DE LAS HORA HORAS, TUS PASOS Y LOS MÍOS

A veces recordaba aquella vez, cuando estábamos en la Universidad, y tuvimos un… pequeño fallo. Un mes y unos días antes habíamos tenido un “problemilla de seguridad”, y no le habíamos dado importancia, pero casi cuarenta días después me dijiste que no te había bajado el periodo, y las dudas nos asaltaron.

Me recuerdo a mí deambulando por la facultad, con dificultad para pensar con claridad, sin apenas saber que decirte. –Me da mucha vergüenza ir a la farmacia a por una prueba- me decías, y yo tampoco estaba dispuesto a ir. Éramos tan jóvenes, apenas veinte años, y ante aquella tesitura todo parecía ponérsenos cuesta arriba. Situaciones de fácil resolución parecían infranqueables, estábamos paralizados por el terror. Ahora me río, pero durante aquellos días, aquellas horas, ninguna sonrisa asomaba por nuestras caras.

Y un buen día, ni una semana después, todo terminó. Me llamaste tan feliz diciendo que todo había quedado en un susto y que tu ciclo volvía a ser el correcto. Sentí como si saliera de una cárcel norcoreana. ¡Qué alivio!

Nunca pensé que iba a recordar aquel episodio con el deseo de que la historia hubiera cambiado, y el final hubiera sido otro. Pero es así. Como te dije al principio, a veces, recordándolo todo, pensaba en la posibilidad de que nuestras vidas hubieran cambiado radicalmente en aquella época, hace ya casi quince años. -¿Qué hubiera ido mal? ¿qué no hubiera tenido solución?- pensaba. –Sí, hubiera tenido que dejar los estudios y ponerme a trabajar. En cierto modo mi juventud habría terminado entonces, y hubiera tenido que centrarme en mi nueva familia. Se habrían acabado las salidas nocturnas, las fiestas de fines de semana enteros, las escapadas a la playa cuando nos venía en ganas y porque sí… Pero todo esto que estoy viviendo ahora, todo lo que estamos viviendo ahora no lo habríamos vivido jamás, y no habríamos sufrido ni un ápice de lo que sufrimos hoy en día- me imaginaba. –Además, para estos días podríamos vivir una segunda juventud, tal y como la llama la gente-.

“¿Qué hubiera ido mal? ¿qué no hubiera tenido solución?”

“¿Qué hubiera ido mal? ¿qué no hubiera tenido solución?”

Muy sencillo: TODO.

Hoy lo veo más claro que nunca. Soy quien soy porque he vivido la vida que he vivido… junto a ti. No soy el hombre que fue padre a los veinte años, igual que no soy el hombre que inventó los post-its. Me encanta ser quién soy y me enorgullezco de haber llegado a mi edad habiendo vivido lo que he vivido. Podría haber tomado otras decisiones, podría haberte convencido para vivir otras experiencias, podrían haber venido las cosas de otra manera, podrían haber sucedido hechos y acontecimientos impensables, podría, podría… podría ser un extraterrestre infiltrado entre vosotros.

El caso es que una persona se hace día a día, se colma de experiencias y conforme a ellas va tomando decisiones. Yo quise ser padre después de cumplir los treinta por lo que había vivido hasta entonces, y quise que tú fueras la madre por lo que había vivido junto a ti. Y fue entonces cuando quise, y no antes. Antes, aun siendo yo mismo, no tenía ese anhelo, y aun así mi vida era feliz. Siempre he sido muy feliz a tu lado.

Del mismo modo, todo esto es aplicable al futuro. Tenemos sueños, expectativas, y lo mejor es que tú y yo las compartimos al cien por cien, que no es poco. Vayamos a conquistar esos sueños, porque es lo que queremos, es lo que ansiamos. Y lo que vivamos juntos a partir de ahora, todo eso que nos queda por vivir, nos seguirá enriqueciendo y hará que tomemos nuevas decisiones, que intentemos cumplir nuevos sueños… siempre juntos, como hasta ahora.

Felicidades amor mío. Tú sabes por qué.

pd: sÍ, tu password no es tan dificil como tú crees.

Anuncios

15 comentarios en “DE LAS HORA HORAS, TUS PASOS Y LOS MÍOS

  1. Preciosa entrada! y que razón tienes…. Estoy segura que lo mejor está por venir… a conquistar esos sueños entonces!
    Mucha suerte y felicidades Mukali!
    Besitos.
    Por cierto, os he dejado una cosita en mi blog.

  2. oooooooohhhhh, q pillín!!! jeje
    que bonito, sois una pareja tan bonita!!! enhorabuena a los dos por ese amor tan grande que compartís.
    Ojala pronto se os cumpla vuestro sueño.
    Un besazo

  3. Vaya, vaya…mientras yo te distraigo en el Apalabrados alguien asalta tu blog!!! Preciosa entrada llena de amor! Un beso a los dos y feliz fin de semana!

  4. Vaya entrada bonita!! Emocionada estoy!!
    Tu chico es un tramposete pero cuánto amot!
    Desde luego que lo mejor está por llegar, y lo bueno es poder vivirlo juntos.
    Qué les pasa a los hombres esta semana? Jaja
    Muaks

  5. Mi novio fue padre súper joven y ahora se arrepiente muchísimo. Tiene una hija que parece su hermana y, aunque la adora, reconoce que no eran edades, que uno se pierde muchas cosas y que si volviera atrás no volvería a hacer lo mismo ni de coña.
    Así que no deseéis que fuera de otra forma, porque ese no era vuestro momento y dejar los estudios para ponerse a currar es una putada, creedme.
    Qué gracia lo de robar el password jeje

    1. Pues sí, esta claro que no eran edades y que hubieramos tenido que renunciar a cosas…pero es que a veces estás tan desesperado que llegas a pensar lo impensable.
      Lo del password es la leche, sí…

  6. Una entrada preciosa, me he emocionado al leerla, así que ni me imagino cómo te sentirías tú al verla.
    Veo coranzoncitos por todas partes, mucho amor y mucha ilusión para llevar a cabo vuestro sueño más inmediato que espero que se haga realidad muy pronto.
    Un besote y feliz fin de semana

    1. Pues me sentí sorprendida, intrigada y muy feliz porque me chiflan las sorpresas…pero también una sensación rara de que alguien había usurpado ese lugar tan personal que es mi blog…mientras yo no estaba. Pero fue un enfado muy light…jajaj.

  7. Uaaaaaala que sorpresa más bonita!!!
    También he de decir que me hubiese quedado un poco pillada si entra en mi blog pero..estas cosas se perdonan!!!

    Como te quiere eh????

    Moaaggssfff

  8. Es una sorpresa maravillosa, y estoy del todo de acuerdo con lo que dices, pensar en los “y si…”, no llevan a ninguna parte. Somos como somos por el camino recorrido.
    Un besote.

Te escucho...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s