Adicciones confesables (I).

 

EL MERCADILLO.

Así lo llamamos por aquí y no creáis que lo que me mola es ir a por lechugas o melones……evidentemente no. Lo que gusta es  ir a revolver TRAPOS y competir codo a codo por encontrar la ganga entre montones. Lo confieso: llevo esa maruja dentro y no la puedo callar.

Un lema que me define es que no me caso con nadie, ni modas, ni colores, ni firmas.  Lo mismo me puedo comprar un bolso o camiseta de marca en ese Corte tan famoso que todos conocemos……que lo  mismo me da por ratear y buscar la prenda ocasión. De polos opuestos ¿y porque no?…

La economía está muy mal y ,que queréis que os diga, encontrar un vestido de sábado más o menos mono por 12 leuros me parece una oportunidad irrechazable.  No soy yo de las que van siempre con firmas….Naaaaaa. Si es bonito ya puede ser de la marca Pepita Perez. Eso sí, después de comprarlo siempre lo lavo, que tienen un olorcillo extraño un poco sospechoso.

Por haceros una idea, trataré un breve recorrido por ese mercadillo tan peculiar que tenemos por aquí. Se monta los viernes, con lo cual entre que ya se huele el fin de semana, uno está como que más animado a comprar: voy a darme una vueltecita!!- esa es la inocente frase…..pero detrás esconde  más chicha: sabes que picarás como una galga.

Este particular mercado, es polivalente y funcional: lo mismo puedes comprar un kilo de tomates, que una lampara del año 3, que unas mallas poligoneras de un fosforito que asusta, que un kilo de garbanzos, que unos zapatos con olorcito chinese que atufa. Una extraña mezcolanza que tiene su fundamento: vienes y cargas con lo necesario para la supervivencia…hasta te puedes llevar la macetita para el quicio de la ventana.

A mi me gusta perderme en plan “vieja del visillo”  y cotillearlo todo……, en ocasiones tengo que confesarlo: USO EL REGATEO. Aunque se me da fatal, algo aprendí de Tailandia ,y si hago como que me intereso por algo y luego pongo cara de susto al saber el precio…a veces cuela y me lo rebajan. Pero esto no siempre pasa, otras el engaño te lo cuelan ellos.  Cosas del baratillo:  hay que saber manejar bien los directos.

También debes estar “OJO AVIZOR” de no comprar nada que tenga taras.  Una de las razones por las que rebajan las prendas es  por este motivo, y si no te das cuenta: zaca!!!! te la meten doblada. Yo suelo mirar bastante “antes de” tanto que a veces el del puesto me mira con cara de asco e imagino que pensando: “vaya tipa desconfiada”……..Sí, lo reconozco: no me fío ni de mi sombra….que alguna que otra vez se ha ido por ahí y me ha dejado sola….jajaja.

Lo que me hace gracia del mercadillo de por aquí es la cantidad de PUESTOS DE BRAGAS por metro cuadrado que hay. Das dos pasos y un puesto, otros dos y otro………..ala!!! salen como las setas. Intento yo buscarle una explicación pero no me cuadra….¿será que aquí usamos más bragas y gallumbos que en cualquier otro sitio? ¿nos los pondremos dobles?…….ay!! no se, pero asusta.  Y luego el diseño es para mear y no echar gota (esta expresión viene aquí perfect!): tenemos gallumbos desde bob esponja, superman, zipi-zape, letrados …..hasta los rallados de toda la vida, o esos ya casi extinguidos largos blancos de abuelo…..¿se comprará todavía alguien eso? pues se ve que sí!!!…..

Y de las bragas pasamos al puesto de encurtidos………así como quien no quiere la cosa!! que para eso estamos en el Revoltillo y lo mismo revolvemos pepinos con calcetines, que patatillas con sujetadores.

En este puesto de ENCURTIDOS hay un tipejo que cuando me ve venir, sonríe……..y es que ya me tiene fichada porque casi todas las semanas le compro. No es cosa mía, es que el peli siempre me ruega: “Comprame cortecillas!!!” con una cara de lástima plenamente estudiada…..y yo pues a veces le doy el gusto……ehhh!! pero solo a veces, que luego se las come todas él y dice que para que compro, que se pone gordo…..ehhh??? Lo entendéis??? ……yo tampoco…Sí pero No. Para que luego digan de las mujeres!!!.

En este puesto se te van los ojos y empiezas a salivar: ummmmmmm, salchichón ibérico de cerdo, queso curado de oveja, mazorquitas de maiz, 6 variedades distintas de aceitunas a cual más rica…..Y encima el buen hombre me dice: “Toma, prueba y verás que ricas!!!!”……Eso es trampa, te conquistan por el paladar y  así eres presa fácil.

De cuando en cuando te encuentras algún PUESTECILLO de esos que a mí me gustan.  Con camisas, vaqueros y vestidos para diario que suelen estar muy bien. La pega  es que como son baratos  los compra todo quisqui y luego vas por la calle repetida como los cromos. Es una sensación curiosa, que  a mí , particularmente, no me molesta mucho porque yo siempre pienso que a cada uno le queda como le queda….. y si a mí me queda bien, los demás que achuchen. Pero es gracioso ver a tu otro yo con tu misma camisa o jersey,  entonces os miráis, os estudias rápidamente……y se ve que ambos pensáis algo, a saber el que y cada uno vuelve a lo suyo. Lo dicho: un momentazo entre tú y tu autoestima. ¿quien ganará?

Y por ultimo tenemos el puesto de ZAPATOS, que a la gente le encanta…pero yo no soy de picar mucho en calzado de baratillo pues luego vienen las vejigas y los dolores de pies…..y que queréis que os diga? no me compensa. Alguno tengo, pero más para diario porque los zapatos y bolsos casi siempre los compro en tiendas y después de mucho buscarlos.

Y hasta aquí este lindo paseo por el mercadillo de la zona.Una pequeña adicción totalmente confesable.

Ya que estamos compraré fruta, verdura y especias…….hija!!! que primero el alimentarse y después el presumirse.

Feliz domingo compradores y compradoras.

Os dejo el video de otra pequeña adicción: las chirigotas del Selu.

Imposible no reirse.

Anuncios

15 comentarios en “Adicciones confesables (I).

  1. Pues mira que me gustan a mi los mercaditos, jejeje… es todo un mundo, anda que no he encontrado yo auténticas gangas buceando entre sus montañas de ropa 🙂

    Lo de regatear yo lo llevo fatal, me da muchísimo apuro, mira que en mis viajes por ciertas capitales de África del Norte, petadas de zocos, lo pasaba fatal cuando quería comprar algo…

    Muy bueno lo de la Britney, jejeje, a mi me hacia mucha gracia ver por allí cartelones en los que podías leer: “mas barato que en el carreful”…

    Feliz semana.

    1. Es que lo que mola del mercadillo son las parrafadas chocantes de los de los puestos para vender. Tienen cada cosa!!.

      Lo de saber regatear es un arte… a mí también se me da mal.

      Besos, MJ.

  2. a mi me encanta llevarme gangas 8aunq seguramente me estén engañando igual), pero eso d ellevarme una prenda al 70 u 80% me pirria.
    eso si, lo d erevolver ya no me va tanto, con tanto batiburrillo nunca encuentro nada, y los mercadillos me agobian un poco, no me van mucho la verdad, me angustio con tanta gente, tanto batiburrillo de cosas.
    Un besazo guapa!!!

    1. Normalmente no suelo ir a los puestos desordenados, pero alguna que otra vez he encontrado cositas monas revolviendo.

      Entiendo que agobia, sobretodo en verano y cuando hay demasiada gente. Yo con avalanchas nunca compro, ni en tiendas ni en mercadillos.

      Un beso, Abril.

  3. Genial, me has hecho entonar el lunes con la sonrisa por el relato del mercadillo, a mí también me gusta perderme en ellos, comprarme bragas, cortezas no que me suelo atragantar, y kimbos!!!

  4. Yo no soy muy de mercadillos, que tanta gente, todo tan revuelto, no me va nada! Lo que me gusta es la zona de frutas y verduras y esas cositas pa comé! jaja
    Es verdad que en los mercadillos que he estado por el sur, hay un montón de puestos de bragas! esto habrá que analizarlo eh?
    Un besote

    1. Verdad que si? jajaja, yo no le encuentro explicación.

      Las frutas y verduras de los mercados son muy buenas, aunque no superan las de mi huerta. Yo ahora no compro mucho porque ya estoy bien surtida, jejeje.

      Besos, Trax.

  5. Jajja el puesto de bragas!! Con el cartel de la Spears!! ajjaja.

    Pues a mi me gusta pasarme a veces y escuchar, ver, olisquear, rebuscar!! A veces encuentro cosas fantásticas, otras no, pero me lo paso bien.

    Yo para regatear tampoco soy muy buena, lo intento pero pocas veces lo consigo!!

    Ya queda menos para que llegue el viernes y te dés un paseíto, a ver qué aparece esta semana!! Un besazo enorme preciosa!! Muasssss

    P.D. Me parecen graciosísimas las caritas que salen ahora al lado de los nicks ajaj (se me ha pasado decírtelo las veces anteriores), la mía está que parece que le ha dado un susto lo de la Britney Spears ajajja. Muasssss

    1. La tuya es un poco draculina….jijiji. Sale por defecto: las cambié yo porque me parecian muy sosos los tribales que asignaban, así me gusta más.

      Tu tambien marujeas en los mercadillos? jejeje, si te gusta se pasa bien, la verdad.

      Besos, Netzi.

  6. Uf, yo hace siglos que no voy, a mí encantaba ir con mi hermana y mi madre, que siempre nos decía que vigiláramos bien el bolso! Aquí también proliferan los puestos de ropa interior, y había (hace siglos, claro) un puesto de cassettes. Pero de alimentación creo que no había prácticamente ninguno.
    Para mí lo mejor son las llamadas de los vendedores “A ver, Marías, mirar qué sujetadores, de la mejor calidá, y al mejor precio, venir, Marías, que se acaban”, o algo así, y allá íbamos todas las Marías como corderitos 😀 De regateo, fatal, eso lo hacía mi madre!
    Un beso!

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s