su sonrisa.

      No pasará (nada malo, ni tampoco serán niñas…es imposible, Isa!! jajaja)

      A mí me gustó por sus dialogos que son muy currados y sobretodo por las 4 interpretaciones de sus personajes principales !son magistrales!…el guión cuenta lo que muchas pelis cuentan amorios, pasiones, celos e infidelidades…aunque es una peli nada predecible.

      A mi me gusta más Jude Law, pero se me está quedando calvo 😦 jajajajaj.

      Besos, Isa.

  5. El consuelo que demos al afligido es signo de que hay humanidad ( compasión ) en nuestro ser y aprecio que existan en este mundo personas como tu, que puedan batir la insensibilidad y se aproximen a escuchar y dar aliento!
    Un afectuoso abrazo!

    1. Gracias, amigo!
      Solo quería transmitir una reflexión sobre la tristeza, tan mal vista en nuestros tiempos… yo tengo tantos defectos o más que esa mujer.
      Pero sí, todos podemos ser humanos, escuchar y dar aliento.

      Un abrazo.

  6. El problema de esta sociedad de hoy es que nos creemos con derechos a criticar a dar nuestra opinión de los demás sin saber ni preguntarnos de donde viene o el porque de sus actos…
    Es fácil criticar o pasar, pero por suerte aún queda alguien que es capaz de solo escuchar y dar ese abrazo en ese momento tan importante.

    un besazo x3

    1. No me sumo nunca a las criticas baratas. No me gusta prejuzgar porque hay un millon de causas detras de cada una de las decisiones de cada persona.

      Siempre quedan personas que escuchan y son las que merecen la pena.

      Besote x 3.

  7. La depresión es una enfermedad que está muy mal vista. Hay mucha gente, lamentablemente, que sigue pensando que es “puro cuento” para no hacer nada y estar en casa de baja médica.
    Enhorabuena por sacarle esa sonrisa, seguro que te lo agradece en el alma. Un besote, guapa!!!

    1. Habrá quien sea puro cuento porque ya sabemos de la picaresca de las bajas médicas y todos estos años de fraudes…
      pero habrá quien sea cosa seria. De todas formas, mal vista, está.

      Seguro que sí, esas cosas no se olvidan cuando estás mal.

      Besos, Alter.

  8. IMpresionante entrada Mukali, como siempre. Sin palabras. Muchas veces, no nos damos cuenta que con un pequeño gesto podemos cambiar el día de una persona, incluso levantarla del suelo.. a mi me ha pasado muchas veces, y ojalá pudiera decirle a ese o esa desconocida el bien que me hizo.
    Un besote wapisima!

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s