EL CORAZÓN AMARILLO.

Dicen que los corazones solo pueden ser rojos. “en mi vida he tenido un corazón tan rojo” decía una chica rememorando una de las escenas de su vida,  en ese film por el que no pasa el tiempo, ni el sabor de sus frases, ni la elocuencia de su fotografía.

Dicen que los corazones más auténticos son los rojos, pero el mío se torna de color amarillo. Y el amarillo es un color desprestigiado. Cuando enfermas suelen decirte: “tienes la cara amarilla pajiza”,  o cuando un niño al nacer se vuelve amarillo, todo es sinónimo de hospital y salud flaqueante, todo denota que algo no va bien por ahí dentro.

Luego está la frase “No hay flor sin brillo ni maricón sin amarillo”, parece ser que se añade el hecho de que la masculinidad tampoco puede abusar de este tono.

¿Que tendrá el amarillo que nadie lo quiere? ¿Que tendrá mi corazón que luce de este color desde hace tiempo?

Un día me vestí de globo amarillo con los niños. Hicimos un patrón doble de goma espuma, la idea era que luciese la forma por ambos lados resaltando el color elegido. Había paneles a recortar con multitud de colores a elegir. De los que más sobraron: los amarillos. Nadie quería este color, las mamis solían decir: “no favorece nada ese tono” “No quiero parecer la abeja maya”. En cambio, azul cian y rosa fueron los más disputados entre los 110 disfraces que se hicieron. !Pobre amarillo! se quedo más solo que la una intentando entender semejante discriminación cromática…En ese momento decidí apostar por su valía. Y no lo hice por pena o acongoje, sino más bien porque me parecía increíble que un color tan fascinante no tuviese apenas representación entre la nube de globos.

Conseguí animar a una compañera con mi discurso -poético, ya me conocéis-  a lo que me dijo: “pues me has convencido, vamos a ir de limones- amargones-culones”. Esto último lo decía porque muchas féminas coincidían en que el amarillo hacía gorda….y yo toda la vida creyendo que era el chocolate.

Y así fue como esta tonalidad  pudo estar presente entre la multitud, y no solo eso. El amarillo nunca juega al despiste. Tiene la increíble pero peligrosa cualidad de destacar por donde va, ya sabes que si te pones algo amarillo acudirán todos los bichos pero también todas las miradas. Atrae, hipnotiza, capta la luz. Aquel día mucha gente dijo: “que bien te queda el globo amarillo” “que bonito es este color también”…….¿cómo que también?….lo cierto es que nadie apostaba por la belleza y potencialidad de un color tan vital como este.

Yo ya sabía hace tiempo de las capacidades innatas del amarillo. Cuando aprendí a pintar recuerdo que solo tenía tres colores: amarillo, magenta y cian. Y con estos, se conseguían el resto de la paleta. Si querías oscurecer o aclarar estaban el negro y el blanco. Así que con 5 tonos y sus mixturas debías ser capaz de transportar la realidad al lienzo. Es alucinante ver como con tan poco se llega a tanto. Pero el amarillo y el negro los recuerdo como peligrosos. Un exceso de ambos en cualquier aleación siempre llevaba a error. Y me equivoqué con ellos unas cuantas veces. Eran unos puñeteros y a la vez, sin ellos, nada era igual. Representaban las luces y  las sombras- al fin y al cabo la misma vida.

Dicen que los corazones solo pueden ser rojos, pero el mío este otoño viste de amarillo. Es como una hoja que se va coloreando hasta que cae de un árbol para ser renovada. Y después el refulgir del tono increíblemente luminiscente se va perdiendo en un suelo de hojarasca marrón, que se arruga y convierte en colcha de mantillo esponjoso, sobre el que se depositarán nieves y nacerán flores. Todo es un ciclo, estoy segura que hasta un corazón entiende  de ese caprichoso y repetitivo bucle.

Aseguran que lo amarillo provoca buen humor y alegría, pero mi corazón a rachas está triste.  No debe ser mi corazón, digo yo….debe ser otro que me han colocado mientras dormía. Este órgano amarillo no se presumía tan llorón. Y cuando despierto los días se me tornan lejanos y ni siquiera el sol es capaz de devolverme mi color.

Se que esto no es más que otra amalgama de tonos cromáticos negruzcos de una mente cansada y vagada por cuatro vaivenes hormonales. Y no quiero mecerme con ellos, pero sin querer me arrastran. Me restan sonrisas y me regalan lagrimas….Todo tiene su precio sí, pero desteñir el color a un corazón me parece demasiado.

Ya hace algunos días, mi amarillo palidece, no resplandece. Y es esa clase de amarillo complicado de visualizar. Unos dirían que es amarillo cadmio, otros amarillo indio….. Dicen que la gama cromática de este color es la más inaccesible al ojo humano.Todos creerán que este corazón sigue siendo del mismo tono, pero se equivocan. Hay algo que se ha perdido en este viaje, hay algo que se me escapa por momentos, un poquito de pintura amarilla- tal vez. Pero encontraré la forma y el modo de volver a disfrutar de este lienzo incompleto. Con mi luz por antonomasia, con mi corazón de limón.

la foto

Feliz martes, corazones!!

Os dejo que lo pintéis con vuestro color favorito.

Anuncios

21 comentarios en “EL CORAZÓN AMARILLO.

  1. Ains, nena! pero que requetebién que me escribes. Los pelos como escarpias y la lagrimilla asomando.
    Lo siento, pero a mi no me gusta el amarillo. Y no quiero para ti un corazón amarillo. Sé que el otoño es duro, y que apaga hasta los colores más brillantes, pero sé que tú puedes pintar tu vida del color que elijas. Pero que no sea amarilla!
    Un abrazo colorao!

    1. Gracias rubia!!! ya sabes lo que tiene tener una dosis hormonal alta, mejor darle salida productivamente en forma de palabras y relatos. El otoño es una estación que no me entusiasma demasiado, pero siempre se pueden asar unas castañas o quedarse una tarde en el sofá con la mantita observando como llueve.

      Me gusta amarillo, no me gusta que pierda brillo. No impongo nunca el color- esquema y cuando un niño pinta un sol rojo o azul nunca lo corrijo. La creatividad empieza por imaginar lo real de forma distinta.
      ¿porque no te gusta el amarillo?.

      Un besote.

  2. Yo siempre he sido de negro-negro. Con los años voy incorporando colores a mi armario y a mi vida en general. Y el amarillo ha subido peldaños con el tiempo. Los colores del alma (y las vísceras) son otro tema, pero de eso sabes tú más que yo, que se nota que la pintura te enamora.
    Muas!

    1. Para ropa tambien uso mucho negro y blanco, a parte del amarillo, y cualquier otro color….creo que el marrón es el más discriminado de mi armario.

      De eso iba la entrada de los colores del alma. La pintura y el alma van de la mano, en realidad cualquier arte creativa nos desvela algo de su creador.

      Besitos.

  3. En casa nos gusta mucho el amarillo. Aquí hay peleas por el vaso amarillo, el bol amarillo, el plato amarillo, y las pajitas de beber amarillas (o como les llama el Peque, de color limón) 🙂 Es un color muy alegre, claro que sí! En nuestra boda decoramos la iglesia con gerberas amarillas, naranjas y rojas, y quedó chulísimo 😀
    El corazón amarillo es bonito, pero eso sí, que sea fuerte y brillante, alegre y optimista!!! 🙂

    Esa peli de Los amantes del círculo polar me gustó mucho (menos el final 😦 )
    Un besito amareliño!!!

    1. Siiii??? Eso tengo yo que verlo!!!, no estoy acostumbrada a que los niños se peleen por el amarillo, normalmente el rosa y el azul los inducen de una forma magistral.

      Yo tengo mi cocina decorada en azul y naranja y me encanta!!! tienes razón, es una combinación energica y preciosa.

      Exacto, que no pierda fuerza ni alegría.

      A mí tampoco me gusta el final y menos la canción que acompaña a ese final, no le pega nada. Pero la peli es muy surrealista así que todo era de esperar.

      Besos linda! 😉

  4. A mi me sale de vez en cuando mi lado presumido, y me encanta ponerme algo azul, si, lo reconozco, para resaltar el color de mis ojos porque como es lo único que tengo tengo que sacarle partido! Y entonces mi corazón se vuelve azul porque por un ratito me siento guapa, vamos, una tonteria de las mias!

    Creo que mi corazón es mas bien verde, como mi equipo de futbol, como la hierba del campo que nos gusta tanto visitar y vemos mas en foto que en directo por falta de tiempo, verde esperanza, le llamo, verde ilusión,….

    Hay que sacarle brillo a ese corazoncito tuyo para que el amarillo vuelva a iluminarte, ya verás como poco a poco vas ganando y te pones amarillo pollo o amarillo limón 😉

    P.d.: esta noche voy a tener que tomarme una infusión relajante para poder dormir tras leer la frase que acabo de conocer: “No hay flor sin brillo ni maricón sin amarillo” XDDDD jajajajaja

    1. Estoy segura de que esos ojos azules no deben ser lo único a destacar de tí. Por lo pronto, te imagino una gran persona y eso potencia cualquier físico.

      Hay que sentirse guapas siempre, engañar al espejo desde el mismo momento en el que nos levantamos despeinadas y con ojeras.

      Me gusta tu corazón verde ilusión, verde trébol, verde hierba…. los verdes me transmiten frescura y naturaleza.

      Le sacaré brillo hasta que parezca un limón. Eso sí, menos amargo.

      ¿No la conocías? Que conste que no tengo nada contra este colectivo, simplemente era un llamamiento a que los hombres también utilicen este color.

      Un besote 🙂

  5. Pues yo estoy segura de que ese corazón en nada volverá a ser amarillo limón, xq aunque la espera lo hace palidecer un poco, irá cogiendo colorcillo según vayan pasando los días.. A mi el amarillo me gusta mucho también, tengo varias cosas, y ya te lo dije una vez, jamía, el amarillo te queda de muerte..

    Un abrazo bien apretado para ti guapísima, y millones de besos.

    1. Fue a hablar la guapísima de Netzi….. pero jamía, tu si que vas a ser una mami super buenorra de amarillo, de verde o del color que sea!!!.

      Abrazo recibido, te mando yo otro igual.

      Besos.

  6. Impresionante entrada Mukali…me has dejado sin palabras. Hermosa forma de describir estados de ánimo y sentimientos. Exactamente asi es como me siento yo, este viaje me está haciendo perder color… Espero que tu corazón amarillo recupere pronto el brillo del sol.

    PD. Para apreciar aun más el color amarillo, mágico bajo mi punto de vista, te recomiendo el libro: El mundo amarillo. Un libro que ha cambiado mi forma de ver el mundo, ahora lo veo más…amarillo.

    Un besote enorme wapisima!

    1. Gracias Lola. Me gusta describir este viaje y sus estados anímicos…. No es fácil a veces ser mujer, aunque no lo cambiaría por nada y me siento afortunada cada día por serlo.

      Tomo tu referencia del libro, no lo he leído…..pero creo que debe ser interesante para un fan del amarillo.
      A ver si conseguimos devolverle su tono mágico.

      Un beso.

    1. Imposible que Alter esté fea con el amarillo…eso cuentaselo a otra, a mí no, que te he visto, guapaaaaa!!!

      Jajajaj, Sepia????!!! donde????!!!
      Me has sacado una sonrisa mañanera genial.

      Besotes.

  7. Una entrada muy emotiva, y que bien escribes. Bueno, a mí el amarillo no me gusta nada, creo que no tengo nada de nada de ese color.
    Pero, espero que pronto recuperes esa pizca de color que te falta.
    Un beso

    1. Gracias Aventurina. Sí que soy emotiva y eso se traslada a mis escritos…..la verdad, sería difícil ocultar ese lado tan mío.

      Puede que un día sin saber como ni porque…..empiece a gustarte. O puede que no.

      Besos.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s