AQUELLOS QUE TE HACEN VIEJA

Siempre me ha fascinado la manera en que pasa el tiempo por nuestras vidas y el mejor reflejo de ello, son las personas que se van topando con nosotros a lo largo de los años. Algunos, los muchos: desaparecen; otros: los pocos: permanecen.

En mi profesión he visto crecer a niños que con el paso del tiempo y como es natural, se han convertido en adultos. Sus años te hacen mayor, te descubren en edad, en días, en experiencias…Quizás no sea malo, pero sí, cuanto menos chocante.

Una sensación extraña:  mezcla de alegría y nostalgia difícil de asimilar.

En estos días tuve oportunidad de regresar a una parcela de mi pasado, de volver a conectar con los que fueron mis alumnos un día no muy lejano. El recibimiento fue mejor de lo que esperaba, todos se acordaban de mí y ese fue para mí el mejor regalo. Me recibieron con abrazos y besos, y con preguntas de porque no volvía al cole o lo cambiada que estaba. Las palabras de un niño difícilmente son hipócritas así que me sentí tremendamente orgullosa de saberme importante para ellos como para celebrar con tal entusiasmo mi llegada.

DSC_0109Pero lo mejor de todo fue que los descubrí mayores, evolucionados, en esencia los mismos, pero con otros aprendizajes adquiridos con el pasar de la vida. Me alegré  enormemente a sabiendas que todo ello delataba que también había pasado el reloj para mí.

Les había llevado una bolsa de chuches que recibieron con mucha ilusión, si algo pude entender en este cole tan pequeño es que la humildad no se enseña, se ve. Al igual que la inocencia, la sencillez y muchas otras cosas que observé en un lugar totalmente perdido de la civilización ajetreada de la ciudad.

Fue un año difícil para mí en muchos sentidos. Tuve que dejar mi casa y mi gente e instalarme en el culo del mundo, donde no existían los grandes hipermercados, ni ocios, ni diversiones más que los típicos baretos de pueblo al que solo iban hombres….las mujeres en su casa y con sus hijos y si alguna se dignaba de aparecer por el bar era observada con ojos de quien no ha visto una en siglos. Así que el lugar- algo así como de la España profunda- no coincidía mucho  con mis pretensiones ni  con mi forma de entender las cosas, pero me adapté a trompicones.

Debo reconocer que soy mala-malísima para las distancias, no sirvo y me encanta tener a los míos cerca…..así que me costó trabajo no echarlos de menos a diario, dormir sola, ver tele sola, vivir sola……una soledad además no elegida porque bien me hubiera gustado conocer compañeros nuevos y compartir experiencias con ellos….pero ni eso. En el centro estábamos dos gatos, sí, sí….tal cual. Así que yo junto con mi única compañera, hacíamos también funciones de dirección, jefatura, coordinación…..vamos, una delicia. Para que luego digan que los maestros somos unos suertudos.

Sin embargo, toda esta melancolía que inundaba mis días se veía equilibrada con los momentos compartidos con los niños y con mi compañera,que me arrancaban a diario sonrisas, enfados, preocupaciones, abrazos, sorpresas,……eran horas entretenidas en las que todos aprendíamos de todos, los chicos de los grandes, los grandes de los chicos; como debe de ser, porque cada día es una oportunidad en este sentido.

Después de trabajar me encerraba en mi piso y seguía trabajando para dejar correr las horas, o leía, o paseaba por las cuatro calles que conformaban el pueblo… era una vida tan tranquila que no me acostumbraba a ella.

Con esta experiencia me dí cuenta de que no sirvo para tanta serenidad y que me gusta tener la ciudad cerca, no como para vivir en ella, pero sí al lado para poder servirme de sus ventajas. También descubrí o quizás me aficioné a tener momentos para mí, aprendí a estar sola y descubrí que no solo no era tan malo, sino que en proporciones justas era placentero.

DSC_0114

Cuando he regresado años después, hasta el mismo centro estaba cambiado, !!había pizarra digital!!…..vaya gozada de recurso…estuvieron mostrándome como aprendían con ella….y recordé  cuando antes no teníamos ni siquiera un misero ordenador en condiciones para trabajar las TIC….aunque aquello no era impedimento porque usábamos la imaginación, que cuando se carece de determinadas cosas, aparece y se cultiva bastante.

Fue una visita casi obligada porque compartimos mucho y en este tipo de centros se trabaja de una forma distinta a los demás. Priman los valores a los objetivos, las experiencias a las fichas, se hace uso de lo básico: la creatividad, la clase al ser compartida (3,4 y 5 años) resulta enriquecedora y lo mejor de todo, te profesan un amor incondicional: su seño es su seño, alguien casi, casi de su familia.

Y estos y muchos otros que fueron mis alumnos son los que me hacen vieja cada día…..cuando los veo crecer, cambiar, sustituir las bicicletas por chicas y las muñecas por perfumes y tacones…..se hace raro y hasta da un poco de rabia que todo trascurra a la velocidad del rayo …. que cuando menos acuerdes y hagas cuentas los números crezcan…

Por otro lado el haber estado presente en los primeros conocimientos de tantos niños, el haber incidido en una parte importante de sus inicios, es una recompensa que no tiene precio….capaz de hacerte más joven en espíritu.

Como educadora, me quedo con el único objetivo realmente importante para mí: incidir sobre quienes tenemos delante.

Como persona, me quedo con lo que cada uno de ellos y ellas me enseñó,

…. también los maestros somos alumnos en infinidad de ocasiones.

Anuncios

23 comentarios en “AQUELLOS QUE TE HACEN VIEJA

  1. Entiendo lo que sientes. Aunque yo no trabajo con niños, veo como mi sobrina y los niños de mis amigos, van creciendo, y claro, por mi también pasa el tiempo.
    Me ha encantado la descripción de ese colegio, un poco como eran los colegios de antes, ese cariño a las profesoras, la educación en valores…
    Un besito

    1. Ver crecer a los niños de tus amigos es una sensación similar….a mí también me pasa, me pregunto cuando me tocará a mí ver crecer a los míos…

      El tiempo es lo que tiene se nos escapa entre los dedos.

      Ese fue uno, pero me dejó huella.

      Besos.

  2. Es cierto que somos realmente conscientes del paso del tiempo cuando vemos cómo crecen los niños con los que tenemos contacto.
    Qué bonito lo que nos cuentas de tu profesión; todas las profesiones deberían de ser vocacionales pero hay algunas, como la de maestro en las que esa vocación se hace más necesaria y su ausencia también es más evidente. No todo los maestros disfrutan como tú enseñando a sus alumnos y viéndolos crecer, evolucionar, madurar…
    Creo que todos deberíamos de tener nuestros momentos de soledad o más bien nuestros momentos para encontrarnos con nosotros mismos, para reflexionar, aunque no todo el mundo lleva bien vivir sin compañía.
    Una entrada muy bonita.
    Besitos y feliz semana

    1. En esta profesión, como en todas, hay gente con y sin vocación…y se nota.

      Yo como en casi todo, lo que hago lo disfruto y sino directamente no lo hago…

      No me imagino si tuviera que dedicarme a algo que no me gustase.

      Esos momentos de soledad son necesarios incluso viviendo en compañía…otra cosa es que lleves mal vivir sólo: eso no todo el mundo lo lleva bien.

      Un beso, Nuria.

  3. Pues tienes una profesión realmente bonita, enriquecedora y agradecida 🙂 Porque, yo como niña que he sido, recuerdo a algunos de mis profes con mucho cariño, y es que es una etapa tan especial…
    Y ese cole, por cómo lo has descrito, parece que tiene mucho encanto.
    Besos!

    1. Enriquecedora es, agradecida no tanto….quizás más por parte de los niños que de las familias.
      Los tiempos han cambiado y se ponen en tela de juicio muchas decisiones educativas, se mira con lupa nuestra labor…..y hay mucho enteraillo suelto. Pero vamos, se lleva bien.

      Fue un cole distinto y todo lo distinto tiene su encanto.

      Besos.

  4. Transmites mucho amor en tus palabras, amor por tu profesión, por tus alumnos, por tu compañera, por la familia y los amigos lejanos…amor por la vida y eso es muy bonito, FELICIDADES! Bsssss

  5. Siempre he tenido mucho respeto por los maestros, y me da rabia pensar que hoy en día a muchos se les ningunea y/o desprecia. Te doy mi enhorabuena más sincera, porque como dijo Cloe, tus palabras transmiten mucho amor por tu profesión y por tus alumnos. ¡Qué suerte tienen de tenerte! Un beso 🙂
    Ah, y sí que nos hacen viejas, pero por dentro rejuvenecemos;-D

    1. Exacto. Se les ningunea……no podías haberlo dicho mejor. Hemos perdido autoridad a pasos agigantados y lo que es peor…..ahora no se nos pide solo enseñar sino también educar la parte que los padres no tienen tiempo de educar.

      Yo siempre digo que a mí me rejuvenece más una sonrisa que cualquier crema antiarrugas….jejej.

      Besos.

    1. La pizarra digital es un recurso multimedia parecido al pc pero en pizarra. Los niños pueden escribir, pintar, dibujar, leer, escuchar canciones, ver pelis de forma autónoma…es un material polivalente donde los haya.

      A mí que me encanta escribir en pizarra de toda la vida…jejej, será que lo llevo de serie.

      Así debería ser siempre, dedicarnos a lo que nos gusta…sería más fácil.

      Besos.

  6. Yo creo que una de las profesiones más bonitas que hay es ser profesor, no hay nada más bonito que eso. Qué buen trabajo tienes!!

    Muchos besos

    1. Es maravilloso ver avanzar a niños y descubrirles lo que tú ya hace tiempo descubristes.
      A pesar de algunos incovenientes que ya he citado más arriba, sí que es bonita, si!!.

      Un beso.

    1. Jejej, se aprende pero sabio, sabio nunca se es.
      Siempre llega alguno/a dispuesto a tirar todos tus conocimientos por tierra…!!

      Pues la verdad es que se vive muy bien,si…tranquilamente, aunque no en exceso.

      Besos.

  7. Es abrumador… mirándolos a ellos soy más consciente si cabe de mis 7 años de infertilidad…

    La vida sigue su curso…

    Y eso es lo que vemos hacia fuera, pero por nuestros ovulos también pasa el tiempo, y eso no lo vemos, y también es importante…

    Bonita entrada, como siempre…

    Besoss

    1. Eso es lo que vemos una especie de cronómetro que nos resta segundos…quizás no nos paramos a detenernos y a disfrutar más de lo que sí tenemos.

      Hacia dentro, casi todo es una incógnita pero el tiempo -supongo- pasa igual.

      Besote. 😉

  8. tu profesión me parece maravillosa, aunque desgraciadamente, es recompensada por los niños y no tanto por los padres. Pero piensa que esos niños crecen y avanzan y te llevan a ti en su camino. Todos recordamos a nuestros maestros y a quien nos ayudó en la dificil tarea de aprender, y eso es en lo que tienes que pensar. Que pasará el tiempo y como dices, entre tacones y rimel, recordarán que a la profe que tanto les enseñó.

    Muchos besos guapa!!

    1. Qué te lleven en su memoria es signo de que les calaste. Recordamos quienes fueron importantes en nuestro camino. De ahí lo bonito de esta profesión.

      Besos. 🙂

  9. Me encantaría que fueses la seño de mi Peque, hay mucho amor en tus palabras.
    A mí me ha pasado eso que cuentas con mis clientes. Hace casi nueve años que trabajo en el mismo sitio. Los niños que ayer me traían a sus perritos para curarlos hoy son adolescentes o empiezan sus propias familias…Vaya si te hacen vieja! O sabia, como dice Álter.
    Un beso preciosa.

    1. Y a mí que me encantaría, tengo ganas de conocer al Conan / gentle boy…jejeje.

      Es normal, creo que nos pasa a todos. Los micos nos hacen viejos, es ley de vida.

      Besos Mo.

  10. Ser profesor es una profesión lindísima… durante días y meses compartes y te enriqueces con esos pequeñajos que son tesoros… su amor es verdadero, y te lo dan de manera sincera. Es un regalo para toda la vida!!!

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s